En La Ro­ma­na exigen al Go­bierno prio­ri­zar ter­mi­na­ción de es­cue­las que ne­ce­si­ta la co­mu­ni­dad

El Tiempo - - PORTADA - Ed­gar Mo­re­ta emo­re­[email protected]­to­ra­ba­va­ro.com

LA RO­MA­NA. . El au­men­to a la par­ti­da al Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción ha traí­do con­si­go, ade­más de lu­ces, al­gu­nas som­bras que han afec­ta­do di­rec­ta­men­te a los es­tu­dian­tes y sus pa­dres, ya que mu­chas ve­ces se les nie­ga uno de los de­re­chos más im­por­tan­tes que tie­ne el ser hu­mano, que es pa­ra­dó­ji­ca­men­te pan de la en­se­ñan­za.

Ese mis­mo de­re­cho ha si­do uno de los prin­ci­pa­les pun­tos en los que ha pues­to hin­ca­pié el pre­si­den­te Da­ni­lo Me­di­na du­ran­te sus dos man­da­tos, inau­gu­ran­do de­ce­nas de es­cue­las cons­trui­das con ci­fras mul­ti­mi­llo­na­rias, pa­ra que to­dos los ni­ños do­mi­ni­ca­nos no se que­den sin edu­ca­ción.

De­bi­do a la gran can­ti­dad de au­las y plan­te­les es­co­la­res que es­tán sien­do cons­trui­dos, mu­chos de es­tos se rea­li­zan en lu­ga­res que no cum­pli­rían los re­qui­si­tos pa­ra lle­nar la ma­trí­cu­la de esos cen­tros.

Es­to ha in­ci­di­do en que a va­rios plan­te­les no se le ha da­do ter­mi­na­ción, ya que a me­di­da que se cons­tru­yen se evi­den­cia la po­ca can­ti­dad de alum­nos en esa área, que pu­die­ran aco­ger es­tas es­cue­las.

La se­ma­na pa­sa­da, los pa­dres de es­tu­dian­tes de la Es­cue­la Paulina Ji­mé­nez, en el sec­tor de San Car­los, se que­ja­ron de que las au­to­ri­da­des de Edu­ca­ción pre­ten­den tras­la­dar gran par­te de los es­tu­dian­tes de ese lu­gar a la es­cue­la ubi­ca­da en el sec­tor de Ro­ma­na del Oes­te, la cual aún no es­tá ter­mi­na­da y presenta un no­ta­ble aban­dono.

Es­ta es­cue­la fue blan­co de crí­ti­cas al mo­men­to de ini­ciar su cons­truc­ción, en el año 2016, ya que se di­jo en di­ver­sos me­dios de co­mu­ni­ca­ción que di­cho plan­tel edu­ca­ti­vo era in­ne­ce­sa­rio. Es­to así, de­bi­do a que los re­si­den­tes en ese sec­tor per­te­ne­cen a una cla­se so­cial pu­dien­te y la gran ma­yo­ría tie­nen sus hi­jos ins­cri­tos en co­le­gios.

Pa­dres y es­tu­dian­tes se opu­sie­ron a di­cho tras­la­do por múl­ti­ples fac­to­res. “Es­ta­mos pro­po­nien­do al Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción que nues­tros hi­jos ter­mi­nen el año es­co­lar aquí, en la Paulina Ji­mé­nez, y que lue­go ha­gan el tras­la­do, pe­ro dán­do­nos la op­ción de no­so­tros ele­gir dón­de que­re­mos que nues­tros hi­jos es­tu­dien, por­que no­so­tros no te­ne­mos pa­ra pa­gar un pa­sa­je dia­rio; mu­cho me­nos ten­dre­mos pa­ra un co­le­gio”, ex­pre­só la se­ño­ra Fran­cis­ca Gó­mez.

Otras de las ra­zo­nes por las que se opo­nen es­tos pa­dres, es que los jó­ve­nes ten­drán que cru­zar la ave­ni­da Pa­dre Abreu pa­ra po­der ir a cla­ses desde el sec­tor de San Car­los. El tra­yec­to a pies to­ma al­re­de­dor de 35 mi­nu­tos, y en ca­so de usar al­gún trans­por­te ten­dría que ser en mo­to­con­chos, ya que en di­cha lo­ca­li­dad no exis­ten ru­tas de gua­guas o ca­rros.

Ger­va­sio Ávi­la, pa­dre de una ni­ña que es­tu­dia en es­te lu­gar, ex­pre­só las li­mi­tan­tes que ten­dría co­mo con­se­cuen­cia de es­ta de­ci­sión. “El Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción quie­re im­po­ner que es­tos ni­ños co­rran pe­li­gro tras­la­dán­do­se por la ave­ni­da Pa­dre Abreu, sin te­ner un trans­por­te, y cuan­do el año es­co­lar va por dos me­ses. Que­re­mos que se ter­mi­ne aquí, por­que no nos avi­sa­ron, y en ca­so de ha­ber sa­bi­do es­to no ins­cri­bo mi hi­ja aquí”, in­di­có el se­ñor Ávi­la.

Las au­to­ri­da­des de la es­cue­la ex­pli­ca­ron la si­tua­ción a los pa­dres di­cien­do que es­te tras­la­do se de­be a la fal­ta de au­las que hay en es­te plan­tel e in­co­mo­di­dad en la en­tre­ga del al­muer­zo es­co­lar, ya que al ver es­tu­dian­tes de los ni­ve­les de bá­si­ca y me­dia no al­can­zan las ra­cio­nes ali­men­ti­cias.

La pro­fe­so­ra Nelly Bo­ni­lla, se­cre­ta­ria de la Aso­cia­ción Do­mi­ni­ca­na de Pro­fe­so­res (ADP) en La Ro­ma­na, que a mu­chos de esos pa­dres no se les con­sul­tó na­da, y ahí es­tá lo gra­ve. Pa­ra que los pa­dres se adap­ten a la jor­na­da es­co­lar de tan­da ex­ten­di­da, de­ben per­mi­tir­le ter­mi­nar el año es­co­lar en la Paulina Ji­mé­nez, y cla­ra­men­te se­rá pe­li­gro­so e in­có­mo­do pa­ra los ni­ños de esa co­mu­ni­dad tras­la­dar­se has­ta Ro­ma­na del Oes­te”, in­di­có la maes­tra.

La otra ca­ra de la mo­ne­da

Mien­tras que el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción pre­ten­de inau­gu­rar es­cue­las con­si­de­ra­das “in­ne­ce­sa­rias” con las que pre­ten­den su­plir de es­tu­dian­tes de otros sec­to­res, los re­si­den­tes del Ki­ló­me­tro 10 del Cu­ma­ya­sa han vi­vi­do una lu­cha cons­tan­te con las au­to­ri­da­des pa­ra que se ini­cie la do­cen­cia en es­te lu­gar.

Ha­ce más de sie­te años que la mis­ma se em­pe­zó a cons­truir el li­ceo de esa co­mu­ni­dad. Ha­ce po­cos me­ses los pa­dres y alum­nos, por de­ci­sión de ellos mis­mos, mu­da­ron uten­si­lios de la es­cue­la bá­si­ca al li­ceo, pa­ra em­pe­zar a im­par­tir do­cen­cia, ya que el es­pa­cio era bas­tan­te re­du­ci­do.

Los ba­ños se en­cuen­tran sin ter­mi­nar, y se co­rrió la no­ti­cia de que los es­tu­dian­tes ha­cían sus ne­ce­si­da­des en cu­be­tas, ya que di­cha ins­ta­la­ción no tie­ne un sis­te­ma de agua po­ta­ble.

Al­re­de­dor de 150 es­tu­dian­tes se pre­vé po­drían ser par­te de es­te li­ceo, el cual se­gún in­for­ma­cio­nes de la pre­si­den­ta de la jun­ta de ve­ci­nos del ki­ló­me­tro 10 de Cu­ma­ya­sa, Mar­ga­ri­ta Gue­rre­ro, en es­ta pró­xi­ma se­ma­na se es­ta­ría reanu­dan­do la ter­mi­na­ción por par­te de los in­ge­nie­ros asig­na­dos pa­ra es­te tra­ba­jo.

Gue­rre­ro y otros re­si­den­tes de esa lo­ca­li­dad han en­ca­ra­do a las di­ver­sas au­to­ri­da­des, tan­to lo­ca­les co­mo na­cio­na­les, pa­ra que por fin di­cha lo­ca­li­dad pue­da te­ner de­re­cho a la edu­ca­ción. “Agra­de­ce­mos a di­ver­sos me­dios de co­mu­ni­ca­ción por ayu­dar­nos en es­ta lu­cha, que desde ha­ce años ve­ni­mos exi­gien­do”, di­jo la lí­der co­mu­ni­ta­ria.

En el sec­tor de Bri­sas del Mar tam­bién es­tán a la es­pe­ra de que el

Go­bierno Cen­tral ter­mi­ne el re­cin­to es­co­lar, que tie­ne desde el 2012 en pro­ce­so de cons­truc­ción, y al cual so­lo le fal­ta un 8% de ter­mi­na­ción pa­ra aper­tu­rar­la. Ubi­ca­da en la ca­rre­te­ra La Ro­ma­na-San Pe­dro de Ma­co­rís, ha­ce más de un año que na­die ofre­ce de­ta­lles de es­ta cons­truc­ción, en la cual no hay se­ña­les ni in­ten­cio­nes de ter­mi­nar­la por el mo­men­to.

Otro plan­tel del cual no se tie­nen res­pues­tas es el del sec­tor de Quis­que­ya, don­de ha­ce va­rios años se ini­ció su cons­truc­ción pe­ro aún no se ter­mi­na, por ra­zo­nes no muy cla­ras. El pre­si­den­te Da­ni­lo Me­di­na ha inau­gu­ra­do una de­ce­na de es­cue­las, li­ceos e ins­tan­cias in­fan­ti­les que han im­pac­ta­do el sis­te­ma edu­ca­ti­vo de es­ta pro­vin­cia, pe­ro aún fal­tan plan­te­les co­mo los an­tes ya men­cio­na­dos.

Es por es­te mo­ti­vo que sus re­si­den­tes re­cla­man ur­gen­te­men­te que se aper­tu­ren pa­ra que los ni­ños pue­dan te­ner ac­ce­so a la edu­ca­ción que ga­ran­ti­za­rá su desa­rro­llo co­mo ciu­da­da­nos.

Es­cue­la Ro­ma­na del Oes­te la cual se en­cuen­tra pa­ra­li­za­da.

Mar­ga­ri­ta Gue­rre­ro, pre­si­den­ta Jun­ta de Ve­ci­nos del 10 de Cu­ma­ya­sa.

Es­cue­la Paulina Ji­mé­nez ubi­ca­da en el sec­tor de San Car­los.

Jó­ve­nes pro­tes­tan­do en el li­ceo don­de se opo­nen al tras­la­do a la es­cue­la de Ro­ma­na del Oes­te.

Es­ta­do en el cual se en­cuen­tra la es­cue­la del 10 de Cu­ma­ya­sa don­de los pa­dres to­ma­ron el plan­tel.

Es­cue­la sin ter­mi­nar en el sec­tor Bri­sas del Mar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.