Es­cu­char es más que oír

El Tiempo - - OPINIÓN - Wan­da Ri­jo

Con mu­cha fre­cuen­cia con­fun­di­mos el es­cu­char con oír, y aun­que pa­re­ce lo mis­mo no es así, ya que el oír tie­ne que ver con re­ci­bir un men­sa­je y es­cu­char con in­ter­pre­tar, ana­li­zar lo que nos es­tán di­cien­do.

Es­cu­char to­ma tiem­po y es al­go más que oír, es el fun­da­men­to pa­ra una co­mu­ni­ca­ción efi­caz, y es­ta a su vez ha­ce que una re­la­ción sea fun­cio­nal y ver­da­de­ra.

Es­ta­mos tan afa­na­dos y preo­cu­pa­dos por nuestras pro­pias ne­ce­si­da­des e in­tere­ses que no te­ne­mos tiem­po pa­ra de­di­car­le un mo­men­to a es­cu­char a los de­más y esa con­di­ción nos ha­ce ca­da día más in­com­pren­si­ble y me­nos sen­si­bles a los de­más y su con­di­ción. Te­ne­mos que ha­cer un al­to y de­te­ner­nos un mo­men­to a es­cu­char a Dios, a no­so­tros mis­mos, a nues­tros con­yu­gues, a nues­tros ni­ños, a nues­tros pa­dres, a aque­llos que nos acon­se­jan, a quie­nes nos ad­vier­ten. Cuan­tas cri­sis, di­vor­cios, fra­ca­sos y has­ta la muer­te se pue­den evi­tar con tan so­lo es­cu­char.

Dios nues­tro Se­ñor y el crea­dor de to­do el uni­ver­so siem­pre ha que­ri­do ob­te­ner la aten­ción de su crea­ción, por eso una y otra vez ha lla­ma­do la aten­ción a su pue­blo re­cla­mán­do­le el he­cho de que su pue­blo no lo es­cu­cha y co­mo con­se­cuen­cia el enemigo siem­pre ob­tie­ne ven­ta­ja, en­ga­ñan­do y es­tor­ban­do los pla­nes y pro­pó­si­tos que Dios tie­ne pa­ra con su pue­blo.

Us­ted y yo no so­mos aje­nos a ser ob­je­tos de en­ga­ño al no pres­tar aten­ción a las tan­tas ve­ces y ma­ne­ras que Dios nos ha­bla, no le pres­ta­mos la más mí­ni­ma aten­ción.

Es tiem­po de que re­fle­xio­ne­mos y me­di­te­mos si es­ta­mos oyen­do o es­ta­mos es­cu­chan­do, por­que el es­cu­char pue­de ha­cer la gran di­fe­ren­cia en nues­tro pró­xi­mo pro­yec­to, me­ta o con­quis­ta.

De­di­que­mos tiem­po a es­cu­char por­que es só­lo a tra­vés de pa­sar tiem­po ha­cién­do­lo que po­de­mos dar­nos cuen­ta de tan­tos de­ta­lles, equi­vo­ca­cio­nes y erro­res que con tan­ta fre­cuen­cia so­le­mos pa­sar por al­to y reunio­nes que sin lu­gar a du­das el re­co­no­cer­las ha­rán la di­fe­ren­cia.

Que el es­cu­char sea un es­ti­lo de vi­da, que trai­ga alien­to y vi­da en ca­da pa­la­bra que es­cu­che­mos con aten­ción.

Se­gu­ra­men­te que si pres­ta­mos aten­ción y es­cu­cha­mos a nues­tros je­fes, ami­gos, maes­tros, men­to­res, lí­de­res, pa­dres, cón­yu­ges se sen­ti­rán más agra­da­bles al co­mu­ni­car­se con no­so­tros; no de­jes pa­sar es­ta opor­tu­ni­dad de es­cu­char aún aquel que pien­sas que no ha­bla co­rrec­ta­men­te si no pue­des en­ten­der sus pa­la­bras, se­gu­ro es­cu­cha­rás su co­ra­zón, sen­ti­mien­tos y emo­cio­nes si lo­gras de­di­car­le tiem­po y aten­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.