Sie­te de ju­lio, pin­ce­la­das de una vi­da

Los chi­vos (1)

El Tiempo - - ESPEJO DE EL TIEMPO - ER­NES­TO RI­VE­RA (DUKE)

Yo sé que us­te­des se es­ta­rán pre­gun­tan­do dón­de es­tá el ami­go, el in­ter­lo­cu­tor, el que pre­gun­ta al que de­be de­jar par­ti­ci­par en el diálogo, por­que es­to ha­ce ra­to que de­jó de ser­lo pa­ra con­ver­tir­se en un mo­nó­lo­go, pues no me ha de­ja­do ar­ti­cu­lar una pa­la­bra. Y yo no le in­te­rrum­po, por­que pa­re­ce que él lee la in­te­rro­ga­ción en mi ca­ra y se ade­lan­ta a com­pla­cer mi cu­rio­si­dad.

Apro­ve­chan­do una li­ge­ra pau­sa, le di­go: Aho­ra va­mos a ha­blar de los ami­gos y no te voy a in­te­rrum­pir. Te voy a de­jar que ha­bles sin pre­gun­tar­te na­da a ver si en ver­dad si­go yo sien­do el me­jor o si res­de ba­las y se te ol­vi­da a quien tie­nes de fren­te. Re­gre­sé a mi pue­blo, me di­ce, a prin­ci­pios de 1966 pa­ra co­men­zar a ejer­cer mi pro­fe­sión de mé­di­co jun­to a otro gran maes­tro que tam­bién fue un ami­go, pa­dre y maes­tro com­pren­si­vo y ca­ri­ño­so pa­ra mí du­ran­te mu­cho tiem­po; ade­más de mi mé­di­co par­ti­cu­lar, el doc­tor Leo­pol­do Nú­ñez Levy. Jun­to a él tra­ba­jé du­ran­te unos 18 me­ses y em­pe­cé a abrir­me pa­so.

Me ca­sé y for­mé tien­da, pe­ro siem­pre vi­gi­la­do y ase­so­ra­do por él.

Se­gún un de­cir po­pu­lar, los ami­gos ver­da­de­ros pue­den con­tar­se con los de­dos de una y so­bran de­dos. Co­mo an­tes te he di­cho, cre­cí en un me­dio don­de el es­pí­ri­tu de ser­vi­cio era la nor­ma; de he­cho, an­tes lle­gar a la uni­ver­si­dad, el ser­vir a los de­más sin es­pe­rar re­com­pen­sa al­gu­na era nor­mal y en mi Co­le­gio Ma­yor podría de­cir­se que es­ta ac­ti­tud se fue acre­cen­tan­do. Yo era el mé­di­co de mis com­pa­ñe­ros. Des­de el se­gun­do año tra­ba­ja­ba en el hos­pi­tal y siem­pre te­nía me­di­ca­men­tos que me de­ja­ban los vi­si­ta­do­res a mé­di­co. Así, to­do el que se sen­tía aque­ja­do de al­go acu­día a es­te pi­chón de mé­di­co, de mo­do que, ade­más de com­pa­ñe­ros, allí me hi­ce de mu­chos ami­gos. Aun­que la má­xi­ma ha­bla de la po­ca can­ti­dad de ami­gos ver­da­de­ro, yo di­ría que sí los hay. Aho­ra bien, no po­de­mos pre­ten­der que to­dos ten­gan la mis­ma ca­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.