En El Abe­jal si­guen es­pe­ran­do por la ca­ri­dad del Go­bierno

El Tiempo - - PORTADA - Ed­gar Mo­re­ta emo­re­[email protected]­to­ra­ba­va­ro.com

LA RO­MA­NA. En la ri­be­ra del Rio Dul­ce se en­cuen­tra una pe­que­ña ex­ten­sión de tie­rra don­de se han apos­ta­do fa­mi­lias en­te­ras, las cua­les vi­ven en la ex­tre­ma po­bre­za y so­bre­vi­ven día a día en un lu­gar in­hós­pi­to de­bi­do a la pro­xi­mi­dad con el mar.

La co­mu­ni­dad de El Abe­jal desa­rro­lla su día a día dur­mien­do jus­to al la­do del rio, co­sa por la cual se han acos­tum­bra­do y han edi­fi­ca­do en un te­rri­to­rio que po­dría ser sus­cep­ti­ble a cual­quier fe­nó­meno na­tu­ral.

Más de 100 fa­mi­lias han ele­gi­do vi­vir aquí don­de la mar­gi­na­li­dad y la ex­tre­ma po­bre­za los han mar­ca­do y los cua­les pi­den ma­yor aten­ción de las au­to­ri­da­des pa­ra que to­men en cuen­ta sus re­cla­mos co­mo ciu­da­da­nos.

Pa­ra acu­dir a es­ta lo­ca­li­dad re­mo­ta hay dos op­cio­nes, una de ellas es atra­ve­sar una se­rie de es­ca­lo­nes y ca­lle­jo­nes los cua­les desem­bo­can en es­te te­rru­ño. Otro mé­to­do uti­li­za­do por la gen­te de mar pa­ra po­der lle­var ali­men­tos y otros ar­tícu­los de ne­ce­si­dad es a tra­vés del rio dul­ce con em­bar­ca­cio­nes ya que su pro­xi­mi­dad con el mar des­de el pun­to más al­to ha­ce ago­tar al ser hu­mano con más vi­ta­li­dad que qui­sie­se ha­cer la tra­ve­sía a pies.

El nom­bre Abe­jal tie­ne sus orí­ge­nes, pues se cuen­ta que allí ha­bía múl­ti­ples pa­na­les de abe­jas que pi­ca­ban a los que pe­ne­tra­ban al lu­gar. Hoy en día hay una si­mi­li­tud con el nom­bre en la ac­tua­li­dad, de­bi­do a la gran can­ti­dad de ni­ños hi­jo de los pa­dres que se han ra­di­ca­do allí don­de pa­re­cie­ra ser una col­me­na.

“No te­ne­mos don­de vi­vir y he­mos ve­ni­do aquí; aun­que uno sa­be que es pe­li­gro­so vie­ne y se que­da por­que no te­ne­mos don­de cui­dar nues­tros hi­jos”, ex­pre­só Clau­dia Ri­chard­son, una ma­dre sol­te­ra de tres ni­ños, la cual con­si­gue el pan de su ho­gar rea­li­zan­do queha­ce­res do­més­ti­cos.

Pro­me­sas in­cum­pli­das

En reite­ra­das oca­sio­nes a los ha­bi­tan­tes de aquí se les ha pro­me­ti­do re­ubi­car­los a un lu­gar más se­gu­ro, pe­ro di­cen va­rios de ellos que di­chas pa­la­bras se han que­da­do en el ca­mino.

“Han ve­ni­do va­rias per­so­nas en cam­pa­ña y lo que dan son mi­ga­jas por aquí y no se vuel­ven a ver ja­más; sa­be­mos que es­te lu­gar no es­tá he­cho pa­ra vi­vir, pe­ro ¿dón­de ire­mos si no te­ne­mos na­da?”, aco­tó en tono re­fle­xi­vo el se­ñor Ig­na­cio Yan.

De su la­do, el re­gi­dor Ra­món Ra­mí­rez, de la Al­cal­día de La Ro­ma­na, co­no­ci­do co­mo “El Pin­to”, ha si­do uno de los prin­ci­pa­les de­fen­so­res de es­ta lo­ca­li­dad. Di­ce que a pe­sar de que la gran can­ti­dad de re­si­den­tes aquí son in­mi­gran­tes y de es­ca­sos re­cur­sos no se pier­de la con­di­ción de ser de se­res hu­ma­nos.

“Po­co a po­co he­mos ido me­jo­ran­do las con­di­cio­nes de es­ta zo­na la cual se en­cuen­tra en ex­tre­ma po­bre­za; Le cons­trui­mos un ba­ño re­cien­te­men­te pa­ra que las mu­je­res no pier­dan su dig­ni­dad al mo­men­to de ha­cer sus ne­ce­si­da­des, me­jo­ra­mos los es­ca­lo­nes que ba­jan ha­cia acá y re­for­za­mos la igle­sia don­de ellos acu­den cons­tan­te­men­te”, ex­pre­só el tam­bién lí­der co­mu­ni­ta­rio.

En tan­to que, el co­mu­ni­ca­dor Wi­lliam Gar­don ha si­do uno de las po­cas per­so­nas de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción que ha co­la­bo­ra­do con es­tas per­so­nas lle­ván­do­les útiles es­co­la­res, ju­gue­tes, pren­das de ves­tir, en­tre otros ele­men­tos.

Re­cien­te­men­te fue rea­li­za­da la sex­ta ce­na a los re­si­den­tes del sec­tor El Abe­jal, co­mo una la­bor so­cial de par­te de la Fun­da­ción To­do Obra pa­ra Bien, la cual di­ri­ge Gar­don.

“Ha­ce unos años un ami­go me lla­mó pa­ra que vie­ra la ne­ce­si­dad en la que vi­vían las per­so­nas de es­te lu­gar don­de hu­bo una cañada que se des­bor­dó y afec­tó una vi­vien­da; al ver la ne­ce­si­dad que ha­bía aquí, me alar­mé por la ne­ce­si­dad que ha­bía en es­te sec­tor y sé que mu­cha gen­te no sa­be que ni exis­te es­to aquí”, ex­pre­só.

Se­gún el tra­ba­ja­dor co­mu­ni­ta­rio Mo­des­to Bel­tré, en El Abe­jal hay un to­tal de 64 vi­vien­das, de las cua­les se re­par­ten al­re­de­dor de 150 fa­mi­lias que vi­ven en con­di­cio­nes de ex­tre­ma po­bre­za y pro­cli­ve a que cual­quier fe­nó­meno at­mos­fé­ri­co aten­te contra sus vi­das de­bi­do a lo cer­ca que se en­cuen­tra con el mar.

“Las per­so­nas vi­ven amon­to­na­das unas con otras, y en ca­da ca­sa se pue­den en­con­trar de cin­co a seis per­so­nas con­vi­vien­do jun­tas; mu­chas de ellas son muy po­bres y vi­ven en su ma­yo­ría de la pes­ca y de las chi­ri­pas que rea­li­zan en la ciu­dad. Pe­di­mos a las au­to­ri­da­des que ven­gan al res­ca­te de es­ta per­so­nas, que son se­res vi­vos y que ha ha­bi­do un des­cui­do por par­te de ellos por de­jar que se aglo­me­ren aquí”, ex­pre­só.

Sin em­bar­go, al mo­men­to de un fe­nó­meno na­tu­ral es cuan­do los re­si­den­tes de El Abe­jal pa­san por una odi­sea, ya que mu­chos de ellos se les di­fi­cul­ta de­jar sus po­cas co­sas ma­te­ria­les, ya que desapren­si­vos apro­ve­chan y le ro­ban sus co­sas cuan­do los or­ga­nis­mos de so­co­rro rea­li­zan los ope­ra­ti­vos de eva­cua­ción.

Re­si­den­tes de El Abe­jal.

Al­re­de­dor de 150 fa­mi­lias vi­ven en El Abe­jal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.