Ne­ce­si­to li­be­rar­me

El Tiempo - - OPINIÓN -

Hoy he sa­li­do a in­te­rro­gar­me, a ver­me en el azul del cie­lo, y a pre­gun­tar por mi es­tre­lla. Es­toy har­to de ca­mi­nar sin rum­bo, de que me des­orien­ten y des­lum­bren aque­llos que bus­can los ho­no­res aquí aba­jo, de vi­vir atra­pa­do por la idio­tez de la sin­ra­zón, y por el cal­va­rio de la mun­da­ni­dad. Cier­ta­men­te, ne­ce­si­to li­be­rar­me de tan­tas men­ti­ras sem­bra­das, de tan­tos ago­bios su­fri­dos, de tan­tas so­le­da­des vi­vi­das.

Oja­lá en­cuen­tre la ter­nu­ra que vier­te la mi­ra­da de un ni­ño, vi­va la sa­bi­du­ría de los an­cia­nos, dis­fru­te del equi­li­brio y ge­ne­ro­si­dad del or­be. A ve­ces pien­so que to­do par­te de no­so­tros. Sea co­mo fue­re, uno de los me­jo­res re­ga­los que po­de­mos dar­nos, ca­da cual con­si­go mis­mo, es ofre­cer el per­dón a quien nos ha ofen­di­do, ce­le­brar el en­cuen­tro, de­di­car­le tiem­po a una per­so­na que pi­de nues­tro au­xi­lio, cuidar a un en­fer­mo, vi­si­tar a los que es­tán en­tre re­jas.

Por eso, uno ha de dar­se siem­pre y ha de re­co­ger­se en el mo­men­to pre­ci­so, pa­ra hacer exa­men de los pa­sos da­dos. Au­toes­cu­cha y es­fuer­zo per­se­ve­ran­te por en­con­trar el ver­da­de­ro ho­ri­zon­te de la ale­gría, de­be ser nues­tro des­ve­lo, por­que sin ella, to­do pro­ce­der es bal­dío. Por tan­to, la prue­ba más cla­ra de es­tar fuer­te en el vi­vir es sa­ber amar y, en el re­cuen­to de lo amado, ra­di­ca el go­zo.

En cual­quier ca­so, aún en me­dio de las ad­ver­si­da­des, he­mos de per­se­ve­rar se­re­nos por den­tro. Co­mo aque­llos Ma­gos de Orien­te, que se pu­sie­ron en ca­mino, yo tam­bién me aca­bo de po­ner a mi­rar­me y a ver­me, na­da de ex­tra­or­di­na­rio a sim­ple vis­ta, pe­ro de pron­to me ob­ser­vo que es­toy su­mi­do en el de­rro­che, y que es­te des­per­di­cio por par­te de al­gu­nos, es ali­men­to vi­tal pa­ra otros.

Ol­vi­da­mos que cuan­do no coope­ra­mos en­tre sí, to­do se nos de­rrum­ba. Tam­bién la es­tre­lla que bus­ca­mos de­ja de abra­zar­nos. Sin du­da, hoy más que ayer, nos ha­ce fal­ta sa­lir de no­so­tros mis­mos, de­jar­nos acom­pa­ñar, acre­cen­tar la comprensión y la com­pa­sión, co­exis­tir des­vi­vién­do­nos por ese nú­me­ro ré­cord de per­so­nas que se mue­ven en busca de se­gu­ri­dad y pro­tec­ción.

Es­ta tris­te reali­dad, lo que nos in­di­ca, es que te­ne­mos que re­co­brar otro es­pí­ri­tu más hu­ma­ni­ta­rio. Asi­mis­mo, hay que for­ta­le­cer la con­fian­za en­tre se­me­jan­tes, en una épo­ca en que in­con­ce­bi­ble­men­te mu­chos ni­ños se mue­ren, por­que no tie­nen su­fi­cien­te co­mi­da. Es­to es in­dig­nan­te. Es­te com­por­ta­mien­to sui­ci­da tie­ne que ter­mi­nar al ins­tan­te. En su fe­cha, ya los Ma­gos, no qui­sie­ron pro­se­guir por su ca­mino. Re­nie­gan de He­ro­des. De­jan de ser alia­dos de aquel so­be­rano po­de­ro­so y a la vez cruel. Al pre­sen­te, tam­bién no­so­tros, he­mos de desatar­nos de tan­tas es­cla­vi­tu­des y de­sen­ten­der­nos de la ava­ri­cia de los po­de­ro­sos de es­te mun­do, pa­ra trans­for­mar el pla­ne­ta en una mo­ra­da co­lec­ti­va, don­de go­bier­ne la to­le­ran­cia y el res­pe­to ha­cia to­da exis­ten­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.