Ho­gar de An­cia­nos Pa­dre Abreu: una la­bor en­co­mia­ble ha­cia los en­ve­je­cien­tes

El Tiempo - - PORTADA - Ed­gar Mo­re­ta

LA RO­MA­NA. Un sec­tor que ha si­do muy des­fa­vo­re­ci­do en los paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na han si­do los an­cia­nos, en­ve­je­cien­tes o cur­san­te de la ter­ce­ra edad los cua­les pa­san sus úl­ti­mos días de vi­das de­sam­pa­ra­dos y ba­jo un sis­te­ma que no los ayu­da a su­pe­rar­se.

Aun­que en las úl­ti­mas dé­ca­das se ha­yan crea­do ins­ti­tu­cio­nes que ve­len por es­te por­cen­ta­je de la po­bla­ción, mu­chas per­so­nas in­vo­lu­cra­das de lleno en asis­tir a los en­ve­je­cien­tes creen que las le­gis­la­cio­nes en torno a es­te sec­tor han que­da­do cor­tas.

En 1998 se creó el Con­se­jo Na­cio­nal de la Per­so­na En­ve­je­cien­te (Co­na­pe) el cual ve­la por los mis­mos y apli­car po­lí­ti­cas en be­ne­fi­cio de los adul­tos ma­yo­res, pe­ro es­ta or­ga­ni­za­ción ha he­cho to­do lo que es­tá a su al­can­ce pa­ra la di­men­sión que tie­ne.

Uno de los gran­des alia­dos de es­ta en­ti­dad han si­do los asi­los u ho­ga­res de an­cia­nos en el país lo cual se­gún el por­tal web del Co­na­pe Hay 36 cen­tros e in­clu­yen­do tres en la re­gión es­te.

Mu­chos de es­tos cen­tros son di­ri­gi­dos por mon­jas que ofre­cen su ser­vi­cio al cui­da­do de los en­ve­je­cien­tes los cua­les re­ci­ben en su ma­yo­ría abue­li­tos de es­ca­sos re­cur­sos eco­nó­mi­cos y con un es­ta­do de sa­lud muy crí­ti­co, de­sam­pa­ra­dos to­tal­men­te.

En es­ta pro­vin­cia de La Ro­ma­na con al­re­de­dor de 200 mil ha­bi­tan­tes so­la­men­te po­see un cen­tro de aten­ción a los en­ve­je­cien­tes ubi­ca­do en el sec­tor de Quisqueya en la ciu­dad de La Ro­ma­na don­de es­te Ho­gar de An­cia­nos el cual lle­va el nom­bre del ilus­tre Pa­dre Abreu muy bien re­cor­da­do por los mu­ní­ci­pes de es­te pue­blo.

El mis­mo fue fun­da­do en el año 1956 co­mo un pe­que­ño ho­gar que aco­gía an­cia­nos en el sec­tor de la Avia­ción, pa­só a te­ner los te­rre­nos que po­see hoy en día do­na­dos por el Cen­tral Ro­ma­na.

Se­gún la di­rec­to­ra de es­te cen­tro de asis­ten­cia al adul­to ma­yor, Sor Miriam Arias, quien tie­ne al­re­de­dor de 15 años brin­dán­do­le es­te ser­vi­cio a los abue­li­tos, ha ca­ta­lo­ga­do co­mo su “vo­ca­ción” , di­ce que es­te ho­gar tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra 55 per­so­nas, pe­ro que de­bi­do a la gran can­ti­dad ca­sos , han per­mi­ti­do aco­ger 76 per­so­nas.

“Se de­ben crear has­ta cua­tro ho­ga­res de an­cia­nos co­mo es­te, ya que no dan abas­to en es­te lu­gar y tra­tar con per­so­nas de la ter­ce­ra edad ame­ri­ta un tra­ta­mien­to di­fe­ren­te; te­ne­mos 76 an­cia­nos pe­ro eso no quie­re de­cir que es­tén ha­ci­na­dos ya que hay un cui­da­do pa­ra ca­da abue­li­to” ex­pre­só.

Ra­ti­fi­có que di­cho ho­gar tra­ta de dar un ser­vi­cio de ca­li­dad pe­se a las li­mi­tan­tes que pre­sen­ta y que gran par­te de los re­cur­sos y viá­ti­cos pa­ra los en­ve­je­cien­tes pro­vie­nen de do­na­cio­nes que rea­li­zan em­pre­sa­rios y ami­gos del ho­gar an­ciano.

La Sor di­rec­to­ra afir­ma que pa­ra es­ta mi­sión re­quie­ra mu­cha vo­ca­ción y es­tar lleno de Dios an­tes que te­ner to­dos los re­cur­sos. “Con la in­ver­sión de va­lo­res y cul­tu­ra de lo desecha­ble don­de fa­mi­lia­res desahu­cian al abue­li­to has­ta por un me­di­ca­men­to, hay que es­tar lleno de Dios pa­ra dar­la una aten­ción hu­ma­na a esas per­so­nas”.

Ase­gu­ra que han re­fe­ri­do ca­sos al Co­na­pe con ale­ga­dos mal­tra­tos fí­si­cos, eco­nó­mi­co y ver­bal en contra de los en­ve­je­cien­tes co­sa que se ha con­ver­ti­do común a tra­vés del tiem­po. Cree tam­bién que las le­gis­la­cio­nes a fa­vor de es­ta co­mu­ni­dad han que­da­do cor­tas no so­lo en el país, sino en to­da Amé­ri­ca La­ti­na.

Re­la­ta que es fre­cuen­te la vi­si­ta de fa­mi­lia­res con en­ve­je­cien­tes que pi­den de ma­ne­ra in­sis­ten­tes in­gre­sar a su fa­mi­liar en es­te lu­gar de­bi­do a la fal­ta de dis­po­ni­bi­li­dad y re­cur­sos eco­nó­mi­cos pa­ra rea­li­zar un cui­da­do co­mo se de­be.

ES­TRUC­TU­RA

El Ho­gar de An­cia­nos Pa­dre Abreu no cuen­ta con la can­ti­dad su­fi­cien­te en per­so­nal, pe­ro las cui­da­do­ras y co­la­bo­ra­do­res de es­te cen­tro ha­cen un tra­ba­jo ex­cep­cio­nal a me­di­da de sus ca­pa­ci­da­des.

Las cui­da­do­ras se en­car­gan des­de la ali­men­ta­ción, aseo per­so­nal y lim­pie­za de las áreas don­de fre­cuen­tan los abue­li­tos co­mo se le di­cen ca­ri­ño­sa­men­te en es­te lu­gar. Tam­bién se in­vo­lu­cran con los an­cia­nos de una ma­ne­ra que con­tri­bu­yen a su es­ta­do psi­co­ló­gi­co.

El Ho­gar de An­cia­nos Pa­dre Abreu cuen­ta con sa­las de es­tar, en­fer­me­ría, áreas co­mu­nes, jar­dín, tem­plo pa­ra rea­li­zar eu­ca­ris­tía, en­tre otras áreas. En di­cho lu­gar se sien­te una tre­men­da paz y ar­mo­nía co­sa que des­pués de Dios han con­tri­bui­do las cin­co mon­jas que es­tán en el ser­vi­cio de es­te lu­gar.

Ho­gar de An­cia­nos Pa­dre Abreu en La Ro­ma­na.

An­cia­nos que es­tán de for­ma per­ma­nen­te en es­te Ho­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.