Ce­le­bran­do la vi­da.

Estilos - - Sumario - Por Freddy Gi­ne­bra

Son tres. Las tres se ca­sa­ron con los hom­bres que so­ña­ron, co­mo to­das las mu­cha­chas de su épo­ca. Y tam­bién, co­mo to­das esas mu­cha­chas, fue­ron edu­ca­das pa­ra aten­der a sus ma­ri­dos. Ellas eran bue­nas co­ci­ne­ras, co­sían si era ne­ce­sa­rio, mu­cha­chas con­for­mes con lo que sus com­pa­ñe­ros apor­ta­ban a las ca­sas, tra­ba­ja­ron cuan­do fue ne­ce­sa­rio, pa­rie­ron los hi­jos que el ma­ri­do pro­pu­so man­te­ner, eran mu­je­res “Sí, mi amor”, esa cla­se en ex­tin­ción que se per­dió en el si­glo pa­sa­do. Una vez es­cu­ché a una de ellas de­cir: “soy fe­liz com­pla­cien­do a mi pa­re­ja, pri­me­ro él y des­pués yo”. Edu­ca­ron a sus hi­jos co­mo Dios man­da, man­te­nían la ca­sa lim­pia, mu­je­res ejem­pla­res, re­nun­cia­ron a sus ape­ten­cias per­so­na­les pa­ra com­pla­cer a sus com­pa­ñe­ros.

–A mí no me gus­ta la pe­lo­ta, pe­ro con el tiem­po he lle­ga­do a dis­fru­tar­la a su la­do, pe­ro es­ta es la ho­ra en que no la en­tien­do pa­ra na­da –me di­jo la viu­da A.

–En ca­sa ni un sí ni un no, nun­ca se pu­do que­jar de mí –co­men­ta­ba la viu­da K–. Una vez me equi­vo­qué po­nién­do­le más azú­car a su ca­fé, y con su so­la mi­ra­da en­ten­dí que no lo po­día vol­ver a re­pe­tir. Se pa­só to­do el día en si­len­cio ofen­di­do por­que, se­gún él, no le pres­ta­ba aten­ción.

Ca­sa im­pe­ca­ble, la co­mi­da a su ho­ra en pun­to, su ro­pa me­jor plan­cha­da que en la la­van­de­ría, es más, una de ellas ca­da ma­ña­na le sa­ca­ba des­de su ro­pa in­te­rior has­ta los za­pa­tos que se iba a po­ner pa­ra que cuan­do sa­lie­ra del ba­ño no tu­vie­ra que pen­sar en ello.

Fue­ron fe­li­ces, tan fe­li­ces que pa­re­cían som­bras de sus ma­ri­dos. Cuan­do ellos ha­bla­ban ja­más los in­te­rrum­pían, pa­la­bra de Dios. A sus hi­jos los edu­ca­ron en­ten­dien­do que en sus ca­sas sus pa­dres eran los ejem­plos a se­guir de per­fec­tos ma­ri­dos y, si en al­gún mo­men­to, al­gu­na de ellas lle­gó a sos­pe­char o du­dar de una po­si­ble in­fi­de­li­dad, apar­ta­ban de su men­te tal des­ca­be­lla­do pen­sa­mien­to con la cer­te­za de que ojos que no ven co­ra­zón que no sien­te.

Y los ca­ba­lle­ros per­fec­tos co­men­za­ron a mo­rir­se dis­cre­ta­men­te. Vi llo­rar a la viu­da K co­mo una de­men­te en el se­pe­lio.

–Mi vi­da se aca­bó con él –me co­men­tó al oí­do. La viu­da H se por­tó co­mo una mu­jer de la reale­za, nin­gu­na lá­gri­ma en pú­bli­co, y la ter­ce­ra, la viu­da A, con ai­re de sa­tis­fac­ción me re­pi­tió co­mo la can­ción de Ju­lio Igle­sias: “los me­jo­res años de mi vi­da se los di a él”.

Pa­sa­ron los me­ses des­pués del lu­to y me las en­con­tré en una fies­ta. Te­nían en sus ros­tros di­bu­ja­da una son­ri­sa, se ha­bían se­ca­do las lá­gri­mas, las car­ca­ja­das se es­cu­cha­ban a ca­da ra­to, una ha­cía chis­tes co­lo­ra­dos, la otra fu­ma­ba y la ter­ce­ra se be­bía su cu­ba­ta con de­sen­vol­vi­mien­to. –Las viu­das ale­gres -les di­je.

–Ellos nos die­ron el tiem­po aho­ra pa­ra ha­cer lo que que­ra­mos –con­tes­tó la viu­da H.

–¿Al­gu­na se pien­sa vol­ver a ca­sar? –pre­gun­té in­tere­sa­do de es­cu­char­las.

Al uní­sono con­tes­ta­ron: “ja­másssss”. Y nun­ca ha­bía es­cu­cha­do una ‘s’ tan alar­ga­daaaaa.

–¿Y aho­ra qué? –con­ti­nuó mi atre­vi­da en­tre­vis­ta. –Aho­ra te­ne­mos el con­trol.

–¿De sus vi­das?

–No. De la te­le­vi­sión. Ama­ne­ce­mos vien­do se­ries, la de Luis Mi­guel nos tie­ne arre­ba­ta­das, ese mu­cha­chi­to sí ha su­fri­do. ¡Ay Freddy, a to­do se acos­tum­bra uno!

Y di­cho es­to bo­tó el hu­mo de ci­ga­rri­llo que te­nía acu­mu­la­do y se sir­vió otro tra­go.

A las viu­das las so­pla el...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.