Eco­no­mía per­so­nal.

7 ra­zo­nes pa­ra no re­nun­ciar del tra­ba­jo

Estilos - - Sumario - Por Die­go So­sa

La se­ma­na pa­sa­da es­cri­bí sie­te de las ra­zo­nes que nos pue­den ha­cer bus­car otro tra­ba­jo. En es­ta va­mos por el la­do con­tra­rio.

Aun­que pa­re­ce an­ta­gó­ni­co aquí es­tán ca­si las mis­mas ra­zo­nes de la pa­sa­da se­ma­na... al­gu­nas cam­bian. Es qui­zá el pun­to de vis­ta lo que quie­ro que vea­mos: l 1. Ex­ce­so de tra­ba­jo. Co­mo de­cía la pa­sa­da se­ma­na, don­de quie­ra que va­ya­mos ten­dre­mos mu­cho tra­ba­jo. Y si au­men­ta la res­pon­sa­bi­li­dad, mu­cho ma­yor se­rá la car­ga de ta­reas. Sú­me­le el es­trés que le re­pre­sen­ta­rá de­mos­trar a los nue­vos je­fes que so­mos ca­pa­ces de dar bue­nos re­sul­ta­dos… In­sis­to, el pro­ble­ma no se so­lu­cio­na con un cam­bio de em­plea­dor, ni con ha­cer­se in­de­pen­dien­te, sino con un buen mé­to­do de ma­ne­jo de ta­reas. El mío lo en­cuen­tra por ex­ten­so y en de­ta­lles en mi li­bro ¿No tie­nes tiem­po? l 2. Es­ca­sez de vi­da per­so­nal. Veo có­mo per­so­nas en el mis­mo ni­vel se com­por­tan di­fe­ren­te en es­te sen­ti­do. Le ase­gu­ro que el pues­to y la car­ga de tra­ba­jo no son las úni­cas cul­pa­bles. Vea a su al­re­de­dor y dé­se cuen­ta que mu­chos tie­nen más tiem­po pa­ra su vi­da par­ti­cu­lar que us­ted. Es cues­tión de ac­ti­tud más que otra co­sa. Siem­pre que sa­li­mos de tra­ba­jo te­ne­mos más tra­ba­jo. Las ta­reas no se ter­mi­nan, se re­pro­du­cen con la mis­ma ve­lo­ci­dad que va­mos ter­mi­nan­do las que te­ne­mos por ha­cer. l 3. Fal­ta de re­co­no­ci­mien­to. No lo es­pe­re… es mi con­se­jo. Se­pa en lo más pro­fun­do que lo rea­li­za­do es de pro­ve­cho y es­tá bien he­cho. Su sa­tis­fac­ción pro­pia es lo más im­por­tan­te. ¿Que ha­ce fal­ta que la em­pre­sa o el su­pe­rior nos di­ga al­go? Sí, pe­ro si no lle­ga no de­be de­pri­mir­nos ni ser mo­ti­vo pa­ra bus­car otro tra­ba­jo… qui­zá allá tam­po­co lo ten­ga. Mi su­ge­ren­cia, apren­da a vi­vir sin él y dé­se­lo us­ted. Dí­ga­se: soy lo más gran­de que exis­te. l 4. Ries­go en el cam­bio. Va­lo­rar lo que se pue­de per­der y po­ner­lo en la ba­lan­za con lo que se pue­de ga­nar es siem­pre im­por­tan­te an­tes de to­mar la de­ci­sión. l 5. Ba­jos in­gre­sos. La res­pon­sa­bi­li­dad es mu­chas ve­ces de uno. No dar­se el va­lor, no ven­der­se, no apren­der pa­ra el pró­xi­mo pues­to, no re­co­no­cer que en esa em­pre­sa eso es lo que pa­gan, no sa­ber o no an­dar el ca­mino pa­ra lo­grar el au­men­to que uno me­re­ce, etc. Ade­más, ¿qué son ba­jos in­gre­sos? No com­pa­re­mos lo que ga­na­mos con lo que que­re­mos ga­nar o lo que gas­ta­mos, de­be­mos ver si lo que nues­tro pues­to pa­ga es lo que va­le. Es­ca­lar es lo más re­co­men­da­do. l 6. El lí­der. Cuan­do te­ne­mos un su­pe­rior que nos tra­ta bien es una ra­zón ex­ce­len­te pa­ra bus­car la me­jo­ra de los otros ám­bi­tos que nos ha­cen pen­sar en sa­lir de la em­pre­sa. Un buen am­bien­te de tra­ba­jo va­le oro. No es­pe­re cam­biar pa­ra va­lo­rar­lo. l 7. As­pi­ra­cio­nes con es­pe­ran­zas. Una em­pre­sa don­de se pue­de es­ca­lar es un mo­ti­vo ex­ce­len­te pa­ra no cam­biar. Pe­ro, por­que siem­pre hay un pe­ro, no es que se sien­te a es­pe­rar que le as­cien­dan. Es apren­der to­do lo que es ne­ce­sa­rio pa­ra el pró­xi­mo pues­to; te­ner una ac­ti­tud de pro­gre­so; men­te po­si­ti­va; es­tar a las ór­de­nes… El avan­ce de­pen­de­rá mu­cho de uno. Si creo que me­rez­co un as­cen­so y no lle­ga no es ho­ra de pro­tes­tar, sino con ac­ti­tud po­si­ti­va pre­gun­tar ¿qué me fal­ta pa­ra se­guir cre­cien­do aquí?

Aho­ra ya tie­ne dos pun­tos de vis­ta, por qué re­nun­ciar y por qué se­guir… Si quie­re de­ci­dir de­ci­da.

SHUTTERSTOCK

Fra­se de la se­ma­na. “Si quie­ro cam­biar o que­dar­me igual es mi pro­pia de­ci­sión”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.