ECO­NO­MÍA PER­SO­NAL DIE­GO SO­SA

Cam­biar lo que se ve se lo­gra don­de no se ve

Estilos - - Intro -

Los re­sul­ta­dos sue­len en­ga­ñar. Po­de­mos creer que vie­nen so­lo de lo que ve­mos. Es mu­cho más pro­fun­do lo que te­ne­mos que cam­biar pa­ra lo­grar lo que que­re­mos. coach, Ver a una per­so­na ob­te­ner re­sul­ta­dos es in­tere­san­te. Po­de­mos pen­sar que es po­si­ble y sa­lir a per­se­guir lo que otros lo­gran. Veo có­mo mu­chos mo­ti­va­do­res se pa­ran fren­te a mi­les de per­so­nas y les cuen­tan su pro­pia ha­za­ña con el ob­je­ti­vo de ayu­dar­los a ha­cer el ca­mino.

Pue­de apa­ren­tar que un ju­ga­dor de beis­bol lo­gra ba­tear un jon­rón con el sim­ple he­cho de co­nec­tar la pe­lo­ta ha­cien­do un mo­vi­mien­to con su ba­te. No es sen­ci­llo, con­lle­va años de per­fec­cio­na­mien­to to­mar una de­ci­sión en cen­té­si­mas de se­gun­dos: to­ma­ré el lan­za­mien­to, tra­ta­ré de ba­tear lar­go o cor­to, se­rá una cur­va, se­rá rá­pi­do o len­to, ven­drá al me­dio o fue­ra, etc. In­sis­to, cen­té­si­mas de se­gun­dos.

Un gran jon­ro­ne­ro pue­de pa­rar­se fren­te a un gru­po de em­pren­de­do­res y con­tar­le su his­to­ria. Los pue­de mo­ti­var a lo­grar lo que quie­ren. Pe­ro so­lo lo con­se­gui­rán cuan­do cam­bien bien den­tro lo que hoy es­tán ha­cien­do y no los ha lle­va­do a don­de qui­sie­ran es­tar. Va­mos por par­tes:

Re­sul­ta­do. Ba­tear el jon­rón es el lo­gro. Al igual que lo pue­de ser con­se­guir gran­des ven­tas o lo­grar una bue­na co­mu­ni­ca­ción con un ser que­ri­do (co­mo un hi­jo). Me pue­do pa­rar con el ba­te del gran jon­ro­ne­ro y la gran mo­ti­va­ción que me im­preg­nó y nun­ca lo lo­gra­ré. Tam­po­co lo­gra­ré más en lo mío por sa­ber có­mo él lo ha­ce.

Ac­cio­nes. Pa­ra ob­te­ner los re­sul­ta­dos las per­so­nas to­ma­mos ac­cio­nes. Po­de­mos ver có­mo el pe­lo­te­ro prac­ti­ca pa­ra dar sus ba­ta­zos. Có­mo los que tie­nen una bue­na co­mu­ni­ca­ción con sus hi­jos se sien­tan a ha­blar. El gran ven­de­dor to­ma su te­lé­fono, ha­ce ci­tas y vi­si­ta a sus pros­pec­tos. Imi­tar es­tas ac­cio­nes nos pue­de acer­car a nues­tros re­sul­ta­dos… ¿O no? Le di­ré que so­lo es un buen ini­cio.

Has­ta aquí es­ta­mos en lo que se ve.

Pen­sa­mien­to. Esas cen­té­si­mas de se­gun­do que tie­ne el ba­tea­dor pa­ra to­mar la de­ci­sión de mo­ver su ba­te, a qué ve­lo­ci­dad y al­tu­ra es lo que ge­ne­ra la ac­ción. De­ci­dir ha­blar con nues­tro hi­jo, pa­re­ja o je­fe, es el pen­sa­mien­to que ge­ne­ra la ac­ción. De­be­mos ge­ne­rar ese pen­sa­mien­to si que­re­mos el re­sul­ta­do.

Sen­ti­mien­to. Una com­bi­na­ción de emo­ción con ra­zo­na­mien­to. Que nos echen del tra­ba­jo ge­ne­ra­rá una ra­bia. Con­ver­tir­lo en la opor­tu­ni­dad de em­pren­der o con­se­guir un tra­ba­jo me­jor lle­va­rá a ac­cio­nes.

Emo­ción. Se ge­ne­ra de for­ma in­vo­lun­ta­ria. En­fa­do, ale­gría, te­mor, dis­gus­to son ejem­plos de ellas. No po­de­mos con­tro­lar­las. Son las res­pon­sa­bles de que con­si­ga­mos ge­ne­rar el sen­ti­mien­to ne­ce­sa­rio pa­ra el lo­gro fi­nal.

Fi­sio­lo­gía. La emo­ción se co­ci­na en nues­tro ce­re­bro cuan­do re­co­no­ce­mos una si­tua­ción. Las co­ne­xio­nes en­tre nues­tras neu­ro­nas nos di­cen que de­be­mos huir de una si­tua­ción de pe­li­gro o acer­car­nos a al­guien que que­re­mos. Aquí lo más im­por­tan­te es el lo­gro. Si que­re­mos de­jar de huir de al­go que real­men­te no es pe­li­gro­so, de­be­mos ha­cer nue­vas co­ne­xio­nes. Pa­ra con­se­guir una me­jor co­mu­ni­ca­ción con mi hi­jo, de­bo crear nue­vas co­ne­xio­nes que me lle­ven a una emo­ción di­fe­ren­te. Por ejem­plo: ya no es un ni­ño, pa­ra que me cuen­te no pue­do re­pri­mir­lo, sino es­cu­char­lo y guiar­lo.

Un re­sul­ta­do di­fe­ren­te de­pen­de­rá de cam­biar en lo más pro­fun­do, co­mo ex­pli­co por ex­ten­so en mi li­bro “¡Al­can­za la Cum­bre!” lle­va tiem­po y es­fuer­zo. No es que sea fá­cil, pe­ro sí po­si­ble. Fra­se de la semana. “Si quie­ro, qui­zá pue­do; si creo y de­ci­do cam­biar, qui­zá lo­gro”

SHUTTERSTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.