Gran­des alia­dos de be­lle­za

Estilos - - Contents - Por: NA­ZA­RET ES­PI­NAL Foto: SHUTTERSTOCK.COM

El acei­te se qui­ta el de­lan­tal pa­ra ofre­cer lo me­jor pa­ra tu piel.

An­tes no se con­ce­bía fue­ra de la co­ci­na: “¿Acei­te? Pe­ro si ‘eso’ es pa­ra la co­mi­da”. Co­mo sa­ben, los tiem­pos cam­bian. Así que, pa­ra no que­dar­se atrás, el acei­te se qui­tó el de­lan­tal pa­ra ofre­cer lo me­jor de sí en pos de la be­lle­za tan­to in­te­rior co­mo ex­te­rior.

Ve­rano. La épo­ca que en­vi­dian los paí­ses fríos. La que to­dos es­pe­ran (me­nos en la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na) pa­ra ir a la pla­ya, lle­var ro­pa más fres­ca y, por qué no, pre­su­mir el cuer­po ‘en for­ma’ que tan­to sa­cri­fi­cio te cues­ta man­te­ner.

To­das las op­cio­nes an­te­rio­res im­pli­can mos­trar la piel, el ór­gano más gran­de del cuer­po hu­mano, iró­ni­ca­men­te, al que me­nos aten­ción se le pres­ta, y, por en­de, me­nos se cui­da.

Si la ex­cu­sa es que no sa­bes có­mo ha­cer­lo o te pa­re­ce cos­to­so, que­re­mos com­par­tir­te un re­cur­so saludable, y so­bre to­do muy eco­nó­mi­co, que en­con­tra­rás en cual­quier par­te: los acei­tes esen­cia­les.

El doc­tor Ra­fael Santos Pe­le­grín, es­pe­cia­lis­ta en nu­tri­ción clí­ni­ca y ce­lu­lar, así co­mo me­di­ci­na es­té­ti­ca, ase­gu­ra que los acei­tes na­tu­ra­les son una fuen­te de ri­que­za en vi­ta­mi­nas, mi­ne­ra­les y áci­dos gra­dos po­li­in­sa­tu­ra­dos, lo que pa­ra la piel sig­ni­fi­ca: “un ex­tra­or­di­na­rio apor­te de nu­trien­tes que pre­vie­ne su en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro y, por sus cua­li­da­des ex­cep­cio­na­les, nu­tren y re­ge­ne­ran la piel. El plus: mu­chos de ellos cuentan ade­más con pro­pie­da­des an­ti­bac­te­ria­les, an­tin­fla­ma­to­rias, ci­ca­tri­zan­tes y re­gu­la­do­ras, en­tre otros.

¿CA­DA CUÁN­TO DE­BE USAR­SE? Se­gún el doc­tor Santos, lo in­di­ca­do (por lo ge­ne­ral) es un­tar­se el acei­te dos ve­ces al día, pe­ro que es­to va a de­pen­der del fin con el que se uti­li­ce (cu­ra­ti­vo o es­té­ti­co) y el ti­po de piel que ten­ga la per­so­na. No hay lí­mi­tes

es­tric­tos, pe­ro se pue­de ir re­du­cien­do su uso se­gún los re­sul­ta­dos o cam­bios que se per­ci­ban.

Pa­ra pie­les se­cas o mix­tas, de­ben uti­li­zar­se ca­si to­dos los acei­tes na­tu­ra­les ri­cos en áci­dos gra­sos y los de se­mi­lla. Pa­ra pie­les gra­sas el uso de acei­tes na­tu­ra­les es­tá re­co­men­da­do so­lo si es de jo­bo­ba, ya que no es un acei­te gra­so. Es­tá prohi­bi­do uti­li­zar acei­tes gra­so­sos pa­ra es­te ti­po de piel ya que de por si la piel pro­du­ce gra­sa, un ejem­plo se­rían el de co­co, oli­va y ar­gán en­tre otros.

¿CÓ­MO SE HA­CEN?

No to­dos los acei­tes esen­cia­les se ob­tie­nen de la mis­ma for­ma. Es el ti­po de plan­ta la que de­ter­mi­na el mé­to­do. En el li­bro “Es­sen­tial Oils” es­cri­to por Su­san Cur­tis, Fran John­son y Pat Tho­mas­se, se des­cri­ben los si­guien­tes ti­pos de pro­duc­ción:

1 Des­ti­la­ción por va­por. Es el más po­pu­lar de to­dos y se apli­ca en hier­bas, raí­ces, cor­te­zas y re­si­nas.

2 Ex­pre­sión. Tam­bién co­no­ci­do co­mo ma­ce­ra­ción, es el mé­to­do más sim­ple. Lo usan pa­ra la par­te ex­te­rior de las fru­tas, co­mo la cás­ca­ra de un li­món o una na­ran­ja.

3 Ex­trac­ción ab­so­lu­ta. Se uti­li­za pa­ra ex­traer fra­gan­cias muy de­li­ca­das, co­mo la del jaz­mín.

4 Ex­trac­ción dió­xi­do de car­bono. El más nue­vo de to­dos que, en vez de ca­lor, se va­le del gas pa­ra ob­te­ner el acei­te.

AL­GU­NOS MI­TOS

Si te gus­tan los acei­tes, lo ideal es que los uti­li­ces de ma­ne­ra ade­cua­da pa­ra que pue­das apro­ve­char to­dos sus be­ne­fi­cios. Pa­ra ello, des­en­tra­ña­mos al­gu­nos mi­tos: l El de co­co, ¿sir­ve pa­ra to­do? Des­de ha­ce po­co más de dos años, el co­co es la fru­ta del mo­men­to. To­mar­se una foto to­man­do agua di­rec­ta­men­te de la fru­ta y su­bir­la a Ins­ta­gram, arran­ca­rá mu­chos co­ra­zo­nes. Hay una va­rie­dad con­si­de­ra­ble de mar­cas que dis­tri­bu­yen su acei­te, tan­tas que a ve­ces no sa­brás cuál ele­gir en el supermercado. Si eres una de las fans del acei­te de co­co, pres­ta aten­ción. De acuer­do con el doc­tor Santos, “es­tá prohi­bi­do en pie­les gra­so­sas”, y eso in­clu­ye, por su­pues­to, el ros­tro. Es­to por­que es­te acei­te obs­tru­ye muy fá­cil­men­te los po­ros. Así que, si lo usas pa­ra des­ma­qui­llar­te, no ol­vi­des la­var bien tu ros­tro des­pués de ha­cer­lo. En la úni­ca par­te del ros­tro que pue­des de­jar­lo es en los la­bios, y me­jor si fue des­pués de una ex­fo­lia­ción. l No hi­dra­ta ni hu­mec­ta. Res­ca­tan­do un ar­tícu­lo es­cri­to en Es­ti­los ha­ce unos años, pri­me­ro re­cor­da­mos que hi­dra­tar es apor­tar agua y hu­mec­tar es evi­tar que el agua se eva­po­re. Di­cho es­to, ano­ta­mos lo que di­ce la der­ma­tó­lo­ga Eli­za­beth Tan­zi, en­tre­vis­ta­da por la revista The Cut: “por su com­po­si­ción, los acei­tes cum­plen una fun­ción emo­lien­te y pro­tec­to­ra que per­mi­te que la piel per­ma­nez­ca sua­ve y hu­mec­ta­da por más tiem­po. Pe­ro no hu­mec­ta, por el con­tra­rio, esa “ba­rre­ra” im­pi­de que los in­gre­dien­tes que son ver­da­de­ra­men­te hu­mec­tan­tes e hi­dra­tan­tes cum­plan su ta­rea. Por eso, lo ideal es apli­car las cre­mas hi­dran­tes o hu­mec­tan­tes pri­me­ro, y lue­go el acei­te”. l “Not a mor­ning oil”. Hay per­so­nas que se con­si­de­ran me­nos ac­ti­vas en ho­ras de la ma­ña­na. Así mis­mo hay pie­les que to­le­ran me­nos los acei­tes a es­tas ho­ras del día. El doc­tor Ra­fael Santos Pe­le­grín ad­vier­te a las per­so­nas con la piel gra­sa no usar acei­tes en ho­ras de la ma­ña­na.

ALI­MEN­TA LOS SEN­TI­DOS

Los sen­ti­dos son un ca­mino ha­cia la aven­tu­ra. El ol­fa­to pue­de lle­var­te a re­cuer­dos del pa­sa­do o a his­to­rias que sue­ñas vi­vir. A lu­ga­res en los que es­tu­vis­te o en los que al­gún día quie­res es­tar. So­lo bas­ta con ce­rrar los ojos y as­pi­rar. Mien­tras das ca­ri­ñi­to a tu cuer­po, si eres de los que pre­fie­re aro­mas, te su­ge­ri­mos: l Pa­ra re­la­jar­te: la­van­da, eu­ca­lip­to y

man­za­ni­lla l Pa­ra dar­te ener­gía: los cí­tri­cos (na­ran­ja, li­món, po­me­lo). l

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.