Rob­ma­riel Olea “Lo más im­por­tan­te en es­ta ca­rre­ra es la pa­cien­cia”

Estilos - - En Portada - Joan Prats Eva Hart —POR: —FO­TOS: Frank Arias y Kh­ris­tian Arias —PRO­DUC­CIÓN GE­NE­RAL: Rad­ha­més Es­pí­ri­tu Ca­triel Lei­ras —ES­TI­LIS­MO: —MA­QUI­LLA­JE: Har­ley / Ca­triel Lei­ras Nor­mandy Is­land, Mia­mi Beach —LO­CA­CIÓN: Li­lia­na Mar­tí­nez —AGRA­DE­CI­MIEN­TOS: —PEI­NA­DO:

El ar­te y la co­mu­ni­ca­ción han ju­ga­do un pa­pel cru­cial en la vi­da de Rob­ma­riel Olea, ya sea co­mo ac­triz de cine y tea­tro, can­tan­te o co­mo pre­sen­ta­do­ra en pro­gra­mas de te­le­vi­sión, pe­ro es­ta ar­tis­ta ha se­gui­do cre­cien­do y evo­lu­cio­nan­do has­ta al­can­zar la eta­pa más re­cien­te de su ri­ca ca­rre­ra en Mia­mi co­mo comunicadora en la ca­de­na Uni­vi­sión 23 y una de las con­duc­to­ras prin­ci­pa­les de El News Ca­fé, es­pa­cio don­de con­ti­núa mos­tran­do el ta­len­to y ener­gía que siem­pre lle­va a to­dos sus pro­yec­tos.

¿Có­mo dis­te el sal­to a la te­le­vi­sión y a Uni­vi­sión 23? Em­pe­cé en Nue­va York, es­tu­dian­do tea­tro y co­mo ar­tis­ta de plan­ta de Re­per­to­rio Es­pa­ñol y lue­go de­ci­dí ve­nir a la ciu­dad de Mia­mi. En prin­ci­pio no fue fá­cil con­se­guir una opor­tu­ni­dad de tra­ba­jo, du­ré por lo me­nos dos años to­can­do puer­tas y una de esas puer­tas fue jus­ta­men­te Uni­vi­sión 23. Hi­ce va­rias prue­bas y tu­ve que es­pe­rar prác­ti­ca­men­te un año an­tes de que me lla­ma­ran y me die­ran la opor­tu­ni­dad de ha­cer el re­por­ta­je del tiem­po pa­ra los fi­nes de se­ma­na. Así fue co­mo en­tré, pe­ro fue un pro­ce­so de mu­cha pa­cien­cia y de man­te­ner­me siem­pre bien po­si­ti­va.

¿Crees que tu ex­pe­rien­cia co­mo ac­triz y can­tan­te te ha si­do de gran ayu­da a la ho­ra de en­tre­vis­tar a los ar­tis­tas? De­fi­ni­ti­va­men­te. Mi pre­pa­ra­ción co­mo ac­triz, mi ma­ne­jo de los es­ce­na­rios y di­fe­ren­tes am­bien­tes, sí me han ayu­da­do pa­ra po­der­me desen­vol­ver con las en­tre­vis­tas y la in­ter­ac­ción con los in­vi­ta­dos, in­clu­so pa­ra tra­tar los di­fe­ren­tes te­mas que se plan­tean en el pro­gra­ma dia­ria­men­te. El ac­tor es un ar­tis­ta muy com­ple­to, es un pro­fe­sio­nal que tie­ne que co­no­cer de to­do, el ma­ne­jo de su cuer­po, de­be sa­ber de psi­co­lo­gía, emo­cio­nes, his­to­ria, ma­ne­ja mu­chas áreas y, por su­pues­to, ha­ber­me for­ma­do den­tro de la ac­tua­ción en Be­llas Ar­tes en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na y en Nue­va York en el Lee Stras­berg Ins­ti­tu­te, me ha ayu­da­do bas­tan­te pa­ra te­ner una ba­se só­li­da con que desen­vol­ver­me en la te­le­vi­sión.

¿Cuál ha si­do la en­tre­vis­ta que has rea­li­za­do pa­ra el pro­gra­ma que más te ha im­pac­ta­do? Ha­go en­tre­vis­tas a mu­chas per­so­nas, tan­to gen­te del pue­blo co­mo ar­tis­tas, pe­ro una de las que más me im­pac­tó fue una que hi­ce el año pa­sa­do pa­ra Uni­vi­sión 23, don­de es­tu­ve cu­brien­do có­mo se edu­can y se re­in­te­gran a la so­cie­dad mu­cha­chos que han si­do ca­li­fi­ca­dos co­mo de­lin­cuen­tes y caen en la cár­cel. Esa fue una de las en­tre­vis­tas que más me lle­gó, el ver a esos mu­cha­chos lu­chan­do por re­in­te­grar­se a la so­cie­dad y dar­me cuen­ta de lo mu­cho que su­fren las fa­mi­lias cuan­do un hi­jo to­ma una de­ci­sión equi­vo­ca­da.

¿Y el seg­men­to que me­nos te ima­gi­na­bas que ibas a te­ner que rea­li­zar? Cuan­do en­tré a Uni­vi­sión 23 lo hi­ce co­mo re­por­te­ra del tiem­po, po­co a po­co se me fue­ron abrien­do puer­tas y me die­ron la opor­tu­ni­dad de ha­cer los re­por­ta­jes de es­pec­tácu­los, así co­mo cu­brir las al­fom­bras de pre­mios tan im­por­tan­tes co­mo Pre­mios Ju­ven­tud, Pre­mios Lo Nues­tro y par­ti­ci­par en la ani­ma­ción en ta­ri­ma del Fes­ti­val de la Ca­lle 8. A par­tir de ahí se me fue­ron dan­do más res­pon­sa­bi­li­da­des y la opor­tu­ni­dad de El News Ca­fé, don­de es­toy ac­tual­men­te y que es un pro­gra­ma de va­rie­da­des don­de plan­tea­mos soluciones pa­ra el pú­bli­co pe­ro de una ma­ne­ra di­ver­ti­da. Ade­más, me ha da­do la opor­tu­ni­dad de pre­sen­tar­me tal y co­mo yo soy, sin po­ses, y pien­so que el or­gu­llo que ten­go de mis raí­ces do­mi­ni­ca­nas ha per­mi­ti­do de al­gu­na ma­ne­ra que la gen­te se iden­ti­fi­que con­mi­go y me to­me ca­ri­ño.

¿Có­mo com­pa­ra­rías tu ex­pe­rien­cia en la te­le­vi­sión do­mi­ni­ca­na con tu pro­yec­to ac­tual? Más que com­pa­rar­la di­ría que fue la ba­se prin­ci­pal pa­ra po­der­me desen­vol­ver en el día de hoy en otro país y en otra plan­ta te­le­vi­so­ra. Pa­ra mí fue en­ri­que­ce­dor to­do lo que hi­ce en esos pro­gra­mas, don­de me die­ron la opor­tu­ni­dad de par­ti­ci­par, fue­ron apor­tes im­por­tan­tí­si­mos pa­ra hoy en día sen­tir­me só­li­da co­mo pro­fe­sio­nal den­tro de la co­mu­ni­ca­ción por­que to­do eso fue apren­di­za­je, cre­ci­mien­to y ma­du­rez den­tro del me­dio ar­tís­ti­co en mi país. Por eso di­go que nun­ca me ol­vi­do de to­do lo que he re­ci­bi­do allá; en mi país tu­ve la opor­tu­ni­dad de es­tar en di­fe­ren­tes es­ce­na­sue­ños. rios y to­do eso co­la­bo­ró con la pro­fe­sio­nal que yo soy hoy en día.

¿Qué acon­se­ja­rías a un jo­ven ta­len­to do­mi­ni­cano que quie­re pro­bar su suer­te en el ex­tran­je­ro? Mi con­se­jo prin­ci­pal es man­te­ner­se tra­ba­jan­do, en­fo­ca­do y so­bre to­do no des­ani­mar­se, por­que es­ta es una ca­rre­ra de obs­tácu­los y tie­nes que bus­car la ma­ne­ra de ven­cer­los; y eso es lo que ha pa­sa­do con­mi­go. Yo sa­lí de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na en el 2010 sin la se­gu­ri­dad de si iba a te­ner éxi­to o no en lo que me pro­po­nía, pe­ro lo úni­co que re­cuer­do es que des­de el mo­men­to en que lle­gué a Es­ta­dos Uni­dos he es­ta­do tra­ba­jan­do y ape­ga­da a esos Hoy en día me sien­to fe­liz de po­der de­cir que for­mo par­te de una de las ca­de­nas más im­por­tan­tes y don­de he re­ci­bi­do un res­pal­do tre­men­do des­de el prin­ci­pio, lo cual me ha ayu­da­do a se­guir­me desa­rro­llan­do co­mo pro­fe­sio­nal den­tro de la co­mu­ni­ca­ción.

¿Crees que ac­tual­men­te hay más acep­ta­ción del ta­len­to la­tino en el mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se? 100%. Yo sien­to que los la­ti­nos ca­da vez más se ha­cen sen­tir en Es­ta­dos Uni­dos. Te­ne­mos mu­cho que ofre­cer, nues­tra cultura es muy ri­ca y te­ne­mos al­go muy es­pe­cial y es el de­seo de pro­gre­sar y avan­zar en la vi­da. Lo me­jor es que a no­so­tros nos cues­ta ob­te­ner las co­sas que que­re­mos, nos da tra­ba­jo, en­ton­ces cuan­do las con­se­gui­mos las apre­cia­mos mu­cho más to­da­vía.

¿Tie­nes pla­nes del vol­ver a la ac­tua­ción? Se­ría una gran ben­di­ción po­der re­to­mar la ac­tua­ción en al­gún pun­to. Aquí tu­ve la opor­tu­ni­dad de pro­du­cir y ac­tuar en el mo­nó­lo­go “El úl­ti­mo ins­tan­te” y po­ner­lo en es­ce­na nue­va­men­te en la ciu­dad de Mia­mi. Sí, soy ac­triz de co­ra­zón, de pa­sión, o sea que si tu­vie­se al­gu­na opor­tu­ni­dad por la cual po­ner de ma­ni­fies­to mi ta­len­to den­tro la ac­tua­ción se­ría muy fe­liz.

Men­cio­nas có­mo en Mia­mi pro­du­cis­te el mo­nó­lo­go “El úl­ti­mo ins­tan­te” de Franklyn Do­mín­guez, por el cual ga­nas­te el Ca­san­dra en el 2003, pe­ro ¿tie­nes pla­nea­do lle­var otras obras do­mi­ni­ca­nas a Es­ta­dos Uni­dos? Me en­can­ta­ría po­der ha­cer­lo por­que si hay al­go de lo que es­toy or­gu­llo­sa es de mis raí­ces, de la for­ma­ción que tu­ve co­mo ac­triz en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na y la ver­dad es que sien­to que te­ne­mos una enor­me can­ti­dad de es­cri­to­res y dra­ma­tur­gos bue­nos. Por su­pues­to que lle­var un tex­to do­mi­ni­cano a otra ciu­dad o a otro país pa­ra mí se­ría or­gu­llo.

¿Hoy en día qué es lo más im­por­tan­te en la pre­pa­ra­ción de un ac­tor o ac­triz? La ca­rre­ra co­mo ac­triz, igual que cual­quier otra ca­rre­ra, no se ter­mi­na de es­tu­diar nun­ca. Hay que man­te­ner­se in­for­ma­do, vien­do obras de tea­tro, le­yen­do, vien­do las pues­tas en es­ce­na por­que eso tam­bién te en­se­ña, pe­ro so­bre to­do pien­so que es im­por­tan­te no so­la­men­te de­cir “ten­go ta­len­to y ya voy a apli­car­lo”, sino dar­le importancia a la edu­ca­ción den­tro de la ac­tua­ción por­que es un mun­do muy ri­co que pue­des ex­pe­ri­men­tar cuan­do tie­nes for­ma­ción tea­tral.

¿Has pen­sa­do en ejer­cer el pa­pel de pro­duc­to­ra en el cine u otro car­go de­trás de cá­ma­ra co­mo el de di­rec­to­ra? Ho­nes­ta­men­te, por el mo­men­to me veo en el cine más co­mo ta­len­to que co­mo pro­duc­to­ra. Por el mo­men­to creo que se es­tán ha­cien­do muy bue­nas pro­duc­cio­nes en RD con per­so­nas que real­men­te sa­ben lo que es­tán ha­cien­do y lo que me en­can­ta­ría es ser di­ri­gi­da por una de esas per­so­nas. Si me pu­sie­ra a ex­pe­ri­men­tar, a pro­du­cir cine, pues se­ría eso, un ex­pe­ri­men­to. Pre­fie­ro de­jar­me lle­var por los que sa­ben.

“Los la­ti­nos ca­da vez más se ha­cen sen­tir en EEUU. Te­ne­mos mu­cho que ofre­cer, nues­tra cultura es muy ri­ca y te­ne­mos el de­seo de pro­gre­sar y avan­zar en la vi­da”

“La eta­pa ac­tual de El News Ca­fé la es­toy dis­fru­tan­do a ca­ba­li­dad. Me en­can­ta el pro­gra­ma, la pro­duc­ción, lo que pue­do ha­cer y có­mo me pue­do ex­pre­sar de una ma­ne­ra au­tén­ti­ca”

“Hoy en día me sien­to fe­liz de po­der de­cir que for­mo par­te de una de las ca­de­nas más im­por­tan­tes y don­de he re­ci­bi­do un res­pal­do tre­men­do des­de el prin­ci­pio”

¿Y con qué rea­li­za­do­res do­mi­ni­ca­nos te gus­ta­ría co­la­bo­rar? Se­ría muy in­jus­to si men­ciono un nom­bre por­que creo que aho­ra mis­mo las pro­duc­cio­nes ci­ne­ma­to­grá­fi­cas de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na han lle­ga­do a un muy buen ni­vel. Hay mu­chas pro­pues­tas in­tere­san­tes y mu­chos pro­duc­to­res y di­rec­to­res ha­cien­do tra­ba­jos de pe­so, con bue­nos li­bre­tos, con bue­na rea­li­za­ción, con bue­na fo­to­gra­fía, así que si men­ciono uno en es­pe­cí­fi­co se­ría in­jus­ta con el res­to por­que la ver­dad es que son mu­chos.

A lo lar­go de tu ca­rre­ra has si­do can­tan­te, ac­triz, comunicadora, pro­duc­to­ra, ¿con cuál de es­tas fa­ce­tas te sien­tes más iden­ti­fi­ca­da? Pa­ra mí es di­fí­cil con­tes­tar esa pre­gun­ta por­que ten­go una gran pa­sión por el can­to y la ac­tua­ción, y siem­pre fue­ron áreas del ar­te que ex­plo­ré con bas­tan­te in­ten­si­dad siem­pre que tu­ve la opor­tu­ni­dad. De he­cho uno de mis mo­men­tos más fe­li­ces fue su­bir al es­ce­na­rio con una pro­duc­ción de tea­tro mu­si­cal, por­que pu­de con­ju­gar am­bas co­sas, el can­to y la ac­tua­ción, pe­ro tam­bién hay un gran in­te­rés en mí por la co­mu­ni­ca­ción por­que sien­to que a tra­vés del pe­rio­dis­mo se ha­ce un ser­vi­cio a la co­mu­ni­dad. De al­gu­na ma­ne­ra me las he arre­gla­do pa­ra ha­cer to­do (ri­sas). Los úl­ti­mos dos años y me­dio he es­ta­do un po­co más con­cen­tra­da en la co­mu­ni­ca­ción por­que que­ría lle­gar a te­ner cier­ta so­li­dez den­tro del ca­nal don­de es­toy, apro­ve­char es­ta opor­tu­ni­dad y dar­le el 100%, pe­ro no es­toy ce­rra­da a re­to­mar el can­to y la ac­tua­ción que me han acom­pa­ña­do to­da la vi­da.

¿Cuál se­rá el pró­xi­mo gran ca­pí­tu­lo o eta­pa de tu vi­da? La eta­pa de aho­ra de El News Ca­fé la es­toy dis­fru­tan­do a ca­ba­li­dad. Me en­can­ta el pro­gra­ma, la pro­duc­ción, lo que pue­do ha­cer, có­mo me pue­do ex­pre­sar de una ma­ne­ra au­tén­ti­ca y sue­ños ten­go mu­chos. Por ejem­plo, me en­can­ta­ría po­der par­ti­ci­par en una pro­duc­ción de cine y po­der gra­bar una pro­duc­ción mu­si­cal con el es­ti­lo de mú­si­ca que a mí me gus­ta. Así que esos po­drían ser ob­je­ti­vos a fu­tu­ro que po­dría rea­li­zar y no des­car­to pa­ra na­da.

¿Cuál crees que es la lec­ción más im­por­tan­te que has apren­di­do a lo lar­go de tu ca­rre­ra? Pa­cien­cia (ri­sas). En es­te me­dio creo que lo más im­por­tan­te es la pa­cien­cia y man­te­ner la fe en lo que tie­nes y en lo que pue­des dar por­que es muy fá­cil des­mo­ra­li­zar­te, de­sen­can­tar­te, cam­biar el rum­bo y bus­car otras co­sas que ha­cer por­que es una ca­rre­ra don­de hay que te­ner mu­cha pa­cien­cia; se ve fá­cil y la gen­te cree que lo que ha­ce­mos es sen­ci­llo pe­ro no es así, lle­va mu­cho com­pro­mi­so, pre­sión, crí­ti­cas, ata­ques, pe­ro tam­bién hay mu­chos mo­men­tos bo­ni­tos y ha­la­gos. En­ton­ces en el trans­cur­so del ca­mino, en­tre subidas y ba­ja­das, hay que te­ner pa­cien­cia y no des­mo­ra­li­zar­se.

Blu­sa de Cat­ti­va Bou­ti­que, jeans de Earthy Chic Bou­ti­que y za­pa­tos de Ego Shoes

Rob­ma­riel en di­fe­ren­tes mo­men­tos del pro­gra­ma ‘El News Ca­fé’

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.