Sin complejos.

Abue­li­tos en ac­ción

Estilos - - Contents - Por Hi­mil­ce Tejada

Siem­pre se ha­bla de los “ni­nis” y to­da una ge­ne­ra­ción de opor­tu­ni­da­des per­di­das, pe­ro po­co se di­ce de los mi­les de ciu­da­da­nos que bor­dean la “ter­ce­ra edad”, que aún po­seen fuer­za, sa­lud y ga­nas de tra­ba­jar y tam­bién se en­cuen­tran sen­ta­dos en su ca­sa, mu­chos de ellos es­pe­ran­do que les lle­ven los nie­tos pa­ra en­tre­te­ner­se al­gu­nas ho­ras.

Co­noz­co un par que des­pués de de­di­car más de cua­ren­ta años de su vi­da a un so­lo tra­ba­jo, y en la tar­día ju­ven­tud de sus se­sen­ta años, fue­ron des­pe­di­dos con una her­mo­sa pla­ca y el mon­to de sus de­re­chos ad­qui­ri­dos. Es­tos ami­gos afor­tu­na­da­men­te dis­po­nen de al­gu­nos aho­rros, hi­jos agra­de­ci­dos y un par de pro­pie­da­des que les per­mi­ten cier­to desaho­go eco­nó­mi­co, (re­co­noz­co que son los me­nos), pe­ro igual sien­ten que pue­den apor­tar tiem­po, ex­pe­rien­cia y co­no­ci­mien­to en cual­quier tra­ba­jo.

Po­cos son los que pue­den de­di­car­se a las ase­so­rías; mu­chos lo úni­co que desean es un lu­gar don­de sen­tir­se úti­les, aun­que la re­mu­ne­ra­ción no sea lo más im­por­tan­te.

Por ejem­plo, en al­gu­nas ciu­da­des de los Es­ta­dos Uni­dos es muy co­mún ver a los “se­nior ci­ti­zens” rea­li­zan­do mu­chí­si­mos tra­ba­jos en jor­na­das de cua­tro ho­ras. Ahí co­no­cí a Betty, una oc­to­ge­na­ria que vi­ve en Osh­kosh, Wis­con­sin, que tie­ne to­da la pa­cien­cia del mun­do pa­ra ex­pli­car a gen­te co­mo yo có­mo se pa­sa la com­pra en una ca­ja sin ca­je­ro. Cuan­do fi­nal­men­te pu­de ha­cer­lo, po­co fal­tó pa­ra que me re­ga­la­ra una pa­le­ta y me pa­sa­ra la mano por la ca­be­za.

Más re­cien­te­men­te, en Mé­xi­co, los vi por do­ce­nas tra­ba­jan­do co­mo de­pen­dien­tes en un co­no­ci­do cen­tro co­mer­cial en Can­cún, per­fec­ta­men­te iden­ti­fi­ca­dos y ofre­cien­do su me­jor son­ri­sa.

Por su­pues­to, le pre­gun­té a uno de ellos so­bre su tra­ba­jo y me co­men­tó que, pa­sa­dos unos cin­co años de abu­rri­mien­to en su ca­sa tras un re­ti­ro for­zo­so, de­ci­dió ins­cri­bir­se en un club de per­so­nas de la ter­ce­ra edad que le per­mi­tió in­te­grar­se de nue­vo en el mer­ca­do la­bo­ral. Pa­blo, así se lla­ma, fue co­rre­dor de se­gu­ros mu­chos años, le en­can­ta la gen­te y es­tar en la ca­lle, por lo que no pen­só en el ti­po de tra­ba­jo que le ofre­ce­rían, sino en la opor­tu­ni­dad de sa­lir de su ca­sa y com­par­tir una con­ver­sa­ción con des­co­no­ci­dos co­mo yo.

El club les pro­vee trans­por­te por la ma­ña­na y los re­co­ge al me­dio­día al fi­na­li­zar sus cua­tro ho­ras. En la tar­de vuel­ve otro gru­po que re­co­gen a las 6:00 p.m. El cen­tro co­mer­cial les ofre­ce un sa­la­rio sim­bó­li­co y des­cuen­tos en com­pras, lo que ayu­da a ren­dir la pen­sión. Me di­ce que ha­ce unos me­ses hi­cie­ron una en­cues­ta en el mall y re­sul­ta que lo que más apre­cia­ron los clien­tes fue la pre­sen­cia de los abue­los tra­ba­jan­do en mu­chos de los lo­ca­les.

El ca­so de Pa­blo me pu­so a pen­sar en la can­ti­dad de tra­ba­jos que es­tos “jó­ve­nes” en la ple­ni­tud de su ter­ce­ra edad pue­den desa­rro­llar en nues­tro país y con mu­chí­si­mas ven­ta­jas pa­ra sus em­plea­do­res.

Me en­can­ta­ría ver abue­los in­te­gra­dos en co­le­gios y es­cue­las, acom­pa­ñan­do a los mu­cha­chos de pri­ma­ria en los re­creos, por ejem­plo, vi­gi­lan­do su com­por­ta­mien­to, com­par­tien­do his­to­rias y sub­sa­nan­do con­flic­tos con sa­pien­cia y ex­pe­rien­cia. Creo que los ni­ños se sen­ti­rían muy con­ten­tos de con­tar con abue­los pres­ta­dos pa­ra dis­fru­tar jun­tos ese tiem­po de des­can­so y me­rien­da. En una so­cie­dad que pier­de por mi­nu­tos sus va­lo­res, ellos pue­den con­ver­tir­se en una re­ser­va mo­ral en uno de los lu­ga­res don­de más se ne­ce­si­ta: en las au­las.

Te­ne­mos un ver­da­de­ro te­so­ro fren­te a no­so­tros. Los abue­los son una fuer­za la­bo­ral im­por­tan­te que lan­gui­de­ce por fal­ta de opor­tu­ni­da­des. Sus ha­bi­li­da­des y for­ta­le­zas son di­fe­ren­tes, pe­ro igual­men­te apre­cia­bles. Qui­zás, y creo no equi­vo­car­me, ellos son los pi­la­res que es­ta so­cie­dad ne­ce­si­ta pa­ra no su­cum­bir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.