Martha Ali­cia Chá­vez

Estilos - - Contents - Por: JOAN PRATS Fo­to: FUEN­TE EXTERNA

Orien­ta­ción pa­ra la fa­mi­lia mo­der­na.

Martha Ali­cia Chá­vez es una psi­có­lo­ga, es­cri­to­ra y con­fe­ren­cis­ta me­xi­ca­na que se ha con­ver­ti­do en una au­to­ri­dad en te­mas re­la­cio­na­dos con la edu­ca­ción de los hi­jos y las re­la­cio­nes en­tre pa­dres e hi­jos, los cua­les ha tra­ta­do en di­ver­sos li­bros, con­fe­ren­cias, ta­lle­res y char­las. Es­ta au­to­ra está pau­ta­da pa­ra com­par­tir sus co­no­ci­mien­tos, ob­ser­va­cio­nes y con­se­jos en la char­la “Tu Hi­jo, Tu Es­pe­jo”, de la mano de Hey! Ideas Que Ins­pi­ran. La ci­ta es el pró­xi­mo jue­ves 20 de sep­tiem­bre, a las 7:00 pm., en Es­ce­na­rio 360.

¿Có­mo sur­gió la idea del li­bro “Tu hi­jo, tu es­pe­jo”? Des­pués de años de tra­ba­jo co­mo psi­co­te­ra­peu­ta fa­mi­liar me di cuen­ta de que de­trás de los pro­ble­mas en­tre pa­dres e hi­jos exis­te una pro­yec­ción in­cons­cien­te de al­gu­na fa­ce­ta de la vi­da del pa­dre ha­cia el hi­jo. Si no la ha­ce­mos cons­cien­te, los pro­ble­mas di­fí­cil­men­te se re­sol­ve­rán de fon­do y de ma­ne­ra per­ma­nen­te. Por otra par­te, la per­cep­ción de la si­tua­ción cam­bia y por lo tan­to la di­ná­mi­ca de re­la­ción en­tre pa­dre e hi­jo tam­bién.

¿Có­mo po­de­mos sa­ber (o dar­nos cuen­ta) que es­ta­mos pro­yec­tan­do nues­tras pro­pias frus­tra­cio­nes o pro­ble­mas en nues­tros hi­jos? Hay dos in­di­ca­ti­vos que pue­den ayu­dar a com­pren­der es­to: qué tan­to in­sis­tes y pre­sio­nas a tu hi­jo pa­ra con­ven­cer­lo de al­go o pa­ra cam­biar­le al­go; y qué te su­ce­de si no lo lo­gras. ¿Te po­nes fu­rio­so, le au­gu­ras una vi­da lle­na de fra­ca­sos por­que no hi­zo lo que tú que­rías, le re­ti­ras el habla, el apo­yo o has­ta el afec­to?

¿Cuál es el ma­yor obs­tácu­lo que un pa­dre o una ma­dre de­be so­bre­lle­var pa­ra man­te­ner una re­la­ción ho­nes­ta y sa­lu­da­ble con sus hi­jos? Su pro­pia ne­ga­ción pa­ra re­co­no­cer cuan­do hay pro­ble­mas y la par­te de res­pon­sa­bi­li­dad que él o ella tie­ne en la crea­ción de los mis­mos.

¿Có­mo pue­de un pa­dre man­te­ner el ba­lan­ce en­tre es­tar pre­sen­te en la vi­da de sus hi­jos y de­jar que lle­ven sus pro­pias vi­das? Cuan­do son niños y ado­les­cen­tes, no exis­te tal con­cep­to de “lle­var sus pro­pias vi­das”. Si bien tie­nen un gra­do de li­ber­tad y cier­tas áreas don­de pue­den to­mar sus pro­pias de­ci­sio­nes, en esas eta­pas ne­ce­si­tan to­tal su­per­vi­sión, lí­mi­tes bien cla­ros y pa­dres su­fi­cien­te­men­te ca­pa­ces de de­cir “no” cuan­do hay que ha­cer­lo. Cuan­do son adul­tos, la fun­ción de criar, edu­car y man­te­ner ha ter­mi­na­do. Los pa­dres se con­vier­ten en com­pa­ñe­ros de la vi­da de sus hi­jos, y aun­que siem­pre po­drás se­guir com­par­tien­do tus con­se­jos y sa­bi­du­ría que co­mo re­sul­ta­do de la ex­pe­rien­cia de vi­da has ad­qui­ri­do, los hi­jos adul­tos de­ci­di­rán lo que to­man y lo que no. Los pa­dres de­ben re­cor­dar que por to­da la vi­da son la ca­be­za de esa fa­mi­lia, los pro­crea­do­res e ini­cia­do­res de ese sis­te­ma fa­mi­liar, y de­ben lle­var es­te rol con dig­ni­dad y au­to res­pe­to.

¿Los pa­dres de­ben es­tar aten­tos a los avan­ces tec­no­ló­gi­cos que pue­den afec­tar la di­ná­mi­ca fa­mi­liar? ¡Cla­ro! De­ben su­per­vi­sar el uso de tec­no­lo­gía, ho­ra­rios per­mi­ti­dos, qué si­tios vi­si­tan, con quié­nes y có­mo se re­la­cio­nan en las re­des so­cia­les. Cuan­do son niños y ado­les­cen­tes no exis­te el con­cep­to de “pri­va­ci­dad” en el uso de tec­no­lo­gía y re­des so­cia­les. Los pa­dres de­ben su­per­vi­sar y po­ner lí­mi­tes y re­glas al res­pec­to. Ac­tual­men­te, ¿cuá­les son los prin­ci­pa­les pe­li­gros que afec­tan la uni­dad fa­mi­liar? Pre­ci­sa­men­te el ex­ce­so del uso de la tec­no­lo­gía que nos lle­va a co­mu­ni­car­nos y a con­vi­vir me­nos. Los pa­dres, co­mo la au­to­ri­dad que son, de­ben es­ta­ble­cer con­di­cio­nes pa­ra usar los apa­ra­tos. Por ejem­plo, cuan­do va­mos a co­mer, cuan­do ve­mos una pe­lí­cu­la en fa­mi­lia, etc., na­die los pue­de usar. Cuan­do sa­len a co­mer o al ci­ne na­die, ex­cep­to uno, lle­va su apa­ra­to, y no pa­ra usar­lo, sino so­la­men­te por si se pre­sen­ta una emer­gen­cia.

¿Crees que hoy en día las fa­mi­lias en pro­ble­mas es­tán más abier­tas a acu­dir a un pro­fe­sio­nal co­mo un psi­có­lo­go o un psi­quia­tra? Más que en años an­te­rio­res sí, pe­ro la­men­ta­ble­men­te no al gra­do que qui­sié­ra­mos, por­que la te­ra­pia fa­mi­liar real­men­te ayu­da a las fa­mi­lias a so­lu­cio­nar sus pro­ble­mas.

¿Cuál es el pri­mer pa­so que pa­dre o ma­dre de­ben dar pa­ra sa­nar la re­la­ción con su hi­jo?¿y en el ca­so de un hi­jo que bus­ca sa­nar la re­la­ción con su pa­dre? El pri­mer pa­so es siem­pre “dar­se cuen­ta” de que se tie­ne tal si­tua­ción, y lo más im­por­tan­te es te­ner la va­len­tía pa­ra en­fren­tar­la y tra­ba­jar en su so­lu­ción. Lo mismo en el ca­so del hi­jo.

¿Pien­sas que las fa­mi­lias mo­der­nas tie­nen que en­fren­tar­se a más pre­ca­rie­da­des que las de las ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res? Ca­da ge­ne­ra­ción tie­ne sus pro­pios re­tos que afron­tar y en mi opi­nión no hay unos más di­fí­ci­les que otros, sim­ple­men­te son di­fe­ren­tes en ca­da ge­ne­ra­ción. Sin em­bar­go, los pa­dres de es­ta ge­ne­ra­ción per­te­ne­ce­mos a lo que yo lla­mo una ge­ne­ra­ción de tran­si­ción, ya que en reali­dad an­te­rior­men­te los cam­bios se da­ban de ma­ne­ra muy len­ta, de tal for­ma que lo que le to­ca­ba vi­vir al bi­sa­bue­lo, tam­bién le pa­sa­ba al abue­lo y al hi­jo. No­so­tros no te­ne­mos mo­de­los a se­guir por­que los mo­de­los de ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res no se adap­tan del to­do a las de­man­das de la vi­da ac­tual. Así pues, es­ta­mos abrien­do ca­mino y crean­do nue­vos mo­de­los por en­sa­yo y error. A ve­ces con gran­des acier­tos y a ve­ces con gran­des erro­res.

“No­so­tros no te­ne­mos mo­de­los a se­guir por­que los de las ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res no se adap­tan del to­do a las de­man­das de la vi­da ac­tual. Así pues, es­ta­mos abrien­do ca­mino y crean­do nue­vos mo­de­los por en­sa­yo y error. A ve­ces con gran­des acier­tos y otras con gran­des erro­res”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.