El po­der de la mú­si­ca

Estilos - - Contents - Coor­di­na­ción: JOAN PRATS Co­la­bo­ra­do­res: CA­TA­NA PÉ­REZ Y LUIS AR­MAN­DO RI­VE­RA Fo­tos: SHUTTERSTOCK Y FUEN­TE EXTERNA

Gran he­rra­mien­ta di­dác­ti­ca y alia­da de los maes­tros.

No está de más de­cir que la mú­si­ca ha si­do uno de los gran­des lo­gros del hom­bre, no so­lo por sus com­ple­ji­da­des co­mo dis­ci­pli­na ar­tís­ti­ca sino tam­bién por las múl­ti­ples for­mas en que pue­de en­ri­que­cer la vi­da de una per­so­na. Los be­ne­fi­cios neu­ro­ló­gi­cos y psi­co­ló­gi­cos de la mú­si­ca van de mano en mano con las fuer­tes emo­cio­nes que una pie­za mu­si­cal pue­de desatar en la per­so­na que la es­cu­cha, pe­ro no se pue­de de­jar a un la­do el va­lor y la efec­ti­vi­dad de la mú­si­ca co­mo he­rra­mien­ta di­dác­ti­ca y gran alia­do pa­ra los maes­tros en el au­la de cla­ses.

EL INI­CIO DE LA RE­LA­CIÓN EN­TRE LA MÚ­SI­CA Y LA EDU­CA­CIÓN

A lo lar­go de la his­to­ria de dis­tin­tas cul­tu­ras la mú­si­ca ha es­ta­do li­ga­da de una for­ma u otra a la edu­ca­ción y va­rios es­tu­dios han de­mos­tra­do los efec­tos po­si­ti­vos que pue­de te­ner en el desa­rro­llo in­te­lec­tual y emo­cio­nal de los niños. En la an­ti­gua cul­tu­ra grie­ga se ca­li­fi­ca a Pi­tá­go­ras y sus se­gui­do­res co­mo los crea­do­res de la teo­ría mu­si­cal grie­ga ya que ellos re­la­cio­na­ban los so­ni­dos con las ma­te­má­ti­cas y la as­tro­no­mía. En es­te pe­río­do tam­bién en­con­tra­mos su obra “La Re­pú­bli­ca”, la cual con­tie­ne pa­sa­jes en los que Pla­tón des­ta­ca la im­por­tan­cia y ne­ce­si­dad de una tem­pra­na edu­ca­ción mu­si­cal, con to­das sus bon­da­des, con­si­de­ran­do la mú­si­ca esen­cial pa­ra una ver­da­de­ra edu­ca­ción in­te­gral.

La mú­si­ca no sólo se ha uti­li­za­do co­mo re­cur­so edu­ca­ti­vo des­de los co­mien­zos del tiem­po del ser hu­mano, tam­bién exis­te una teo­ría re­la­cio­na­da con la for­ma en la que un adul­to le habla a un be­bé. Los be­bés de me­ses re­co­no­cen pri­me­ro los pa­tro­nes del so­ni­do, el habla, el tono de voz y las in­fle­xio­nes que se es­tán uti­li­zan­do an­tes que las pa­la­bras, es­to es un re­fle­jo de có­mo el ce­re­bro hu­mano ha evo­lu­cio­na­do.

LA MÚ­SI­CA CO­MO HE­RRA­MIEN­TA DI­DÁC­TI­CA

Co­mo re­cur­so di­dác­ti­co la mú­si­ca fa­ci­li­ta la ad­qui­si­ción de co­no­ci­mien­tos y la me­mo­ri­za­ción, y no es coin­ci­den­cia que si se vi­si­ta un prees­co­lar o un co­le­gio que tra­ba­ja

con niños se vea có­mo la ma­yo­ría de las ac­ti­vi­da­des que ha­cen es­tán acom­pa­ña­das por la mú­si­ca. Lo ideal se­ría in­cluir de for­ma di­rec­ta la edu­ca­ción mu­si­cal co­mo una ma­te­ria del cu­rrícu­lo es­co­lar, co­men­zan­do des­de el prees­co­lar, lo que im­pli­ca­ría una pro­gra­ma­ción ela­bo­ra­da con cri­te­rios pe­da­gó­gi­cos bien de­fi­ni­dos y es­pe­cia­li­za­dos que im­pli­quen un do­mi­nio ab­so­lu­to del te­ma. Tam­bién hay que des­ta­car que la mú­si­ca es el úni­co es­tí­mu­lo en el mun­do en­te­ro que tie­ne ac­ce­so a la ma­yo­ría del ce­re­bro al mismo tiem­po. Con re­so­nan­cia mag­né­ti­ca y la tec­no­lo­gía de los úl­ti­mos 20 años se ha vis­to que el ce­re­bro res­pon­de al es­tí­mu­lo de la mú­si­ca y có­mo so­la­men­te con es­cu­char mú­si­ca son afec­ta­das las áreas del habla, mo­to­ras, de com­pren­sión ver­bal y es­pa­cial, en­tre otras.

LOS GÉNEROS MUSICALES

En la edu­ca­ción mu­si­cal hay tres gran­des co­lum­nas: el desa­rro­llo rít­mi­co, el me­ló­di­co y el tím­bri­co, y en ellos es pri­mor­dial el uso del can­to ade­más de ejer­ci­cios pau­ta­dos y otros que fa­vo­rez­can la crea­ti­vi­dad per­so­nal. La edad de los es­tu­dian­tes tam­bién es un fac­tor de­ter­mi­nan­te en el uso ade­cua­do de los ejer­ci­cios rít­mi­cos y las pie­zas. Mien­tras los más pe­que­ños pre­fie­ren ron­das y can­cio­nes in­fan­ti­les con múl­ti­ples te­mas, pa­ra los jó­ve­nes exis­te una di­ver­sa se­lec­ción de obras tra­di­cio­na­les es­co­la­res. To­dos pue­den dis­fru­tar de mú­si­ca fol­cló­ri­ca, ejem­plos se­lec­tos de géneros más po­pu­la­res co­mo el jazz, ade­más de obras clá­si­cas. Ya de­pen­de­rá de los maes­tros ele­gir qué ti­po de mú­si­ca uti­li­zar de­pen­dien­do de la oca­sión o los ejer­ci­cios a rea­li­zar.

Asi­mis­mo, la apre­cia­ción mu­si­cal es una ex­pe­rien­cia muy per­so­nal y una mis­ma can­ción pue­de te­ner dis­tin­tos sig­ni­fi­ca­dos pa­ra dis­tin­tas per­so­nas; es­to pue­de ser al­go a to­mar en cuen­ta a la ho­ra de re­co­men­dar mú­si­ca re­la­cio­na­da al apren­di­za­je, pe­ro es im­por­tan­te que la mú­si­ca agra­de a la per­so­na que la es­cu­cha y no dis­trai­ga de la ta­rea que se de­be rea­li­zar.

BE­NE­FI­CIOS DE LA MÚ­SI­CA

EN LA EDU­CA­CIÓN

En ge­ne­ral la mú­si­ca tie­ne un gran im­pac­to en to­das las di­men­sio­nes de la vi­da de un ser hu­mano y es­tar ex­pues­to a la mú­si­ca en un am­bien­te edu­ca­ti­vo ayu­da con la co­mu­ni­ca­ción, a apren­der a so­cia­li­zar, en la par­te cog­ni­ti­va, in­clu­so en la mo­tri­ci­dad pa­ra or­ga­ni­zar el mo­vi­mien­to con los rit­mos y a re­co­no­cer emo­cio­nes. Es­tos son so­lo al­gu­nos de los be­ne­fi­cios de la edu­ca­ción mu­si­cal:

1 Apor­ta un am­bien­te muy po­si­ti­vo al au­la.

2 Fa­vo­re­ce la in­te­gra­ción en­tre los com­pa­ñe­ros de cla­se.

3 En­se­ña a res­pi­rar co­rrec­ta­men­te.

4 Po­ten­cia la aten­ción.

5 Im­pul­sa el ra­zo­na­mien­to es­pa­cio-tem­po­ral y ayu­da con la me­mo­ria.

6 Me­jo­ra el apren­di­za­je de la lec­tu­ra, las ma­te­má­ti­cas y otras ma­te­rias.

7 En­ri­que­ce el vo­ca­bu­la­rio.

8 En­se­ña a va­lo­rar el si­len­cio per­so­nal y am­bien­tal. 9 Re­fuer­za el desa­rro­llo mo­tor.

10 Au­men­ta la crea­ti­vi­dad y la ca­pa­ci­dad de la me­mo­ria.

11 Ele­va la au­to­es­ti­ma per­so­nal y pro­pi­cia y ca­na­li­za el li­bre flu­jo de emo­cio­nes y sen­ti­mien­tos.

LAS MA­TE­RIAS DON­DE LA MÚ­SI­CA PROSPERA

La mú­si­ca y las ma­te­má­ti­cas es­tán ín­ti­ma­men­te li­ga­das has­ta el pun­to de que pa­ra al­gu­nos la mú­si­ca es ma­te­má­ti­ca con la emo­ción del ser hu­mano pues­ta ahí. Una can­ción nor­mal sue­le te­ner cier­ta for­ma y su es­truc­tu­ra es ma­te­má­ti­ca y ló­gi­ca. Por otro la­do, la mú­si­ca ade­más de ser un ar­te tam­bién es una cien­cia sus­ten­ta­da en la acús­ti­ca, ya que el mú­si­co de­be en­ten­der le­yes fí­si­cas y ma­te­má­ti­cas pa­ra sa­car el me­jor pro­ve­cho po­si­ble de lo que crea e in­ter­pre­ta. La his­to­ria, la geo­gra­fía y las cien­cias na­tu­ra­les son otras ma­te­rias que se pue­den be­ne­fi­ciar de la mú­si­ca, pe­ro es­ta he­rra­mien­ta no está li­mi­ta­da a es­tas op­cio­nes.

El po­der de la mú­si­ca es tal que sin im­por­tar la edad pue­de te­ner un pro­fun­do efec­to en quien la es­cu­cha, pe­ro en el con­tex­to de la edu­ca­ción la reali­dad es que, mien­tras más tem­prano la mú­si­ca for­me par­te de la vi­da de un es­tu­dian­te, más óp­ti­ma se­rá su in­fluen­cia. Es­to es muy im­por­tan­te du­ran­te los pri­me­ros diez años de vi­da de un es­tu­dian­te ya que su ce­re­bro es mu­cho más re­cep­ti­vo y pue­de ser mu­cho más be­ne­fi­cio­so pa­ra el desa­rro­llo aca­dé­mi­co y per­so­nal del in­di­vi­duo.

Por cier­to, el es­tu­dio de un ins­tru­men­to mu­si­cal tam­bién es una ac­ti­vi­dad muy re­co­men­da­da ya que en­se­ña dis­ci­pli­na, es­truc­tu­ra, len­gua­je, có­mo so­cia­li­zar, la re­so­lu­ción de pro­ble­mas, me­mo­ri­za­ción, aten­ción fi­ja, mo­tri­ci­dad fi­na y grue­sa y tam­bién tie­ne tre­men­do po­ten­cial cog­ni­ti­vo, ade­más de otros be­ne­fi­cios. Tan­to es­tu­diar un ins­tru­men­to co­mo can­tar pue­den ser muy pro­ve­cho­sos pa­ra un ni­ño.

“La mú­si­ca re­pre­sen­ta un po­der de trans­for­ma­ción tan gran­de que im­pac­ta al ser hu­mano a cual­quier edad. Du­ran­te mu­chos años fui edu­ca­do­ra mu­si­cal en el Ma­ter­nal Mon­tes­so­ri y tra­ba­ja­ba con alum­nos de tres a seis años. Lo que lo­gran los niños a tra­vés de la mú­si­ca pa­ra su desa­rro­llo ge­ne­ral y aca­dé­mi­co glo­bal, es ex­tra­or­di­na­rio” —Ca­ta­na Pé­rez

Ca­ta­na Pé­rez es pia­nis­ta, edu­ca­do­ra mu­si­cal y mu­si­có­lo­ga. Luis Ar­man­do Ri­ve­ra, MT-BC, es psi­có­lo­go clí­ni­co y mu­si­co­te­ra­peu­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.