La pla­ni­fi­ca­ción: un mun­do por des­cu­brir

Estilos - - En Portada - Na­za­ret Es­pi­nal —POR: Je­ra­meel Re­yes —FO­TOS DE PORTADA, AR­TÍCU­LOS Y NATHALIE RAMÍREZ: Bayoan Freites —FO­TO DE EMILY MUÑOZ: @tien­da_­chi­no­la @me­mory­kee­persrd —AGRA­DE­CI­MIEN­TOS: @he­lloartrd @jum­bo_rd

Al prin­ci­pio pien­sas que so­lo se tra­ta de li­bre­tas y/o agen­das pa­ra ano­tar lo que tie­nes que ha­cer por­que no quie­res ol­vi­dar­lo. Una vez em­pie­zas a in­ves­ti­gar, te das cuen­ta de que es la he­rra­mien­ta ideal pa­ra lle­var por buen ca­mino un pro­yec­to. Aun­que, sien­do ho­nes­tos, hay mu­cho más por des­cu­brir.

Es muy di­fí­cil que Ro­cío “pier­da de vis­ta” una asig­na­ción. Más que bue­na me­mo­ria, tie­ne una muy bue­na agen­da o pla­ni­fi­ca­dor que mues­tra con or­gu­llo cuan­do al­guien fren­te a su es­cri­to­rio le men­cio­na lo bo­ni­ta que es. Allí lo ano­ta to­do: com­pro­mi­sos la­bo­ra­les, ideas, com­pras en el su­per­mer­ca­do, pa­gos de ser­vi­cios, vi­si­tas al mé­di­co… usan­do bo­lí­gra­fos de co­lo­res que se pue­den bo­rrar, stic­kers pa­ra ha­cer más di­ver­ti­dos los re­cor­da­to­rios y re­sal­ta­do­res, so­bre ho­jas que qui­ta y po­ne a su an­to­jo, sin mie­do a que se le es­tro­peen.

Si echa­mos un vis­ta­zo a la his­to­ria, nos da­mos cuen­ta de que lo que ha­ce Ro­cío es el re­sul­ta­do y una he­ren­cia que ha si­do ca­rac­te­rís­ti­ca siem­pre del ser hu­mano, la de es­cri­bir: so­bre las pa­re­des ro­co­sas de las cue­vas, las ho­jas de la plan­ta del pa­pi­ro, el pa­pel, in­clu­so so­bre su cuer­po, con fi­nes muy dis­tin­tos, pe­ro uno en es­pe­cial que los abar­ca to­dos: re­cor­dar y ser re­cor­da­do.

Y, evi­den­te­men­te, así co­mo se han ido re­vo­lu­cio­nan­do las for­mas de es­cri­tu­ra, tam­bién lo han he­cho los uten­si­lios so­bre los que se es­cri­be. Des­de los cua­der­nos en blan­co o con lí­neas has­ta las agen­das, que aho­ra tie­nen una es­truc­tu­ra mu­cho más mi­nu­cio­sa y se en­fo­can en la rea­li­za­ción de me­tas a lar­go y cor­to pla­zo.

Es­tas pá­gi­nas y pe­ga­ti­nas lla­ma­ti­vas son so­lo la fa­cha­da que cu­bre lo que en otros paí­ses es una pro­fe­sión. Los plan­ners, per­so­nas claves en las agen­cias pu­bli­ci­ta­rias que con sus es­tra­te­gias aser­ti­vas con­tri­bu­yen a que los re­sul­ta­dos sean po­si­ti­vos.

“De­trás de to­da gran idea hay un gran

plan­ner”, así lo ase­gu­ra Mi­guel Án­gel Fu­ro­nes, pre­si­den­te del Gru­po Pu­bli­cis, al re­fe­rir­se a los pro­fe­sio­na­les de la pla­ni­fi­ca­ción, una ca­rre­ra que ha­ce po­co tiem­po fue “des­cu­bier­ta” en Es­pa­ña y, co­mo to­da­vía está por per­fi­lar, se abre ca­mino, co­mo el mismo Fu­ro­nes lo in­di­ca, en un te­rreno don­de “ni son to­dos los que es­tán, ni es­tán to­dos los que son”.

Los plan­ners, in­ser­ta­dos en agen­cias de pu­bli­ci­dad, de­par­ta­men­tos de mer­ca­deo y em­pre­sas de co­mu­ni­ca­ción, tie­nen ba­jo su res­pon­sa­bi­li­dad “uni­fi­car los es­fuer­zos de in­ves­ti­ga­ción que sir­ven en las es­tra­te­gias de co­mu­ni­ca­ción. El plan­ner se en­car­ga de ayu­dar en el desa­rro­llo de es­tra­te­gias y al mismo tiem­po tra­ba­jar con el equi­po crea­ti­vo pa­ra que las cam­pa­ñas que se van a lan­zar sean exi­to­sas y per­sua­si­vas”, ex­pli­ca Fer­nan­do He­rre­ra, pu­bli­cis­ta crea­dor del blog de pu­bli­ci­dad

roaf­brief.

An­tón Ál­va­rez Ruiz, pla­ni­fi­ca­dor free­lan­cer de exi­to­sas agen­cias pu­bli­ci­ta­rias co­mo Mc­cann (¿re­cuer­dan ‘Mad Men’?), es­cri­bió “La Ma­gia del plan­ner”, en cu­yo tex­to cuen­ta que fue apenas a fi­na­les de los años 60 que sur­ge el plan­nig, a raíz del “ago­ta­mien­to de las fór­mu­las pu­bli­ci­ta­rias con­ven­cio­na­les y la de­fi­cien­te uti­li­za­ción de la in­ves­ti­ga­ción”.

Que se con­ci­ba co­mo una pro­fe­sión, que ade­más ca­da vez más cre­ce y se ex­pan­de, se de­be a la pre­ten­sión que tie­nen las agen­cias de atraer y ase­gu­rar clien­tes, mien­tras tra­tan de con­tro­lar de ma­ne­ra efec­ti­va la co­mu­ni­ca­ción que se di­ri­ge a un pú­bli­co va­ria­do, que no de­ja de cam­biar –por­que su reali­dad tam­bién es cam­bian­te efí­me­ra– “y al que hay que lle­gar a tra­vés de ca­na­les que pa­re­cen es­tar ago­ta­dos (los me­dios con­ven­cio­na­les) y al que es­ta­mos em­pe­zan­do a des­cu­brir (me­dios y en­tor­nos di­gi­ta­les)”.

En el tex­to “Pla­ni­fi­ca­ción es­tra­té­gi­ca y crea­ti­vi­dad”, Ubal­do Cues­ta Cam­bra se une a es­te pen­sa­mien­to, e in­tu­ye que hay que ade­lan­tar­se a es­tos cam­bios, in­ter­pre­tar­los co­rrec­ta­men­te y adap­tar­se a ellos pa­ra ayu­dar a los clien­tes, mar­cas, y a la so­cie­dad en ge­ne­ral, a ha­cer lo mismo.

Una sub­cul­tu­ra “as well”

La ver­sión di­ge­ri­ble de la pla­ni­fi­ca­ción ha lle­ga­do a tra­vés de las agen­das pla­ni­fi­ca­do­ras que, de­bi­do al “span­glish”, tam­bién es­cu­cha­rás que lla­man plan­ners. A su al­re­de­dor se ha le­van­ta­do to­da una co­mu­ni­dad de se­gui­do­res que po­co a po­co ha ido cre­cien­do, y sin te­mor a equi­vo­car­nos, po­dría­mos ase­gu­rar que se ha con­ver­ti­do en to­da una sub­cul­tu­ra.

Es cier­to, hay quie­nes co­rren de­trás de los co­lo­res lla­ma­ti­vos, los es­tam­pa­dos, los ac­ce­so­rios (que son ado­ra­bles), pe­ro otros han des­cu­bier­to su ver­da­de­ra uti­li­dad.

Nat­ha­lia Ramírez, es­ti­lis­ta, crea­do­ra de con­te­ni­do y la men­te crea­ti­va de­trás del blog The Key Item, ha si­do una pla­ni­fi­ca­do­ra des­de que era una ni­ña. Cuan­do es­ta­ba en el co­le­gio di­se­ña­ba en un cua­derno su pro­pia agen­da. De adul­ta, es­ta for­ma de or­ga­ni­zar­se le ha ayu­da­do a ser más

“Un pla­ni­fi­ca­dor me ha en­se­ña­do a dar­le un uso más efi­cien­te al tiem­po” —Ro­cío Fi­gue­roa, pe­rio­dis­ta

“La pla­ni­fi­ca­ción es la he­rra­mien­ta prin­ci­pal de la ex­ce­len­cia”

Emily Muñoz @rie.com.do

pro­duc­ti­va a la ho­ra de ele­gir sus pro­yec­tos y po­der al­can­zar sus me­tas.

“El em­pren­de­dor ne­ce­si­ta una pla­ni­fi­ca­ción, ne­ce­si­ta ser or­ga­ni­za­do. Creo que el error de mu­chos em­pren­de­do­res es que no lo son”, ase­gu­ra Nat­ha­lia, y ex­pli­ca que es­to su­ce­de por­que quie­ren ha­cer mu­chas co­sas al mismo tiem­po, sin de­fi­nir las prio­ri­da­des en las que tie­nen que en­fo­car­se en el mo­men­to: “a ve­ces lo que va­mos a lo­grar en 10 años que­re­mos co­men­zar a ha­cer­lo des­de aho­ra, cuan­do pri­me­ro hay to­do un pro­ce­so es­tra­té­gi­co, sa­ber qué ne­ce­si­to aho­ra pa­ra lo­grar mis me­tas, ya sea a cor­to o a lar­go pla­zo”.

Al igual que Nat­ha­lia, la pro­pie­ta­ria y fun­da­do­ra del es­pa­cio crea­ti­vo rie.com.do, Emily Muñoz, cree en la efi­ca­cia de la pla­ni­fi­ca­ción pa­ra el éxi­to de un pro­yec­to: “la pla­ni­fi­ca­ción es la he­rra­mien­ta prin­ci­pal de la ex­ce­len­cia. El pun­to de par­ti­da pa­ra una eje­cu­ción co­rrec­ta. Si fa­lla­mos pa­ra pla­ni­fi­car, fa­lla­mos pa­ra eje­cu­tar”. Pa­ra es­ta em­pren­de­do­ra, in­ge­nie­ra in­dus­trial de pro­fe­sión, por su im­por­tan­cia, la pla­ni­fi­ca­ción es “el sú­per po­der que to­do pro­fe­sio­nal sa­be que de­be te­ner”. Aho­ra bien, los pies so­bre la tie­rra. Emily ad­vier­te que la for­ma en que pla­ni­fi­cas no pue­de ser muy idea­lis­ta. Una agen­da muy bo­ni­ta no sig­ni­fi­ca que to­do se­rá ma­ra­vi­llo­so. Así que ate­rri­za tus pla­nes y, tal co­mo ase­gu­ra es­ta ex­per­ta, tie­nes que ser sen­sa­ta: sa­ca es­pa­cio pa­ra las va­ria­bles no con­tro­la­bles, de ma­ne­ra que no pier­das de vis­ta lo que quie­res lo­grar, aun­que las co­sas no sal­gan co­mo lo te­nías pla­nea­do.

Tiem­po al tiem­po

Hay quie­nes creen que pla­ni­fi­car­se qui­ta tiem­po o les da pe­re­za. La crea­do­ra de The Key Item di­ce que se tra­ta de un há­bi­to. Lo com­pa­ra con ce­pi­llar­se los dien­tes y pre­gun­ta “¿eso te qui­ta tiem­po?” Si lo ves de esa ma­ne­ra, for­ma­rá par­te de tu ru­ti­na y se­rá más fá­cil. Es­ta jo­ven em­pren­de­do­ra se pro­po­ne me­tas anua­les, tri­mes­tra­les, men­sua­les y se­ma­na­les. Tien­de a re­vi­sar­las los do­min­gos y le to­ma unos 15 mi­nu­tos, dán­do­le prio­ri­dad a las ac­ti­vi­da­des de la se­ma­na.

Ro­cío Fi­gue­roa, que es pe­rio­dis­ta, tam­bién pre­fie­re ha­cer­lo a prin­ci­pios de se­ma­na, domingo o lu­nes. Re­vi­sa lo que tie­ne pendiente, le po­ne fe­cha y lo asig­na. El vier­nes re­vi­sa lo que ya está lis­to y lo que fal­ta por com­ple­tar, mien­tras va ano­tan­do lo que pu­die­ra ne­ce­si­tar pa­ra los pró­xi­mos días. Es­to le ayu­da a cu­brir­se si al­go le fal­ta. Al igual que Nat­ha­lia, pue­de sa­ber si está dis­po­ni­ble pa­ra ha­cer otras ta­reas.

¿So­lu­ción? Nat­ha­lia re­co­mien­da: ano­tar tus prio­ri­da­des en el ca­len­da­rio pa­ra que al mo­men­to de que sur­jan los even­tos ines­pe­ra­dos (ac­ti­vi­da­des, in­vi­ta­cio­nes, asig­na­ción la­bo­ral) se­pas ma­ne­jar tu dis­po­ni­bi­li­dad de ha­cer cam­bios y no des­cui­des lo que está pendiente por “ol­vi­dar” lo que es prio­ri­ta­rio.

En es­te mismo sen­ti­do y sus­ten­ta­da en su ex­pe­rien­cia co­mo in­ge­nie­ra in­dus­trial, Emily Muñoz va­lo­ra la im­por­tan­cia de ad­mi­nis­trar sa­bia­men­te el tiem­po “por­que es un re­cur­so ver­da­de­ra­men­te li­mi­ta­do. To­dos te­ne­mos 24 ho­ras y con ellas te­ne­mos que ma­xi­mi­zar las ac­cio­nes pa­ra lo­grar lo que di­ces que quie­res”.

La fun­da­do­ra de Rie di­ce que to­dos los lu­nes tie­ne que lle­nar es­tas pre­gun­tas: ¿qué te­ne­mos que lo­grar es­ta se­ma­na? ¿Qué te­ne­mos que ha­cer pa­ra con­se­guir­lo? Tie­ne pla­ni­fi­ca­ción a cin­co y tres años, anual y cua­tri­mes­tral, co­mo un mo­de­lo que fun­cio­na en las gran­des em­pre­sas y que ha adop­ta­do tal cual en su vi­da. Y, al igual que las de­más en­tre­vis­ta­das, las re­vi­sa los do­min­gos y los lu­nes.

No to­do lo que bri­lla…

“Den­tro del mun­do de los adic­tos a los pla­ni­fi­ca­do­res hay una con­di­ción psi­co­ló­gi­ca que se lla­ma fi­lo-ma­nía­ca, que son aque­llas per­so­nas que com­pran mu­chos lá­pi­ces de co­lo­res, pa­pe­li­tos, stic­kers...”. Emily Muñoz ex­pli­ca que es­ta adic­ción, muy co­mún y de la que ase­gu­ra po­cas lo­gran li­brar­se, pue­de con­fun­dir la ne­ce­si­dad de ex­pre­sión ar­tís­ti­ca con la pla­ni­fi­ca­ción, por­que la des­en­fo­ca. Muñoz de­ja muy cla­ro que el éxi­to es que lo­gres lo que pla­ni­fi­cas­te, no que la agen­da ten­ga mu­chos stic­kers.

Sí cree que lo vi­sual­men­te atrac­ti­vo es bueno pa­ra la pro­duc­ti­vi­dad y ayu­da a vi­sua­li­zar, pe­ro no quie­re de­cir que sea una con­di­ción vi­tal pa­ra pla­ni­fi­car. Son me­dios, no el fin. Así que, si no tie­nes di­ne­ro pa­ra com­prar una de es­tas agen­das o no te gus­tan, por­que pre­fie­res al­go más sen­ci­llo, no sien­tas que no pue­des pla­ni­fi­car­te. Bas­ta una li­bre­ta en blan­co y dis­po­si­ción pa­ra lo­grar tus sue­ños. De se­gu­ro que lo vas a lo­grar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.