Sin com­ple­jos.

Char­las con Ge­deón

Estilos - - Contents - Por Hi­mil­ce Te­ja­da

Da­ría lo que no ten­go por sa­ber lo que pa­sa por la ca­be­za de Ge­deón, mi pe­rro Coc­ker de cin­co años, en es­te mo­men­to. Me mi­ra con sus gran­des y re­don­dos ojos ma­rro­nes, flan­quea­dos por sus lar­gas ore­jas pe­lu­das pro­pias de su ra­za, in­vi­tán­do­me a con­ver­sar.

De­jo lo que es­toy ha­cien­do y lo lla­mo. Vie­ne, se echa a mi la­do y con la ba­rri­ga ha­cia arri­ba, in­si­núa apa­ra­to­sa­men­te su de­seo de ser aca­ri­cia­do. Me ha­go la que no lo veo (van por lo me­nos 10 ve­ces en la úl­ti­ma ho­ra) e ini­cio la “con­ver­sa­ción”. Con Ge­deón hay con­fian­za y con­fie­so que me ha sor­pren­di­do la pro­fun­di­dad de sus aná­li­sis po­lí­ti­cos, sus co­no­ci­mien­tos de la reali­dad eco­nó­mi­ca y su can­di­dez so­bre la for­ma en que es­ta­ble­cen los pre­cios de los com­bus­ti­bles ca­da se­ma­na.

En­tien­do que es­te es­cri­to so­lo ten­drá sen­ti­do pa­ra los que tie­nen mas­co­tas y los tra­tan co­mo par­te de la fa­mi­lia. Los que ama­mos los ani­ma­les, y te­ne­mos el pri­vi­le­gio de po­der te­ner­los en ca­sa, dis­fru­ta­mos de una di­ná­mi­ca fa­mi­liar un tan­to di­fe­ren­te, in­clu­yen­do “ha­blar” con ellos co­mo si fue­ran per­so­nas. Te ro­ban el co­ra­zón a ba­se de de­ta­lles ca­ri­ño­sos y de una leal­tad y com­pa­ñía que no co­no­cen lí­mi­tes.

Aun­que soy ofi­cial­men­te “su ma­dre”, re­co­noz­co que Ge­deón no es per­fec­to. No está tran­qui­lo por dos mi­nu­tos, no en­tien­de la no­ción de es­pa­cio per­so­nal y no res­pe­ta que la gen­te quie­ra ir al ba­ño por pro­pia cuen­ta. Eso sin con­tar su sor­de­ra se­lec­ti­va cuan­do quie­re ha­cer­se el lo­co y las do­ce­nas de za­pa­tos y me­dias que hu­bo que bo­tar has­ta que en­ten­dió que no eran sus ju­gue­tes.

De­tes­ta que le lla­men la aten­ción y te lo ha­ce sa­ber. Si se “qui­lla” por­que lo han de­ja­do so­lo más tiem­po del que él en­tien­de co­rrec­to, se ha­ce en el mismo me­dio de la sa­la y te de­ja el pro­ble­ma. Aun­que quie­res ma­tar­lo, en el fon­do re­co­no­ces que si a ti te hu­bie­ran de­ja­do so­la por tan­to tiem­po, hu­bie­ras he­cho al­go peor.

Ge­deón nos cui­da y nos aler­ta de pe­li­gros, ahu­yen­ta lim­pia vi­drios, sa­lu­da con amor exu­be­ran­te y es una gran com­pa­ñía en los ta­po­nes. Es lo­co con sus her­ma­nas y an­te la par­ti­da de la pe­que­ña a es­tu­diar ha si­do tan hon­do su due­lo que no ha vuel­to a en­trar a su ha­bi­ta­ción. Eso sí, vi­ve pendiente de las ví­deo lla­ma­das.

Su sen­ti­do del tiem­po es im­pe­ca­ble. Sa­be cuán­do son las 10 am y las 7 pm, las ho­ras en que se le re­lle­na su pla­to, an­tes que el mismo re­loj. Cuan­do lo veo con la ac­ti­tud de “da­me lo mío”, sé que me he pa­sa­do diez mi­nu­tos de su ho­ra de co­mer, su ran­go má­xi­mo de to­le­ran­cia.

Tam­bién sa­be cuán­do es su día de ir al sa­lón. De lu­nes a vier­nes es­pe­ra cer­ca de la co­ci­na y nos des­pi­de con una son­ri­sa cuan­do nos va­mos a tra­ba­jar, pe­ro los sá­ba­dos, cuan­do to­ca pa­seo y aseo, se ne­ce­si­ta un “gre­dar” pa­ra des­pe­gar­lo de la puer­ta. Si de ca­sua­li­dad sa­car­lo no es­ta­ba en el plan y lo de­ja­mos, cuan­do re­gre­sa­mos a la ca­sa a na­die sor­pren­de en­con­trar un olo­ro­so re­ga­lo jus­to don­de no pue­des ig­no­rar­lo.

Pe­ro lo más bo­ni­to de Ge­deón es que siem­pre está pendiente de su fa­mi­lia hu­ma­na, lo que se agra­de­ce an­te la reali­dad de que vi­vi­mos ca­da vez más ais­la­dos. No co­no­ce­mos a los ve­ci­nos y li­mi­ta­mos la in­ter­ac­ción con la fa­mi­lia a unos cuan­tos What­sapp al día. Ge­deón no co­no­ce de tec­no­lo­gías ni le im­por­tan, a él hay que que­rer­lo de la mis­ma for­ma en que te lo ma­ni­fies­ta. Ca­da lle­ga­da a la ca­sa es una fies­ta, ca­da vez que le per­mi­tes en­trar a tu ha­bi­ta­ción es una fies­ta. Y cuan­do le de­di­cas tiem­po pa­ra ju­gar, es una fies­ta.

A me­di­da que los hi­jos se ha­cen ma­yo­res y se in­de­pen­di­zan, más va­lo­ro la com­pa­ñía de Ge­deón en la ca­sa co­mo un miem­bro más de la fa­mi­lia. Se ha ga­na­do su pues­to y se sa­be que­ri­do. Nos mi­ra­mos en si­len­cio re­co­no­cién­do­lo. Mue­ve la co­la y son­ríe. Sé que has­ta que Ge­deón no ter­mi­ne de es­cri­bir, él no ten­drá na­da me­jor que ha­cer que acom­pa­ñar­me.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.