Cin­co con­se­jos pri­mor­dia­les pa­ra la crian­za de los hi­jos

Estilos - - Gente -

1 Per­mí­te­les vi­vir las con­se­cuen­cias de sus ac­tos y de­ci­sio­nes, ya que es la me­jor ma­ne­ra de ma­du­rar y vol­ver­nos res­pon­sa­bles a cual­quier edad. 2 To­do lo que tu hi­jo pue­da ha­cer por sí mismo, de­ja que lo ha­ga, pa­ra que desa­rro­lle to­dos sus re­cur­sos. 3 Ayú­da­les a desa­rro­llar la “to­le­ran­cia a la frus­tra­ción” que es una fuer­za de ca­rác­ter que les ayu­da­rá a su­pe­rar los pro­ble­mas de sus vi­das, a rea­li­zar sue­ños y al­can­zar me­tas. Se desa­rro­lla dán­do­le reali­dad y de­ján­do­les vi­vir su reali­dad, lo cual a ve­ces im­pli­ca no te­ner lo que quie­ren o te­ner que es­pe­rar por ello. Im­pli­ca tam­bién cum­plir las nor­mas de la es­cue­la, de la vi­da, aun­que no les gus­ten. 4 Pro­mue­ve una dis­ci­pli­na en tu ho­gar. Es­ta los ha­ce fuer­tes, les da se­gu­ri­dad y con­fian­za y les ayu­da a sa­car lo me­jor de sí mis­mos. 5 Mu­cho amor, más dis­ci­pli­na y lí­mi­tes bien fir­mes = fór­mu­la in­fa­li­ble pa­ra criar hi­jos sa­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.