Wen­dolyn Ro­drí­guez Em­pren­der con au­da­cia y nue­vas ideas

Estilos - - Gente -

Des­pués de de­di­car­se por años al mun­do del mar­ke­ting co­mo par­te de una gran em­pre­sa, Wen­dolyn Ro­drí­guez de­ci­dió dar­le un gi­ro a su ca­rre­ra pa­ra in­de­pen­di­zar­se y em­pren­der su pro­pio pro­yec­to con la crea­ción de My na­me is Aro, un es­tu­dio de mar­ke­ting y bran­ding en el que Ro­drí­guez y su equi­po tra­ba­jan pro­yec­tos re­la­cio­na­dos con py­mes, star­tups y em­pren­de­do­res. ¿Có­mo sur­gió la idea de My na­me is Aro? Aro na­ce de la ne­ce­si­dad de crear tri­bus, co­mu­ni­da­des de clien­tes y em­plea­dos fuer­te­men­te co­nec­ta­dos por va­lo­res, pun­tos de vis­ta o in­tere­ses com­par­ti­dos en re­la­ción con la mar­ca. Los clien­tes y em­plea­dos ya no se cen­tran en pro­duc­tos, ca­rac­te­rís­ti­cas o be­ne­fi­cios: es­tán en­fo­ca­dos en la ex­pe­rien­cia. En­ton­ces no com­pran una mar­ca, la acep­tan. El mun­do, las mar­cas, las em­pre­sas y la pu­bli­ci­dad es­tán cam­bian­do, y nos gus­ta sen­tir­nos par­te de ese cam­bio. Pen­sa­mos que los re­sul­ta­dos de­pen­den de las per­so­nas, por eso for­ma­mos un equi­po de gen­te au­tén­ti­ca y de buen co­ra­zón, por­que so­lo así con­se­gui­re­mos bue­nos re­sul­ta­dos. Nos gus­ta ha­cer his­to­rias, ser par­te de mo­vi­mien­tos, star­tups, em­pren­de­do­res, mar­cas y de un país que bus­ca ha­cer un mun­do me­jor pa­ra los que lo ha­bi­tan. ¿Qué te mo­ti­vó a in­de­pen­di­zar­te? (Ri­sas) Mi de­ci­sión de in­de­pen­di­zar­me fue un te­ma de prio­ri­da­des; tra­ba­jé du­ran­te 8 años en Cer­ve­ce­ría Na­cio­nal Do­mi­ni­ca­na, don­de tu­ve la opor­tu­ni­dad de ma­ne­jar mar­cas co­mo cer­ve­za Pre­si­den­te. Al mo­men­to de pre­sen­tar mi re­nun­cia ocu­pa­ba la po­si­ción de Ge­ren­te de Mar­cas In­ter­na­cio­na­les. Al to­mar la desición ex­pe­ri­men­té mu­chos sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos pues aban­do­na­ba una pa­sión, una fa­mi­lia, es­ta­ba enamo­ra­da de mis mar­cas y muy iden­ti­fi­ca­da con la cul­tu­ra de la em­pre­sa, pe­ro la reali­dad es que mi prio­ri­dad era mi fa­mi­lia y lo aban­do­né to­do pa­ra acom­pa­ñar a mi es­po­so al ex­te­rior por ra­zo­nes la­bo­ra­les. Co­mo to­do el que me co­no­ce sa­be, no pue­do es­tar tran­qui­la, así que con to­do el apo­yo de mi es­po­so (Carlos Alon­so Ve­loz) de­ci­dí crear mi pro­pio es­tu­dio don­de di­se­ño ex­pe­rien­cias

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.