ECO­NO­MÍA PER­SO­NAL DIE­GO SO­SA

Las pi­rá­mi­des: ¿as­tu­tos par­ti­ci­pan­tes?

Estilos - - Intro -

Las pi­rá­mi­des se di­fe­ren­cian de los mul­ti­ni­ve­les de ma­ne­ra fá­cil. Pre­ci­sa­men­te son los bue­nos re­sul­ta­dos de es­tos úl­ti­mos que lle­van a los pri­me­ros a dis­fra­zar­se de ellos. coach, Ha­ce unos días me en­con­tré en la red con una en­tre­vis­ta que le hi­cie­ran a uno de los aban­de­ra­dos de la ya muer­ta pi­rá­mi­de del “di­ne­ro li­bre”… tra­duc­ción al es­pa­ñol que nos in­di­ca que de­be­mos en reali­dad te­ner cui­da­do, ya que por su pro­pio nom­bre nos da a en­ten­der que no pue­de ser real.

Es­te jo­ven, que no de­ta­lla­ré por­que no creo me­rez­ca pu­bli­ci­dad gra­tui­ta, ex­pli­ca­ba có­mo le lle­nó los ojos a otros y eso hi­zo de su in­cur­sión en el “ne­go­cio” un gran éxi­to.

El due­ño de la es­ta­fa, co­mo ca­si siem­pre un ex­tran­je­ro que em­bau­ca con su acen­to, le lla­mó pa­ra co­no­cer­lo des­pués que un vi­deo su­yo se hi­zo vi­ral. Lo subió en he­li­cóp­te­ros, lo lle­vó a ca­ros res­tau­ran­tes, via­jó a to­dos la­dos… y, so­bre to­do, le hi­zo en­ten­der que se pue­de uno dar la gran vi­da. Aun­que no di­ce que es con el su­da­do di­ne­ro de otros.

Al com­par­tir to­do es­to el jo­ven lle­vó a otros a creer que tam­bién lo lo­gra­rían. Lo que él nun­ca qui­so re­cor­dar es que las men­ti­ras tie­nen pa­tas cor­tas.

Cuen­ta tam­bién có­mo al co­men­zar los ru­mo­res de quie­bra su em­pren­di­mien­to cre­ció. La gen­te lo bus­ca­ba pa­ra “in­ver­tir” y él “ga­na­ba” mi­les de dó­la­res por se­ma­na. Vea­mos los dos tér­mi­nos que pu­se en­tre co­mi­llas:

In­ver­tir. De eso no tie­ne na­da, es so­lo una apues­ta. La pre­gun­ta no es si ga­na­rás, sino si se­rás lo su­fi­cien­te­men­te as­tu­to pa­ra sa­car tu di­ne­ro an­tes de que la pi­rá­mi­de se de­rrum­be.

Ga­nar. La pa­la­bra en­ga­ña y, pa­ra no ir­me le­jos, na­da más real por­que no es más que un en­ga­ño. No se ga­na di­ne­ro cuan­do se in­tro­du­ce un ca­pi­tal en es­tas re­des pa­ra apos­ta­do­res. No es un en­ga­ño real a in­ge­nuos, es un en­ga­ño en el sen­ti­do de que no tie­nes idea de cuán­do se caerán. La ma­yo­ría es de­ma­sia­do op­ti­mis­ta y no rea­li­za la ga­nan­cia, sino que rein­vier­te.

Vien­do la en­tre­vis­ta co­rro­bo­ro lo que pen­sa­ba ya ha­ce un tiem­po, no es que la gen­te no sa­be, es sim­ple­men­te la mis­ma men­ta­li­dad que man­tie­ne cien­tos de mi­les de ban­cas de apues­tas. La gen­te quie­re mul­ti­pli­car por mu­cho su di­ne­ro, de ma­ne­ra fá­cil y sin es­fuer­zos. Y si nos que­re­mos po­ner una ven­da pa­ra no ver el ries­go, mu­cho me­jor pa­ra no­so­tros.

Son pi­rá­mi­des, pe­ro nun­ca cons­trui­das co­mo los ma­yas o los egip­cios. Es­tas no tie­nen una ba­se fuer­te, es­tán ci­men­ta­das en el in­gre­so de nue­vos apos­ta­do­res. Em­bau­car y ase­gu­rar a otros que se­rán ri­cos en po­co tiem­po es el tra­ba­jo a rea­li­zar.

El ob­je­ti­vo de es­te es­cri­to no es sa­ta­ni­zar a las pi­rá­mi­des, sino des­vic­ti­mi­zar a sus par­ti­ci­pan­tes. To­dos los co­no­ce­do­res es­cri­bi­mos y ha­bla­mos a tiem­po y reite­ra­da­men­te so­bre lo que has­ta ha­ce un tiem­po con­si­de­ra­ba es­ta­fa. Ya lo que de­seo es que los par­ti­ci­pan­tes en las si­guien­tes pi­rá­mi­des sean vis­tos co­mo per­so­nas con de­ci­sio­nes pro­pias, que no son en­ga­ña­das, sino mo­ti­va­das a en­trar en una apues­ta que sa­ben muy bien que tie­ne fin… su apues­ta es sa­ber si po­drán ser ca­pa­ces de re­ti­rar­se an­tes de que su­ce­da lo se­gu­ro.

La ter­ce­ra y cuar­ta co­lec­ción de mis ar­tícu­los de es­ta co­lum­na ya vie­ron la luz. Las Re­ce­tas fi­nan­cie­ras ya son 4. Las pue­de ad­qui­rir en Li­bre­ría Cues­ta o en nues­tro sis­te­ma de en­tre­gas a do­mi­ci­lio: www.die­go­so­sa.info/tien­da Fra­se de la se­ma­na. “Quien de­ci­de ig­no­rar un ries­go no es víc­ti­ma, es arries­ga­do”

SHUTTERSTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.