Ma­ri­na Frías

Estilos - - De Tú A Tú - Por: NAZARET ES­PI­NAL Foto: BAYOAN FREITES

De can­tan­te, con­duc­to­ra en te­le­vi­sión, a guio­nis­ta, pro­duc­to­ra y ac­triz. ¿Es­ta tran­si­ción en tu ca­rre­ra ar­tís­ti­ca se tra­ta de un sal­to o ha si­do con­tí­nuo? Ha si­do con­tí­nuo. Aun­que la gen­te no su­pie­ra lo que es­ta­ba tra­man­do pa­ra es­tos días, yo ve­nía es­cri­bien­do des­de los nue­ve años. Siem­pre he si­do una lec­to­ra em­pe­der­ni­da, pe­ro sur­gió la opor­tu­ni­dad de en­trar a la te­le­vi­sión por­que mi pa­dre y Johnny Ven­tu­ra eran muy ami­gos, y eso de es­cri­bir se que­dó guar­da­do. Ha­cía te­le­vi­sión y ra­dio con­co­mi­tan­te­men­te, lue­go vie­ne Al­ta­mi­ra Ban­da Show, cuan­do mi es­po­so sa­le de Fa­mi­lia An­dré, y Wil­fri­do Var­gas, nues­tro pa­drino de bo­da, le pro­po­ne crear es­ta or­ques­ta. Hi­ce tea­tro, lo­cu­cio­nes co­mer­cia­les co­mo no te pue­des ima­gi­nar (has­ta cin­co y seis se­ma­na­les). Es­ta­mos ha­blan­do de 1987. Ho­ri­ta (ri­sas).

Pe­ro nun­ca de­jas­te de es­cri­bir… Mi her­ma­na Vir­gi­nia era la que me “ha­la­ba las gre­ñas” y me de­cía que te­nía que es­cri­bir, ha­cer un li­bro, y yo no me lle­va­ba de eso, por­que lo que me mo­vía en ese mo­men­to era lo que me de­ja­ba di­vi­den­dos. Sa­bía que lo otro era muy ro­mán­ti­co. Aho­ra es el tiem­po del ci­ne, del tea­tro… es mi tiem­po de es­cri­bir.

¿Te­nías la es­pe­ran­za de que es­te mo­men­to lle­ga­ría? La ver­dad es que no. Pen­sé que co­mo iban pa­san­do los años y me ha­bía de­di­ca­do a la co­mu­ni­ca­ción, en­ton­ces eso era.

Y des­pués de tan­tos años en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción (30), en la ac­tua­li­dad so­lo es­tás en la ra­dio. ¿No sien­tes nos­tal­gia y, con ella, ga­nas de vol­ver? No lo des­car­to, pe­ro no es­tá en mi agen­da ac­tual. En mi agen­da es­tán las obras de tea­tro, los guio­nes de ci­ne, si ten­go que tra­ba­jar en pe­lí­cu­las, en al­gún rol co­mo ac­triz.

He te­ni­do la opor­tu­ni­dad de ver al­gu­nos de tus es­cri­tos y es­tán vin­cu­la­dos a te­mas de la psi­co­lo­gía: su­pera­ción, mo­ti­va­ción, au­to­ayu­da, y es­ta obra es un dra­ma psi­co­ló­gi­co. ¿A ti te gus­ta la psi­co­lo­gía? ¡Me en­can­ta! In­clu­so com­pra­ba los tex­tos de psi­co­lo­gía pa­ra leer­los y to­do lo que tie­ne que ver con ella me lla­ma la aten­ción. De he­cho, uno de mis hi­jos es psi­có­lo­go clí­ni­co y con­ver­sa­mos mu­cho.

Es de­cir que es­ta “Dis­tan­cia ín­ti­ma” es un re­fle­jo de es­te gus­to que tie­nes por la psi­co­lo­gía. Sí, es cier­to. Y en­tien­do que to­do lo que es­tá en nues­tro en­torno tie­ne mu­cho que ver con la psi­co­lo­gía. No­so­tros mis­mos es­ta­mos to­do el tiem­po es­con­dien­do la ca­ra ver­da­de­ra pa­ra mos­trar la ca­ra que otros quie­ren ver. En es­ta obra pre­sen­ta­mos es­pe­cí­fi­ca­men­te a una mu­jer que sa­ca a re­lu­cir sus per­so­na­li­da­des in­ter­nas en un mo­men­to enj que es­tá des­in­hi­bi­da. Esas son las co­sas que real­men­te quie­re, pe­ro se re­pri­me. Y ahí po­ne so­bre la me­sa lo que ne­ce­si­ta y se lo ha­ce sa­ber a un hom­bre, que aca­ba de co­no­cer, pe­ro con el que sien­te em­pa­tía por­que le pres­ta aten­ción.

Pa­ra ti es im­por­tan­te el te­ma de “pres­tar aten­ción”. ¿Quie­res a tra­vés de la obra ha­cer un lla­ma­do de aten­ción, una de­nun­cia? ¿Sa­bes? De re­fi­lón se nos sa­len las co­sas que real­men­te que­re­mos cambiar. Soy ma­dre de cua­tro hi­jos, va­ro­nes to­dos, y ellos son mis pro­fe­so­res más cer­ca­nos. De las co­sas que veo en ellos, unas hay que de­jar­las, otras cam­biar­las, y otras las quie­ro im­ple­men­tar pa­ra po­der ha­cer un cam­bio des­de mi es­qui­na del mun­do. Creo fir­me­men­te que los se­res humanos es­ta­mos di­vor­cia­dos de lo que es vi­vir y ce­le­brar la vi­da. Por eso tra­té de que en es­te guion se per­ci­bie­ra so­bre qué es lo que real­men­te ne­ce­si­ta­mos los se­res humanos pa­ra ser fe­li­ces.

El 26 y 27 de oc­tu­bre, en el Bar del Tea­tro Na­cio­nal, pre­sen­ta­rá “Dis­tan­cia ín­ti­ma”, obra tea­tral es­cri­ta, pro­du­ci­da y di­ri­gi­da en es­ta nue­va eta­pa de su vi­da ar­tís­ti­ca.

“Es­te guion mues­tra lo que real­men­te ne­ce­si­ta­mos los se­res humanos pa­ra ser fe­li­ces”

Su voz a al­gu­nos les lle­va­rá a Al­ta­mi­ra Ban­da Show, al pro­gra­ma Ca­lien­tí­si­mo del 9, la Sú­per Re­vis­ta, o al­gún co­mer­cial ra­dial. Su nom­bre es­tá gra­ba­do en una épo­ca do­ra­da de la TV do­mi­ni­ca­na y aho­ra se re­es­cri­be pa­ra des­ta­par su pri­me­ra pa­sión: es­cri­bir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.