Ta­ron Eger­ton El nue­vo Prín­ci­pe de los La­dro­nes

Estilos - - Hoy Comemos Con... Buena Vida -

Co­no­ci­do por su rol de Eggsy en las dos su­per­pro­duc­cio­nes de ‘Kings­man’, jun­to a Co­lin Firth, Ta­ron Eger­ton ya cuen­ta con ex­pe­rien­cia su­fi­cien­te co­mo pa­ra afron­tar la eter­na fa­ma de Holly­wood al con­ver­tir­se en la más nue­va ver­sión del le­gen­da­rio ‘Ro­bin Hood’, mien­tras el año que vie­ne lle­ga al ci­ne con la ver­da­de­ra his­to­ria de otra ver­da­de­ra le­yen­da, El­ton John, con ‘Rocketman’. Pe­ro an­tes de que lo per­si­gan las ad­mi­ra­do­ras por la ca­lle, pu­di­mos en­tre­vis­tar­lo en Las Ve­gas, des­pués de re­ci­bir el Pre­mio Ci­ne­ma­con al ‘Ar­tis­ta de Ac­ción del Año’. ¿Có­mo reac­cio­nas­te cuan­do te di­je­ron que ibas a re­ci­bir un pre­mio en Las Ve­gas, co­mo la ‘Es­tre­lla de Ac­ción del Año’? Fue to­do muy pe­ro muy ex­tra­ño. En la es­cue­la yo no era tan bueno en los de­por­tes, así que ser la ‘Es­tre­lla de Ac­ción del Año’... sue­na fa­bu­lo­so.

¿Te das cuen­ta de que al me­nos has­ta el año que vie­ne te van a anun­ciar co­mo la Gran Es­tre­lla de Ac­ción en to­dos los lu­ga­res que va­yas? Bueno, tam­po­co es la for­ma en que yo me de­fi­ni­ría. Es ma­ra­vi­llo­so si al­guien pien­sa que pue­do ser­lo. Lo dis­fru­to, pe­ro tam­po­co soy un gran admirador de las eti­que­tas. Pe­ro sue­na bien, lo acep­to.

¿Con un tro­feo en la mano hoy es fá­cil reír­te de las prue­bas de au­di­ción que te re­cha­za­ron al prin­ci­pio de tu ca­rre­ra? Ni si­quie­ra sa­bría por dón­de em­pe­zar si tu­vie­ra que con­tar la pri­me­ra prue­ba de au­di­ción que me re­cha­za­ron. (Rien­do) El re­cha­zo tam­bién es al­go con lo que apren­dí a li­diar, pe­ro tam­bién es un or­gu­llo de­cir que no tu­ve que pa­sar por nin­gu­na prue­ba de au­di­ción pa­ra el per­so­na­je de Ro­bin Hood. El di­rec­tor me lo ofre­ció des­de el prin­ci­pio. Pe­ro sí, los re­cha­zos en las prue­bas de au­di­ción son du­ras. Se ne­ce­si­ta desa­rro­llar una es­pe­cie de reac­ción psi­có­pa­ta an­ti­so­cial don­de no te im­por­te lo que di­gan. Esa es un po­co mi ac­ti­tud en ese sen­ti­do. Pon­go to­da la ener­gía y mis emo­cio­nes en tra­tar de con­se­guir un rol y cuan­do des­pués de­ci­den que no es pa­ra mí... tam­bién ten­go que acep­tar que se­lec­cio­na­ron un ac­tor me­jor en mi lu­gar. ¿Los en­tre­na­mien­tos de ac­ción pa­ra es­ta ver­sión de ‘Ro­bin Hood’ es­tu­vie­ron al ni­vel de ‘Kings­man’? A lo me­jor sue­na un po­co abu­rri­do cuan­do los ac­to­res ha­bla­mos tan­to de en­tre­na­mien­to y die­tas, pe­ro yo sim­ple­men­te tra­té de man­te­ner­me en for­ma pa­ra ver­me bien. Fue to­do muy fí­si­co. Más que na­da que­ría es­tar me­jor pre­pa­ra­do fí­si­ca­men­te, por­que cuan­to me­jor pre­pa­ra­do es­tu­vie­ra me­nos eran las pro­ba­bi­li­da­des de las­ti­mar­me. Te­nía que es­tar lis­to pa­ra ti­rar­me por to­dos la­dos, sin que me afec­ta­se el mo­men­to de saltar de un ca­ba­llo o co­sas así.

¿Siem­pre fuis­te bueno con el ar­co y la fle­cha? En­tre­né bas­tan­te con el ar­co y la fle­cha, en es­pe­cial el es­ti­lo que me en­se­ña Ja­mie Foxx, en la pe­lí­cu­la, don­de bá­si­ca­men­te ten­go que ti­rar fle­chas de fue­go muy, pe­ro muy rá­pi­do. Es un la­do de la ar­que­ría que en­se­ña de ver­dad un ho­lan­dés que se lla­ma ‘Lars’. Se pue­den ver vi­deos en Youtu­be con él. Pue­de ti­rar nue­ve fle­chas en ocho se­gun­dos con to­tal precisión. No bromeo. Él me en­se­ñó. Y ni pien­ses que soy tan bueno co­mo él (vuel­ve a reír). Tam­bién to­mé cla­ses de equi­ta­ción, por­que nun­ca an­tes me ha­bía subido a un ca­ba­llo. La pri­me­ra se­ma­na, el ca­ba­llo me ti­ró al sue­lo y fue ho­rri­ble, pe­ro pu­de se­guir ade­lan­te. Tam­bién pa­sé mu­cho tiem­po en el gim­na­sio pa­ra unas es­ce­nas que tu­ve que vol­ver a fil­mar con el tor­so des­nu­do unos me­ses des­pués y eso no me di­vir­tió tan­to. Pe­ro sí, hu­bo mu­chí­si­mo en­tre­na­mien­to, aun­que tam­bién fue muy di­ver­ti­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.