Re­so­lu­cio­nes del Nue­vo Año

Las cla­ves pa­ra cum­plir­las.

Estilos - - Intro - Por: MAYRA PÉ­REZ CAS­TI­LLO

Mu­chos de no­so­tros ya he­mos de­ci­di­do que las co­sas se­rán di­fe­ren­tes el pró­xi­mo año. Co­me­re­mos me­jor, ha­re­mos más ejer­ci­cio, aho­rra­re­mos más di­ne­ro o nos en­car­ga­re­mos de lim­piar los ar­ma­rios. Pe­ro, pa­ra cuan­do lle­gue el mes de fe­bre­ro, tal vez has­ta el 80% de las per­so­nas que ha­cen re­so­lu­cio­nes de Año Nue­vo, ya ha­bre­mos re­nun­cia­do. ¿Por qué nues­tro au­to­con­trol se tam­ba­lea y nos de­ja vol­ver a me­nu­do a nues­tras vie­jas cos­tum­bres? La res­pues­ta a es­ta pre­gun­ta tie­ne con­se­cuen­cias más allá de nues­tras cin­tu­ras y sal­dos ban­ca­rios. Los psi­có­lo­gos y los eco­no­mis­tas tra­di­cio­nal­men­te han caí­do en dos cam­pos apa­ren­te­men­te con­tra­dic­to­rios so­bre có­mo fun­cio­na el au­to­con­trol. Pe­ro las in­ves­ti­ga­cio­nes re­cien­tes rea­li­za­das su­gie­ren que las dos par­tes del au­to­con­trol po­drían es­tar en jue­go en ca­da uno de no­so­tros.

AU­TO­CON­TROL: ¿UNA BA­TE­RÍA O UNA BO­LA DE NIE­VE?

Una se­rie bien co­no­ci­da de ex­pe­ri­men­tos lle­va­dos a ca­bo en la Uni­ver­si­dad de Stan­ford en los años 60 y 70, pi­dió a los ni­ños ele­gir en­tre ob­te­ner un mal­va­vis­co de in­me­dia­to o es­pe­rar unos mi­nu­tos y ob­te­ner dos mal­va­vis­cos. Los in­ves­ti­ga­do­res des­cu­brie­ron que los ni­ños que es­pe­ra­ban pa­cien­te­men­te, ca­pa­ces de re­sis­tir­se a co­mer ese pri­mer mal­va­vis­co, in­clu­so cuan­do no ha­bía na­die más, ten­dían a me­jo­rar su vi­da en tér­mi­nos de pun­ta­jes de SAT y lo­gros edu­ca­ti­vos, em­pleo, sa­lud y otras me­di­das im­por­tan­tes de éxi­to.

Pa­ra esos ni­ños, el au­to­con­trol –no el gra­do de in­te­li­gen­cia, ri­que­za o edu­ca­ción de sus fa­mi­lias, o cual­quier otro fac­tor– fue el prin­ci­pal im­pul­sor de su éxi­to pos­te­rior. En otras pa­la­bras, la ca­pa­ci­dad de re­tra­sar la gra­ti­fi­ca­ción ayu­da en prác­ti­ca­men­te to­dos los as­pec­tos de la vi­da.

Pe­ro los in­ves­ti­ga­do­res han te­ni­do pro­ble­mas pa­ra de­tec­tar de dón­de pro­vie­ne el au­to­con­trol y có­mo fun­cio­na. Du­ran­te dé­ca­das, los es­tu­dios de au­to­con­trol en la to­ma de de­ci­sio­nes a cor­to pla­zo han da­do lu­gar a dos re­sul­ta­dos cla­ros, pe­ro apa­ren­te­men­te con­tra­dic­to­rios.

Un mo­de­lo su­gi­rió que el au­to­con­trol es un re­cur­so fi­ni­to que pue­de ago­tar­se si se apo­ya de­ma­sia­do en él, co­mo una ba­te­ría que pier­de su car­ga con el tiem­po. Al­guien que se re­sis­te a la ten­ta­ción de co­mer una do­na pa­ra el desa­yuno, por ejem­plo, po­dría ce­der a la ten­ta­ción de una ga­lle­ta más tar­de. Ca­da pe­que­ña de­mos­tra­ción de au­to­con­trol a lo lar­go del día ter­mi­na ago­tan­do las re­ser­vas li­mi­ta­das.

El mo­de­lo al­ter­na­ti­vo su­gi­rió que ejer­ci­tar el au­to­con­trol pue­de ayu­dar a desa­rro­llar la ha­bi­li­dad. No co­mer la do­na pue­de au­men­tar su mo­ti­va­ción y con­fian­za pa­ra se­guir una die­ta sa­lu­da­ble, co­mo una bo­la de nie­ve que se ha­ce más gran­de a me­di­da que au­men­ta su im­pul­so ro­dan­do cues­ta aba­jo.

En­ton­ces, ¿es el au­to­con­trol al­go con lo que te que­das cuan­do es­tá so­bre­car­ga­do o que me­jo­ra con la prác­ti­ca? El de­ba­te con­ti­nuó a me­di­da que di­fe­ren­tes gru­pos in­ves­ti­ga­ron la pre­gun­ta de va­rias ma­ne­ras y en­con­tra­ron evi­den­cia con­tra­dic­to­ria pa­ra la cual el mo­de­lo ex­pli­ca me­jor el fun­cio­na­mien­to in­terno del au­to­con­trol.

USAN­DO BIOMETRÍA PA­RA CON­TAR TO­DA LA HIS­TO­RIA

Par­te del pro­ble­ma ha si­do lo di­fí­cil que es rea­li­zar una in­ves­ti­ga­ción del com­por­ta­mien­to. Los mé­to­dos tra­di­cio­na­les asu­men que los su­je­tos de prue­ba en­tien­den com­ple­ta­men­te las pre­gun­tas que se les ha­cen y dan res­pues­tas ho­nes­tas. Des­afor­tu­na­da­men­te, los in­ves­ti­ga­do­res no te­nían una for­ma prác­ti­ca de sa­ber si es­te era el ca­so o si real­men­te me­dían lo que pre­ten­dían. Pe­ro en el la­bo­ra­to­rio de biometría más gran­de de Es­ta­dos Uni­dos, in­ves­ti­ga­do­res del Te­xas A&M, des­cu­brie­ron una nue­va for­ma de es­tu­diar la pre­gun­ta que no de­pen­día de lo que los vo­lun­ta­rios les in­for­man.

Di­se­ña­ron un ex­pe­ri­men­to de dos par­tes. Pri­me­ro, se les pi­dió a los su­je­tos que se en­fo­ca­ran en una dia­na ro­ja en la par­te in­fe­rior de la pan­ta­lla de una compu­tado­ra du­ran­te seis o trein­ta mi­nu­tos. Es­ta ta­rea re­quie­re vo­lun­ta­rios pa­ra ejer­cer el au­to­con­trol: es ten­ta­dor apar­tar la vis­ta de los abu­rri­dos e in­va­ria­bles ojos de to­ro al vi­deo ani­ma­do que se re­pro­du­ce en cual­quier otro lu­gar de la pan­ta­lla.

Lue­go, los su­je­tos participaron en una se­gun­da ta­rea de la­bo­ra­to­rio des­ti­na­da a me­dir la com­pra im­pul­si­va: po­drían con­ser­var una do­ta­ción real en efec­ti­vo de US$5 o com­prar va­rios ar­tícu­los pa­ra el ho­gar que no ha­bían que­ri­do ob­te­ner. La ta­rea es análo­ga a ir a la tien­da y com­prar pro­duc­tos que no es­tán en su lis­ta. La idea es que el au­to­con­trol ayu­da a los in­di­vi­duos a rei­nar en es­tas com­pras im­pul­si­vas.

Bá­si­ca­men­te, se en­con­tró que am­bos la­dos del de­ba­te de au­to­con­trol te­nían ra­zón. Por un tiem­po, la ma­yo­ría de las per­so­nas po­drían cen­trar­se en el abu­rri­do ojo de buey. Pe­ro lle­ga­rían a un pun­to de fatiga. Des­pués de eso, si los su­je­tos per­ma­ne­cían allí y se­guían con la ta­rea, ter­mi­na­ron ago­tan­do su “ba­te­ría” de au­to­con­trol. Po­dría­mos ver es­to ob­ser­van­do cuán­tas com­pras im­pul­si­vas hi­cie­ron en la se­gun­da mi­tad del es­tu­dio. Si su­pe­raron el um­bral de fatiga en la ta­rea an­te­rior, mos­tra­ron me­nos au­to­con­trol y ter­mi­na­ron ha­cien­do com­pras más im­pul­si­vas.

Por otro la­do, los su­je­tos que se re­la­ja­ron una vez que al­can­za­ron el um­bral de fatiga tu­vie­ron una ex­pe­rien­cia di­fe­ren­te. Per­ma­ne­cie­ron en la eta­pa de “do­mi­nio de la bo­la de nie­ve” del au­to­con­trol: prac­ti­ca­ron un po­co la ha­bi­li­dad, pe­ro no se exa­ge­ra­ron has­ta el pun­to de ago­ta­mien­to. En la si­guien­te ta­rea, sus ce­re­bros no ex­hi­bie­ron los tí­pi­cos pa­tro­nes de ac­ti­vi­dad de com­pra de im­pul­sos. Ejer­cer el au­to­con­trol en la ta­rea del ojo de buey, pe­ro no exa­ge­rar, con­du­jo a más au­to­con­trol en nues­tra se­gun­da ta­rea. A es­tos su­je­tos les fue me­jor con­tro­lar las com­pras por im­pul­so que el otro gru­po de su­je­tos que no tu­vie­ron la se­sión ini­cial de ob­ser­va­ción de ojos de buey que re­sul­tó en ace­le­rar el au­to­con­trol.

El es­tu­dio su­gie­re que el au­to­con­trol tie­ne las cua­li­da­des tan­to de la bo­la de nie­ve co­mo de la ba­te­ría: ex­hi­bir el au­to­con­trol una vez ha­ce que sea más fá­cil ha­cer­lo nue­va­men­te un po­co más tar­de, pe­ro el ex­ce­so al prin­ci­pio nos ha­ce más pro­pen­sos a ren­dir­nos por com­ple­to.

“El au­to­con­trol es co­mo un múscu­lo. Pue­de exa­ge­rar­lo y ago­tar­lo si se es­fuer­za de­ma­sia­do. Pe­ro con un en­tre­na­mien­to cons­tan­te pue­de vol­ver­se más fuer­te”

Fo­to: SHUTTERSTOCK.COM

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.