De tú a tú

Yad­hi­ra Pi­men­tel

Estilos - - Intro - Por: LAU­RA YÉPEZ

La lo­cu­to­ra y edu­ca­do­ra de pa­dres en Dis­ci­pli­na Po­si­ti­va, Yad­hi­ra Pi­men­tel, cum­ple 5 años con su pro­gra­ma ra­dial, Ma­dre SOS (por la 107.7FM, de lu­nes a vier­nes, de 10-11 ams), del que nos cuen­ta mu­chos de los pró­xi­mos pro­yec­tos que pre­pa­ra pa­ra el 2019. ¿De dón­de sur­ge la in­quie­tud de crear un pro­gra­ma que ayu­de a los pa­dres en la tra­yec­to­ria con sus hi­jos? De una ne­ce­si­dad per­so­nal. Mien­tras es­ta­ba em­ba­ra­za­da de mi pri­me­ra hi­ja, Ya­lía, leí to­dos los li­bros y re­vis­tas que en­con­tré, por­que “te­nía que ser la me­jor ma­má pa­ra esa ni­ña”. Sin em­bar­go, al con­ver­tir­me en ma­dre, me di cuen­ta de que ni la mi­tad de lo que sig­ni­fi­ca ese rol es­ta­ba en los li­bros… por­que ca­da his­to­ria de ma­ter­ni­dad es úni­ca.

Em­pe­cé a com­par­tir esas ex­pe­rien­cias por las re­des so­cia­les, y co­men­cé a re­ci­bir men­sa­jes de ma­dres que se sen­tían de la mis­ma ma­ne­ra. Me di cuen­ta que ha­cía fal­ta un apo­yo, así que pa­sa­mos del desaho­go a bus­car ex­per­tos, y tu­ve la opor­tu­ni­dad de es­cri­bir una co­lum­na en una re­vis­ta. Lue­go rea­li­za­mos cáp­su­las de un mi­nu­to pa­ra ra­dio y te­le­vi­sión, has­ta te­ner un pro­gra­ma de ra­dio se­ma­nal y, ha­ce dos años, nos aco­gie­ron dia­ria­men­te en La Sú­per 7.

¿Qué has apren­di­do de tus hi­jas, fue­ra de tu rol de ma­dre? Nun­ca ima­gi­né que mi hi­ja de 8 años me iba a desmontar una creen­cia tan arrai­ga­da, co­mo que la vi­da era cor­ta. Mi pa­pá fa­lle­ció en ma­yo, y mi es­po­so y yo apro­ve­cha­mos ese mo­men­to pa­ra edi­fi­car­las. Su ma­má tam­bién fa­lle­ció, así que las ni­ñas per­die­ron dos fi­gu­ras su­ma­men­te im­por­tan­tes en un año. Cuan­do mi es­po­so ter­mi­nó su dis­cur­so en el ca­rro, Ya­lía le res­pon­dió: “Pa­pi, yo ten­go ocho años y ten­go mu­chos re­cuer­dos de mis abue­los. Yo no creo que la vi­da sea cor­ta; yo creo que la vi­da es su­fi­cien­te pa­ra ca­da quien”.

Y Yai­mar, mi hi­ja de cin­co años, me en­se­ñó la fra­se: “Cui­da tu paz”. Yo no la com­pren­día, has­ta que un día to­do es­ta­ba sa­lien­do mal. El desa­yuno, la me­rien­da, un ta­pón, lle­gar tar­de a la emi­so­ra... Ahí mis­mo lle­gó la voz de Yai­mar: “Cui­da tu paz”. En ese mo­men­to en­ten­dí que mi paz es mía, e in­de­pen­dien­te­men­te de lo que pa­se a mi al­re­de­dor, es mi res­pon­sa­bi­li­dad cui­dar­la.

En el pro­gra­ma tie­nen las ta­reas de la se­ma­na, asig­na­das por tu hi­ja ma­yor, Ya­lía. ¿Cuá­les han si­do las ta­reas más im­pac­tan­tes pa­ra los oyen­tes? Va­rias ve­ces Ya­lía ha “re­me­nea­do la ma­ta”, co­mo di­cen. Una de esas fue, “Abra­za más a tus hi­jos”. No un abra­zo rá­pi­do, sino co­mo cuan­do eran pe­que­ños. Lo que se trans­mi­te no tie­ne pre­cio. Otra ta­rea le sa­lió del al­ma: “Apren­dan a guar­dar se­cre­tos”. Los pa­dres so­le­mos ser in­dis­cre­tos y con­ta­mos las co­sas per­so­na­les e ín­ti­mas de nues­tros hi­jos co­mo si fue­ran chis­tes, mien­tras ellos es­tán pre­sen­tes.

¿Cuál es la im­por­tan­cia del seg­men­to “Pa­dre SOS en el si­glo XXI” en los tiem­pos que es­ta­mos vi­vien­do? Mi es­po­so, Ma­rio –el Pa­dre SOS–, es la voz del pa­pá. Creo que la ge­ne­ra­ción de pa­dres ac­tua­les es la ge­ne­ra­ción del cam­bio. Yo es­toy con­ven­ci­da de que hay una nue­va pa­ter­ni­dad y una “nue­va masculinidad” Ese pa­pá com­pro­me­ti­do, di­ver­ti­do, res­pon­sa­ble. Me en­can­ta ver que en las char­las que im­par­ti­mos se su­man ca­da vez más pa­pás. Tu­vi­mos uno que se pu­so de pie y com­par­tió que fue cria­do con gol­pes, y ter­mi­nó di­cien­do: “Yo no quie­ro eso pa­ra mis hi­jos. Es­toy con­ven­ci­do de que se pue­de ha­cer di­fe­ren­te, por­que por la piel no se edu­ca”.

¿Qué pro­yec­tos tie­nen pla­ni­fi­ca­dos pa­ra se­guir edi­fi­can­do a la fa­mi­lia do­mi­ni­ca­na el pró­xi­mo año? Que­re­mos ha­cer más ta­lle­res de Dis­ci­pli­na Po­si­ti­va. Son vi­ven­cia­les, y la car­ga emo­cio­nal es bas­tan­te fuer­te, pe­ro así mis­mo trans­for­man a la fa­mi­lia. Ha­ce­mos ejer­ci­cios en los que te po­nes en el lu­gar del ni­ño y son re­ve­la­do­res. Que­re­mos ir a dis­tin­tas ciu­da­des y co­le­gios pa­ra im­par­tir los ta­lle­res, por­que ahí es­tán la ma­má y el pa­pá que los ne­ce­si­tan.

“Al con­ver­tir­me en ma­dre, me di cuen­ta de que ni la mi­tad de lo que sig­ni­fi­ca ese rol es­ta­ba en los li­bros… por­que ca­da his­to­ria de ma­ter­ni­dad es úni­ca”

Fo­to: FUEN­TE EX­TER­NA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.