Ce­le­bran­do la vi­da.

Re­ga­lo de re­yes

Estilos - - Intro - Por Freddy Gi­ne­bra

Es­toy to­tal­men­te se­gu­ro de que los Re­yes Ma­gos se dis­fra­zan. Tam­bién es­toy se­gu­ro de que no se li­mi­tan a re­ga­lar el día seis co­mo lo tie­nen en el al­ma­na­que. Los Re­yes ha­cen tra­ve­su­ras y re­ga­lan cuan­do les vie­ne en ga­na. Ade­más, ven al ni­ño que te­ne­mos to­dos den­tro y a pe­sar de la edad, nos sor­pren­den. Ha­go es­ta his­to­ria por­que Mel­chor se dis­fra­zó de Henry Fran­cis­co, un do­mi­ni­cano que vi­ve en Nue­va York y que fa­bri­ca las me­jo­res bi­ci­cle­tas del mun­do, por lo me­nos pa­ra mí que aca­ba­do de re­ci­bir una.

Me lla­man y me di­cen que ten­go un pa­que­te gran­de en Ca­sa de Tea­tro. Lo abro y es una bi­ci­cle­ta ro­ja de esas li­via­nas que se do­blan y se pue­den lle­var a to­das par­tes. El Rey ma­go fue Henry a quien co­no­cí en la úl­ti­ma edi­ción de Ted Talk de San­to Do­min­go y tu­ve la di­cha de pre­sen­tar.

Ha­ce mu­chos años cuan­do era ni­ño la bi­ci­cle­ta era mi in­dis­pen­sa­ble. Iba a la es­cue­la en bi­ci­cle­ta cuan­do mi ciu­dad era to­da­vía ama­ble y ca­ri­ño­sa; cuan­do no ha­bían tan­tos ta­po­nes ni gen­te agre­si­va. Me tras­la­da­ba des­de mi ca­sa al co­le­gio y mu­chas tar­des me aven­tu­ra­ba a des­cu­brir jun­to a otros ami­gos, otros rin­co­nes de la ciu­dad. Pa­sa­ron los años y fui per­dien­do esa cos­tum­bre, me com­pre un ca­rro, y la sel­va de ce­men­to en que vi­vo me qui­to la ilu­sión de aven­tu­re­ro.

Ar­mé la bi­ci­cle­ta neo­yor­ki­na con gran ilu­sión. Me ha­bía ol­vi­da­do que so­lo soy ni­ño por den­tro, que ya por fue­ra no ten­go la mis­ma agi­li­dad de aque­llos años. In­ten­té con un mo­vi­mien­to osa­do su­bir­me al si­llín, des­cu­brien­do que el óxi­do de mis hue­sos no res­pon­día, y con un es­ti­lo ele­gan­tí­si­mo caí al sue­lo. Me re­co­gie­ron en­tre ri­sas y gra­cias a Dios el gol­pe no fue muy gran­de. Pu­se fe­cha a mi aven­tu­ra. De­ci­dí que re­co­rre­ría las ca­lles de mi que­ri­da ciu­dad co­lo­nial el sá­ba­do por la ma­ña­na. Me pu­se mi go­rra de Budapest, mis pan­ta­lo­nes cor­tos, mis ga­fas de sol, mis crocs ne­gros y con ese ca­mu­fla­je sa­lí a ven­cer el mie­do y la edad.

Al prin­ci­pio el equi­li­brio pa­re­ció trai­cio­nar­me pe­ro se­gún iba tran­si­tan­do la pa­dre Bi­lli­ni fui me­jo­ran­do; lue­go por la ca­lle Las Da­mas me lle­ne de emo­ción. Una for­ta­le­za a mi de­re­cha, al pa­re­cer los ca­rros al ver al an­ciano ha­cien­do el es­fuer­zo, dis­mi­nuían pa­ra no atro­pe­llar­lo. Do­ble por Las Mer­ce­des con la ilu­sión de lle­gar a la igle­sia, sen­tar­me en Ma­mey a to­mar un ca­fé y vol­ver a ver las ex­po­si­cio­nes de Yo­lan­da Na­ran­jo, sen­sa­cio­nal; y la de Ju­lia Au­ro­ra Guz­man, tam­bién so­bre­sa­lien­te. La ma­ña­na era mi cóm­pli­ce, un sol ra­dian­te, un fres­co del in­vierno del tró­pi­co muy agra­da­ble, un si­llín es­pe­cial com­pra­do pa­ra alo­jar mis glú­teos ha­cían me­nos ago­ni­zan­te la tra­yec­to­ria. De vez en cuan­do una bo­ci­na me ha­cía fre­nar. No­ta­ba la mi­ra­da de al­gu­nos pea­to­nes, pe­ro don­de tu­ve mi es­plen­dor fue, cuan­do re­gre­san­do a Ca­sa de Tea­tro, do­blan­do por la Sán­chez y pa­ra lle­gar a la Bi­lli­ni de nue­vo, un con­duc­tor de ta­xi ca­si de­tu­vo a mi la­do y con tono ama­ble, me di­jo: “vie­ji­to, apren­de en tu ca­sa a ma­ne­jar ese apa­ra­to. Cui­da el equi­li­brio pa’ que no te ma­ten”. Ace­le­ró y des­apa­re­ció.

El sá­ba­do, a pe­sar de ese co­men­ta­rio, me pa­re­ció ex­tra­or­di­na­rio.

ILUS­TRA­CIÓN: RA­MÓN L. SAN­DO­VAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.