Pe­rú Mu­seo al ai­re li­bre

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Destino / Destinatio­n - TEX­TO / BY HIL­DA RO­SA GUE­RRA MÁR­QUEZ FO­TOS / PHO­TOS PA­TRI­CIA CÁ­CE­RES / AR­CHI­VO EX­CE­LEN­CIAS

Tra­za­da por mis­te­rio­sas lí­neas, en­tre an­ti­guas mon­ta­ñas y ciu­da­des per­di­das, se eri­ge la que fue­se la cu­na del im­pe­rio más po­de­ro­so de la Amé­ri­ca pre­co­lom­bi­na: el In­ca. Do­ta­do de una historia, cul­tu­ra y be­lle­za na­tu­ral im­pre­sio­nan­tes, Pe­rú es país de vi­si­ta obli­ga­to­ria. De he­cho, es­te mu­seo al ai­re li­bre cons­ti­tu­ye hoy día uno de los des­ti­nos más co­ti­za­dos del cono sur.

Ca­da año lle­gan has­ta la nación an­di­na mi­llo­nes de tu­ris­tas pa­ra co­no­cer o re­vi­si­tar la Ca­pi­tal Ar­queo­ló­gi­ca de Amé­ri­ca, Cus­co; el mí­ti­co Ma­chu Pic­chu, una de las sie­te ma­ra­vi­llas del mun­do moderno; o bien las cé­le­bres lí­neas de Naz­ca, geo­gli­fos que du­ran­te años han sus­ci­ta­do las más va­ria­das teo­rías acer­ca de su ori­gen. Sin em­bar­go, Pe­rú ofre­ce mu­cho más al vi­si­tan­te. Sus mi­llo­nes de ki­ló­me­tros cua­dra­dos ate­so­ran si­tios ex­tra­or­di­na­rios, na­tu­ra­les y ar­qui­tec­tó­ni­cos, ves­ti­gios del pa­sa­do y crea­cio­nes del pre­sen­te.

CON­SI­DE­RA­DO UNO DE LOS PAÍ­SES CON MA­YO­RES RE­CUR­SOS MI­NE­RA­LES Y DI­VER­SI­DAD BIO­LÓ­GI­CA DEL MUN­DO, PE­RÚ RE­GA­LA MA­JES­TUO­SOS ES­CE­NA­RIOS NA­TU­RA­LES

LI­MA

Los mu­seos, las ga­le­rías de ar­te, los res­tau­ran­tes y las fies­tas tra­di­cio­na­les de la otro­ra Ciudad de los Re­yes for­man par­te del iti­ne­ra­rio de los via­je­ros. Su cen­tro his­tó­ri­co me­re­ce es­pe­cial aten­ción por el le­ga­do ar­qui­tec­tó­ni­co. La Ba­sí­li­ca y Con­ven­to de San Fran­cis­co, la Pla­za Ma­yor, la Ca­te­dral de Li­ma y el Pa­la­cio de To­rre Ta­gle son so­lo al­gu­nos ejem­plos. Tam­bién la vi­da noc­tu­ra de la ca­pi­tal ocu­pa tiem­po en la es­ta­día del tu­ris­ta. ¿Có­mo re­sis­tir­se an­te el es­plen­dor de dis­co­te­cas, loun­ges, ba­res, clu­bes y hoteles de mo­da?

ARE­QUI­PA

La lla­ma­da Ciudad Blan­ca no se que­da atrás. Fa­mo­sa tam­bién por su cas­co his­tó­ri­co, Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral de la Hu­ma­ni­dad, la ar­qui­tec­tu­ra co­lo­nial de Are­qui­pa, en la que rei­na el si­llar blan­co, se ex­pre­sa en ca­so­nas, igle­sias, tem­plos y mo­nas­te­rios. Otra de las cua­li­da­des de es­ta ciudad es su va­ria­da gas­tro­no­mía. De he­cho, Are­qui­pa po­see la ma­yor di­ver­si­dad de pla­tos re­gis­tra­dos en com­pa­ra­ción con otras regiones pe­rua­nas. ¿Sa­bía us­ted que, se­gún dic­tan las cos­tum­bres, la mayoría de los res­tau­ran­tes ofre­cen un pla­to es­pe­cí­fi­co pa­ra ca­da día de la se­ma­na? Si vi­si­ta la Ciudad Blan­ca un lu­nes po­drá dis­fru­tar del cha­que, la de­li­cio­sa so­pa de cor­de­ro; pe­ro si lle­ga el vier­nes, en­ton­ces le ser­vi­rán un buen chu­pe de ca­ma­ro­nes.

CUS­CO

Aho­ra, si de ciu­da­des ha­bla­mos, re­sul­ta im­po­si­ble so­lo men­cio­nar­la. La otro­ra ca­pi­tal del Im­pe­rio In­ca me­re­ce más que una sim­ple alu­sión. Cus­co, Ca­pi­tal Ar­queo­ló­gi­ca de Amé­ri­ca, es uno de esos lu­ga­res que de­ben apa­re­cer en su lis­ta de “si­tios pa­ra vi­si­tar an­tes de mo­rir”. Los edi­fi­cios, pla­zas y ca­lles pre­co­lom­bi­nos tras­la­dan al via­je­ro a esa épo­ca en la que, se­gún cuen­tan las his­to­rias, se co­mía y be­bía en va­si­jas de oro. El Ba­rrio de San Blas, la ca­lle Ha­tun Ru­mi­yoc, la ca­te­dral y la Pla­za de Ar­mas son al­gu­nos de los prin­ci­pa­les si­tios de in­te­rés.

RU­TA DE LAS AGUAS

Con­si­de­ra­do uno de los paí­ses con ma­yo­res re­cur­sos mi­ne­ra­les y di­ver­si­dad bio­ló­gi­ca del mun­do, Pe­rú re­ga­la ma­jes­tuo­sos es­ce­na­rios na­tu­ra­les. Sin du­das, el Ti­tica­ca es uno de ellos. Los pai­sa­jes que rodean el lago na­ve­ga­ble más al­to del mun­do in­vi­tan al tu­ris­mo de aven­tu­ra; así co­mo sus is­las, en­tre las que des­ta­can Aman­ta­ní, Ta­qui­le y el ar­chi­pié­la­go artificial de los uros, et­nia an­ces­tral de la re­gión. Las aguas de es­te lago son lím­pi­das y po­co sa­lo­bres, aguas mí­ti­cas que, se­gún la le­yen­da, cu­bren ciu­da­des per­di­das. Tam­bién en Pe­rú tie­ne su na­ci­mien­to el río más lar­go y cau­da­lo­so del mun­do, el Ama­zo­nas. Pa­ra dis­fru­tar la flo­ra y fau­na que re­ga­la es­te enor­me cuer­po de agua, el me­jor pun­to de par­ti­da es la ciudad de Iqui­tos, me­tró­po­li más gran­de de la Ama­zo­nía pe­rua­na. Des­de allí pue­de lle­gar a las re­ser­vas na­cio­na­les y cen­tros tu­rís­ti­cos pa­ra rea­li­zar ca­mi­na­tas y pa­seos en bo­te, tra­yec­tos que des­cu­bren par­te de la selva ama­zó­ni­ca, don­de los co­lo­res y olo­res ad­quie­ren otra di­men­sión. Pe­ro si se tra­ta de es­ce­na­rios don­de el agua es pro­ta­go­nis­ta, sin du­das un pun­to obli­ga­to­rio del iti­ne­ra­rio es la ca­ta­ra­ta Goc­ta, un es­pec­ta­cu­lar sal­to de agua de 771 m. Pa­ra vi­si­tar La Cho­rre­ra, co­mo se le co­no­ce lo­cal­men­te, los tu­ris­tas ini­cian el re­co­rri­do des­de la ciudad de Cha­cha­po­yas, pa­ra lue­go pa­sar por el po­bla­do de Co­ca­chim­ba.

EM­BA­JA­DOR DE LA GAS­TRO­NO­MÍA MUN­DIAL

No importa la re­gión de Pe­rú que vi­si­te, un eterno acom­pa­ñan­te ha­rá su es­tan­cia más pla­cen­te­ra. Se tra­ta de la co­mi­da tí­pi­ca de es­ta nación an­di­na, re­co­no­ci­da a ni­vel in­ter­na­cio­nal co­mo una de las me­jo­res. Fu­sión de las tra­di­cio­nes cu­li­na­rias an­ces­tra­les con las co­ci­nas es­pa­ño­la, fran­ce­sa, chi­na, ja­po­ne­sa, ita­lia­na y del Áfri­ca sub­saha­ria­na, la gas­tro­no­mía pe­rua­na cuen­ta con ca­si 500 pla­tos tí­pi­cos. Uno de los prin­ci­pa­les, con­si­de­ra­do pa­tri­mo­nio cul­tu­ral del país, es el ce­bi­che, y ca­da re­gión tie­ne su pro­pia re­ce­ta.

En cuan­to a las be­bi­das, sin du­das des­ta­ca el cóc­tel na­cio­nal, el pis­co sour, de­li­cio­sa mez­cla de pis­co y ju­go de li­món que, se­gún al­gu­nos his­to­ria­do­res, apa­re­ció en Li­ma an­tes de 1920, en el Mo­rris' Bar de la ca­lle Bo­za 847. El pri­mer sá­ba­do de fe­bre­ro es­te de­li­cio­so cóc­tel ce­le­bra su día. ¿Se ani­ma a festejarlo us­ted tam­bién?

Via­jar es uno de los ma­yo­res pla­ce­res del mun­do. Co­no­cer otras his­to­rias y cul­tu­ras, ade­más de las pro­pias siem­pre ayu­da al es­pí­ri­tu. Sin em­bar­go, una vi­da en­te­ra no al­can­za pa­ra vi­si­tar to­dos los si­tios in­creí­bles que me­re­cen ser des­cu­bier­tos. Tal mo­ti­vo, pues, obli­ga a ha­cer “una se­lec­ción de se­lec­cio­nes”. A pe­sar de sus in­tere­ses, no du­de us­ted nun­ca en agre­gar Pe­rú a su re­la­ción. Una vez que lo co­noz­ca desea­rá ha­ber­lo he­cho mu­cho an­tes y, lo que es más se­gu­ro, an­he­la­rá re­pe­tir la vi­si­ta.

Lago Ti­tica­ca. / Ti­tica­ca La­ke.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.