El ca­mino del In­ca y el ca­mino del vi­si­tan­te

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Viajes -

La reacción que ob­ser­vé es que to­dos nos que­dá­ba­mos bo­quia­bier­tos en si­len­cio. Los ma­yo­res de­jan pau­la­ti­na­men­te de re­so­plar por el es­fuer­zo y no se que­jan de tan­to es­ca­lón; las pa­re­jas jó­ve­nes se co­gían de la mano sin de­cir­se na­da, com­par­tien­do por fin una de las ma­yo­res ilu­sio­nes que al­gu­na vez tra­za­ron en sus pla­nes “Ca­ri­ño ire­mos jun­tos a...”; los ni­ños se que­dan quie­tos mi­ran­do con cu­rio­si­dad aquel si­tio que tal vez les re­cuer­de al­gún lu­gar de cuen­to. Lue­go, to­dos se lan­zan a pe­ne­trar en aque­lla ciudad pa­ra co­no­cer sus se­cre­tos (me­jor ha­cer­lo con los guías que allí mis­mo se ofre­cen for­man­do gru­pos en los di­fe­ren­tes idio­mas.

Ma­chu Pic­chu se en­cuen­tra a 120 km de Cuz­co. Si­tua­do a una se­ma­na de mar­cha des­de la ca­pi­tal del im­pe­rio, aquí ven­dría la fa­mi­lia real pa­ra dis­fru­tar de las be­lle­zas del en­torno y del be­nigno cli­ma de la sel­va (la tem­pe­ra­tu­ra es más sua­ve que en Cuz­co, al es­tar más bajo). Ac­tual­men­te, tu­ris­tas aven­tu­re­ros pue­den re­co­rrer los úl­ti­mos 40 km por an­ti­guos sen­de­ros: Ca­mino del In­ca. Pe­ro lo ha­bi­tual es ve­nir en tren has­ta Aguas Ca­lien­tes (aho­ra lla­ma­do Ma­chu Pic­chu Pue­blo), des­de don­de sa­len au­to­bu­ses que suben la ser­pen­tean­te ca­rre­te­ra y en 25 min nos de­jan a las puer­tas de las rui­nas in­cas. No hay ta­xis ni otra cla­se de vehícu­los, pues se pre­ten­de pre­ser­var lo más po­si­ble el en­torno na­tu­ral que tam­bién es­tá pro­te­gi­do.

Ver ama­ne­cer en Ma­chu Pic­chu es una ex­pe­rien­cia cós­mi­ca. El lu­gar fue ele­gi­do por au­tén­ti­cos sabios in­cas que es­tu­dia­ban me­ticu­losa­men­te to­dos los com­po­nen­tes de la bó­ve­da ce­les­te. Por tan­to, el em­pla­za­mien­to tie­ne mu­cho de má­gi­co-cien­tí­fi­co. Sí, creían en po­de­res de los as­tros y fe­nó­me­nos na­tu­ra­les (ra­yo, ar­co iris, etc.) pe­ro no de una for­ma sim­ple­men­te cré­du­la sino por­que ob­ser­va­ron que de ellos de­pen­de la vi­da. Con sus es­tu­dios as­tro­nó­mi­cos in­di­ca­ban cuán­do plan­tar pa­ra ob­te­ner las me­jo­res co­se­chas, dón­de ubi­car los an­de­nes de cul­ti­vo pa­ra be­ne­fi­ciar­se de bue­nas con­di­cio­nes at­mos­fé­ri­cas, cuál se­ría el ré­gi­men de llu­vias, có­mo orien­tar­se,... y así tan­tos co­no­ci­mien­tos de la na­tu­ra­le­za; plan­tear­se la vi­da de acuer­do con ella les per­mi­tió te­ner ex­ce­den­tes en las co­se­chas.

Mu­chos vi­si­tan­tes nos he­mos in­for­ma­do so­bre esos ama­ne­ce­res má­gi­cos y re­sul­ta que jun­to a la ciu­da­de­la in­cai­ca so­lo hay un ho­tel (San­ctuary Lod­ge) pe­que­ño, lu­jo­so y por tan­to co­ti­za­dí­si­mo. La ma­yo­ría nos alo­ja-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.