Pa­dre Os­val­do Pol

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Reportaje Especial -

“¡No voy a ir, soy Pa­pa!”

El pa­dre Os­val­do Pol es el úni­co re­si­den­te, de los nue­ve je­sui­tas ac­tua­les, que co­no­ció al Pa­pa du­ran­te su exi­lio cor­do­bés. Es el más an­ti­guo de es­ta re­si­den­cia don­de vi­ve des­de ha­ce 50 años. Aho­ra tie­ne 82 años, uno más que el Pa­pa. Ha si­do pro­fe­sor de Fi­lo­so­fía y Es­té­ti­ca en la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Córdoba. Era y si­gue sien­do el bi­blio­te­ca­rio. Es­ta­ba aquí cuando vio en­trar al pa­dre Jor­ge cir­cuns­pec­to aquel pri­mer día de exi­lio con su in­se­pa­ra­ble por­ta­fo­lios y una mu­da, por­que du­ran­te su vi­da eli­gió te­ner po­co aun­que tra­ba­ja­ra mu­cho.

¿Era tan son­rien­te co­mo aho­ra lo vemos?

No. Era muy se­rio, muy aus­te­ro, muy so­brio. No da­ba sen­sa­ción de ale­gría. Aho­ra co­men­to con los com­pa­ñe­ros que nues­tro“cas­ti­go”va a ser ver a Jor­ge to­dos los días son­rien­do –me di­ce sar­cás­ti­co por­que por to­dos la­dos de la re­si­den­cia hay car­te­les del Pa­pa son­rien­do de ore­ja a ore­ja.

¿Cómo era su vi­da si no te­nía fun­cio­nes asig­na­das?

Se le­van­ta­ba a las 4:00 am y no pa­ra­ba has­ta las 12 de la noche. De­cía mi­sa a so­las en la Ca­pi­lla Do­més­ti­ca a las 5. Re­cuer­do que pa­sa­ba tiempo en la co­ci­na, se hi­zo muy ami­go de la co­ci­ne­ra que te­nía un hi­jo con sín­dro­me de Down.

El mis­mo Pa­pa se ca­li­fi­ca de“ma­ti­ne­ro”y po­co “no­che­ro”. Lo de la co­ci­na le vie­ne de jo­ven ya que su ma­dre que­dó pa­ra­lí­ti­ca un tiempo des­pués de dar a luz y por ser el ma­yor de los cua­tro her­ma­nos te­nía que co­ci­nar si­guien­do sus ins­truc­cio­nes. Se di­ce que gui­sa ex­ce­len­tes pae­llas.

¿Al­gu­na anéc­do­ta so­bre su ca­rác­ter?

No se sen­ta­ba a co­mer ca­si nun­ca, iba pro­ban­do lo que ha­bía en la co­ci­na y con eso se man­te­nía. Lue­go pa­sa­ba un ra­to en la sa­li­ta de lec­tu­ra don­de leía­mos el dia­rio o char­lá­ba­mos de cual­quier co­sa.

¿El Pa­pa tie­ne enemi­gos en­tre los je­sui­tas ar­gen­ti­nos? ¿Cómo se le ve aquí?

Cuando le nom­bra­ron Pa­pa fue un sus­to total en la Com­pa­ñía. Pe­ro que cons­te que el 90% lo quie­ren y des­de lue­go to­dos le van a obe­de­cer. En to­da su tra­yec­to­ria siem­pre fue cer­cano al pue­blo. Te voy a con­tar una anéc­do­ta: to­dos los sá­ba­dos pa­sa­ba por el kios­co a com­prar el dia­rio y aquel sá­ba­do te­le­fo­nea al kios­que­ro y le di­ce “¡No voy a ir, soy Pa­pa!”.

El pa­dre Pol es­cri­be poe­sía y se enor­gu­lle­ce de que su ami­go el Pa­pa le pro­lo­ga­ra un li­bro de poe­mas. Me des­ta­ca dos gran­des afi­cio­nes del Pon­tí­fi­ce: el fút­bol (co­lec­cio­na ca­mi­se­tas) y la ópe­ra.

Pa­dre Pol, com­pa­ñe­ro del Pa­pa du­ran­te aque­llos años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.