Fe Mes­ti­za

LA TRA­DI­CIO­NAL CE­LE­BRA­CIÓN CRISTIANA IMPORTADA POR FRAILES EVANGELIZA­DORES EN LAS MIS­MAS NAVES DEL TRASIEGO CO­MER­CIAL DE NE­GROS ESCLAVOS AFRI­CA­NOS, ME­TA­LES PRE­CIO­SOS, TA­BA­CO, AZÚ­CAR Y RON, ADQUIRIÓ EN CU­BA MATICES PRO­PIOS

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Tradicione­s - TEXTO LEONEL NODAL FO­TOS ANARAY LORENZO Y ROBERTO CHILE

Los días de re­co­gi­mien­to es­pi­ri­tual, si­len­cio mo­nás­ti­co y pro­ce­sio­nes de mujeres ves­ti­das de lu­to, cu­bier­tas de ne­gros ve­los y por­tan­do lar­gos ci­rios, que hon­ra­ban la pa­sión, muer­te y re­su­rrec­ción de Jesús de Na­za­ret, en pla­zas e igle­sias de las pri­me­ras vi­llas fun­da­das a prin­ci­pios del si­glo XVI, su­frie­ron un brus­co cam­bio –tan­to en Es­pa­ña co­mo en el Ca­ri­be– en vís­pe­ras del nuevo mi­le­nio.

Por obra y gra­cia del tu­ris­mo glo­ba­li­za­do, ex­cur­sio­nes ma­si­vas con “todo in­clui­do” en vue­los tras­atlán­ti­cos y lu­jo­sas tra­ve­sías en cru­ce­ros se­me­jan­tes a mo­der­nas ciu­da­des flo­tan­tes, Se­ma­na San­ta se con­vir­tió en una ex­ten­di­da jor­na­da de días fe­ria­dos, óp­ti­mos para viajar y sa­lir a des­cu­brir nue­vos mun­dos y cos­tum­bres.

Cu­ba, que des­de co­mien­zos de la dé­ca­da de 1990 em­pren­dió una fuer­te apues­ta al tu­ris­mo co­mo fuen­te de ingresos para sos­te­ner su desa­rro­llo económico so­cial, abrió sus puer­tas del 21 al 25 de enero de 1998, para re­ci­bir al Pa­pa Juan Pa­blo II, pri­me­ra vi­si­ta de un Su­mo Pon­tí­fi­ce de la Igle­sia Ca­tó­li­ca a la Is­la.

En la fra­se más cé­le­bre pro­nun­cia­da du­ran­te sus ho­mi­lías en cua­tro mi­sas mul­ti­tu­di­na­rias en las ciu­da­des de San­ta Cla­ra, Ca­ma­güey, San­tia­go de Cu­ba y La Ha­ba­na, Juan Pa­blo II di­jo: “Que Cu­ba se abra al mun­do con to­das sus mag­ní­fi­cas po­si­bi­li­da­des, y que el mun­do se abra a Cu­ba”.

Y co­mo uno de los pri­me­ros re­sul­ta­dos de aque­lla vi­si­ta his­tó­ri­ca que ha­ría épo­ca, en res­pues­ta a una pe­ti­ción del San­to Pa­dre, el Go­bierno cu­bano de­cre­tó día fe­ria­do el 25 de di­ciem­bre, Día de la Na­vi­dad. A par­tir de 2013, lue­go de la vi­si­ta del Pa­pa Be­ne­dic­to XVI, el Vier­nes San­to tam­bién pasó a ser un día de asue­to, un ges­to que dio nuevo im­pul­so al rescate de las tra­di­cio­na­les celebracio­nes.

La di­plo­ma­cia del Va­ti­cano, ba­jo la con­duc­ción del Pa­pa Fran­cis­co, tu­vo un pa­pel pro­ta­gó­ni­co en el res­ta­ble­ci­mien­to de re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas en­tre Cu­ba y Es­ta­dos Uni­dos en 2014, un pun­ti­lla­zo de­ci­si­vo al au­ge que re­gis­tran hoy el tu­ris­mo, la lle­ga­da de cru­ce­ros y nue­vas lí­neas aé­reas a la ma­yor de las An­ti­llas. La pos­te­rior vi­si­ta ofi­cial del má­xi­mo je­rar­ca de la Igle­sia Ca­tó­li­ca –ter­ce­ra de un Su­mo Pon­tí­fi­ce, ra­ro pri­vi­le­gio para un país tan pe­que­ño– mos­tró el va­lor de una coope­ra­ción mu­tua­men­te res­pe­tuo­sa.

Des­de en­ton­ces, las úl­ti­mas dos dé­ca­das tes­ti­mo­nian un cre­ci­mien­to cons­tan­te del arribo a Cu­ba en es­ta épo­ca de via­je­ros pro­ce­den­tes de to­dos los con­ti­nen­tes, que pue­den com­par­tir va­ca­cio­nes en alo­ja­mien­tos de sol y pla­ya, o en aco­ge­do­res hos­ta­les de ciu­da­des patrimonia­les, para apre­ciar cos­tum­bres y tra­di­cio­nes en los si­tios de ma­yor re­li­gio­si­dad.

Es­te año la Se­ma­na San­ta se ce­le­bra des­de el Do­min­go de Ra­mos, que cae el 9 de abril, has­ta el Do­min­go de Re­su­rrec­ción, el 16

de abril, una ex­ce­len­te épo­ca del año para va­ca­cio­nar en Cu­ba.

Los so­lea­dos días pri­ma­ve­ra­les y sus fres­cas no­ches ofre­cen al vi­si­tan­te un am­bien­te ideal para re­co­rrer santuarios e igle­sias, asis­tir a mi­sas, pro­ce­sio­nes y otros ac­tos li­túr­gi­cos, así co­mo dis­fru­tar de pa­seos al ai­re li­bre y de­gus­tar ri­quí­si­mas re­ce­tas lo­ca­les a ba­se de pes­ca­dos y ma­ris­cos, en­sa­la­das, ve­ge­ta­les y fru­tas, par­ti­cu­lar­men­te abun­dan­tes en es­ta épo­ca.

En Cu­ba, país don­de con­vi­ve un am­plio mo­sai­co de prác­ti­cas re­li­gio­sas, con igual res­pe­to a su li­bre ejercicio, las dió­ce­sis, pa­rro­quias y la co­mu­ni­dad cre­yen­te ce­le­bra a ple­ni­tud la Se­ma­na San­ta, se­gún nos con­fir­mó el diá­cono Mi­guel Án­gel Ortiz, de Ca­ma­güey, tal vez la ciu­dad cu­ba­na con la ma­yor con­cen­tra­ción de igle­sias en su Cen­tro His­tó­ri­co, de­cla­ra­do Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad.

Ortiz, quien du­ran­te la úl­ti­ma dé­ca­da fue or­ga­ni­za­dor de las le­gen­da­rias pro­ce­sio­nes del San­to Se­pul­cro, una de las más ori­gi­na­les y atrac­ti­vas li­tur­gias católicas de es­ta co­mar­ca, de­cla­ró a Ex­ce­len­cias que mi­les de fe­li­gre­ses par­ti­ci­pan o pre­sen­cian el re­co­rri­do en­tre las cén­tri­cas igle­sias de la Mer­ced, la So­le­dad, la Ca­te­dral y del Cris­to del Buen Via­je.

La re­li­gio­si­dad en Cu­ba es un he­cho muy pe­cu­liar y va­ria­ble, por lo ge­ne­ral ma­ti­za­do por el sin­cre­tis­mo. Un al­to por­cen­ta­je de la po­bla­ción se con­si­de­ra ca­tó­li­co (más del 50 %), pe­ro exis­te una al­ta pre­va­len­cia de prác­ti­cas re­li­gio­sas de la cul­tu­ra yo­ru­ba. Otro por cien­to es­tá vin­cu­la­do a las igle­sias pro­tes­tan­tes (bau­tis­tas, pen­te­cos­ta­les, tes­ti­gos de Jeho­vá, Ad­ven­tis­tas del Sép­ti­mo Día, pres­bi­te­ria­nos, an­gli­ca­nos, epis­co­pa­les y me­to­dis­tas).

Al­gu­nos de los tem­plos de ma­yor re­nom­bre y de in­te­rés para los vi­si­tan­tes ex­tran­je­ros se en­cuen­tran en La Ha­ba­na, don­de ca­da dió­ce­sis o pa­rro­quia ce­le­bra a su mo­do la Se­ma­na San­ta, ya sea puer­tas aden­tro o en pro­ce­sio­nes ca­lle­je­ras.

Sin dudas la Ca­te­dral de La Ha­ba­na, que pre­si­de una de las cua­tro prin­ci­pa­les pla­zas de la Ha­ba­na Vie­ja, en la zo­na his­tó­ri­ca de­cla­ra­da Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad, es uno de los si­tios de vi­si­ta obli­ga­da du­ran­te un via­je a Cu­ba, por su belleza ar­qui­tec­tó­ni­ca de es­ti­lo ba­rro­co y su mar­ca­do en­torno co­lo­nial.

En lo al­to del po­bla­do ul­tra­ma­rino de Ca­sa­blan­ca, la efi­gie del Cris­to de La Ha­ba­na ofre­ce su ben­di­ción a to­dos los que se acer­can a las puer­tas de la en­tra­da a la ca­pi­tal cu­ba­na, y a po­ca dis­tan­cia, si­guien­do el li­to­ral, se erige el pe­que­ño san­tua­rio de la vir­gen de Re­gla, que aquí se sin­cre­ti­za con la Ye­ma­yá del cul­to Yo­ru­bá, una de las más ve­ne­ra­das por los ha­ba­ne­ros.

La ce­le­bra­ción de Se­ma­na San­ta cuen­ta, en­tre otros tem­plos dis­tin­gui­dos por su sig­ni­fi­ca­do y fe­li­gre­sía, con las igle­sias del Sa­gra­do Co­ra­zón, so­bre­sa­lien­te por su es­ti­lo neo­gó­ti­co, así co­mo la del San­to Án­gel Cus­to­dio, que da­ta de 1690, de mo­des­ta apa­rien­cia ex­ter­na y so­brios al­ta­res de ma­de­ra, so­bre­sa­lien­te por­que en ella fue­ron bau­ti­za­das dos fi­gu­ras in­sig­nes de la his­to­ria de Cu­ba, el pa­dre Fé­lix Va­re­la, pre­cur­sor de las ideas in­de­pen­den­tis­tas, y Jo­sé Mar­tí, quien lle­vó su idea­rio a la má­xi­ma ex­pre­sión po­lí­ti­ca y li­te­ra­ria.

En las afue­ras de La Ha­ba­na, a po­cos ki­ló­me­tros del po­bla­do de San­tia­go de las Ve­gas, se le­van­ta el san­tua­rio de San Lá­za­ro, uno de los lu­ga­res que con­cen­tra la ma­yor fe­li­gre­sía y de­vo­ción en la ca­pi­tal cu­ba­na. Al­gu­nos es­tu­dio­sos la con­si­de­ran má­xi­ma ex­pre­sión del sin­cre­tis­mo cul­tu­ral cu­bano y a ella acu­den por igual a ren­dir­le cul­to al mis­mo san­to, pe­ro con nom­bres di­fe­ren­tes, los ca­tó­li­cos y los prac­ti­can­tes de las re­li­gio­nes afri­ca­nas que ve­ne­ran al oris­ha Ba­ba­lú Ayé.

Al otro ex­tre­mo de la Is­la, en las es­tri­ba­cio­nes de la Sierra Maes­tra, cir­cun­da­do por un ma­jes­tuo­so pai­sa­je, se en­cuen­tra el san­tua­rio de­di­ca­do a la Vir­gen de la Ca­ri­dad de El Co­bre, re­co­no­ci­da por el Va­ti­cano co­mo la Pa­tro­na de Cu­ba, y que fue co­ro­na­da por el Pa­pa Juan Pa­blo II.

Tan­to en la ca­pi­tal cu­ba­na, co­mo en ciu­da­des del in­te­rior con al­tos va­lo­res patrimonia­les, co­mo Holguín, don­de los pe­re­gri­nos se sor­pren­den con la ma­jes­tuo­sa vis­ta de la Lo­ma de la Cruz; Ba­ya­mo, don­de se erige la úni­ca igle­sia que al­ber­ga en su al­tar un mu­ral de­di­ca­do a la pro­cla­ma de la In­de­pen­den­cia; en la le­gen­da­ria Tri­ni­dad o en San­cti Spí­ri­tus, o en la pri­ma­da Ba­ra­coa, don­de Cris­tó­bal Co­lón cla­vó la pri­me­ra cruz, los vi­si­tan­tes en­con­tra­rán el mis­mo am­bien­te de pe­cu­liar re­li­gio­si­dad que prac­ti­can los cubanos y que le dan un to­que di­fe­ren­te a la Se­ma­na San­ta en es­ta tie­rra caribeña.

En Cu­ba con­vi­ven un am­plio mo­sai­co de prác­ti­cas re­li­gio­sas, con igual res­pe­to a su li­bre ejercicio

Pa­pa Fran­cis­co du­ran­te su vi­si­ta a la Ca­te­dral de La Ha­ba­na en sep­tiem­bre de 2015.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.