Todo lis­to para Se­ma­na San­ta

UNA DE LAS ETAPAS DEL AÑO QUE ES­PE­RA­MOS CON MA­YOR REGOCIJO ES SIN LU­GAR A DUDAS LA SE­MA­NA SAN­TA, ES POR ELLO QUE DE­BE­MOS PRE­VE­NIR LOS DI­FE­REN­TES FAC­TO­RES DE RIES­GO A LOS QUE NOS EXPONDREMO­S Y QUE PUE­DEN ALTERAR NUES­TRA SALUD Y BIENESTAR

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Turismo Y Salud -

Du­ran­te Se­ma­na San­ta, mu­chas per­so­nas de­ci­den dar­se unas pequeñas va­ca­cio­nes y huir de la ru­ti­na dia­ria. Sin em­bar­go, para dis­fru­tar es­te pe­río­do con salud, no hay que de­jar na­da a la im­pro­vi­sa­ción, so­bre todo si el des­tino es un país ex­tran­je­ro o nos acom­pa­ñan ni­ños, an­cia­nos o per­so­nas con en­fer­me­da­des cró­ni­cas. No te­ner en cuen­ta al­gu­nos as­pec­tos bá­si­cos pue­de ha­cer que, una vez le­jos de casa, lo que se ima­gi­na­ba co­mo una ex­pe­rien­cia fan­tás­ti­ca se con­vier­ta en una pe­sa­di­lla.

En fun­ción del ti­po de via­je, el des­tino y la salud de ca­da uno de los pa­sa­je­ros, pue­den to­mar­se me­di­das de pre­ven­ción que nos evi­ten sorpresas des­agra­da­bles.

En lu­ga­res de pe­re­gri­na­ción o afluen­cia ma­si­va de pú­bli­co

Al asis­tir a even­tos re­li­gio­sos iden­ti­fi­que los po­si­bles ries­gos, puntos de en­cuen­tro y las rutas de eva­cua­ción en ca­so de una emer­gen­cia. En pro­ce­sio­nes, tran­si­te con pre­cau­ción; evi­te los tu­mul­tos y con­ser­ve la dis­tan­cia; to­me su­fi­cien­te lí­qui­do para evi­tar des­hi­dra­ta­ción y uti­li­ce ro­pa ade­cua­da para el cli­ma lo­cal, así co­mo za­pa­tos có­mo­dos.

Para viajar en co­che

Si se uti­li­za el co­che co­mo me­dio de trans­por­te, hay que cer­cio­rar­se de que se es­tá en con­di­cio­nes de ha­cer el via­je, pres­tar aten­ción a los neu­má­ti­cos, los fre­nos y las lu­ces, pla­ni­fi­car las rutas más se­gu­ras y po­ner es­pe­cial aten­ción en los tra­yec­tos cor­tos.

El con­duc­tor, an­tes de ini­ciar un via­je, de­be­ría des­can­sar lo su­fi­cien­te y no po­ner­se al vo­lan­te des­pués de un día de trabajo; pa­rar ca­da dos ho­ras o ca­da 200 km en las áreas y es­ta­cio­nes de ser­vi­cio, al me­nos du­ran­te 15 min, y rea­li­zar pa­seos pe­que­ños; man­te­ner­se bien hi­dra­ta­do con agua y re­fres­cos para evi­tar do­lor de ca­be­za, re­duc­ción de la aten­ción y can­san­cio, y, ba­jo nin­gún con­cep­to, con­su­mir al­cohol.

Si se via­ja con ni­ños, lo me­jor es que un adul­to di­fe­ren­te al con­duc­tor se en­car­gue de man­te­ner el orden (las dis­trac­cio­nes de la per­so­na que es­tá al vo­lan­te son la pri­me­ra cau­sa de mor­ta­li­dad). Para en­tre­te­ner­los sir­ven jue­gos de pa­la­bras, con­tar­les cuen­tos, po­ner­les su mú­si­ca fa­vo­ri­ta, etc. Igual que el con­duc­tor, hay que po­ner­les ro­pa có­mo­da y lle­var comida ligera y be­bi­das para el tra­yec­to, sin ol­vi­dar que, igual que es­te, de­ben pa­rar con fre­cuen­cia para des­can­sar.

Las per­so­nas que se ma­rean de­ben man­te­ner la mi­ra­da fi­ja en un pun­to le­jano, por en­ci­ma del ho­ri­zon­te y de­jar la ven­ta­ni­lla un po­co abier­ta. Lo idó­neo es que los ni­ños se duer­man du­ran­te el via­je, ya que les evi­ta el ma­les­tar. Por su­pues­to, una con­duc­ción sua­ve y es­co­ger rutas con me­nos cur­vas, tam­bién ayu­dan.

Va­cu­nas para via­jes al ex­tran­je­ro

Si el des­tino es­co­gi­do es­tá fue­ra de tu país, es ne­ce­sa­rio con­sul­tar cuál es la si­tua­ción sa­ni­ta­ria del país de des­tino, qué en­fer­me­da­des en­dé­mi­cas hay y las ca­rac­te­rís­ti­cas del via­je (de aven­tu­ra, fa­mi­liar, or­ga­ni­za­do, zo­na ru­ral, re­gión ur­ba­na y su du­ra­ción, en­tre otros).

Quie­nes ten­gan pre­vis­to viajar a des­ti­nos tro­pi­ca­les de­be­rían acu­dir con la su­fi­cien­te an­te­la­ción a los cen­tros de salud in­ter­na­cio­nal, para in­for­mar­se so­bre las me­di­das que hay que adoptar a fin de evi­tar al­gu­nas en­fer­me­da­des y las va­cu­nas que son ne­ce­sa­rias cum­pli­men­tar. Es­tas, que di­fie­ren se­gún la zo­na ele­gi­da, su­po­nen una ayu­da muy im­por­tan­te en la pre­ven­ción de en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas y, en al­gu­nos ca­sos, es­tán so­me­ti­das a re­gla­men­ta­ción in­ter­na­cio­nal.

El bo­ti­quín de via­je

El bo­ti­quín idó­neo de­be ocu­par po­co es­pa­cio, ser li­ge­ro y re­sis­ten­te y con­te­ner lo es­tric­ta­men­te ne­ce­sa­rio se­gún el lu­gar de des­tino y la du­ra­ción del via­je. En los des­ti­nos tro­pi­ca­les de­be­ría con­te­ner un de­sin­fec­tan­te y ma­te­rial de cu­ra de fácil apli­ca­ción, cre­mas so­la­res, un re­pe­len­te de mos­qui­tos, un pre­pa­ra­do para pu­ri­fi­car el agua, me­di­ca­men­tos contra el pa­lu­dis­mo y sa­les de rehi­dra­ta­ción oral para com­ba­tir las lla­ma­das “dia­rreas del via­je­ro”. Las per­so­nas con en­fer­me­da­des cró­ni­cas de­ben lle­var­se con­si­go un in­for­me de­ta­lla­do y ac­tua­li­za­do de su mé­di­co, to­das las re­ce­tas mé­di­cas y más me­di­ca­ción de la ne­ce­sa­ria. Las per­so­nas alér­gi­cas de­ben co­no­cer tam­bién la épo­ca es­ta­cio­nal del país de des­tino y te­ner en cuen­ta la po­si­bi­li­dad de su­frir una cri­sis du­ran­te el via­je.

Pre­cau­cio­nes ali­men­ta­rias

Hay que se­lec­cio­nar bien los ali­men­tos que se co­men y cómo se ha­cen; aun­que es­to no ase­gu­ra su inocui­dad, ayu­da a pre­ve­nir la dia­rrea, que es la en­fer­me­dad más fre­cuen­te en los via­jes in­ter­na­cio­na­les. Es­tar vi­gi­lan­te con los he­la­dos, la repostería y las ver­du­ras cru­das, pe­lar las fru­tas y ve­ri­fi­car que los ali­men­tos es­tén bien co­ci­na­dos. Hay que desechar las pre­pa­ra­cio­nes cru­das y de leche o de­ri­va­dos sin hi­gie­ni­zar.

Tam­bién hay que con­su­mir agua en en­va­ses que ofrez­can su­fi­cien­tes garantías o aque­llas que es­tén em­bo­te­lla­das y pre­cin­ta­das, o be­bi­das ca­lien­tes, co­mo té o ca­fé. Se de­ben re­cha­zar cu­bi­tos de hie­lo en las be­bi­das.

TEXTO DR. MSC. JULIO CÉ­SAR GINARTE SUÁ­REZ FO­TOS ARCHIVO EX­CE­LEN­CIAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.