Un par­ti­cu­lar sen­ti­do de la na­cio­na­li­dad

LA LA­BO­RIO­SI­DAD DE LOS HOL­GUI­NE­ROS, SU PE­CU­LIAR LEN­GUA­JE CUI­DA­DO, ASÍ CO­MO LA SIM­PA­TÍA IN­HE­REN­TE A SU CUL­TU­RA, SON RAS­GOS MUY CU­BA­NOS, ACEN­TUA­DOS ES­PE­CIAL­MEN­TE EN ES­TA PRO­VIN­CIA

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Tradicione­s - TEX­TO CHEF IN­TER­NA­CIO­NAL JOR­GE MÉN­DEZ RO­DRÍ­GUEZ-ARENCIBIA FO­TOS RO­LAN­DO PU­JOL Y AR­CHI­VO EXCELENCIA­S

Vie­ne de an­ta­ño en el pue­blo hol­gui­ne­ro la con­di­ción de agra­de­ci­dos por su buen na­cer. Es­for­za­da de­di­ca­ción pa­ra me­re­cer lo que se tie­ne pre­su­po­ne un cons­tan­te ejer­ci­cio de cre­ci­mien­to en la di­men­sión hu­ma­na; má­xi­me, cuan­do a la par del bre­gar por la exis­ten­cia, se desa­rro­lla una es­pe­cial mo­ti­va­ción por la per­te­nen­cia y el ar­te de agra­dar.

Se­gún da­tos de 1863, la te­nen­cia de 76 in­ge­nios azu­ca­re­ros y 753 ve­gas, de­no­tan la la­bo­rio­si­dad de sus po­bla­do­res, ras­go en que los lla­ma­dos is­le­ños o ca­na­rios (pro­ce­den­tes de Is­las Ca­na­rias) tu­vie­ron un re­le­van­te pro­ta­go­nis­mo. Pa­ra la in­fal­ta­ble­men­te ri­gu­ro­sa aten­ción que el cul­ti­vo del ta­ba­co re­quie­re, fue­ron es­tos in­mi­gran­tes in­su­la­res quie­nes con­tri­bu­ye­ron a eri­gir es­tas la­bo­res agrí­co­las en to­da una cul­tu­ra del sus­ten­to, amén de com­po­nen­te en la for­ma­ción de la na­cio­na­li­dad cu­ba­na. Sú­me­se a lo an­te­rior los sin­gu­la­res pro­ce­sos et­no­cul­tu­ra­les que ocu­rren en es­ta re­gión, con la mez­cla di­rec­ta de es­pa­ño­les e in­dias. Es­to pro­pi­ció una suer­te de es­pon­tá­neo es­que­ma de in­te­gra­ción so­cial de blan­cos con in­dí­ge­nas, pa­ten­ti­za­do en las es­cri­tu­ras ecle­siás­ti­cas con re­gis­tros de bau­tis­mo de mes­ti­zos, con­ser­va­das en los ar­chi­vos pa­rro­quia­les que da­tan de los si­glos XVIII y XIX.

Des­ta­can tam­bién es­tas re­gio­nes por un in­tere­san­te con­jun­to de to­pó­ni­mos que de­no­tan de­fen­sa por la per­pe­tui­dad de lo abo­ri­gen, en­tre ellos Bá­gua­nos, Ca­co­cún, Ma­nia­bón, Yu­ra­guano, Ya­re­yal, Agua­rás (San Agustín de), Ma­ca­gua, Ta­ca­jó, Güi­ra­bo, Ya­yal, Des­he­sa y Gui­ra­jal, en­tre otros más, al igual que una cui­da­do­sa pre­ser­va­ción del idio­ma es­pa­ñol, que ha­cen a Holguín, a la vez que ciu­dad dis­tin­gui­da por la co­rrec­ción del len­gua­je y co­mu­ni­dad de ha­blan­tes con al­ta cul­tu­ra, de­fen­so­res de su fo­né­ti­ca po­pu­lar con pe­cu­lia­res ma­ti­ces. Os­ten­tar un ele­va­do pres­ti­gio

lin­güís­ti­co y sano con­ser­va­du­ris­mo le­xi­cal, que tam­bién se pre­sen­ta en Ba­ya­mo, Las Tu­nas y Ca­ma­güey, no ex­clu­ye una in­tere­san­te va­rie­dad de tér­mi­nos y ex­pre­sio­nes cos­tum­bris­tas –mu­chas de ellas ve­ni­das del ha­bla de Is­las Ca­na­rias e igual­men­te pre­sen­tes en otras re­gio­nes del país– en­tre los que fi­gu­ran or­di­na­rio (po­co edu­ca­do), re­cu­lar (mar­chas atrás), co­me­go­fio (es­tú­pi­do, inú­til), pe­ji­gue­ra (al­go que mo­les­ta, en­tor­pe­ce­dor), muer­mo (gri­pe, ca­ta­rro), pi­jo­ta­da (co­sa in­sig­ni­fi­can­te, bo­be­ría), to­le­te (po­co in­te­li­gen­te), guin­dar (col­gar), ata­jar (al­can­zar, de­te­ner) y ra­tón (ta­ca­ño), amén de de­ter­mi­na­dos tér­mi­nos vul­ga­res, “es­pe­cial­men­te re­gio­na­les”, aun­que na­da exen­tos de ori­gi­na­li­dad y co­mi­ci­dad.

La agi­li­dad del pen­sa­mien­to ha acom­pa­ña­do a los hol­gui­ne­ros tan­to pa­ra ma­ni­fes­tar re­cha­zos co­mo afec­tos, con un siem­pre im­pres­cin­di­ble com­po­nen­te de buen hu­mor. Así, la im­po­nen­te edi­fi­ca­ción de es­ti­lo neo­clá­si­co con gran­des ar­ca­das y es­pa­cio­sos sa­lo­nes, ter­mi­na­da de eri­gir en 1868 co­mo man­sión del acau­da­la­do es­pa­ñol Fran­cis­co Ron­dán, fren­te a la an­ti­gua Pla­za de Ar­mas, hoy Par­que Ca­lix­to Gar­cía, fue con­ver­ti­da en la Ca­sa del Go­bierno co­lo­nial (o Ca­sa Con­sis­to­rial). Se­gún ver­sio­nes his­tó­ri­cas, cuan­do el si­tio de Holguín en oc­tu­bre de 1868 por las tro­pas

mam­bi­sas, al man­do del Ge­ne­ral Ju­lio Gra­ve de Pe­ral­ta, se re­for­zó la pre­sen­cia de sol­da­dos es­pa­ño­les en es­ta ins­ti­tu­ción gu­ber­na­men­tal, cu­yo uni­for­me po­seía ele­men­tos de vi­vos co­lo­res que lla­ma­ron la aten­ción de los pa­trio­tas, dan­do en vo­cear­le pe­ri­cos al enemi­go, en tono bur­les­co y desafian­te, lo que mo­ti­vó co­men­za­ra a iden­ti­fi­cár­se­le co­mo La Pe­ri­que­ra. En la ac­tua­li­dad, se en­cuen­tra allí un im­por­tan­te mu­seo po­li­va­len­te.

El pa­so sub­te­rrá­neo exis­ten­te en la Ave­ni­da de los Li­ber­ta­do­res, cons­trui­do du­ran­te la dé­ca­da de 1980, que fa­ci­li­ta y pro­te­ge el ac­ce­so de los pea­to­nes ha­cia el Es­ta­dio Ca­lix­to Gar­cía, es co­no­ci­do y re­co­no­ci­do co­mo el Pi­ri­jod de Ma­nuel. Tal de­no­mi­na­ción obe­de­ce a la pro­nun­cia­ción apro­xi­ma­da en idio­ma ru­so de es­te ti­po de vial so­te­rra­do, en cu­ya mar­que­si­na ubi­ca­da a la en­tra­da se en­cuen­tra ins­cri­to di­cho nom­bre en le­tras ru­sas. Por su par­te, fue Ma­nuel un hol­gui­ne­ro que ins­pi­ra­ra la rea­li­za­ción de es­ta obra “an­te el im­pe­ra­ti­vo de pa­sar con sus nie­tos la ave­ni­da pa­ra ver los jue­gos de pe­lo­ta en el es­ta­dio”.

La mu­si­ca­li­dad no pue­de ex­cluir­se co­mo com­po­nen­te esen­cial de la cu­ba­nía. Cuen­ta Holguín con re­pre­sen­ta­ti­vas mues­tras de es­ta ma­ni­fes­ta­ción de la iden­ti­dad crio­lla, co­mo son el Tea­tro Lí­ri­co de Holguín Ro­dri­go Prats, pró­xi­mo a al­can­zar las seis dé­ca­das, al igual que la ex­clu­si­vi­dad de con­tar en­tre sus na­ci­dos al inol­vi­da­ble mú­si­co, com­po­si­tor y tro­va­dor ju­gla­res­co Faus­tino Oramas Osorio, “El Gua­ya­be­ro” (1911 - 2007) fa­mo­so por sus ri­mas im­preg­na­das de un sen­ti­do pi­ca­res­co sin igual, apo­ya­das por el do­ble sen­ti­do de sus le­tras.

Mu­si­ca­li­dad, tam­bién, ma­ni­fes­ta­da en otras fa­ce­tas de la co­ti­dia­nei­dad co­mo es la co­ci­na, gra­cias a una in­ge­nio­si­dad ne­ga­da a de­jar de ha­bi­tar en los ge­nes de un pue­blo que ha me­re­ci­do ser ga­lar­do­na­do –tam­bién úni­co– por su sim­pa­tía. No du­de, en­ton­ces, al me­nos pro­bar la re­ce­ta de la So­pa con Mú­si­ca.

La Pe­ri­que­ra to­ma su nom­bre de la cos­tum­bre de los pa­trio­tas hol­gui­ne­ros de lla­mar "pe­ri­cos" a los uni­for­ma­dos en la Ca­sa del Go­bierno co­lo­nial

Faus­tino Oramas, "El Gua­ya­be­ro", fue un fa­mo­so tro­va­dor y ju­glar hol­gui­ne­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.