Inversión de Tu­ris­mo: En mar­cha ace­le­ra­da.

AN­TE LA EX­PEC­TA­TI­VA DE RE­CI­BIR AL­GO MÁS DE 4,2 MI­LLO­NES DE VI­SI­TAN­TES IN­TER­NA­CIO­NA­LES EN 2017, CU­BA ASE­GU­RA LA SUS­TEN­TA­BI­LI­DAD ME­DIAN­TE LA IN­NO­VA­CIÓN CONS­TAN­TE, CO­MO RES­PUES­TA A LOS CAM­BIOS DEL MER­CA­DO

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario - TEX­TO JO­SÉ LUIS PERELLÓ CA­BRE­RA. FA­CUL­TAD DE TU­RIS­MO, UNI­VER­SI­DAD DE LA HA­BA­NA FO­TOS RO­LAN­DO PU­JOL Y AR­CHI­VO EXCELENCIA­S

La de­ci­sión anun­cia­da a me­dia­dos del úl­ti­mo mes del año 2014, ge­ne­ró enor­mes ex­pec­ta­ti­vas en Es­ta­dos Uni­dos, el Ca­ri­be, Cu­ba y el mun­do so­bre un rá­pi­do res­ta­ble­ci­mien­to de las re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas y co­mer­cia­les, aun­que no sus­ten­ta­das con un ade­cua­do co­no­ci­mien­to de la reali­dad en am­bos paí­ses. Des­de en­ton­ces, la lla­ma­da nor­ma­li­za­ción con­cen­tró sus ac­cio­nes en el sec­tor del tu­ris­mo y los via­jes, sub­es­ti­man­do las ne­ce­si­da­des del res­to de los sec­to­res de la eco­no­mía cu­ba­na, que du­ran­te mu­chos años ha­bían acu­mu­la­do un fuer­te de­te­rio­ro de­bi­do a las li­mi­ta­cio­nes y res­tric­cio­nes, que di­fi­cul­ta un equi­li­bra­do desa­rro­llo eco­nó­mi­co y so­cial del país.

En los úl­ti­mos quin­ce años, de­ce­nas de vo­lu­mi­no­sos es­tu­dios rea­li­za­dos por aca­dé­mi­cos, ins­ti­tu­cio­nes, agencias pa­ra el desa­rro­llo, tan­to es­ta­dou­ni­den­ses co­mo cu­ba­nas, han ana­li­za­do y pu­bli­ca­do, se­gún di­fe­ren­tes es­ce­na­rios, el desa­rro­llo del tu­ris­mo cu­bano ba­jo un clima de dis­ten­sión o nor­ma­li­za­ción de re­la­cio­nes con Es­ta­dos Uni­dos. Sin em­bar­go, nin­gu­na de las par­tes es­ta­ba pre­pa­ra­da pa­ra asu­mir una si­tua­ción dis­tin­ta a la que, du­ran­te más de cin­cuen­ta años, se con­si­de­ra­ba “nor­mal”, ca­rac­te­ri­za­da por prohibicio­nes de via­jes, res­tric­cio­nes en ac­ce­sos aé­reos y ma­rí­ti­mos, mul­tas y san­cio­nes a ban­cos, com­pa­ñías ho­te­le­ras, tou­ro­pe­ra­do­res o

sub­si­dia­rias en ter­ce­ros paí­ses, que se re­la­cio­na­ran co­mer­cial­men­te con Cu­ba. Y, co­mo re­za el sa­ber po­pu­lar: “hoy es el ma­ña­na acer­ca del cual te preo­cu­pa­bas ayer”.

Hoy, el tu­ris­mo y los tu­ris­tas son otros; el con­cep­to de las va­ca­cio­nes ha va­ria­do, la for­ma de dis­fru­tar­las es di­fe­ren­te, la ex­plo­si­va ace­le­ra­ción de las al­tas tec­no­lo­gías es­tá pre­sen­te en to­das las eta­pas del via­je y mar­can los de­rro­te­ros que de­be­rán se­guir los ope­ra­do­res de via­jes, las ae­ro­lí­neas, los ae­ro­puer­tos, los ho­te­les y las ad­mi­nis­tra­cio­nes de los des­ti­nos. Ca­ro­li­ne Brem­ner, Head of Tra­vel Re­search Team de Eu­ro­mo­ni­tor In­ter­na­tio­nal se­ña­la que “los agen­tes que crean que te­ner un web­si­te o una app sig­ni­fi­ca que es­tán cu­brien­do las ne­ce­si­da­des de los via­je­ros de hoy, es­tán cua­tro años atra­sa­dos”. Los tiem­pos y los es­pa­cios en el tu­ris­mo y los via­jes aho­ra es­tán do­mi­na­dos por los ga­te­kee­pers, que son los con­tro­la­do­res del ac­ce­so a in­ter­net. Si Cu­ba y el Ca­ri­be no asu­men el re­to de los nue­vos tiem­pos, co­mo

Las in­ver­sio­nes pro­yec­ta­das in­clu­yen ho­te­les de al­to es­tán­dar, pe­que­ños hos­ta­les bou­ti­que, bal­nea­rios y spas, parques te­má­ti­cos, cen­tros cul­tu­ra­les y de­por­ti­vos, cam­pos de golf y ma­ri­nas náu­ti­cas

en el “vue­lo de los gan­sos sal­va­jes”1, otros des­ti­nos emer­gen­tes más com­pe­ti­ti­vos en­tra­rán con éxi­to en el mer­ca­do me­dian­te no­ve­do­sas, in­no­va­do­ras y crea­ti­vas ofer­tas, mien­tras los des­ti­nos in­su­la­res del Ca­ri­be se­gui­rán pla­nean­do el mul­ti­des­tino.

Asu­mien­do los re­tos

A par­tir de enero del 2015, el tu­ris­mo in­ter­na­cio­nal pa­ra la ma­yor de Las An­ti­llas ha mos­tra­do cre­ci­mien­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos en el in­di­ca­dor de lle­ga­da de vi­si­tan­tes. En es­tos vein­ti­cua­tro me­ses trans­cu­rri­dos, 7 560 000 vi­si­tan­tes in­ter­na­cio­na­les han vi­si­ta­do la Is­la.

El re­cién fi­na­li­za­do 2016 aco­gió 4 035 000 vi­si­tan­tes, que re­pre­sen­tan un 17% por en­ci­ma del año an­te­rior. Ba­jo es­te desem­pe­ño, diez paí­ses más los cu­ba­nos re­si­den­tes en el ex­te­rior re­pre­sen­tan el 77% de las lle­ga­das en 2016; mien­tras que en 2012 es­tos mis­mos paí­ses re­pre­sen­ta­ban más del 80% de las lle­ga­das. Es­to de­mues­tra que en es­tos cin­co años ha au­men­ta­do la dis­per­sión en los arri­bos des­de otros mer­ca­dos, fa­ci­li­ta­do por nue­vas lí­neas aé­reas co­mer­cia­les que han in­cor­po­ra­do a Cu­ba en sus iti­ne­ra­rios, en­tre es­tos los vue­los di­rec­tos de Air Chi­na, Tur­kish Air­li­nes, Ame­ri­can Air­li­nes, Je­tB­lue Air­ways, Del­ta Air­li­nes, South­west Air­li­nes, Uni­ted Air­li­nes y otros.

In­tere­sa­dos en el otro­ra des­tino prohi­bi­do, via­ja­ron des­de Es­ta­dos Uni­dos 614 500 re­si­den­tes en el te­rri­to­rio ve­cino, de ellos 282 621 es­ta­dou­ni­den­ses, aun­que nin­guno lo hi­zo co­mo tu­ris­ta, pues to­da­vía las res­tric­cio­nes del go­bierno nor­te­ame­ri­cano prohí­ben ha­cer tu­ris­mo en es­ta pe­que­ña is­la ca­ri­be­ña.

A me­dia­dos de 2016 co­men­za­ron los vue­los co­mer­cia­les di­rec­tos des­de Es­ta­dos Uni­dos a va­rios ae­ro­puer­tos cu­ba­nos. La in­cor­po­ra­ción de 110 vue­los dia­rios con­je­tu­ra­ba una “so­bre­ofer­ta” de tres mi­llo­nes de asien­tos de avión al año pa­ra una de­man­da in­tere­sa­da en co­no­cer el nue­vo des­tino, en es­ta pri­me­ra eta­pa. En es­tu­dios de mer­ca­do an­te­rio­res se re­fren­da­ba que, una vez res­ta­ble­ci­das las re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas, un mi­llón de nor­te­ame­ri­ca­nos es­ta­rían in­tere­sa­dos en vi­si­tar Cu­ba. De ellos, un 60% es­tá in­tere­sa­do en vi­si­tar­la co­mo par­te de un via­je en cru­ce­ros, fren­te a un 13% que desea un via­je de es­tan­cia. El tiem­po me­dio de es­tan­cia pre­fe­ri­do se­ría de 2,9 no­ches. En la me­di­da que au­men­ta­ron las es­ca­las de cru­ce­ros, dis­mi­nu­yó la de­man­da vía aé­rea.

El tu­ris­mo de cru­ce­ro re­pre­sen­ta una op­ción via­ble, que ga­ran­ti­za un cre­ci­mien­to del nú­me­ro de vi­si­tan­tes, fren­te a una ofer­ta de ser­vi­cios de alo­ja­mien­to que no ga­ran­ti­za la de­man­da de es­tan­cia, al me­nos en los pró­xi­mos dos años.

Cu­ba en el Año In­ter­na­cio­nal del Tu­ris­mo Sos­te­ni­ble

El sec­tor tu­rís­ti­co cu­bano en to­dos es­tos años ha apren­di­do la lec­ción de que con­fiar so­lo en el atrac­ti­vo na­tu­ral, co­mo las pla­yas o los ver­des cam­pos, o la cul­tu­ra vis­ta co­mo ma­ni­fes­ta­cio­nes ar­tís­ti­cas, pue­de lle­var a la in­mo­vi­li­dad o ex­ce­so de con­fian­za, re­crean­do un “más de lo mis­mo”.

La cons­tan­te re­vi­ta­li­za­ción de los pro­duc­tos y las ofer­tas es lo que ga­ran­ti­za el sos­tén y cre­ci­mien­to de los es­tán­da­res pa­ra un mer­ca­do ca­da vez más he­te­ro­gé­neo, exi­gen­te y seg­men­ta­do. De ahí que las in­ver­sio­nes pro­yec­ta­das en el Plan de Desa­rro­llo in­clu­yan ho­te­les de al­to es­tán­dar en ciu­da­des, pe­que­ños hos­ta­les bou­ti­que, bal­nea­rios y spas, parques te­má­ti­cos, cen­tros cul­tu­ra­les y de­por­ti­vos, cam­pos de golf y ma­ri­nas náu­ti­cas, en un am­bien­te en el que se per­ci­ba la au­ten­ti­ci­dad de una cul­tu­ra y no del es­pec­tácu­lo fal­so y es­pu­rio que, por cier­to, ya no es sus­ten­ta­ble.

Es­to no re­pre­sen­ta en nin­gún mo­men­to aban­do­nar al hoy pre­do­mi­nan­te tu­ris­mo de sol y pla­ya con to­do in­clui­do, que tam­bién for­ma par­te de la iden­ti­dad y la cul­tu­ra del tu­ris­mo ca­ri­be­ño y que sa­tis­fa­ce a un mer­ca­do na­da des­pre­cia­ble, que con­ci­be las va­ca­cio­nes jun­to al sol, las are­nas y el mar, en un des­tino se­gu­ro y hos­pi­ta­la­rio co­mo Cu­ba.

Pa­ra el sec­tor tu­rís­ti­co cu­bano –que es­pe­ra la lle­ga­da de 4,2 mi­llo­nes de vi­si­tan­tes in­ter­na­cio­na­les en 2017– es­te año re­pre­sen­ta­rá un cre­ci­mien­to in­clu­si­vo que ga­ran­ti­ce la sus­ten­ta­bi­li­dad me­dian­te la in­no­va­ción cons­tan­te, co­mo res­pues­ta a los cam­bios del mer­ca­do y que di­na­mi­ce real­men­te la eco­no­mía, man­te­nien­do un equi­li­brio con lo am­bien­tal y lo so­cial.

El tu­ris­mo de cru­ce­ros es una op­ción via­ble pa­ra ga­ran­ti­zar el au­men­to de vi­si­tan­tes, fren­te a una ofer­ta de alo­ja­mien­tos que no ase­gu­ra la de­man­da de es­tan­cias

Cons­truc­ción de ho­tel en Ca­yo Gui­ller­mo, Cie­go de Ávi­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.