El ar­te los­ca­ri­bes de

EL GRAN MAR DE LOS CARIBES HA SI­DO SIEM­PRE RE­FE­REN­TE IM­POR­TAN­TE PA­RA LA VI­DA DE LOS ISLEÑOS QUE HAN POBLADO POR SIGLOS EL CINTURÓN ANTILLANO “Fue­ron jun­tos a co­ger la ca­la­ba­za de Ya­ya, don­de es­ta­ba su hi­jo Ya­yael, que se ha­bía trans­for­ma­do en pe­ces, y ni

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - La Pollera - TEX­TO / BY THIMO PIMENTEL, MD. PRE­MIO NA­CIO­NAL DE AR­TES PLÁSTICAS 2016, RE­PÚ­BLI­CA DOMINICANA / MD. 2016 NA­TIO­NAL FINE ARTS AWARD, DO­MI­NI­CAN RE­PU­BLIC FO­TOS / PHOTOS CORTESÍA DEL MU­SEO BELLAPART Y SU DI­REC­TO­RA MIRNA GUE­RRE­RO / COURTESY OF THE BELLAPART MUS

Sus pri­me­ros po­bla­do­res agroal­fa­re­ros, los Ig­ne­ris –ara­wa­cos in­su­la­res–, ya de­ja­ban su im­pron­ta en blan­co y ro­jo so­bre el ba­rro, re­pre­sen­tan­do el mar, sus aguas, sus olas, los pe­ces, sus hu­ra­ca­nes, sus mi­tos, su cos­mo­lo­gía.

Las pic­to­gra­fías guar­dan con ce­lo esas pri­me­ras re­pre­sen­ta­cio­nes, así co­mo las va­si­jas pin­ta­das, la pie­dra es­cul­pi­da y las ma­de­ras fi­na­men­te ta­lla­das.

Lue­go, los pri­me­ros gra­ba­dos de Teo­do­ro de Bry, alu­si­vos a la con­quis­ta, mues­tran ese mar in­dó­mi­to y bra­vío, al­re­de­dor de sus mi­tos y qui­me­ras.

Y es que el ar­te y los ar­tis­tas isleños han si­do más afi­nes a pin­tar su mar que aque­llos gran­des uni­ver­sa­les co­mo Go­ya, Ve­láz­quez, Du­re­ro, Rem­brand, Mi­guel Án­gel y el pro­pio Leo­nar­do Da Vin­ci, que no re­fle­ja­ron nun­ca sus ma­res en sus obras.

Los ar­tis­tas ma­ri­nis­tas, pai­sa­jis­tas del agua en el Ca­ri­be, han si­do por cos­te­ños, enamo­ra­dos de su mar con ama­ne­ce­res y atar­de­ce­res de en­sue­ño o en oca­sio­nes tes­ti­gos de epo­pe­yas por la in­de­pen­den­cia que mar­có un his­to­ri­cis­mo na­val, o bien re­gis­tro de nau­fra­gios fa­mo­sos, o los sue­ños e idea­les del Pa­dre Fun­da­dor de la Re­pú­bli­ca, Juan Pa­blo Duar­te.

El mar nun­ca ha si­do fá­cil de pin­tar y de­man­da del ar­tis­ta pin­tor un gran do­mi­nio téc­ni­co. Las trans­pa­ren­cias, em­pas­tes, pá­ti­nas, lu­ces y som­bras, pers­pec­ti­vas y pro­por­cio­nes, son al­gu­nas de las di­fi­cul­ta­des pa­ra trans­mi­tir el dra­ma­tis­mo exi­gi­do pa­ra “de­jar en­trar el mar” en el lien­zo co­mo prin­ci­pal te­ma de crea­ción.

El mar, nues­tro mar Ca­ri­be, es cam­bian­te, enér­gi­co, di­ná­mi­co, tran­qui­lo con los nor­tes, bra­vío y hu­ra­ca­na­do a ser trai­cio­ne­ro, siem­pre un mo­ti­vo de re­to pa­ra los que se atre­ven a pin­tar­lo, pues sus exi­gen­cias son mu­chas.

En el di­bu­jo, po­cos se atre­ven a plas­mar su his­to­ria, pues la lí­nea se aho­ga en­tre olas vi­vas o se es­tre­me­ce de do­lor al pe­gar con fuer­za en los arre­ci­fes.

En tal sen­ti­do, la plás­ti­ca ma­ri­nis­ta ha si­do cul­ti­va­da con acier­to por al­gu­nos de nues­tros me­jo­res maes­tros de la pin­tu­ra dominicana: Luis Des­san­gles, Abe­lar­do Pi­ñei­ro, Jo­seph Gau­sachs, Geor­ge Haus­dorf, Cla­ra Le­des­ma, Ada Bal­cá­cer, Fer­nan­do Pe­ña De­fi­lló, Gui­llo Pé­rez, Yor­yi Mo­rel, José Gar­cía Cor­de­ro, José Ces­te­ros, Fer­mín Ce­ba­llos, en­tre otros.

El mar co­mo mo­ti­vo pic­tó­ri­co, co­mo te­ma de ins­pi­ra­ción, de­be ser ana­li­za­do más pro­fun­da­men­te, des­de sus orí­ge­nes, al es­tu­diar los be­llos tra­zos de las va­si­jas ig­ne­ris, la im­pron­ta pic­to­grá­fi­ca de las cue­vas y su len­gua­je mí­ti­co­re­li­gio­so, las in­trin­ca­das fi­gu­ras la­be­rín­ti­cas en las ro­cas o en la ma­de­ra de fi­na ta­lla.

En un en­torno is­le­ño de lar­go y si­nuo­so per­fil cos­te­ro, con be­llas bahías, en­se­na­das tran­qui­las y her­mo­sas playas, el ar­te del mar o el ma­ri­nis­mo pic­tó­ri­co nos lle­va a re­cor­dar aquel ma­pa del Al­mi­ran­te de la Mar Océa­na, co­no­ci­do co­mo “el ras­gu­ño”, don­de con lí­nea pre­ci­sa mar­ca los con­tor­nos del Mon­te de Cris­to y es­tam­pa la cruz tem­pla­ria en él.

Y nun­ca se­rá igual el ar­tis­ta que na­ve­ga­ba y pin­ta­ba, co­mo aque­llos na­ve­gan­tes ara­wa­cos in­su­la­res o los caribes, que cru­za­ban el an­cho mar en sus gran­des ca­noas con más de 70 re­me­ros y ve­la­men des­ple­ga­do, pa­ra plas­mar sus vi­ven­cias a sus dio­ses y creen­cias, res­pec­to al crea­dor mo­derno que ha­ce del mar so­lo una re­fe­ren­cia más en el pai­sa­je de una com­po­si­ción.

El mar de los caribes en es­ta is­la má­gi­ca ha si­do, es y se­rá, en su tranquilid­ad o en su bra­vu­ra, mo­de­lo de pin­to­res, es­cul­to­res, gra­ba­dis­tas y di­bu­jan­tes.

“Mar Ca­ri­be”, Geor­ge Haus­dorf.

“Sol na­cien­te”, Fer­mín Ce­ba­llos.

Va­si­ja con mo­ti­vos ma­ri­nos Ig­ne­ri. / Va­se with Ig­ne­ri ma­ri­ne mo­tifs.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.