Un des­tino pa­ra vi­vir la na­tu­ra­le­za

RÍO CANÍMAR OFRE­CE AL VI­SI­TAN­TE UNO DE LOS DESTINOS PA­RA EL TU­RIS­MO DE NA­TU­RA­LE­ZA MÁS IN­TERE­SAN­TE DEL PAÍS, QUE COM­BI­NA LO MÁS NA­TU­RAL CON EL DISFRUTE, LA RELAJACIÓN Y LA AVEN­TU­RA

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Entrevista / Q&A -

El Par­que Tu­rís­ti­co Río Canímar se en­cuen­tra si­tua­do en el Va­lle Río Canímar, Pai­sa­je Na­tu­ral Pro­te­gi­do en la pro­vin­cia de Ma­tan­zas. Se ca­rac­te­ri­za por los her­mo­sos con­tras­tes pai­sa­jís­ti­cos que ofre­cen las már­ge­nes del río, así co­mo su cur­so y desem­bo­ca­du­ra en la Bahía de Ma­tan­zas.

La ins­ta­la­ción cuen­ta con 3 áreas prin­ci­pa­les: la Ba­se Náu­ti­ca y La Ar­bo­le­da, ubi­ca­das en el pro­pio par­que, y el Res­tau­ran­te Río Mar en ple­na ciu­dad de Ma­tan­zas. Los vi­si­tan­tes ex­tran­je­ros, mo­vi­dos por agencias de viajes, pue­den dis­fru­tar de las excursione­s Río Canímar y Río Mar, en las que no fal­tan ac­ti­vi­da­des co­mo paseos en bo­te, mon­ta de ani­ma­les amaes­tra­dos, sen­de­ros, ob­ser­va­ción de aves, ba­ños en el río e in­ter­pre­ta­ción ar­queo­ló­gi­ca y es­pe­leo­ló­gi­ca.

Di­sí­mi­les atrac­ti­vos po­si­bi­li­tan el disfrute de los vi­si­tan­tes, en­tre es­tos:

Río Canímar: El área na­ve­ga­ble com­pren­di­da des­de la desem­bo­ca­du­ra has­ta 1 km de la in­ter­sec­ción del Mo­ra­to con el Canímar.

Pla­yi­ta La Eloí­sa (Cu­ru­jey): Ubi­ca­da en la la­de­ra oes­te del río, con un área de ba­ño de 125 m2.

Cue­va del Agua: Gru­ta en la mar­gen oc­ci­den­tal del río, a la que se pue­de ac­ce­der a

tra­vés de un pe­que­ño sen­de­ro. Po­see una pis­ci­na na­tu­ral con aguas cris­ta­li­nas.

Sen­de­ro La So­la­pa: Mi­ra­dor na­tu­ral ideal pa­ra la rea­li­za­ción de ac­ti­vi­da­des ami­ga­bles con el am­bien­te co­mo la ob­ser­va­ción de flo­ra, fau­na y pai­sa­jes, e in­ter­pre­ta­ción ar­queo­ló­gi­ca y es­pe­leo­ló­gi­ca.

La Ar­bo­le­da: Po­see con­di­cio­nes na­tu­ra­les pro­pi­cias pa­ra rea­li­zar paseos en bo­te, vi­si­tas a las rui­nas de Tum­ba­de­ro y a la Can­te­ra, paseos a ca­ba­llo y pa­ra el des­can­so en ha­ma­cas.

Ma­nan­tial de la Ame­ri­ca­na: Ubi­ca­do fren­te al res­tau­ran­te de La Ar­bo­le­da, bro­ta des­de el in­te­rior del fa­ra­llón has­ta un ca­nal que se en­cuen­tra en­cau­sa­do y es uti­li­za­do pa­ra el cul­ti­vo de be­rro.

Río El Mo­ra­to: De aguas tran­qui­las y trans­pa­ren­tes, la bio­di­ver­si­dad de sus már­ge­nes pre­sen­ta un al­to gra­do de con­ser­va­ción.

Can­te­ra de Tum­ba­de­ro: An­ti­gua can­te­ra pró­xi­ma a las Rui­nas de Tum­ba­de­ro, que ac­tual­men­te se en­cuen­tra en ex­plo­ta­ción, pu­dién­do­se ob­ser­var la ex­trac­ción de los can­tos.

Ma­nan­tial del Río El Mo­ra­to: Ma­nan­tial que flu­ye al río El Mo­ra­to, a 1 km de su desem­bo­ca­du­ra en el río Canímar. Se ca­rac­te­ri­za por la su­ce­sión de pai­sa­jes na­tu­ra­les.

Una im­pre­sio­nan­te y di­ver­sas flo­ra y fau­na ha­bi­tan la zo­na. Des­de la Za­mia in­te­gri­fo­lia o Za­mia, es­pe­cie ve­ge­tal pri­mi­ti­va que se en­cuen­tra ame­na­za­da; el ma­na­tí, es­pe­cie en pe­li­gro de ex­tin­ción avis­ta­da en el río Canímar, has­ta mo­lus­cos en­dé­mi­cos co­mo el Me­lo­ge­na o Cas­co de Mu­lo.

El área, ri­ca re­gión ar­queo­ló­gi­ca, po­see 12 si­tios de in­te­rés, des­ta­cán­do­se el ce­men­te­rio abo­ri­gen al ai­re li­bre más an­ti­guo de las An­ti­llas Ma­yo­res, con más de 7000 años de an­ti­güe­dad. Exis­ten tam­bién ves­ti­gios co­lo­nia­les co­mo las rui­nas del si­tio Bon­go, que ser­vía de en­la­ce pa­ra la trans­por­ta­ción de per­so­nas y mer­can­cías de una mar­gen a la otra del río; las Rui­nas del Tum­ba­de­ro, an­ti­guo al­ma­cén de azú­car, pro­duc­to tras­la­da­do a tra­vés del río has­ta la bahía de Ma­tan­zas pa­ra su co­mer­cia­li­za­ción; y “El Mo­rri­llo”, pe­que­ña for­ta­le­za co­lo­nial, hoy Mo­nu­men­to Na­cio­nal, cons­trui­do pa­ra de­fen­der la ciu­dad de los ata­ques de cor­sa­rios y pi­ra­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.