Lí­neas aé­reas: com­pe­ten­cias y rea­jus­tes.

CO­MO RE­ZA LA CO­NO­CI­DA EX­PRE­SIÓN, LAS AE­RO­LÍ­NEAS NOR­TE­AME­RI­CA­NAS “VIE­RON LOS CIE­LOS ABIER­TOS” EN CU­BA A PAR­TIR DEL 2015. LA COM­PE­TEN­CIA HA SI­DO FE­ROZ DES­DE EL INI­CIO Y YA HA CO­MEN­ZA­DO A CO­BRAR SUS PRI­ME­RAS VÍC­TI­MAS. AHO­RA, LA IDEA NO ES ABAN­DO­NAR, SINO R

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - News - TEX­TO Y FO­TOS JOR­GE CO­RO­MI­NA

El pa­sa­do 17 de ma­yo, en un lu­jo­so sa­lón del Ho­tel Pa­lo­mar en el cen­tro de la ciu­dad de Phoe­nix, es­ta­do nor­te­ame­ri­cano de Ari­zo­na, se ce­le­bró la jun­ta anual de ac­cio­nis­tas de South­west Air­li­nes, una de las com­pa­ñías aé­reas más im­por­tan­tes de Es­ta­dos Uni­dos.

En la reunión se va­lo­ra­ron los re­sul­ta­dos po­si­ti­vos que, des­de ha­ce ya al­gu­nos años, ha ve­ni­do co­se­chan­do la em­pre­sa que di­ri­ge el mag­na­te Gary Kelly, quien al abor­dar el te­ma de los nue­vos des­ti­nos, de­di­có sus pri­me­ras pa­la­bras a ase­gu­rar que South­west se­gui­rá apos­tan­do por man­te­ner sus dos vue­los dia­rios a La Ha­ba­na, mien­tras es­pe­ra la res­pues­ta del De­par­ta­men­to de Trans­por­te de Es­ta­dos Uni­dos (US­DOT por sus si­glas en in­glés) a la so­li­ci­tud de un ter­cer vue­lo des­de Mia­mi a La Ha­ba­na.

Pe­ro South­west no es­tá so­la en la pu­ja por am­pliar sus fre­cuen­cias. En la lu­cha tam­bién es­tán Je­tB­lue, Del­ta y Ame­ri­can Air­li­nes, to­das con va­rios vue­los dia­rios en­tre más de una ciu­dad es­ta­dou­ni­den­se y va­rios des­ti­nos cu­ba­nos.

Tan so­lo pa­ra vo­lar a La Ha­ba­na, las ae­ro­lí­neas nor­te­ame­ri­ca­nas dis­po­nen de 21 ca­pa­ci­da­des dia­rias apro­ba­das por el US­DOT.

La sa­li­da de tres com­pa­ñías del rue­do –Sil­ver Air­ways, Spi­rit y Fron­tier– so­lo cau­só cier­ta alar­ma en al­gu­nos me­dios de pren­sa, que apun­ta­ron a la fal­ta de de­man­da y la so­bre­va­lo­ra­ción del mer­ca­do cu­bano co­mo las cau­sas prin­ci­pa­les de la re­ti­ra­da.

En el aná­li­sis pu­ra­men­te eco­nó­mi­co, lo cier­to es que Spi­rit, Fron­tier y Sil­ver Air­ways sa­lie­ron de­rro­ta­das de la ba­ta­lla por los cie­los cu­ba­nos. Los pe­jes gor­dos, co­mo Ame­ri­can Air­li­nes, Je­tB­lue, South­west, Del­ta y Uni­ted, te­nían cla­ri­dad des­de el ini­cio de cuá­les eran sus ver­da­de­ras po­si­bi­li­da­des en es­te jue­go y, una vez más, lo han de­ja­do bien cla­ro.

Las tres pri­me­ras es­tán so­li­ci­tan­do al US­DOT que le en­tre­guen las fre­cuen­cias que el trío sa­lien­te es­tá de­jan­do dis­po­ni­ble. ¿Es eso fal­ta de de­man­da o sen­ci­lla­men­te la po­si­bi­li­dad de reaco­mo­dar­se en un mer­ca­do que per­ma­ne­ció in­to­ca­do du­ran­te más de 50 años?

Je­tB­lue quie­re aho­ra co­nec­tar Bos­ton y La Ha­ba­na, un re­cla­mo que se hi­zo sen­tir des­de el mis­mo mo­men­to en que el US­DOT otor­gó los vue­los. Re­cor­de­mos que el Se­cre­ta­rio de Trans­por­te nor­te­ame­ri­cano pri­me­ro otor­gó a las ae­ro­lí­neas las pla­zas pa­ra vo­lar al res­to de Cu­ba, y des­pués con­ce­dió las fre­cuen­cias pa­ra lle­gar a la ca­pi­tal cu­ba­na.

El in­flu­yen­te dia­rio The Bos­ton Glo­be, por ejem­plo, cues­tio­nó en su mo­men­to en un edi­to­rial que el US­DOT fa­vo­re­cie­ra a la ciu­dad de Char­lot­te, en Ca­ro­li­na del Nor­te, por en­ci­ma de Bos­ton, una ur­be con un mer­ca­do mu­cho más gran­de y con una co­mu­ni­dad cu­ba­noa­me­ri­ca­na ma­yor. Un re­cla­mo si­mi­lar hi­zo opor­tu­na­men­te Chica­go, otro mer­ca­do im­por­tan­te.

No es me­nos cier­to que el mer­ca­do cu­bano con­ti­núa pre­sen­tan­do di­fi­cul­ta­des pa­ra el tu­ris­mo nor­te­ame­ri­cano, di­fi­cul­ta­des de­ve­ni­das fun­da­men­tal­men­te de la pro­pia po­lí­ti­ca de Was­hing­ton, que si­gue sin per­mi­tir un tu­ris­mo irres­tric­to a la Is­la y per­ma­ne­ce co­mo rehén de un nue­vo pre­si­den­te que pro­me­tió “re­vi­sar” la aper­tu­ra ha­cia Cu­ba de su an­te­ce­sor, pe­ro que has­ta la fe­cha no se ha pro­nun­cia­do al res­pec­to.

Sin em­bar­go, la co­mu­ni­dad de ne­go­cios de Es­ta­dos Uni­dos con­ti­núa apos­tan­do por Cu­ba. Ya to­das las prin­ci­pa­les na­vie­ras es­ta­dou­ni­den­ses es­tán ope­ran­do en la Is­la y han anun­cia­do más via­jes de cru­ce­ros pa­ra la tem­po­ra­da 2017-2018. La úl­ti­ma en ha­cer­lo ha si­do Ho­lland Ame­ri­ca, que ini­cia­rá sus via­jes a Cu­ba el 22 de di­ciem­bre del pre­sen­te año.

Por otro la­do, el éxi­to de SAHIC Cu­ba 2017, un even­to rea­li­za­do en el mes de ma­yo en La Ha­ba­na, es­tri­bó en la am­plia asis­ten­cia que hu­bo de ca­de­nas ho­te­le­ras nor­te­ame­ri­ca­nas in­tere­sa­das en in­ver­tir en Cu­ba.

Y es que en opi­nión de pres­ti­gio­sos gru­pos de in­ves­ti­ga­ción y “tan­ques pen­san­tes”, co­mo la fir­ma Bos­ton Con­sul­ting Group (BCG), Cu­ba re­pre­sen­ta una opor­tu­ni­dad “enor­me” pa­ra las com­pa­ñías es­ta­dou­ni­den­ses de cru­ce­ros, ae­ro­lí­neas y ho­te­les. Se es­ti­ma que el nú­me­ro de vi­si­tan­tes nor­te­ame­ri­ca­nos a la is­la ca­ri­be­ña po­dría au­men­tar en has­ta sie­te ve­ces pa­ra el 2025, y que has­ta dos mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses po­drían vi­si­tar la Is­la en el 2017.

"La reali­dad es que los via­jes des­de Es­ta­dos Uni­dos a Cu­ba es­tán en sus eta­pas ini­cia­les, y to­dos los par­ti­ci­pan­tes to­da­vía es­tán apren­dien­do có­mo ha­cer que fun­cio­nen”, sen­ten­cia el in­for­me de BCG.

En re­su­men, que en tér­mi­nos ne­ta­men­te eco­nó­mi­cos so­lo se es­tá pro­du­cien­do un ne­ce­sa­rio re­ajus­te de la oferta en fun­ción de la de­man­da des­pués que las ae­ro­lí­neas de­tec­ta­ran que, con la ex­cep­ción de La Ha­ba­na, el res­to de los des­ti­nos cu­ba­nos no ha re­sul­ta­do ser tan atrac­ti­vo co­mo pen­sa­ban.

To­me­mos co­mo ejem­plo Ame­ri­can Air­li­nes. Se­gún su por­ta­voz, Lau­ra Mas­vidal, la ae­ro­lí­nea ofre­ció has­ta el mes de fe­bre­ro de es­te año un to­tal de 1 920 asien­tos dia­rios a Cu­ba, ci­fra que se re­du­jo en casi un 25 %, a 1 472 ca­pa­ci­da­des en mar­zo. Pe­ro la de­ci­sión de Ame­ri­can Air­li­nes fue re­du­cir de dos fre­cuen­cias a un vue­lo dia­rio su ser­vi­cio a Hol­guín, San­ta Cla­ra y Varadero. Los cua­tro vue­los a La Ha­ba­na, en cam­bio, per­ma­ne­cen in­to­ca­bles, y si el US­DOT le da luz ver­de en las pró­xi­mas se­ma­nas, se­rán cin­co las lle­ga­das dia­rias de la com­pa­ñía a la ca­pi­tal cu­ba­na.

Y en cuan­to al Pre­si­den­te Do­nald Trump, ha­brá que es­pe­rar qué in­ter­pre­ta­ción ha­ce su ad­mi­nis­tra­ción de la nue­va di­ná­mi­ca cu­ba­na y de los efec­tos no­ci­vos que trae­ría, pa­ra mu­chas de las prin­ci­pa­les em­pre­sas, com­pa­ñías y mul­ti­na­cio­na­les nor­te­ame­ri­ca­nas vin­cu­la­das al tu­ris­mo, el he­cho de re­ver­tir bue­na par­te de lo que se ha con­se­gui­do has­ta el mo­men­to. Los re­cla­mos de to­das es­tas es a no dar mar­cha atrás.

Se es­ti­ma que has­ta dos mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses po­drían vi­si­tar Cu­ba en el 2017 y que el nú­me­ro de vi­si­tan­tes nor­te­ame­ri­ca­nos a la Is­la po­dría au­men­tar en has­ta sie­te ve­ces pa­ra el 2025

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.