Cu­ba a cie­lo des­cu­bier­to.

CU­BA ES UN DES­TINO ÚNI­CO, EN­TRE OTRAS RA­ZO­NES POR LA MÁGICA DE­VO­CIÓN QUE DES­PIER­TA EN LOS VI­SI­TAN­TES VER TAN­TOS AU­TOS AN­TI­GUOS CIRCULANDO POR SUS CA­LLES DE FOR­MA CO­TI­DIA­NA

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - News - JOR­GE ESTÉNGER WONG FERVAL / RO­LAN­DO PU­JOL / JOR­GE ESTÉNGER WONG

La is­la ca­ri­be­ña es un pa­raí­so pa­ra los aman­tes del au­to­mo­vi­lis­mo de épo­ca. En sus 20 años, Ex­ce­len­cias Tu­rís­ti­cas

ha ofre­ci­do un tes­ti­mo­nio úni­co del apor­te de su ex­tra­or­di­na­rio par­que de vehícu­los con seis dé­ca­das o más.

Sin em­bar­go, en­tre los au­tos clá­si­cos so­bre­sa­len por su be­lle­za in­fi­ni­ta los con­ver­ti­bles, que brin­dan la opor­tu­ni­dad úni­ca de re­co­rrer Cu­ba a te­cho des­cu­bier­to.

La ma­yo­ría fue­ron fa­bri­ca­dos en Es­ta­dos Uni­dos –so­bre to­do Che­vro­let y Ford– pe­ro tam­bién ve­mos exóticos Bentley o Ja­guar.

Hoy es po­si­ble ren­tar­los pa­ra pa­seos y ex­cur­sio­nes, con to­da fa­ci­li­dad. Se pue­den abor­dar en las ca­lles, en bu­roes de tu­ris­mo de los ho­te­les o a tra­vés de la em­pre­sa Ta­xi­sCu­ba.

Dis­fru­tar La Ha­ba­na des­de un con­ver­ti­ble clá­si­co, fo­to­gra­fiar­se y lle­var­se de re­gre­so a ca­sa su pro­pio vi­deo, pa­ra mos­trar a los ami­gos, re­sul­ta una ex­pe­rien­cia au­tén­ti­ca, de esas que no de­be­mos de­jar pa­sar.

Las fi­las de au­tos con­ver­ti­bles con me­dio si­glo o más de an­ti­güe­dad, ali­nea­dos en las pro­xi­mi­da­des del Ca­pi­to­lio, el Par­que Cen­tral y la Pla­za de la Re­vo­lu­ción o en ca­ra­va­nas a lo lar­go del Ma­le­cón ha­ba­ne­ro, cons­ti­tu­yen un es­pec­tácu­lo inol­vi­da­ble, que nos in­vi­ta a ser tam­bién pro­ta­go­nis­tas de ese sue­ño.

En­tre los au­tos an­ti­guos con­ver­ti­bles más des­ta­ca­dos que cir­cu­lan en La Ha­ba­na fi­gu­ran un Ca­di­llac 1924, un Thun­der­bird 1958 y un Ford Sky­li­ner 1957.

Son ape­nas tres ejem­plos, de los tan­tos que re­co­rren a dia­rio las ca­lles cu­ba­nas, ofre­cien­do una ex­pe­rien­cia irre­pe­ti­ble.

¡Es­pec­ta­cu­lar!

El úni­co Sky­li­ner 1957 en Cu­ba

Ver­lo fun­cio­nar es un pri­vi­le­gio. Con un es­ta­do de con­ser­va­ción so­ber­bio. El show co­mien­za al ac­cio­nar el ex­tra­or­di­na­rio sis­te­ma au­to­má­ti­co ori­gi­nal de su te­cho du­ro re­trác­til… ¡y fun­cio­na!

El Sky­li­ner se aña­dió a la ga­ma Fair­la­ne a mi­tad de 1957. Se pro­du­je­ron ape­nas 20 766 uni­da­des, en un año que Ford Mo­tor Co. fue Nú­me­ro uno, con 1 522 406 de au­tos ven­di­dos, su­peran­do a Che­vro­let.

Lo des­cu­brí a fi­na­les de los años no­ven­ta, en la bo­da de un ami­go. Fue el pro­ta­go­nis­ta y, mien­tras to­dos lo ad­mi­ra­ban, apro­ve­ché pa­ra con­ver­sar con su pro­pie­ta­rio.

Al­ci­bia­des, su nom­bre, lo ha­bía com­pra­do a su due­ño ori­gi­nal, en San­tia­go de Las Ve­gas, La Ha­ba­na, años atrás. El te­cho re­trác­til aún fun­cio­na­ba, con to­dos los ele­men­tos ori­gi­na­les, y era un show.

Hoy, es pro­pie­dad de Ale­xan­der Ma­rem, quien di­se­ña un pro­yec­to de ges­tión tu­rís­ti­ca. Pa­la­cio Uni­cor­nio, un hos­tal de lu­jo en la Ave­ni­da Car­los III, que es­pe­ra inau­gu­rar en oc­tu­bre de es­te año. Na­da me­jor que el úni­co Ford Sky­li­ner 1957 ro­dan­te en la Is­la, pa­ra ser uno de sus atrac­ti­vos.

Ma­rem lo en­con­tró na­ve­gan­do en In­ter­net. De pron­to, apa­re­ció la oferta del Sky­li­ner y fue la so­lu­ción per­fec­ta: un te­cho du­ro es­ca­mo­tea­ble… ¡con el sis­te­ma ori­gi­nal fun­cio­nan­do!

El au­to es­ta­ba en Hol­guín, a unos 700 km de La Ha­ba­na. Allí, lo ha­bía com­pra­do Pa­blo Que­ve­do, ocho años atrás, tras des­cu­brir­lo en un vi­deo mu­si­cal. Lo usa­ba so­lo en bo­das y fies­tas de quin­ce, y ja­más lo “ca­mi­na­ba” por más de 50 km.

Es­te Ford Sky­li­ner es afor­tu­na­do, siem­pre ha si­do un au­to ama­do. Ima­gi­nen que, aún hoy, Pa­blo man­tie­ne con­tac­to con Ma­rem, a quien ayu­da con al­gu­nos de­ta­lles, co­mo el cro­ma­do de la pa­rri­lla fron­tal.

Un Ca­di­llac 1924 en La Ha­ba­na

Des­de el mo­men­to de arran­car el hi­dal­go au­to­mó­vil es to­do un es­pec­tácu­lo.

Al ca­re­cer de bom­ba de ga­so­li­na, el com­bus­ti­ble lle­ga al mo­tor por el va­cío que es­te ge­ne­ra du­ran­te su fun­cio­na­mien­to, pe­ro al mo­men­to de echar a an­dar es ne­ce­sa­rio “em­pu­jar”el com­bus­ti­ble des­de el tan­que.

Es­to se ha­ce ge­ne­ran­do una so­bre­pre­sión en el sis­te­ma a tra­vés de una bom­ba de ai­re: o sea, hay que in­su­flar ai­re ma­nual­men­te al sis­te­ma. Lue­go, se de­jan caer una go­tas de ga­so­li­na en ca­da ci­lin­dro pa­ra fa­ci­li­tar el arran­que y, fi­nal­men­te, se ac­cio­na el arran­que, que es eléc­tri­co.

Sin em­bar­go, mu­chas ve­ces es pre­fe­ri­ble echar mano a la ma­ni­ve­la (pa­ra el cu­bano crio­llo “cran­que”, de­ri­va­do del in­glés crank) y no ha­cer pa­de­cer al sis­te­ma eléc­tri­co a 6 volt ori­gi­nal del Ca­di­llac 1924.

Una vez en mar­cha, el vehícu­lo nos de­ja sen­tir la emo­ción de es­tar a bor­do. La sus­pen­sión es du­ra, pe­ro tra­ba­ja.

Los fre­nos, de va­ri­lla y so­lo tra­se­ros, son su­fi­cien­tes pa­ra de­te­ner la mar­cha cuan­do es pre­ci­so. El buen es­ta­do de la ca­rro­ce­ría e in­te­rior del co­che no pro­du­ce chi­rri­dos, ni rui­dos des­agra­da­bles que pu­die­ran es­tro­pear la ex­pe­rien­cia. Los ins­tru­men­tos de la pi­za­rra ¡fun­cio­nan! y el mo­tor V8 ha­ce su tra­ba­jo mien­tras de­vo­ra ga­so­li­na a ra­zón de casi 3 km/L. Pe­ro es­te es un ca­rro pa­ra no pen­sar en eso, circulando a pleno sol por el Ma­le­cón ha­ba­ne­ro.

Ford Thun­der­bird Con­ver­ti­ble 1958. ¡Un en­cuen­tro, 30 años des­pués!

Hoy, el Ford Thun­der­bird 1958 de Mi­guel Roa Arencibia, su ac­tual pro­pie­ta­rio, tal vez sea el úni­co de su cla­se en La Ha­ba­na, ori­gi­nal­men­te fa­bri­ca­do co­mo con­ver­ti­ble.

Ja­más pen­sé que Frank –el due­ño ori­gi­nal, al que co­no­cí 30 años atrás–, se des­hi­cie­ra de su Thun­der­bird. Él era su me­cá­ni­co y tra­ta­ba al au­to con la ma­yor con­si­de­ra­ción en ca­da sa­li­da. El so­ni­do del mo­tor V8 “In­ter­cep­tor” de 5.770 L era una ver­da­de­ra de­li­cia.

Al per­der­le el ras­tro, el Ford se en­con­tra­ba com­ple­ta­men­te ori­gi­nal, con su pin­tu­ra de fá­bri­ca y el me­ca­nis­mo del cie­rre del te­cho en per­fec­to es­ta­do.

Frank lo ven­dió en la dé­ca­da de los años 90 a unos her­ma­nos, apre­mia­do por la eco­no­mía y la edad. Ellos tra­ta­ron al Ford de for­ma muy di­fe­ren­te.

En 2007, cuan­do Roa Arencibia co­no­ció la exis­ten­cia de es­te ejem­plar, que­da­ba po­co de su hi­dal­guía y ele­gan­cia. Ad­qui­rió el Thun­der­bird 1958 y co­men­zó a res­tau­rar los da­ños su­fri­dos.

Tenía el pro­yec­to de ren­tar­lo en even­tos co­mo bo­das y fies­tas de 15 años, to­da una tra­di­ción en Cu­ba. El au­to de­bía es­tar im­pe­ca­ble.

Por for­tu­na, el vehícu­lo su­frió po­co me­cá­ni­ca­men­te y con­cen­tró sus es­fuer­zos en la ca­rro­ce­ría y ves­ti­du­ra. Po­co a po­co re­cu­pe­ró su an­ti­guo gla­mour.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.