Atacama, im­pre­sio­nan­te es­pec­tácu­lo.

LAS COLUMNAS DE VA­POR DE LOS GÉISERES SE ELEVAN CO­MO CORTINAS INTERMINAB­LES POR EN­CI­MA DE LAS CUM­BRES DE LOS VOL­CA­NES QUE COM­PO­NEN ES­TE ES­CE­NA­RIO ÚNI­CO DE AR­CI­LLA, ARE­NA Y SAL

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario - POR Y FO­TOS JO­SÉ CARLOS DE SAN­TIA­GO

Ape­sar de lo in­hós­pi­to y desafian­te que pue­de lle­gar a ser el de­sier­to de Atacama, y de que por mo­men­tos se­me­je una ima­gen lu­nar, es­te al­ti­plano a más de dos mil me­tros de al­tu­ra al nor­te de Chi­le, en­tre Los An­des y el mar, don­de to­do pa­re­ce ser es­tá­ti­co co­mo en una gi­gan­te fo­to­gra­fía, se ha pues­to muy de mo­da y atrae ca­da año a de­ce­nas de mi­les de fo­ras­te­ros –o afo­ri­nos, co­mo gustan de­cir los ata­ca­me­ños. Géiseres y ter­mas ex­ha­lan den­sas columnas de va­por que con­tras­tan con el cie­lo lim­pio y azul. El agua hir­vien­te ex­pi­de un so­ni­do fra­go­ro­so co­mo de olas que rom­pen el acan­ti­la­do.

En to­do el mun­do so­lo exis­ten cer­ca de mil géiseres (el tér­mino, que pro­vie­ne de la pa­la­bra is­lan­de­sa gey­ser, sig­ni­fi­ca sur­ti­dor). Ellos sur­gen tras una erup­ción vol­cá­ni­ca, cuan­do el agua sub­te­rrá­nea en­tra en con­tac­to con el mag­ma in­can­des­cen­te, se ca­lien­ta de for­ma rá­pi­da, au­men­ta de vo­lu­men y, a me­di­da que acu­mu­la pre­sión, es­ca­pa por las ro­cas a tra­vés de las grie­tas. Cuan­do al­can­za la su­per­fi­cie, el agua y los ga­ses bro­tan de ma­ne­ra vio­len­ta, al­can­za­do por tér­mino me­dio unos 50 m de al­tu­ra.

Muy atrac­ti­vo re­sul­ta por es­te ex­tra­ño fe­nó­meno que se da en San Pedro de Atacama, Re­gión de An­to­fa­gas­ta, has­ta don­de lle­gan tu­ris­tas en bi­ci­cle­ta, quie­nes suben y ba­jan a tra­vés de unas es­tre­chas ru­tas bien se­ña­li­za­das. En el pai­sa­je se atis­ban pe­que­ños oa­sis, lí­neas ver­des que ser­pen­tean al fon­do de los

des­fi­la­de­ros abra­za­das a los ríos, que en la dis­tan­cia no son más que unos hi­los de agua cen­te­llean­te, en­tre jun­cos y ma­le­za. Con 4 321 msnm, el Géi­ser del Ta­tio es el cam­po geo­ter­mal ubi­ca­do a ma­yor al­tu­ra en el mun­do, cu­yas tem­pe­ra­tu­ras al­can­zan los 85 °C.

Bien tem­prano en la ma­ña­na, apro­xi­ma­da­men­te en­tre las 06:00 y 07:00 ho­ras, se pro­du­ce la má­xi­ma ex­pre­sión de es­tas fu­ma­ro­las de va­por y agua, que emer­gen de la tie­rra con tal fuer­za que al­can­zan en­tre los 7 y 8 m de al­tu­ra.

Altos vol­ca­nes sur­can el ho­ri­zon­te y uno so­bre­sa­le im­po­nen­te, el Li­can­ca­bur, cono per­fec­to de 6 000 m al que ado­ran con ce­re­mo­nias y ri­tos an­ces­tra­les los es­ca­sos y ais­la­dos po­bla­do­res del de­sier­to chi­leno de Atacama, en los días de sols­ti­cios y equi­noc­cios.

Na­tu­ra­le­za ex­tre­ma

Atacama es el te­rri­to­rio más ári­do del mun­do y dis­tin­to to­tal­men­te de ese pai­sa­je de du­nas ára­bes que nos he­mos acos­tum­bra­do a iden­ti­fi­car co­mo la úni­ca ima­gen po­si­ble del de­sier­to y que siem­pre nos po­ne an­te la re­ti­na un ca­me­llo, un be­duino y una pal­ma da­ti­le­ra.

Se tra­ta de un lu­gar don­de los años se su­ce­den sin que se re­gis­tre una llo­viz­na dig­na de men­ción, con pe­li­gro­sos des­en­cuen­tros de las tem­pe­ra­tu­ras en­tre los días y las no­ches –de 30 °C des­cien­de a los 4 °C– pa­ra cual­quie­ra que no to­me to­das las pre­cau­cio­nes ne­ce­sa­rias; y una al­tu­ra que va des­de los 2 000 has­ta los 4 000 m y más, cu­yos efec­tos los lu­ga­re­ños com­ba­ten gra­cias a la co­ca, de la que mas­ti­can sus ho­jas en gran­des bo­las du­ran­te ho­ras y les ex­traen sus es­ti­mu­lan­tes esen­cias an­fe­ta­mí­ni­cas.

Pre­do­mi­na el co­lor te­rra­co­ta y el pai­sa­je es un pá­ra­mo de su­per­fi­cie agrie­ta­da y re­se­ca sur­ca­do por va­rias ca­rre­te­ras a tra­vés de las cua­les se pue­de ma­ne­jar en­tre un si­tio y otro sin di­vi­sar una so­la per­so­na du­ran­te ho­ras. Columnas de va­por se al­zan eter­nas co­mo cortinas, y los oa­sis ais­la­dos siem­pre al bor­de de la­gu­nas o ríos en va­lles ba­jos, ofre­cen un ins­tan­te de so­sie­go a la vis­ta, ya sa­tu­ra­da de so­le­dad.

Una enor­me lla­nu­ra de ho­ri­zon­te a ho­ri­zon­te, re­ves­ti­da por una ca­pa de sal es­pe­sa y ru­go­sa en­ci­ma de la cuen­ca de una la­gu­na prehis­tó­ri­ca ya se­ca, es otra de las ex­tra­ñas vi­sio­nes cos­mo­gó­ni­cas que de­pa­ra al vi­si­tan­te es­te de­sier­to del al­ti­plano chi­leno.

Se le co­no­ce co­mo El Sa­lar y cons­ti­tu­ye una fic­ción de gran cam­po de nie­ve en el de­sier­to más ári­do del mun­do, cu­yos cris­ta­les bri­llan al sol co­mo un océano de pe­que­ños dia­man­tes azu­lo­sos, en me­dio de la vas­te­dad se­re­na y eter­na. Allí, se ase­gu­ra, el sub­sue­lo de Chi­le ate­so­ra el 40 % de las re­ser­vas de li­tio des­cu­bier­tas y pro­ba­das has­ta hoy en el mun­do.

A las seis de la tar­de, la ha­bi­tual fa­rán­du­la de en­tu­sias­tas y erra­bun­dos ex­plo­ra­do­res que gusta de apa­re­cer por es­te exó­ti­co lu­gar ya ha re­gre­sa­do de sus aven­tu­ras del día y es­tá aho­ra en San Pedro en­tre­ga­da al pla­cer del pe­yo­te, un bre­ba­je de cac­tus que fun­cio­na co­mo el aguar­dien­te de Atacama y que ven­den por allí ba­ra­to, con mu­chas re­co­men­da­cio­nes de ser re­pa­ra­dor y es­ti­mu­lan­te.

Es la me­jor ho­ra pa­ra sa­lir a ca­mi­nar por el pue­blo un ra­to y de­di­car­le un tiem­po a sus arre­gla­dos mer­ca­di­llos de te­ji­dos y ar­te­sa­nías, en­tre las que so­bre­sa­le la ce­rá­mi­ca, con la que pro­du­cen cien­tos de va­ria­dos ar­tícu­los, des­de va­si­jas y otros de ti­po uti­li­ta­rio, has­ta fi­gu­ri­llas an­tro­po­mór­fi­cas en re­me­do de an­ti­guas dei­da­des que aún en nuestros días si­guen sien­do re­gen­tes es­pi­ri­tua­les de los ata­ca­me­ños ori­gi­na­les.

Los géiseres cons­ti­tu­yen un ex­tra­ño fe­nó­meno, y en to­do el mun­do so­lo exis­ten cer­ca de mil, pues su for­ma­ción re­quie­re una com­bi­na­ción de agua y ca­lor y for­tui­tas ca­ñe­rías que se dan en si­tios muy es­pe­cí­fi­cos del pla­ne­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.