20 des­ti­nos de Ex­ce­len­cias.

EL TU­RIS­MO DE NA­TU­RA­LE­ZA SE HA CON­VER­TI­DO EN UN PRO­DUC­TO CA­DA VEZ MÁS IN­TERE­SAN­TE. EX­CE­LEN­CIAS LE PRO­PO­NE 20 SI­TIOS CU­BA­NOS PUBLICADOS EN NUES­TRAS PÁ­GI­NAS A LO LAR­GO DE ES­TAS DOS DÉ­CA­DAS

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario -

1. Ba­co­nao: par­que ju­rá­si­co en Cu­ba

Hay un pun­to en el Ca­ri­be en el que us­ted pue­de desafiar a los di­noa­sau­rios que po­bla­ron la tie­rra ha­ce 65 mi­llo­nes de años, fo­to­gra­fiar­se jun­to a ellos y has­ta to­car­los con sus pro­pias ma­nos pa­ra ma­tar de en­vi­dia a los mis­mí­si­mos hé­roes de Ju­ras­sic Park.

Pa­ra lo­grar ese mi­la­gro­so e ima­gi­na­rio via­je a la prehis­to­ria no ne­ce­si­ta de so­fis­ti­ca­das compu­tado­ras o ape­lar a los tru­ca­jes del ci­neas­ta es­ta­dou­ni­den­se Ste­ve Spiel­berg, so­lo bas­ta tras­la­dar­se al Par­que Nacional Ba­co­nao, en el oriente de Cu­ba.

2. De So­roa a Ca­ba­ñas

La par­te oc­ci­den­tal de Cu­ba es­tá ocu­pa­da por la pro­vin­cia de Pi­nar del Río. Es uno de los lu­ga­res so­cial y eco­ló­gi­ca­men­te más in­tere­san­tes del país. No se en­cuen­tra ale­ja­da de La Ha­ba­na y al es­tar ver­te­bra­da por una bue­na au­to­pis­ta, cons­ti­tu­ye un destino atrac­ti­vo pa­ra des­cu­brir. En el recorrido en­con­tra­re­mos muy pron­to un pai­sa­je de plan­ta­cio­nes de plá­ta­nos, li­me­ros, con la vis­ta de ce­rros dis­tan­tes, al­ma­ce­nes de ta­ba­co, arroz ex­ten­di­do a se­car en el bor­de de la ca­rre­te­ra y pal­me­ras.

Nos aden­tra­mos en Cu­ba oc­ci­den­tal don­de lle­ga­re­mos a lu­ga­res muy vi­si­ta­dos por los tu­ris­tas, pe­ro tam­bién se en­cuen­tran lin­dos pa­ra­jes don­de di­fí­cil­men­te en­con­tra­rá ex­tran­je­ros. El iti­ne­ra­rio es: So­roa, Sie­rra del Ro­sa­rio y Ca­ba­ñas, un pue­blo de la cos­ta nor­te.

3. Par­que Nacional Tur­quino, un te­so­ro eco­ló­gi­co

Uno de los si­tios más ex­clu­si­vos pa­ra el dis­fru­te de la na­tu­ra­le­za en to­do su esplendor se en­cuen­tra en el Par­que Nacional Tur­quino, al oes­te del ma­ci­zo mon­ta­ño­so de la Sie­rra Maes­tra, atra­yen­te por sus ríos, bos­ques, cum­bres y va­lles de in­com­pa­ra­bles be­lle­zas, en una ex­ten­sión de unas 17 000 ha.

Ha­ce 20 años es­tos pa­ra­jes eran prác­ti­ca­men­te inac­ce­si­bles, has­ta la aper­tu­ra de una ca­rre­te­ra que co­mu­ni­ca in­tra­mon­ta­ñas a Gran­ma y San­tia­go de Cu­ba.

4. Ba­ra­coa, pa­raí­so cu­bano

Pa­ra co­no­cer a Ba­ra­coa hay por ca­rre­te­ra dos op­cio­nes, el via­duc­to de La Fa­ro­la o la sen­da in­tra­mon­ta­ñas Hol­guín, Sa­gua, Moa, que aun­que tie­ne tra­mos es­car­pa­dos, ofre­ce un pai­sa­je que con­vi­da a to­mar con el len­te fo­to­grá­fi­co pai­sa­jes de es­te sin par en­torno.

Es­to es Ba­ra­coa, de sor­pre­sa en sor­pre­sa, co­mo la Bahía de Ta­co, zo­na pro­te­gi­da e ideal re­fu­gio del ma­na­tí o pez nacional en pe­li­gro de ex­tin­ción, que na­tu­ra­lis­tas y pes­ca­do­res cui­dan en el Par­que Nacional Ale­jan­dro de Hum­bolt.

5. Cié­na­ga de Za­pa­ta

Mu­chas his­to­rias se cuentan, al­gu­nas co­lin­dan­tes con la le­yen­da, acer­ca del nom­bre de es­ta ciu­dad y en la ma­yo­ría de ellas, ob­via­men­te, apa­re­cen es­pa­ño­les y abo­rí­ge­nes; la más acep­ta­da sue­le ser la de un ata­que de es­tos úl­ti­mos a unos náu­fra­gos es­pa­ño­les que tra­ta­ban de atra­ve­sar la bahía, al­re­de­dor de 1510. En épo­ca de des­cu­bri­mien­tos pro­vo­có asom­bro aque­lla "ma­tan­za" ocu­rri­da en cier­ta zo­na del Nue­vo Mun­do, inex­plo­ra­da y sin bau­ti­zar, cuan­do aún se des­co­no­cía la na­tu­ra­le­za de es­ta Is­la.

6. Bue­na­vis­ta, pa­ra vi­vir una aven­tu­ra

Au­nos 18 km de Re­me­dios, en Vi­lla Cla­ra, el vi­si­tan­te se en­cuen­tra con un pai­sa­je que atrae por la di­ver­si­dad de ele­men­tos. Allí pue­de en­con­trar res­tos ar­queo­ló­gi­cos de asen­ta­mien­tos abo­rí­ge­nes, lu­ga­res de in­te­rés his­tó­ri­co, po­ce­tas de agua na­tu­ral, co­pio­sas cas­ca­das y las flo­ra y fau­na tí­pi­cas de la cam­pi­ña cubana, don­de ha­bi­tan fa­mi­lias cam­pe­si­nas hos­pi­ta­la­rias que com­ple­men­tan los atrac­ti­vos de la zo­na.

7. Par­que Nacional Des­em­bar­co del Gran­ma

Al pie de la mon­ta­ña, el sis­te­ma de te­rra­zas ma­ri­nas me­jor de­li­nea­do y con­ser­va­do del pla­ne­ta, los va­lo­res de la flo­ra y fau­na, la pre­sen­cia de más de 40 si­tios ar­queo­ló­gi­cos de la cul­tu­ra abo­ri­gen, su­ce­sos his­tó­ri­cos re­la­cio­na­dos con las gue­rras de in­de­pen­den­cia de la se­gun­da mi­tad del si­glo XIX y la pro­pia ges­ta de me­dia­dos de la cen­tu­ria pa­sa­da.

Asi­mis­mo, más de 60 km ex­plo­ra­bles en cue­vas y ca­ver­nas, fue­ron su­fi­cien­tes pa­ra que la UNESCO re­co­no­cie­ra al Par­que Nacional Des­em­bar­co del Gran­ma co­mo Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad.

8. Las Te­rra­zas

Las Te­rra­zas, en­cla­va­da en la Sie­rra del Ro­sa­rio, en la más oc­ci­den­tal de las pro­vin­cias cu­ba­nas, desa­rro­lla una ex­pe­rien­cia -la pri­me­ra de su ti­po en Cu­ba­don­de se re­la­cio­nan el hom­bre y la na­tu­ra­le­za y que tie­ne al tu­ris­mo co­mo su mo­tor prin­ci­pal. Es de­cir, don­de la co­mu­ni­dad allí en­cla­va­da, se en­car­ga del ma­ne­jo ra­cio­nal y cons­cien­te de los re­cur­sos cul­tu­ra­les y los del me­dio na­tu­ral que la ro­dea, en fun­ción de su su­per­vi­ven­cia y la sa­tis­fac­ción de las ex­pec­ta­ti­vas de quie­nes la vi­si­tan. Ello ha da­do co­mo re­sul­ta­do uno de los pro­yec­tos más in­tere­san­tes y atrac­ti­vos, en el mar­co de las nue­vas co­rrien­tes del Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble, y que se con­vier­te en una res­pues­ta a los gran­des re­tos que en­fren­ta la hu­ma­ni­dad en la ac­tua­li­dad, y en par­ti­cu­lar la na­ción cubana.

9. To­pes de Co­llan­tes, destino pa­ra re­ta­do­res

Cu­ba es to­da una sor­pre­sa pa­ra los aman­tes del tu­ris­mo de aven­tu­ras; su in­creí­ble na­tu­ra­le­za he­chi­za a los vi­si­tan­tes y el Gran Par­que To­pes de Co­llan­tes es uno de los ejem­plos más re­pre­sen­ta­ti­vos. Con un te­rri­to­rio de 200 km2 se en­cuen­tra in­ser­ta­do en el gru­po mon­ta­ño­so Gua­muha­ya (Sie­rra del Es­cam­bray), en la cen­tro­me­ri­dio­nal pro­vin­cia de San­cti Spí­ri­tus.

Re­gión abrup­ta y mí­ti­ca, en ella se lo­ca­li­za la se­gun­da al­tu­ra ma­yor del país, el Pi­co San Juan, con 1 140 msnm. Im­pre­sio­nan en es­te eco­sis­te­ma mon­ta­ño­so las im­po­nen­tes ele­va­cio­nes, am­plios va­lles in­tra­mon­ta­nos, ca­ver­nas, es­tre­chas y rá­pi­das co­rrien­tes de agua lím­pi­da y cris­ta­li­nas cas­ca­das; aun­que es tan so­lo una mues­tra del gran pa­raí­so vi­vo que es es­te lu­gar.

10. Par­que La Güi­ra

El ca­mino rum­bo al Par­que La Güi­ra va bor­dean­do la im­po­nen­te sie­rra del pro­pio nom­bre que ha si­do se­de de im­por­tan­tes acon­te­ci­mien­tos his­tó­ri­cos, en­tre ellos, el pa­len­que de la cue­va de Gui­ller­mo, en su mis­mo cen­tro, don­de apa­re­cie­ron al­re­de­dor de seis ca­mas de cu­jes uti­li­za­das por ne­gros ci­ma­rro­nes, res­tos de ali­men­tos, ho­gue­ras y otras evi­den­cias de su es­tan­cia en tan in­trin­ca­do lu­gar.

En el ex­tre­mo oes­te es­tá en­cla­va­da la so­la­pa El Abrón, lu­gar don­de que­dó un mu­ral de ar­te ru­pes­tre, men­sa­je an­ces­tral de la es­pi­ri­tua­li­dad del hom­bre, a pe­sar del ho­rror de la es­cla­vi­tud.

11. Ba­riay o la tie­rra del des­lum­bra­mien­to

No por gus­to ha que­da­do pa­ra la his­to­ria la fra­se del Gran Al­mi­ran­te Cris­tó­bal Co­lón al lle­gar a Ba­riay en la ya le­ja­na fe­cha de 1492: «es­ta es la tie­rra más her­mo­sa que ojos hu­ma­nos ha­yan visto». Y es que sin du­das, Ba­riay es una tie­rra pa­ra el des­lum­bra­mien­to. Re­gión de exu­be­ran­te na­tu­ra­le­za, Ba­riay se lo­ca­li­za en la pro­vin­cia de Hol­guín, al oriente de Cu­ba, con­si­de­ra­da la cuar­ta en ex­ten­sión te­rri­to­rial de la Is­la (9 300.46 km²).

Aco­ta­do por las bahías de Ju­ru­rú, al oes­te, y la de Ba­riay, al es­te, el Par­que Mo­nu­men­to Nacional Ba­riay se eri­ge co­mo un in­men­so jar­dín na­tu­ral don­de la his­to­ria asu­me pla­nos pro­ta­gó­ni­cos.

12. Jar­dín de los He­le­chos. Oa­sis en Ver­de

To­dos los to­nos de ver­des ima­gi­na­bles y un cli­ma sua­ve en una re­gión co­mo San­tia­go de Cu­ba, don­de el ca­lor es rey ab­so­lu­to to­do el año, es lo pri­me­ro que atra­pa los sen­ti­dos cuan­do se lle­ga al Jar­dín de los He­le­chos. Un re­fu­gio aco­ge­dor que en tan so­lo una ho­ra de recorrido nos de­ja­rá ver es­pe­cies va­lio­sí­si­mas, con más de 300 mi­llo­nes de años de evo­lu­ción ve­ge­tal.

An­te el por­tal de una ca­sa de es­ti­lo inglés, cons­trui­da en 1929, y que aún con­ser­va sus pi­sos de ma­de­ra y am­plios ven­ta­na­les ro­dea­dos de ve­ge­ta­ción, nos re­ci­be Ma­nuel Ca­luff, di­rec­tor y crea­dor de es­te pro­yec­to.

13. Par­que Le­nin, el cir­cui­to ver­de de La Ha­ba­na

Siem­pre el mes de no­viem­bre ha­ce mu­cho más ac­ti­va la so­se­ga­da di­ná­mi­ca de es­ta par­te de La Ha­ba­na, su gran tras­pa­tio na­tu­ral, del que son her­mo­sos es­ce­na­rios de na­tu­ra­le­za y en­tre­te­ni­mien­to pa­ra ve­ci­nos de la ciu­dad, fa­mi­lias y vi­si­tan­tes, el Par­que Le­nin, el Zoo­ló­gi­co Nacional y el Jar­dín Bo­tá­ni­co; y es­to es de­bi­do a que por es­ta fe­cha, anual­men­te, el ma­yor re­cin­to fe­rial de Cu­ba aco­ge la Fe­ria In­ter­na­cio­nal de La Ha­ba­na (FIHAV), el más im­por­tan­te even­to co­mer­cial y de ne­go­cios de la Is­la.

Fue en los pa­sa­dos años 70 que el me­ga pro­yec­to re­crea­ti­vo ha­ba­ne­ro Par­que Le­nin abrió al pú­bli­co co­mo un lu­gar de ex­pan­sión cam­pes­tre, es­pe­cie de re­ser­va en la que fue­ron plan­ta­dos más de 80 000 ár­bo­les.

14. Gran Par­que Me­tro­po­li­tano de La Ha­ba­na

Dos co­sas pue­den ser co­mu­nes en­tre los ha­ba­ne­ros que tu­vie­ron una ado­les­cen­cia o ju­ven­tud felices: ha­ber ju­ga­do béis­bol en al­guno de sus par­ques ar­bo­la­dos y vi­vi­do un ro­man­ce a la som­bra del más sim­bó­li­co bos­que de la ciu­dad. Nue­va York tie­ne al Par­que Cen­tral y Ba­si­lea re­ga­la al vian­dan­te la ama­bi­li­dad del tra­di­cio­nal pa­ci­fis­mo sui­zo, pe­ro a las dos ur­bes les fal­tó el poe­ta que ele­va­ra a di­men­sio­nes uni­ver­sa­les de gran­de­za flu­vial, a las man­sas co­rrien­tes del Hud­son o del Rin. Con la pa­sión des­bor­da­da de los enamo­ra­dos de su te­rru­ño, el cu­bano Jo­sé Le­za­ma Li­ma, una de las al­tas vo­ces li­te­ra­rias del si­glo XX ame­ri­cano, in­fla­mó el or­gu­llo de los ha­ba­ne­ros cuan­do se mo­fó de co­no­cer «los cua­tro gran­des ríos: el Gan­ges, el Se­na, el Ama­zo­nas y el Almendares».

15. Par­que Nacional Ale­jan­dro de Hum­boldt

La mez­cla na­tu­ral de ríos, mon­ta­ñas y pai­sa­jes cos­te­ros con ti­ba­ra­co­nes –ba­rras de are­na en­tre el agua dul­ce y el mar a la sa­li­da de los ríos al Atlán­ti­co–, te­rra­zas ma­ri­nas y pla­yas vír­ge­nes co­mo Ma­gua­na, Man­gli­to, Ca­jua­jo, en­tre otras, ha­cen de la na­tu­ra­le­za de Ba­ra­coa la más exu­be­ran­te y ri­ca de to­da Cu­ba.

Den­tro del ma­ci­zo mon­ta­ño­so de Sa­gua-Ni­pe-Ba­ra­coa se des­ta­ca el Par­que Nacional Ale­jan­dro de Hum­boldt, jo­ya eco­ló­gi­ca del mun­do y área pro­te­gi­da más im­por­tan­te de nues­tro país, que ate­so­ra el 24 % de las es­pe­cies de la flo­ra pla­ne­ta­ria y la ma­yor den­si­dad de en­dé­mi­cos. Abar­ca 70 680 ha y fue de­cla­ra­do Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad en di­ciem­bre de 2001.

16. Sie­rra Maes­tra, el oriente sal­va­je en bi­ci­cle­ta

El al­ma ca­ri­be­ña cubana se des­cu­bre mu­cho me­jor en la zo­na orien­tal y, en par­ti­cu­lar, en con­tac­to di­rec­to con su gen­te. Un via­je en bi­ci­cle­ta por es­ta re­gión nos per­mi­tió acer­car­nos a es­te po­li­fa­cé­ti­co país, más que sal­sa, pla­yas de are­na fi­na o ta­ba­co.

Mi­guel, un cam­pe­sino fru­ti­cul­tor de la zo­na, di­ce per­ple­jo: «Vea, es­tos tu­ris­tas pe­da­lean to­tal­men­te a su gus­to con es­te ca­lor» y se­ña­la a un gru­po de ci­clis­tas ex­tran­je­ros que con es­fuer­zo le pa­san por el la­do ha­cien­do rui­do­sos cam­bios de mar­cha, en­ro­je­ci­dos, su­da­dos a rau­da­les.

17. Jar­dín bo­tá­ni­co de Cien­fue­gos,

pa­tri­mo­nio de la flo­ra

Si­tua­do a unos 20 km de la ciu­dad de Cien­fue­gos, el Jar­dín Bo­tá­ni­co se lo­ca­li­za en la ca­rre­te­ra que con­du­ce a la vi­lla de Tri­ni­dad. Sus orí­ge­nes da­tan de 1901, cuan­do Ed­win F. At­kins, ha­cen­da­do nor­te­ame­ri­cano y due­ño del cen­tral So­le­dad del Muer­to, co­men­zó a de­di­car par­ce­las de su pro­pie­dad a la in­ves­ti­ga­ción de la ca­ña de azú­car y a la in­tro­duc­ción de plan­tas de in­te­rés eco­nó­mi­co y or­na­men­tal.

La co­lec­ción re­sul­tan­te atra­jo la aten­ción de la Uni­ver­si­dad de Har­vard y sir­vió co­mo sos­tén a la crea­ción de la es­ta­ción cien­tí­fi­ca co­no­ci­da co­mo Har­vard Bo­ta­ni­cal Sta­tion for Tro­pi­cal Re­search and Su­gar Ca­ne In­ves­ti­ga­tion, la cual se con­vir­tió en una ins­ti­tu­ción de re­co­no­ci­do pres­ti­gio.

18. Par­que Jo­so­ne, pa­ra aman­tes de la na­tu­ra­le­za

Pe­ro mu­cho más sor­pren­den­te es des­cu­brir en pleno cen­tro ur­bano del más an­ti­guo y famoso destino tu­rís­ti­co cu­bano, al fran­quear un por­tón de la ca­lle prin­ci­pal, que al otro la­do nos aguar­da un par­que cam­pes­tre, don­de pre­do­mi­nan to­dos los ma­ti­ces de ver­des: cui­da­dos pra­dos sal­pi­ca­dos de ár­bo­les cen­te­na­rios y flo­ri­dos jar­di­nes, al­re­de­dor de un la­go; tri­llos som­brea­dos por la ve­ge­ta­ción, idea­les pa­ra ca­mi­na­tas; una gru­ta na­tu­ral que aco­ge un pe­que­ño res­tau­ran­te sin par; una man­sión se­ño­rial de ma­de­ra y te­cho de te­jas, al es­ti­lo co­lo­nial, y has­ta un bar que evo­ca la at­mós­fe­ra de un pub inglés, don­de co­bra vi­da la era pro­di­gio­sa de Los Beattles y apor­ta una agra­da­ble do­sis de nos­tal­gia. Eso y mu­cho más en­cie­rra el Par­que Jo­so­ne, si­tio de en­sue­ño, lu­gar en­can­ta­do.

19. Gran­ma, his­to­ria y na­tu­ra­le­za

El Ade­lan­ta­do de la co­ro­na es­pa­ño­la, Die­go Ve­láz­quez, acos­tum­bra­do a la hos­ti­li­dad de los cru­dos in­vier­nos eu­ro­peos, de­bió sen­tir­se des­lum­bra­do al con­tem­plar en aque­llos pri­me­ros días de no­viem­bre de 1513 el fas­ci­nan­te pai­sa­je que ofre­cían a sus ojos los tan­tos ma­ti­ces de ver­des cla­ros y bri­llan­tes has­ta los más os­cu­ros y pro­fun­dos, ve­la­dos por la ne­bli­na ma­ña­ne­ra o la al­ti­tud de los pi­cos más ele­va­dos de la se­rra­nía, que des­cen­día es­ca­lo­na­da has­ta el mar, pa­ra ser arru­lla­da por un sua­ve olea­je en la ma­yor par­te de sus cos­tas, en las que desem­bo­ca­ban cau­da­lo­sos ríos y arro­yos de le­cho de pie­dras pu­li­das por aguas lim­pias, fres­cas.

20. Es­ca­la­da en Vi­ña­les

Si exis­te un si­tio en el que con­ver­gen múl­ti­ples vir­tu­des na­tu­ra­les, ese es Vi­ña­les, en la oc­ci­den­tal pro­vin­cia de Pi­nar del Río. Aquí se com­ple­men­tan, co­mo en lien­zo, la po­li­cro­mía de las ve­gas de ta­ba­co, el bohío cam­pe­sino y lo ex­clu­si­vo de su flo­ra; un pai­sa­je fan­tás­ti­co pa­ra quie­nes pre­fie­ren aven­tu­rar­se en la im­pre­sio­nan­te prác­ti­ca de la es­ca­la­da. A me­nos de 1 km de dis­tan­cia del po­bla­do se en­cuen­tra la ru­ta de es­ca­la­da más di­fí­cil de Cu­ba, aún no co­ro­na­da en su to­ta­li­dad. Se tra­ta del área si­tua­da al es­te del mo­go­te El Va­lle, en un lu­gar co­no­ci­do po­pu­lar­men­te en­tre los po­bla­do­res co­mo Cue­va La Va­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.