En el me­jor lu­gar y en el me­jor mo­men­to.

EN­TRAR EN CON­TAC­TO CON EL ESPLENDOR INTRÍNSECO DE LA NA­TU­RA­LE­ZA DE ES­TA RE­GIÓN Y CON TRES DE SUS SINGULARID­ADES, SE TORNA DE­FI­NI­TI­VA­MEN­TE EN UNA EX­PE­RIEN­CIA ÚNI­CA

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario - POR RE­NÉ TAMAYO LEÓN FO­TOS FERVAL / AR­CHI­VO EX­CE­LEN­CIAS

«Por aquí co­men­zó to­do», pue­de us­ted de­cir con cer­te­za cuan­do lle­gue al ho­tel Club Ami­go Atlán­ti­co Guar­da­la­va­ca, en el Oriente nor­te de Cu­ba. Cuan­do mi­re ha­cia el oes­te, re­cuer­de que a unos po­cos ki­ló­me­tros de don­de se en­cuen­tra, por el 27 o 28 de oc­tu­bre de 1492, el Gran Al­mi­ran­te Cris­tó­bal Co­lón lle­ga­ba con sus ca­ra­be­las a la bahía de Ba­riay. El mun­do nun­ca más fue igual.

Cuan­do mi­re al su­res­te, tam­bién re­cuer­de que a unos ki­ló­me­tros del lu­gar don­de se ha­lla, el 8 de sep­tiem­bre de 1612, en me­dio de una acia­ga tor­men­ta en la bahía de Ni­pe, tres pes­ca­do­res que res­pon­dían al nom­bre de Juan –uno blan­co, uno ne­gro y otro es­pa­ñol–, y que iban en bus­ca de sal, en­con­tra­ron una ima­gen de la Vir­gen Ma­ría. Flo­ta­ba so­bre las aguas en una ta­bla don­de se leía: «Yo soy la Vir­gen de la Ca­ri­dad». Era la Pa­tro­na de Cu­ba.

Así de irre­sis­ti­ble se torna el Oriente nor­te de la Is­la, que in­vi­ta «a rom­per mon­te, ca­mi­nar va­lles y su­bir mon­ta­ñas» –co­mo di­cen en Cu­ba–. Una re­gión en la cual to­das las ru­tas re­bo­san de sa­ber. Sir­va de ejem­plo el recorrido por el sen­de­ro La Grie­ta, en las es­tri­ba­cio­nes de Ce­rro Ya­gua­jay, en Ba­nes, mu­ni­ci­pio te­ni­do co­mo la Ca­te­dral ar­queo­ló­gi­ca de Cu­ba.

Es un iti­ne­ra­rio de unos 2 370 m que pue­den cu­brir­se en dos ho­ras. El tra­yec­to a pie nos in­tro­du­ce en una es­tre­cha, pro­fun­da y hú­me­da ca­ña­da cár­si­ca con pen­dien­te de com­ple­ji­dad me­dia. Po­de­mos ob­ser­var en ella un tí­pi­co bos­que se­mi­de­ci­duo don­de vi­ven unas 110 es­pe­cies de plan­tas de 50 fa­mi­lias re­pre­sen­ta­ti­vas de es­ta for­ma­ción ve­ge­tal, y una fau­na va­ria­da.

El via­je por La Grie­ta es inol­vi­da­ble, pe­ro al sa­lir de es­ta –co­mo tam­bién di­cen aquí– «se po­ne me­jor to­da­vía». El as­cen­so por el Ce­rro de Ya­gua­jay nos tras­la­da a una es­pe­cie de bal­cón na­tu­ral des­de don­de se avis­ta ple­na­men­te la na­tu­ra­le­za cir­cun­dan­te y pue­de otear­se un Atlán­ti­co que se pier­de en el ho­ri­zon­te.

Mu­cho más en­con­tra­re­mos en el Ce­rro Ya­gua­jay, co­mo el mu­seo ar­queo­ló­gi­co Cho­rro de Maí­ta –el tes­ti­mo­nio ca­ri­be­ño más im­por­tan­te de la épo­ca pre­co­lom­bi­na y el pri­mer en­cuen­tro de las ci­vi­li­za­cio­nes eu­ro­peas y ame­ri­ca­nas–; la re­pro­duc­ción de una al­dea Taí­na; una co­man­dan­cia gue­rri­lle­ra; un pue­bli­to ru­ral.

Aho­ra bien, si lo que se quie­re es en­trar en con­tac­to con lo más au­tén­ti­co de la vi­da cam­pe­si­na del oriente cu­bano, muy pró­xi­ma es­tá la Fin­ca Al­ca­lá, eje de un cen­tro de re­pro­duc­ción de équi­dos fa­mo­sos, por dis­po­ner de se­men­ta­les y re­pro­duc­to­ras de al­ta ca­li­dad pa­ra la ob­ten­ción de mu­los.

Ade­más de de­gus­tar fru­tas tro­pi­ca­les y pla­tos crio­llos, po­dre­mos con­ver­sar con los va­que­ros de es­ta zo­na, gen­te que, co­mo ellos mis­mos ase­gu­ran, na­cie­ron «en­tre las pa­tas de los ca­ba­llos» y son par­te de quie­nes ga­ran­ti­zan

El Par­que Nacional Ale­jan­dro de Hum­boldt es una de las áreas pro­te­gi­das más im­por­tan­tes de Cu­ba, en cuan­to a la bio­di­ver­si­dad, ri­que­za de es­pe­cies y en­de­mis­mo de su bio­ta. Cons­ti­tu­ye ac­tual­men­te el más gran­de re­ma­nen­te de los eco­sis­te­mas mon­ta­ño­sos con­ser­va­dos del país

el trans­por­te de per­so­nas y mer­can­cías en las mon­ta­ñas más abrup­tas, don­de los mu­los son los úni­cos que pue­den des­an­dar.

El via­je y vi­si­ta al Par­que Nacional Ale­jan­dro de Hum­boldt tam­bién se nos anun­cia tre­men­da­men­te atrac­ti­vo. For­ma par­te de la Re­ser­va de la Bios­fe­ra Cu­chi­llas del Toa y es Pa­tri­mo­nio Na­tu­ral Mun­dial de la Hu­ma­ni­dad, ade­más de Área Im­por­tan­te pa­ra la Con­ser­va­ción de las Aves.

El Sis­te­ma Nacional de Áreas Pro­te­gi­das (SNAP), cen­tro rec­tor de es­ta ac­ti­vi­dad, la de­fi­ne co­mo «una de las áreas pro­te­gi­das más im­por­tan­tes de Cu­ba, en cuan­to a la bio­di­ver­si­dad, ri­que­za de es­pe­cies y en­de­mis­mo de su bio­ta. Cons­ti­tu­ye ac­tual­men­te el más gran­de re­ma­nen­te de los eco­sis­te­mas mon­ta­ño­sos con­ser­va­dos del país».

Esplendor al na­tu­ral

El Sol en Cu­ba na­ce por Mai­sí, a unos ki­ló­me­tros de Ba­ra­coa, la Vi­lla Pri­ma­da en cu­ya igle­sia pa­rro­quial se con­ser­va, co­mo pa­tri­mo­nio de la na­ción y or­gu­llo de los lu­ga­re­ños, la úni­ca cruz de las 29 que plan­tó Co­lón al lle­gar al Nue­vo Mun­do.

Con los pri­me­ros ra­yos del As­tro Rey, se­ría ge­nial des­per­tar­se en al­gún ho­tel o ca­sa de fa­mi­lia de Ba­ra­coa. Va­rios son los re­co­rri­dos que nos aguar­dan por los es­pa­cios na­tu­ra­les y ru­ra­les don­de se prac­ti­ca el tu­ris­mo de na­tu­ra­le­za.

Uno es la ex­pe­di­ción al Yun­que de Ba­ra­coa. Se tra­ta de un área de­cla­ra­da co­mo Mo­nu­men­to Nacional con una su­per­fi­cie de 2 145 ha y en la que emer­ge, en for­ma de pe­que­ña me­se­ta, una sin­gu­lar es­truc­tu­ra ca­li­za de unos 300 m de ancho, 1 000 m de lar­go y 576,1 m so­bre el ni­vel me­dio del mar.

Otro recorrido de en­sue­ño se­rá el que rea­li­za­re­mos por el Ca­ñón del río Yu­mu­rí, un ele­men­to na­tu­ral des­ta­ca­do de 910,8 ha in­te­gra­do a la zo­na de ple­ga­mien­to Ni­pe-Sa­gua-Ba­ra­coa, don­de aflo­ran ro­cas ca­li­zas del Eo­ceno, cu­ya ero­sión por la llu­via y el vien­to han pro­vo­ca­do un pro­fun­do ca­ñón que des­cien­de des­de las mon­ta­ñas has­ta el ni­vel del mar, y en al­gu­nos pun­tos al­can­za has­ta los 300 m de al­ti­tud.

La suer­te no es tan lo­ca

Lle­gar­se has­ta el Oriente nor­te es te­ner la opor­tu­ni­dad de re­co­rrer un en­torno con mu­chos re­lic­tos prís­ti­nos que es­tán re­cu­pe­rán­do­se de un hu­ra­cán ava­sa­lla­dor. Con ca­te­go­ría 4 en la es­ca­la Saf­fir-Sim­pson (de 5), el Matt­hew azo­tó el ex­tre­mo es­te de Cu­ba a ini­cios de oc­tu­bre de 2016. Aho­ra ve­rán los da­ños a la bio­ta que aún que­dan, los cam­bios abió­ti­cos que su­frió y per­ma­ne­ce­rán, pe­ro tam­bién la ca­pa­ci­dad de re­si­lien­cia de uno de los eco­sis­te­mas me­jor con­ser­va­dos del Ca­ri­be.

A la par de la na­tu­ra­le­za, los hu­ma­nos ha­cen lo su­yo. Tras el pa­so de la tor­men­ta tro­pi­cal, la re­gión es­tá sien­do so­me­ti­da a un pro­ce­so de re­cu­pe­ra­ción y reha­bi­li­ta­ción ha­bi­ta­cio­nal, in­dus­trial, agro­pe­cua­ria y en el área de los ser­vi­cios y la in­fra­es­truc­tu­ra, que me­jo­ra­rá las con­di­cio­nes de vi­da de sus ha­bi­tan­tes, pe­ro tam­bién fa­ci­li­ta­rá el arri­bo y el trán­si­to de más tu­ris­tas. Aún son po­cos los que pa­san por allí.

Lo cier­to es que al­gu­nos se es­tán per­dien­do, por ejem­plo, el apo­geo mi­gra­to­rio de las aves de Nor­tea­mé­ri­ca ha­cia Cu­ba, el Ar­co de las An­ti­llas y más al sur, que ocu­rre al­re­de­dor de sep­tiem­bre-oc­tu­bre. Y es bueno que se­pan que es­tán por lle­gar mi­les y mi­les de aves de de­ce­nas de es­pe­cies. So­lo hay que apren­der a mi­rar, en­ton­ces des­cu­bri­rán que se en­cuen­tran en el me­jor lu­gar y tal vez en el me­jor mo­men­to.

Par­que Nacional Ale­jan­dro de Hum­boldt, Pa­tri­mo­nio Mun­dial Na­tu­ral. Cu­ba.

Pi­na­res de Ma­ya­rí.

Ba­ra­coa, Guan­tá­na­mo.

La po­li­mi­ta, au­tóc­to­na de la re­gión orien­tal de Cu­ba, es con­si­de­ra­do el mo­lus­co te­rres­tre más be­llo del mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.