Cu­ba y el termalismo his­to­ria que pro­me­te

POR SUS PRIVILEGIA­DAS CA­RAC­TE­RÍS­TI­CAS CLIMÁTICAS Y GEO­GRÁ­FI­CAS, LA IS­LA DE CU­BA SE DES­TA­CA EN EL CA­RI­BE Y LAS AMÉ­RI­CAS CO­MO UN EX­CE­LEN­TE DESTINO DE TU­RIS­MO TER­MAL, DE BIE­NES­TAR Y CA­LI­DAD DE VI­DA

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Salud Y Bienestar -

Aun­que en Cu­ba exis­ten re­fe­ren­cias so­bre el em­pleo con fi­nes cu­ra­ti­vos de las aguas con pro­pie­da­des ter­ma­les y mi­ne­ro­me­di­ci­na­les des­de la épo­ca de los abo­rí­ge­nes y los es­cla­vos, el sur­gi­mien­to de los pri­me­ros bal­nea­rios se lo­ca­li­za en el tiem­po en­tre los si­glos XVIII y XIX. Mu­chos de es­tos es­tu­vie­ron ro­dea­dos de cier­to mis­ti­cis­mo y otros die­ron lu­gar a la fun­da­ción de po­bla­dos ale­da­ños.

La lar­ga lis­ta de fi­gu­ras ilus­tres de la épo­ca que re­ci­bie­ron tra­ta­mien­tos con es­te re­cur­so na­tu­ral, uni­do a las in­ves­ti­ga­cio­nes pun­tua­les im­pul­sa­das por el go­bierno co­lo­nial es­pa­ñol, dan fe de la im­por­tan­cia que se le con­fi­rió a los abun­dan­tes ya­ci­mien­tos de aguas ter­ma­les, mi­ne­ro­me­di­ci­na­les y pe­loi­des des­cu­bier­tos a lo lar­go de to­da la Is­la.

La his­to­ria pos­te­rior del si­glo XX re­co­ge los es­tu­dios cien­tí­fi­cos más pro­fun­dos so­bre el tema: el en­fo­que te­ra­péu­ti­co que res­pal­da al sa­ber po­pu­lar tra­di­cio­nal, y lue­go la crea­ción de cen­tros ter­ma­les, do­ta­dos des­de en­ton­ces de una in­fra­es­truc­tu­ra asis­ten­cial muy com­ple­ta, que in­cluía tam­bién aque­lla des­ti­na­da a la re­la­ja­ción, el des­can­so y el dis­fru­te del en­torno na­tu­ral.

Con ex­pe­rien­cia acu­mu­la­da des­de la se­gun­da mi­tad del si­glo pa­sa­do, tan­to en la aten­ción a pa­cien­tes y via­je­ros na­cio­na­les co­mo al tu­ris­mo ex­tran­je­ro, al­gu­nos de es­tos ac­tua­li­zan hoy su pla­ta­for­ma de ser­vi­cios y tra­ta­mien­tos pa­ra ha­cer­se más com­pe­ti­ti­vos; en tan­to otros han en­tra­do en pro­ce­sos de reha­bi­li­ta­ción cons­truc­ti­va, o de me­jo­ra de con­di­cio­nes pa­ra brin­dar pres­ta­cio­nes más in­te­gra­les, re­cu­rrien­do in­clu­so al apo­yo de la in­ver­sión ex­tran­je­ra.

Cu­ba, que ya re­ci­be más de 4 mi­llo­nes de va­ca­cio­nis­tas por año, se pre­pa­ra así pa­ra apro­ve­char la al­ta de­man­da exis­ten­te en el mun­do mo­derno en re­la­ción con el termalismo. Sa­be que en es­tos nue­vos tiem­pos se re­quie­re del di­se­ño de pro­gra­mas a la me­di­da, ajus­ta­dos a las ne­ce­si­da­des y sue­ños de un clien­te más in­for­ma­do, y por tan­to más exi­gen­te, que re­cu­rre a los cen­tros y al­ter­na­ti­vas ter­ma­les no so­lo por las po­si­bi­li­da­des curativas de sus aguas, o por su an­da­mia­je co­mo pro­pues­ta de re­lax, sino por­que es­tá con­ven­ci­do de que la pre­ven­ción en sa­lud deviene ga­ran­tía de ca­li­dad de vi­da.

MARCAR LA DI­FE­REN­CIA

En la is­la ca­ri­be­ña, don­de en los úl­ti­mos años se han crea­do va­rios gru­pos y or­ga­ni­za­cio­nes de tra­ba­jo pa­ra im­pul­sar pro­yec­tos me­jor coor­di­na­dos de ex­plo­ta­ción de los ya­ci­mien­tos de aguas ter­ma­les y me­di­ci­na­les, es­tán muy bien iden­ti­fi­ca­dos los atri­bu­tos más sig­ni­fi­ca­ti­vos de las ins­ta­la­cio­nes sur­gi­das a lo lar­go del tiem­po con el pro­pó­si­to de fun­cio­nar co­mo cen­tros ter­ma­les o bal­nea­rios.

Ca­si to­dos cuentan con una tra­di­ción de lar­ga da­ta en el uso de sus re­cur­sos, y aún así po­seen re­ser­vas cuan­tio­sas de los mis­mos, lo cual les ga­ran­ti­za una pro­yec­ción de fu­tu­ro. Ade­más, sue­len es­tar ubi­ca­dos en lu­ga­res con in­dis­cu­ti­bles bon­da­des na­tu­ra­les y de cli­ma, ca­si siem­pre cer­ca de des­ti­nos tu­rís­ti­cos re­co­no­ci­dos y de po­bla­dos muy aco­ge­do­res.

De­be re­sal­tar­se ade­más otra con­di­ción que los ha­ce dis­tin­guir: la al­ta com­pe­ten­cia y efi­cien­cia del ca­pi­tal hu­mano que los in­te­gra en la ma­yo­ría de los ca­sos, con­for­ma­do ge­ne­ral­men­te por un equi­po mul­ti­dis­ci­pli­na­rio, en el que la­bo­ran de con­jun­to un mé­di­co es­pe­cia­li­za­do en me­di­ci­na na­tu­ral y tra­di­cio­nal, otro con pre­pa­ra­ción en hi­dro­lo­gía y termalismo, así co­mo li­cen­cia­dos en me­di­ci­na fí­si­ca y reha­bi­li­ta­ción, nu­tri­cio­nis­tas, po­dó­lo­gos, en­fer­me­ras, cos­me­tó­lo­gos y psi­có­lo­gos.

Via­je­ros in­ter­na­cio­na­les que han op­ta­do en sus vi­si­tas al país por es­ta alternativ­a, más re­la­cio­na­da con el bie­nes­tar y la ca­li­dad de vi­da, ase­gu­ran que es pre­ci­sa­men­te es­te úl­ti­mo ele­men­to lo que mar­ca la di­fe­ren­cia de la pro­pues­ta cubana en ma­te­ria de termalismo, muy ape­ga­da a un pro­pó­si­to te­ra­péu­ti­co y re­vi­ta­li­za­dor, des­de el que se per­si­gue la sa­na­ción más com­ple­ta, tan­to de las do­len­cias del cuer­po co­mo de las del al­ma.

A LO LAR­GO Y ANCHO DEL MA­PA…

En to­tal se ha es­ti­ma­do que exis­te ac­tual­men­te en Cu­ba un po­ten­cial de desa­rro­llo fu­tu­ro pa­ra 16 cen­tros ter­ma­les, aun­que no to­dos se en­cuen­tren en el mis­mo ni­vel en cuan­to a in­fra­es­truc­tu­ras. En­tre los me­jor ar­ti­cu­la­dos se hallan aque­llos que por años se han vin­cu­la­do con el sec­tor tu­rís­ti­co, co­mo San Vi­cen­te y So­roa, en la oc­ci­den­tal pro­vin­cia de Pi­nar del Río; Elguea, más al cen­tro de la Is­la, en Vi­lla Cla­ra; o San Jo­sé de los La­gos, al nor­te de San­cti Spí­ri­tus.

Sin embargo, otros cen­tros ter­ma­les, ba­jo la ges­tión di­rec­ta del Mi­nis­te­rio de Sa­lud Pú­bli­ca, des­pun­tan por su ca­pa­ci­dad de ofre­cer pa­que­tes más com­ple­tos de ser­vi­cios mé­di­cos y de sa­lud aso­cia­dos al termalismo. Va­le men­cio­nar en­tre ellos a San­ta Ma­ría del Ro­sa­rio, en el te­rri­to­rio de La Ha­ba­na; la Pai­la, ubi­ca­do en Ma­dru­ga, un pue­bli­to en­tre la ca­pi­tal cubana y la ciu­dad de Ma­tan­zas; San Die­go de los Ba­ños, tam­bién de Pi­nar del Río; y Cie­go Mon­te­ro, en Cien­fue­gos.

A lo lar­go y ancho del ma­pa, y en es­tos mo­men­tos en ple­na fae­na de re­es­truc­tu­ra­ción, es po­si­ble en­con­trar más bal­nea­rios re­co­no­ci­dos en otras épo­cas por la ca­li­dad y be­ne­fi­cios de sus aguas y fan­gos. Tal es el ca­so de La Cu­qui­ta y Ce­drón, en la orien­tal pro­vin­cia de San­tia­go de Cu­ba; Ve­ra­cruz, en Cie­go de Avi­la, y San­ta Ri­ta, en la Is­la de la Ju­ven­tud.

Hoy pre­ten­de­mos de­ta­llar­les dos de esos si­tios que cuentan con un po­si­cio­na­mien­to pri­vi­le­gia­do den­tro de la his­to­ria del termalismo cu­bano; am­bos con las puer­tas abier­tas a via­je­ros na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les que bus­quen nue­vas al­ter­na­ti­vas com­bi­nan­do ocio y sa­lud. Es­tos son los bal­nea­rios: San Die­go de los Ba­ños y Cie­go Mon­te­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.