Cen­troa­mé­ri­ca ¡sie­te en una!

LA RE­GIÓN REÚNE LAS ATRACCIONE­S QUE COMPLACERÍ­AN A LOS MÁS EXI­GEN­TES TU­RIS­TAS EN BUS­CA DE UNA APA­SIO­NAN­TE EX­PE­RIEN­CIA QUE MEZ­CLA HIS­TO­RIA Y CUL­TU­RA CON EXÓ­TI­COS PAI­SA­JES, HAS­TA CONVERTIRL­A EN UNA SOÑADA AVEN­TU­RA

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Patrimonio - POR FABIO MAR­TÍN FO­TOS AR­CHI­VO EX­CE­LEN­CIAS

Co­mo a los con­quis­ta­do­res de an­ta­ño, Cen­troa­mé­ri­ca si­gue ofre­cien­do a aque­llos que se ani­men a re­co­rrer­la, una aven­tu­ra inigua­la­ble. Co­mo las ma­ra­vi­llas uni­ver­sa­les, sie­te son las na­cio­nes que com­pren­den es­ta área geo­grá­fi­ca con vir­tu­des su­fi­cien­tes pa­ra com­pla­cer a quie­nes se pro­pon­gan re­des­cu­brir su exu­be­ran­te be­lle­za y de hacer su­ya, de pa­so, una pro­pues­ta que mez­cla la his­to­ria, la cul­tu­ra y la na­tu­ra­le­za, con la ca­li­dez de su gen­te.

Po­cos lu­ga­res del pla­ne­ta pue­den pre­su­mir de aco­ger, en el te­rri­to­rio que ocu­pan, a más de 500 áreas pro­te­gi­das y a 16 si­tios de­cla­ra­dos co­mo Pa­tri­mo­nio Mun­dial de la Hu­ma­ni­dad; tam­bién a una ex­tra­or­di­na­ria di­ver­si­dad cul­tu­ral, en la que con­vi­ven has­ta nuestros días las ca­rac­te­rís­ti­cas he­re­da­das de la mi­le­na­ria cul­tu­ra ma­ya, con las pre­co­lom­bi­nas y afro­ca­ri­be­ñas na­ci­das al fra­gor de la lle­ga­da de los eu­ro­peos a es­te la­do del mun­do.

Ya sea uno a uno, o co­mo mul­ti­des­tino, la vi­si­ta a los paí­ses que ocu­pan es­ta por­ción de tie­rra sig­ni­fi­ca un ob­se­quio di­vino: via­jar en el tiem­po y co­no­cer de pri­me­ra mano to­do lo re­la­cio­na­do con el acer­vo de aque­llos po­bla­do­res ori­gi­na­rios.

Ha­blar de los Ma­yas es ha­blar de mis­te­rio, de in­quie­tu­des, de sa­bi­du­ría. Y pa­ra acer­car­se a esos enig­mas que nos han cau­ti­va­do du­ran­te tan­to tiem­po se­ría im­pres­cin­di­ble en­ro­lar­se en un recorrido que pu­die­ra co­men­zar por Gua­te­ma­la, don­de las rui­nas ar­queo­ló­gi­cas de Ti­kal –con sus más de 3 000 edi­fi­ca­cio­nes– nos abri­rán las puer­tas de uno de los si­tios icó­ni­cos de es­ta an­ces­tral ci­vi­li­za­ción que de­jó una no­ta­ble hue­lla en el desa­rro­llo de la hu­ma­ni­dad.

Pa­ra una vi­sión más com­ple­ta de es­ta apa­sio­nan­te cul­tu­ra se­ría im­por­tan­te aden­trar­se a lu­ga­res co­mo Xax­há, El Cei­bal –re­co­no­ci­do co­mo un im­por­tan­te cen­tro ce­re­mo­nial y bau­ti­za­do co­mo la «ga­le­ría del ar­te ma­ya»– o El Mi­ra­dor, re­ser­vo­rio de más de 4 000 pi­rá­mi­des, la gran ma­yo­ría de es­tas en pro­ce­so de ex­plo­ra­ción pa­ra ha­llar los te­so­ros des­co­no­ci­dos de aque­lla ci­vi­li­za­ción.

El pa­so por Be­li­ce y Hon­du­ras pa­ra vi­si­tar La­ma­nai o las fa­mo­sas rui­nas ma­yas de Co­pán se­ría el me­jor co­lo­fón de una ru­ta que va de la mano con la his­to­ria. Por­que si en la pri­me­ra el vi­si­tan­te pue­de apre­ciar la hue­lla que de­ja­ron los mi­sio­ne­ros cris­tia­nos lle­ga­dos a par­tir del si­glo XVI, en la otra emer­ge­rá la opor­tu­ni­dad de co­no­cer in si­tu mu­chas de los avan­ces que en el cam­po de la cien­cia –en la as­tro­no­mía so­bre to­do– han asom­bra­do a la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca des­de su des­cu­bri­mien­to.

Sin embargo, no son los mis­te­rios de la cul­tu­ra ma­ya el úni­co atrac­ti­vo his­tó­ri­co de la re­gión, que he­re­dó de los con­quis­ta­do­res otras re­fe­ren­cias, co­mo los asen­ta­mien­tos co­lo­nia­les que lue­go se con­vir­tie­ron en her­mo­sas ciu­da­des. O co­mo la mez­cla con po­bla­cio­nes pre­co­lom­bi­nas, o los ga­rí­fu­nas y sus ri­cas tra­di­cio­nes im­por­ta­das des­de el con­ti­nen­te afri­cano y las is­las del Ca­ri­be, cu­ya tras­cen­den­cia se ex­tien­de has­ta nuestros días.

Lle­gar en­ton­ces has­ta una ciu­dad co­lo­nial co­mo San­ta Ana, uno de los cen­tros his­tó­ri­cos me­jor con­ser­va­dos en El Sal­va­dor, se an­to­ja tan im­pres­cin­di­ble co­mo el recorrido por la «ru­ta de las flo­res» (Nahui­zal­co, Sal­coa­titlán, Jua­yúa y Ata­co) que en­mar­ca a lo­ca­li­da­des que fue­ron ha­bi­ta­das por los co­lo­nos y don­de se con­ser­van ca­lles con el co­lo­ri­do ca­rac­te­rís­ti­co de los an­ti­guos nú­cleos in­dí­ge­nas.

Com­ple­jo de vol­ca­nes y La­go Coa­te­pe­que, El Sal­va­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.