La puer­ta de la au­ro­ra.

LA FE­RIA IN­TER­NA­CIO­NAL DE LA HA­BA­NA, PRIN­CI­PAL BOL­SA CO­MER­CIAL DE CUBA Y EL CARIBE, CE­LE­BRA­RÁ SU 35 EDI­CIÓN CON DESTELLOS PROMETEDOR­ES PARA UNA ECONOMÍA QUE BUS­CA DESPOJARSE DE ESTIGMAS IN­TER­NOS Y CERCOS EX­TER­NOS

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario - TEX­TO AMA­BLE MI­RAN­DA FO­TOS FERVAL Y RO­LAN­DO PU­JOL

Si en Cuba hay una Puer­ta de la Au­ro­ra, o del Ama­ne­cer, co­mo aque­lla mi­la­gro­sa ve­ne­ra­da por los li­tua­nos, es­ta po­dría ser, sim­bó­li­ca­men­te, la Fe­ria In­ter­na­cio­nal de La Ha­ba­na.

Se­guir las tra­zas de la prin­ci­pal bol­sa co­mer­cial de la Is­la y del Caribe, en las vís­pe­ras de su edi­ción 35, es co­mo de­ve­lar el de­sen­vol­vi­mien­to es­truc­tu­ral de es­te país, y lo que es más sig­ni­fi­ca­ti­vo, el ti­po de re­la­ción que es­ta­ble­ció con el mun­do.

No de­ja de asom­brar que una economía tan abier­ta –in­clu­so de­pen­dien­te del ex­te­rior co­mo la cu­ba­na–, pu­die­ra so­bre­vi­vir y desa­rro­llar­se du­ran­te una lar­ga eta­pa con un efec­to de «do­ble can­da­do»: por un la­do, el se­ve­ro blo­queo nor­te­ame­ri­cano y por el otro, los pre­jui­cios y cie­rres con res­pec­to a la in­ver­sión ex­tran­je­ra, in­cues­tio­na­ble ele­men­to di­na­mi­za­dor en la ac­tua­li­dad.

Por ello es sus­tan­cial la di­fe­ren­cia de vi­sio­nes en­tre aquel 1983 en que se cor­tó la cin­ta inau­gu­ral de la pri­me­ra de es­tas mues­tras, y la que ten­drá lu­gar en­tre el 30 de oc­tu­bre y el 3 de no­viem­bre de es­te 2017. Por el me­dio, ade­más de la caí­da del cam­po so­cia­lis­ta y la des­apa­ri­ción del de­no­mi­na­do Con­se­jo de Ayu­da Mu­tua Eco­nó­mi­ca (CA­ME) que, en­tre otros re­sor­tes, de­ter­mi­na­ba las re­la­cio­nes eco­nó­mi­cas in­ter­na­cio­na­les de la Is­la, es­tá una per­cep­ción re­no­va­da so­bre la in­ver­sión ex­tran­je­ra, que ha cris­ta­li­za­do en ley, ac­tua­li­za­da re­cien­te­men­te por el Par­la­men­to.

No por ca­sua­li­dad el mi­nis­tro de Co­mer­cio Ex­te­rior y la In­ver­sión Ex­tran­je­ra, Ro­dri­go Mal­mier­ca Díaz, ha­ce én­fa­sis en el sal­to con­cep­tual y la su­pera­ción de vi­sio­nes es­tre­chas. Lo an­te­rior lo sub­ra­yó al pre­sen­tar la ter­ce­ra Car­te­ra de Ne­go­cios y de­jar abier­to el Fo­ro de In­ver­sio­nes, es­te úl­ti­mo rea­li­za­do por vez

pri­me­ra el pa­sa­do año, co­mo par­te del en­cuen­tro.

Para el ti­tu­lar –al­go tam­bién acen­tua­do por el pre­si­den­te Raúl Cas­tro en nu­me­ro­sas opor­tu­ni­da­des– la in­ver­sión ex­tran­je­ra ya no es aquel «mal ne­ce­sa­rio», co­mo se le con­si­de­ró por un lar­go pe­río­do, sino una de­ci­sión so­be­ra­na de Cuba que na­die es­tá im­po­nien­do, y que se ha­ce por­que «es­ta­mos con­ven­ci­dos de su im­por­tan­cia para el pro­gre­so del país».

El sig­ni­fi­ca­ti­vo pe­so que se pre­ten­de ten­ga es­te in­gre­dien­te –aun­que dis­tan­te de lo­grar­se–, lo re­ve­ló el mis­mo ti­tu­lar al re­co­no­cer que se as­pi­ra atraer has­ta dos mil mi­llo­nes de dó­la­res anua­les de ca­pi­tal ex­tran­je­ro.

El ideal aho­ra es que es­te con­tri­bu­ya a sor­tear la fal­ta de li­qui­dez y de fi­nan­cia­mien­tos fo­rá­neos que pro­vo­can el blo­queo de Es­ta­dos Uni­dos y otras in­su­fi­cien­cias, para crear las ba­ses eco­nó­mi­cas y con­so­li­dar el desa­rro­llo del país y de un so­cia­lis­mo prós­pe­ro y sos­te­ni­ble.

La de­mos­tra­ción de la di­ná­mi­ca abier­ta en es­te cam­po, pe­se a la per­ma­nen­cia de pre­jui­cios y me­ca­nis­mos bu­ro­crá­ti­cos, es que des­pués de ser apro­ba­da la úl­ti­ma ver­sión de la Ley de In­ver­sión Ex­tran­je­ra, se ha­yan ad­mi­ti­do 14 rein­ver­sio­nes en ne­go­cios que ya exis­tían, 15 nue­vos acuer­dos co­mer­cia­les en la Zo­na Especial de Desa­rro­llo Ma­riel –avan­za­da de es­tos em­pren­di­mien­tos en el país–, ade­más de otros 54 fue­ra de ella, para un mon­to to­tal de 1 300 mi­llo­nes de dó­la­res.

Co­mo un síntoma pro­mi­so­rio pue­de ver­se, igual­men­te, que la 34 Fe­ria In­ter­na­cio­nal de La Ha­ba­na se con­vir­tie­ra en la ma­yor de la his­to­ria, con la par­ti­ci­pa­ción de 3 500 ex­po­si­to­res de 73 paí­ses, un área ex­po­si­ti­va de 29 000 m2, 3 700 vi­si­tan­tes ex­tran­je­ros y la pre­sen­cia de 15 de­le­ga­cio­nes ofi­cia­les del ni­vel mi­nis­te­rial. La Car­te­ra de Opor­tu­ni­da­des pre­sen­ta­da re­co­gía 395 pro­yec­tos y po­si­bi­li­da­des de in­ver­sión va­lo­ra­das so­bre los 9 500 mi­llo­nes de dó­la­res en sec­to­res co­mo el agroa­li­men­ta­rio, el tec­no­ló­gi­co, el tu­rís­ti­co y la pro­duc­ción de ener­gía y la pros­pec­ción pe­tro­le­ra.

Otra se­ñal sa­tis­fac­to­ria –a re­eva­luar­se a par­tir de la di­fe­ren­cia de po­lí­ti­ca ha­cia Cuba en­tre Ba­rack Oba­ma y Do­nald Trump– es que en 2016 más de 40 em­pre­sas nor­te­ame­ri­ca­nas tra­je­ron sus mues­tras a EXPOCUBA –el im­po­nen­te cen­tro ex­po­si­ti­vo ubi­ca­do a 25 km de La Ha­ba­na–, con lo cual se du­pli­có la pre­sen­cia de re­pre­sen­tan­tes de esa na­ción.

No es utó­pi­co en­ton­ces que los or­ga­ni­za­do­res as­pi­ren a que la edi­ción 35 con­fir­me el cre­ci­mien­to y el va­lor prác­ti­co para la economía cu­ba­na de es­te acon­te­ci­mien­to; so­bre to­do, cuan­do ocu­rri­rá en un mo­men­to pe­cu­liar, cuan­do se pro­mue­ve un ma­yor ca­la­do de la ac­tua­li­za­ción, es­ti­mu­la­do por la apro­ba­ción de la Con­cep­tua­li­za­ción del mo­de­lo eco­nó­mi­co y so­cial cu­bano de desa­rro­llo so­cia­lis­ta y el Plan na­cio­nal de desa­rro­llo eco­nó­mi­co y so­cial has­ta 2030.

La con­tri­bu­ción con­cre­ta a esas pro­yec­cio­nes pro­gra­má­ti­cas des­de es­ta Fe­ria In­ter­na­cio­nal se­ría con­ti­nuar en­san­chán­do­se co­mo una mi­la­gro­sa puer­ta para los ne­go­cios en Cuba, esa por la que el país avan­ce ha­cia su an­sia­da au­ro­ra o nue­vo ama­ne­cer.

Ro­dri­go Mal­mier­ca, mi­nis­tro de Co­mer­cio Ex­te­rior y la In­ver­sión Ex­tran­je­ra de Cuba.

EXPOCUBA, el im­po­nen­te cen­tro ex­po­si­ti­vo ubi­ca­do a 25 km de La Ha­ba­na, aco­ge ca­da año a re­pre­sen­tan­tes de de­ce­nas de paí­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.