Una ini­cia­ti­va aplau­di­da.

MÁS QUE UNA SIM­PLE DE­CLA­RA­CIÓN, EL LLA­MA­MIEN­TO DE LA OR­GA­NI­ZA­CIÓN MUN­DIAL DEL TU­RIS­MO ES UNA VI­SIÓN REA­LIS­TA PARA LA SU­PER­VI­VEN­CIA EN EL PLA­NE­TA DE LA IN­DUS­TRIA SIN HU­MO

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario -

La de­ci­sión de de­cla­rar el 2017 co­mo Año del Tu­ris­mo Sus­ten­ta­ble ha si­do muy bien aco­gi­da en to­do el mun­do. Real­men­te es más que una sim­ple nom­bra­mien­to, y así bien lo ex­pre­sa la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Tu­ris­mo: Es una vi­sión rea­lis­ta de su­per­vi­ven­cia del tu­ris­mo y del pla­ne­ta. Es con­cien­cia y ac­ción.

Crea­da en el año 1975, la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Tu­ris­mo (OMT) es la agencia vin­cu­la­da al Sis­te­ma de Na­cio­nes Uni­das que tie­ne el pro­pó­si­to ex­pre­so de pro­mo­ver y desa­rro­llar el tu­ris­mo en to­do el or­be.

Ade­más, es­tá en­car­ga­da de fa­ci­li­tar y coor­di­nar to­do el em­pu­je y ac­ti­vi­da­des a ni­vel mun­dial con­tan­do con 17 ob­je­ti­vos con­cre­tos y de­fi­ni­dos para su rea­li­za­ción, pro­mo­vien­do el desa­rro­llo eco­nó­mi­co, la paz, la pros­pe­ri­dad y el cui­da­do del me­dio am­bien­te en la lu­cha por fre­nar el cam­bio cli­má­ti­co.

A la ne­ce­si­dad del ma­yor apor­te al cui­da­do del en­torno y a las de­ci­di­das ac­cio­nes de evi­tar el cam­bio cli­má­ti­co es­tán de­di­ca­das es­tas lí­neas fun­da­men­tal­men­te, pues­to que es la más im­por­tan­te ame­na­za que se cier­ne so­bre nues­tro pla­ne­ta y cons­ti­tu­ye tam­bién uno de los ma­yo­res ries­gos para el desa­rro­llo del tu­ris­mo a es­caa glo­bal. Tan so­lo el au­men­to de los ni­ve­les del mar po­dría ha­cer des­apa­re­cer be­llas is­las y pla­yas en di­ver­sos pun­tos de la geo­gra­fía pla­ne­ta­ria.

El in­com­pren­si­ble sis­te­ma eco­nó­mi­co in­ter­na­cio­nal de cor­te ca­pi­ta­lis­ta que ac­tual­men­te exis­te, es­tá ba­sa­do, co­mo re­gla, en el con­su­mo a to­da cos­ta y en la pro­duc­ción con una ex­plo­ta­ción exa­ge­ra­da de re­cur­sos y las ga­nan­cias co­mo cri­te­rio del desa­rro­llo eco­nó­mi­co, sin mi­rar las con­se­cuen­cias. Ello po­ne en ries­go la po­si­bi­li­dad de que las ge­ne­ra­cio­nes ve­ni­de­ras pue­dan dis­fru­tar de lo que ac­tual­men­te te­ne­mos.

El tu­ris­mo pue­de se­guir su im­pa­ra­ble cre­ci­mien­to pe­ro po­dría con­ver­tir­se en un pe­li­gro para el pla­ne­ta o, co­mo que­re­mos, po­dría se­guir cre­cien­do, pe­ro con­tri­bu­yen­do con su ac­ción a un mun­do más lim­pio, con­ser­va­do y sin con­ta­mi­na­ción.

Im­por­tan­tes or­ga­ni­za­cio­nes vie­nen aler­tan­do so­bre el avan­ce del cam­bio cli­má­ti­co, el cual pue­de ge­ne­rar más de 100 mi­llo­nes de po­bres para el año 2030.

Si ello con­ti­núa sin un ade­cua­do con­trol, tres cuar­tas par­tes de la po­bla­ción del mun­do es­ta­rá ex­pues­ta a olas de ca­lor muy fuer­tes para fi­na­les de es­te si­glo, se­gún se­rios es­tu­dios cien­tí­fi­cos rea­li­za­dos.

El éxi­to de la in­dus­tria del tu­ris­mo en el mo­men­to ac­tual no so­lo se pue­de me­dir por sus ga­nan­cias, sino tam­bién por có­mo se ob­tie­nen las mis­mas; de ahí la ne­ce­si­dad de con­so­li­dar

Im­por­tan­tes or­ga­ni­za­cio­nes

vie­nen aler­tan­do so­bre el avan­ce del cam­bio cli­má­ti­co,

que pue­de ge­ne­rar más de 100 mi­llo­nes de po­bres para

el año 2030

El uso de ilu­mi­na­ción LED y la apli­ca­ción de prin­ci­pios bio­cli­má­ti­cos, co­mo te­chos ver­des, de­vie­nen so­lu­cio­nes prác­ti­cas en fa­vor de avan­zar ha­cia un tu­ris­mo sos­te­ni­ble. ING. MA­NUEL ME­NÉN­DEZ CASTELLANO­S ARCHIVO EX­CE­LEN­CIAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.