Una ciu­dad con sa­bo­res pro­pios.

INEVI­TA­BLE­MEN­TE MAR­CA­DA POR SU CA­RÁC­TER COSMOPOLIT­A Y CON­SI­GUIEN­TE CON­VER­GEN­CIA DE PLURALIDAD­ES, LA CA­PI­TAL CU­BA­NA SE PRE­SEN­TA AN­TE EL VI­SI­TAN­TE CO­MO UN EX­CEP­CIO­NAL MO­SAI­CO DE CULTURAS, SECULARMEN­TE ESTRATIFIC­ADAS

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario -

En nin­guno de los as­pec­tos de co­ti­dia­nei­dad exis­ten­cial de es­ta ciu­dad se en­mas­ca­ran las in­fluen­cias fo­rá­neas que du­ran­te más de me­dio mi­le­nio han ve­ni­do con­for­man­do una iden­ti­dad tan ex­tro­ver­ti­da co­mo ecléc­ti­ca; por el con­tra­rio: ca­da com­po­nen­te se po­si­cio­na en su jus­to es­pa­cio para que lo ibe­roa­me­ri­cano se mues­tre con la le­gi­ti­mi­dad que lo eu­ro­peo, lo afri­cano y lo asiá­ti­co le apor­ta­ron, en­ri­que­ci­do to­do por una dig­na per­te­nen­cia al con­tex­to ca­ri­be­ño. De es­te mo­do, la con­ju­ga­ción de au­toc­to­nía, cos­tum­bris­mo y gus­tos que a to­dos pue­dan agra­dar, den lu­gar a un cu­rio­so re­sul­ta­do.

Lo in­de­le­ble de la his­to­ria

Sen­tir lo mis­mo que los gran­des, aun cuan­do no sea exac­ta­men­te po­si­ble igua­lar­los, no de­ja de ser una ten­ta­do­ra opor­tu­ni­dad de vi­vir ex­pe­rien­cias. Así le ocu­rre al vi­si­tan­te cuan­do de­ci­de an­dar por La Ha­ba­na Vie­ja, si­tio his­tó­ri­co ur­bano de­cla­ra­do por la UNES­CO co­mo Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad, en 1982, y rea­li­zar el mis­mo re­co­rri­do que du­ran­te más de 20 años hi­cie­ra el in­sig­ne pe­rio­dis­ta y es­cri­tor Er­nest He­ming­way.

Con to­da jus­te­za, el bar-res­tau­ran­te El Flo­ri­di­ta, ubi­ca­do en las in­ter­sec­cio­nes de las ca­lles Mon­se­rra­te y Obis­po, os­ten­ta la de­no­mi­na­ción de Cu­na del Dai­qui­rí, de­bien­do su me­re­ci­da fa­ma a la maes­tría con que du­ran­te ca­si una

“Don­de fue­res, haz lo que vie­res”. (Del re­fra­ne­ro po­pu­lar la­tino, de pro­ba­ble ori­gen ro­mano)

cen­tu­ria, no­ta­bles pro­fe­sio­na­les de la can­ti­na crio­lla pre­pa­ran es­te em­ble­má­ti­co cóc­tel, ya re­co­no­ci­do co­mo el tra­go más re­pre­sen­ta­ti­vo de la Is­la Grande. Y fue en es­te má­gi­co si­tio, pre­ci­sa­men­te, que al­can­zó sus pri­me­ros 200 años de exis­ten­cia, don­de se con­ci­bie­ra una re­ce­ta especial para He­ming­way, el Pa­pa, con do­ble por­ción de ron, zu­mo de to­ron­ja, li­cor Ma­rras­quino y sin azú­car.

Al­gu­nas ca­lles más aba­jo, en Em­pe­dra­do No. 207 en­tre Cuba y San Ig­na­cio, se en­cuen­tra una suer­te de Ca­te­dral de la co­ci­na cu­ba­na tra­di­cio­nal, la Bo­de­gui­ta del Me­dio, afa­ma­da tam­bién por la ca­li­dad de su Mo­ji­to, otro de los pi­la­res de la coc­te­le­ría na­cio­nal y cu­yo me­nú se pre­cia de sus «ape­nas» 75 años de ser ofre­ci­do. Su am­bien­ta­ción res­pon­de a un es­ti­lo úni­co, des­ta­cán­do­se por la pro­fu­sión de fo­to­gra­fías, ob­je­tos cu­rio­sos y graf­fit­tis (en­con­trán­do­se aquí una de las ma­yo­res co­lec­cio­nes del mun­do) de cuan­tos deseen de­jar cons­tan­cia es­cri­ta de su pa­so por es­te san­tua­rio de le­gí­ti­ma cu­ba­nía.

El au­tor de Por quién do­blan las cam­pa­nas, Fies­ta, Adiós a las ar­mas e Is­las en el Gol­fo con­ce­de­ría un elo­cuen­te au­tó­gra­fo, en 1954: «My Mo­ji­to in la Bo­de­gui­ta, My Dai­qui­rí in El Flo­ri­di­ta».

Men­ción especial me­re­ce el Sloppy Joe´s, uno de los ba­res más fa­mo­sos del mun­do, fun­da­do en 1918. Si­to des­de en­ton­ces en la ca­lle Zu­lue­ta No. 252, en­tre Áni­mas y Vir­tu­des, tam­bién en La Ha­ba­na Vie­ja, iden­ti­fi­ca­do co­mo usual re­fu­gio de tu­ris­tas y es­tre­llas del cine holly­wo­den­se, en ple­na coin­ci­den­cia con la Ley Se­ca nor­te­ame­ri­ca­na. En­tre sus atrac­cio­nes que han si­do con­ser­va­das y res­tau­ra­das a su es­plen­dor ori­gi­nal, cuen­ta con un gran mos­tra­dor (ba­rra) de 18 m de lar­go, con­si­de­ra­do en su épo­ca el ma­yor de Cuba y uno de los más ex­ten­sos en Amé­ri­ca. Fue lo­ca­ción para el ro­da­je, en 1959, del fil­me Nues­tro hom­bre en La

Ha­ba­na, pro­ta­go­ni­za­da por Alec Guin­ness y ba­sa­da en la no­ve­la ho­mó­ni­ma del es­cri­tor bri­tá­ni­co Graham Gree­ne, clien­te asi­duo de es­te re­nom­bra­do es­ta­ble­ci­mien­to.

Tras­la­dán­do­se ha­cia las zo­nas más con­tem­po­rá­neas de La Ha­ba­na, en ca­lle 72 en­tre 41 y 45, Ma­ria­nao, se ubi­ca el cé­le­bre ca­ba­ré Tro­pi­ca­na, un ver­da­de­ro pa­raí­so ba­jo las es­tre­llas, don­de la cu­ba­nía se pre­sen­ta con los uni­ver­sa­les có­di­gos de la mú­si­ca y la dan­za, con­ju­ga­dos a tra­vés de mo­nu­men­ta­les es­pec­tácu­los de va­rie­da­des. Co­no­cien­do la

La con­ju­ga­ción de au­toc­to­nía, cos­tum­bris­mo y gus­tos que a to­dos pue­dan agra­dar, dan lu­gar a un cu­rio­so re­sul­ta­do en la gas­tro­no­mía cu­ba­na

TEX­TO JOR­GE MÉN­DEZ RO­DRÍ­GUEZ–ARENCIBIA. PRE­SI­DEN­TE DE LA CÁ­TE­DRA CU­BA­NA DE GAS­TRO­NO­MÍA Y TU­RIS­MO FO­TOS FERVAL Y ARCHIVO EX­CE­LEN­CIAS

San Cris­to­bal. Ate­lier.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.