Tu­ris­mo y cul­tu­ra, alian­za im­pres­cin­di­ble.

LA SI­NER­GIA EN­TRE CUL­TU­RA Y TU­RIS­MO REVITALIZA EL IN­TE­RÉS DE LOS CIU­DA­DA­NOS POR SUS COS­TUM­BRES, TRA­DI­CIO­NES, GAS­TRO­NO­MÍA, AR­TE­SA­NÍA Y PA­TRI­MO­NIO AR­QUI­TEC­TÓ­NI­CO Y AR­TÍS­TI­CO

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario - PE­DRO DE LA HOZ RU­BÉN AJA Y ARCHIVO EX­CE­LEN­CIAS

Pla­yas y co­co­te­ros, are­nas blan­cas y aguas trans­pa­ren­tes. To­do muy bien, pe­ro las hay en mu­chas par­tes de los tró­pi­cos, en cos­tas e is­las ba­ña­das por los océa­nos. Ho­te­les de cin­co es­tre­llas y ca­ba­ñas mo­des­tas pe­ro con­for­ta­bles, tien­das de cam­pa­ña y cam­pa­men­tos de ve­rano, se­gún el gus­to y las po­si­bi­li­da­des. To­do a la me­di­da, pe­ro tam­bién los hay en uno u otro con­fín del pla­ne­ta.

La di­fe­ren­cia es­tá en la sin­gu­la­ri­dad apre­cia­ble en el con­tac­to vi­vo con los va­lo­res pa­tri­mo­nia­les y la pal­pi­tan­te tra­ma es­pi­ri­tual del en­torno que se vi­si­ta. En los sa­be­res y apor­tes de la gen­te que se en­cuen­tra. En la ex­pe­rien­cia del otro, de los otros, que se lle­va de vuel­ta a ca­sa, ya sea en imá­ge­nes re­gis­tra­das o re­cuer­dos ma­te­ria­les evo­ca­do­res, pe­ro so­bre to­do en la me­mo­ria.

Esa di­fe­ren­cia se lla­ma cul­tu­ra. Tu­ris­mo y cul­tu­ra no so­lo son no­cio­nes com­ple­men­ta­rias, sino ar­mó­ni­ca­men­te ne­ce­sa­rias. Se nu­tren y po­ten­cian en­tre sí, siem­pre que los ges­to­res de am­bas ac­ti­vi­da­des en­tien­dan la im­por­tan­cia de esos va­sos co­mu­ni­can­tes.

De ello se de­ba­te en Cuba ca­si des­de el mis­mo mo­men­to en que el tu­ris­mo pa­só a ocu­par un pa­pel pre­pon­de­ran­te en las es­tra­te­gias de desa­rro­llo de la na­ción, du­ran­te la úl­ti­ma dé­ca­da del si­glo pa­sa­do.

El atrac­ti­vo cul­tu­ral de Cuba pue­de pa­re­cer para al­gu­nos un ele­men­to tó­pi­co.

Ma­ra­cas y gui­ta­rras, cla­ves y bon­goes, oris­has y tam­bo­res. Pe­ro esa es la su­per­fi­cie, no el fon­do. La iden­ti­dad más pro­fun­da de la na­ción cu­ba­na se ha­lla en la ma­triz de los en­cuen­tros, mez­clas, asen­ta­mien­tos y cla­ri­fi­ca­cio­nes de raí­ces que pro­vie­nen de Eu­ro­pa –va­rias Eu­ro­pas, no so­lo la his­pa­na– y Áfri­ca –va­rias Áfri­cas, de acuer­do con la pro­ce­den­cia ét­ni­ca de los hom­bres y mu­je­res es­cla­vi­za­dos en la eta­pa co­lo­nial.

Esa iden­ti­dad tras­cien­de los lí­mi­tes del fol­clor con­ge­la­do y es­té­ril, y se pro­yec­ta co­mo una sus­tan­cia que pal­pi­ta en la vi­da co­ti­dia­na. En los so­nes y las can­cio­nes tro­va­do­res­cas, en los to­ques ri­tua­les y las con­gas y com­par­sas, en la rum­ba le­van­tis­ca y de­sen­fa­da­da que atra­vie­sa de la­do a la­do el te­rri­to­rio –rum­ba re­co­no­ci­da por la UNES­CO en la exi­gen­te lis­ta del Pa­tri­mo­nio In­ma­te­rial de la Hu­ma­ni­dad– se per­fi­lan es­tam­pas de le­gí­ti­ma se­duc­ción para la me­mo­ria de los vi­si­tan­tes. Tam­bién vi­bra en las pa­rran­das cam­pe­si­nas, las can­tu­rías y jue­gos tra­di­cio­na­les.

No de­ben ol­vi­dar­se otras ins­tan­cias ar­tís­ti­cas que se pre­sen­tan co­mo sin­gu­la­ri­da­des en la agen­da in­su­lar. Nos re­fe­ri­mos al in­te­rés por el ba­llet clá­si­co y la dan­za con­tem­po­rá­nea, las tem­po­ra­das de mú­si­ca de con­cier­to, las ex­po­si­cio­nes de ar­tis­tas vi­sua­les de la van­guar­dia y los fes­ti­va­les de cine en La Ha­ba­na y la ciu­dad no­ro­rien­tal de Gi­ba­ra.

La si­ner­gia en­tre cul­tu­ra y tu­ris­mo, co­mo se ha de­mos­tra­do mu­chas ve­ces en el ca­so cu­bano, revitaliza el in­te­rés de los ciu­da­da­nos por sus cos­tum­bres, ar­te­sa­nías, fies­tas, gas­tro­no­mía, tra­di­cio­nes, así co­mo en la pro­tec­ción del pa­tri­mo­nio ar­qui­tec­tó­ni­co y ar­tís­ti­co. Es ade­más un va­lor aña­di­do o de di­fe­ren­cia­ción en los des­ti­nos tu­rís­ti­cos ya desa­rro­lla­dos o ma­du­ros; al mis­mo tiem­po que con­tri­bu­ye a mo­vi­li­zar al tu­ris­ta ha­cia la bús­que­da de aris­tas par­ti­cu­la­res en ca­da des­tino lo­cal.

Aho­ra bien, en­tre el de­ber y el ser, se abren, por mo­men­tos, hia­tos in­de­sea­bles. De tal mo­do el an­tro­pó­lo­go Jesús Guan­che con to­da ra­zón aler­ta: «Los ries­gos y as­pec­tos no­ci­vos se iden­ti­fi­can ca­da vez que la im­ple­men­ta­ción de pro­yec­tos de tu­ris­mo se en­cuen­tra mal en­ca­mi­na­da, o se pro­vo­ca un pro­ce­so de de­cul­tu­ra­ción del des­tino, in­clu­so de ba­na­li­za­ción o de au­ten­ti­ci­dad es­ce­ni­fi­ca­da, co­mo ar­te­sa­nía re­pro­du­ci­das en se­rie sin em­pleo de téc­ni­cas y ma­te­ria­les ori­gi­na­les; fies­tas o ce­le­bra­cio­nes

En Cuba, tu­ris­mo y cul­tu­ra no so­lo son no­cio­nes com­ple­men­ta­rias, sino ar­mó­ni­ca­men­te ne­ce­sa­rias

que cons­ti­tu­yen una pues­ta en es­ce­na so­lo para los tu­ris­tas».

Y aña­de: «El im­pul­so de la mer­can­ti­li­za­ción ex­tre­ma de las tra­di­cio­nes lo­ca­les, las des­po­ja de su ver­da­de­ro sig­ni­fi­ca­do, con­vier­te la cul­tu­ra lo­cal en un me­ro ob­je­to de con­su­mo y pro­pi­cia, en cier­tos des­ti­nos, un mer­ca­do ilí­ci­to de an­ti­güe­da­des o de bie­nes del pa­tri­mo­nio ar­tís­ti­co».

Esa preo­cu­pa­ción ha si­do in­sis­ten­te­men­te ex­pre­sa­da por el mo­vi­mien­to ar­tís­ti­co e in­te­lec­tual cu­bano, en diá­lo­gos con las au­to­ri­da­des de los mi­nis­te­rios de Tu­ris­mo y Cul­tu­ra. Su­ma­men­te pro­ve­cho­sos han re­sul­ta­do los en­cuen­tros aus­pi­cia­dos por la Unión de Es­cri­to­res y Ar­tis­tas de Cuba so­bre el te­ma, los cua­les han te­ni­do ex­pre­sión en ajus­tes sis­te­má­ti­cos y pe­rió­di­cos de los pro­gra­mas tu­rís­ti­cos.

So­bre to­do im­pe­ra una pers­pec­ti­va, sub­ra­ya­da por el poe­ta Mi­guel Bar­net: «To­do he­cho tu­rís­ti­co es cul­tu­ral». Es de­cir, no se pue­de enaje­nar el tu­ris­mo de su di­men­sión cul­tu­ral, de su se­di­men­to es­pi­ri­tual, de su im­pac­to en la sen­si­bi­li­dad del via­je­ro.

El gran re­to con­sis­te en lo­grar que esa hue­lla sea per­ma­nen­te.

La iden­ti­dad más pro­fun­da de la na­ción cu­ba­na tras­cien­de los lí­mi­tes del fol­clor y se pro­yec­ta co­mo

una sus­tan­cia que pal­pi­ta en la vi­da co­ti­dia­na

Vieng­say Val­dés y Ró­mel Fró­me­ta en Es­par­ta­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.