¿be­ne­fi­cio o tra­di­ción?

A TRA­VÉS DEL TIEM­PO, TO­MAR EN DI­FE­REN­TES FOR­MAS Y HO­RA­RIOS ES­TA BE­BI­DA, SO­LA­MEN­TE SO­BRE­PA­SA­DA EN PO­PU­LA­RI­DAD POR EL AGUA, HA FOR­MA­DO PAR­TE DE LAS RE­GLAS DE ETI­QUE­TA. EN LA AC­TUA­LI­DAD, SUS RE­CO­NO­CI­DAS PRO­PIE­DA­DES NA­TU­RA­LES LA HAN CON­VER­TI­DO EN UN MÉ­TO­DO AL

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Turismo Y Salud | Medical Tourism -

El té es una de las be­bi­das más po­pu­la­res y an­ti­guas del mun­do, tan­to que solo en­cuen­tra com­pe­ten­cia en el agua. Di­ver­sos es­tu­dios han de­mos­tra­do que la mi­tad de la po­bla­ción mun­dial la con­su­me en sus di­ver­sas for­mas y va­rie­da­des, co­mo una ma­ne­ra de so­cia­li­zar en­tre amis­ta­des; otros la pre­fie­ren co­mo par­te de de­ter­mi­na­da cul­tu­ra o tra­di­ción.

Sin em­bar­go, mu­chos de no­so­tros, a pe­sar de ser aman­tes de los tés y de to­das sus va­rie­da­des y aro­mas, no so­mos muy co­no­ce­do­res de cuá­les son sus pro­pie­da­des na­tu­ra­les qué es exac­ta­men­te es­ta be­bi­da, y cuál su origen.

Lo pri­me­ro que de­be­mos sa­ber con res­pec­to al té es acer­ca de su pro­pio nom­bre. Aun­que con di­cha pa­la­bra so­le­mos ha­cer re­fe­ren­cia a to­do ti­po de in­fu­sio­nes, cier­ta­men­te es­to no re­sul­ta del to­do co­rrec­to. El té cons­ti­tu­ye la plan­ta a la que co­no­ce­mos co­mo Ca­me­lia si­nen­sis, y tam­bién se nom­bra de ese mo­do a la be­bi­da que ha­ce­mos con las ho­jas de es­ta plan­ta. El res­to de las be­bi­das pre­pa­ra­das a par­tir de ho­jas de plan­tas o fru­tas su­mer­gi­das en agua ca­lien­te, se de­no­mi­na in­fu­sión (man­za­ni­lla, men­ta va­le­ria­na, etc.)

Por otra par­te, exis­ten dis­tin­tos ti­pos de té, se­gún el tra­ta­mien­to que se ha­ya da­do a sus ho­jas. En es­te sen­ti­do po­de­mos dis­tin­guir el ver­de, el ro­jo, el ne­gro, el blan­co y el azul, los cua­les pue­den be­ber­se fríos o ca­lien­tes, pe­ro sus be­ne­fi­cios para la sa­lud es­tán da­dos por sus com­po­nen­tes na­tu­ra­les y su efec­to so­bre el or­ga­nis­mo hu­mano.

Al­to con­te­ni­do de an­ti­oxi­dan­tes. - El té con­tie­ne an­ti­oxi­dan­tes que pue­den ayu­dar a re­tra­sar el pro­ce­so de en­ve­je­ci­mien­to, así co­mo re­ge­ne­rar y re­pa­rar las cé­lu­las. Tam­bién ayu­dan a nues­tro cuer­po a pre­ve­nir el cán­cer y la dia­be­tes ti­po II.

For­ta­le­ce el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co. - Es­to es de­bi­do a su con­te­ni­do en fla­vo­noi­des y vi­ta­mi­na H, que per­mi­ten el buen fun­cio­na­mien­to de las de­fen­sas del cuer­po y pre­vie­nen el da­ño ce­lu­lar. Ade­más, sir­ve para au­men­tar los efec­tos de las dro­gas so­bre las bac­te­rias.

Dis­mi­nu­ye el ries­go de en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res. - Be­ber té pue­de evi­tar la for­ma­ción de pe­li­gro­sos coá­gu­los de san­gre que a me­nu­do cons­ti­tu­yen la cau­sa de los ac­ci­den­tes ce­re­bro­vas­cu­la­res y ata­ques car­día­cos. Si lo in­gie­res to­dos los días con­tri­bu­ye a re­du­cir el ries­go de hi­per­ten­sión ar­te­rial.

Com­ba­te las en­fer­me­da­des bu­ca­les. - Aun­que no lo creas, be­ber té in­clu­so re­du­ce la pla­ca bac­te­ria­na, de­bi­do a que sus com­pues­tos son ca­pa­ces de dis­mi­nuir el áci­do de las bac­te­rias que cau­san ca­ries en la bo­ca. Los ta­ni­nos pre­sen­tes en él apor­tan flúor na­tu­ral y pro­te­gen al es­mal­te den­tal de los efec­tos que pro­du­ce la pla­ca bac­te­ria­na en los dien­tes. El apor­te de an­ti­oxi­dan­tes pre­vie­ne la ha­li­to­sis, so­bre to­do si op­tas por un té de hier­bas sin azú­car.

Útil para adel­ga­zar. - Si quie­res cui­dar tu pe­so cor­po­ral, lo ideal es to­mar una taza de té sin azú­car ni leche, lo cual ayu­da a eli­mi­nar la gra­sa tem­po­ral. Los an­ti­oxi­dan­tes pre­sen­tes es­pe­cial­men­te en el té ver­de son blo­quea­do­res na­tu­ra­les de gra­sa, es­pe­cial­men­te de la gra­sa ab­do­mi­nal, y anu­lan su ab­sor­ción.

A ni­vel del Sis­te­ma Ner­vio­so Cen­tral. - El té ver­de en par­ti­cu­lar tie­ne un ti­po de an­ti­oxi­dan­tes que es­ti­mu­la el buen fun­cio­na­mien­to de la me­mo­ria y pro­te­ge al ce­re­bro del desa­rro­llo de en­fer­me­da­des ce­re­bra­les co­mo el Alz­hei­mer. Es­to es de­bi­do a que ade­más de ca­feí­na, con­tie­ne L-tea­ni­na que ac­túa de ma­ne­ra si­nér­gi­ca con la ca­feí­na, ba­jan­do en par­te el ni­vel de ten­sión fí­si­ca y men­tal.

El té ver­de en par­ti­cu­lar

tie­ne un ti­po de an­ti­oxi­dan­tes que es­ti­mu­la el buen fun­cio­na­mien­to de la me­mo­ria y pro­te­ge al ce­re­bro del desa­rro­llo de en­fer­me­da­des ce­re­bra­les co­mo

el Alz­hei­mer.

TEX­TO / BY DR. MSC. JU­LIO CÉ­SAR GINARTE SUÁ­REZ FO­TOS / PHO­TOS AR­CHI­VO EX­CE­LEN­CIAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.