Su­per­hé­roes en el Ca­ri­be.

DESAFIAN­DO LA NA­TU­RA­LE­ZA HU­MA­NA, HOM­BRES Y MU­JE­RES LLE­VAN AL LÍ­MI­TE SUS DES­TRE­ZAS Y CA­PA­CI­DA­DES FÍ­SI­CAS EN EVEN­TOS AL­TA­MEN­TE COM­PE­TI­TI­VOS. DES­DE EL CA­RI­BE NOS LLE­GAN EVI­DEN­CIAS DE QUE LOS SU­PER­HÉ­ROES SON UNA «REALI­DAD»

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario - TEX­TO FA­BIO MAR­TÍN FO­TOS ARCHIVO EX­CE­LEN­CIAS

Cuan­do ni­ños mu­chos so­ña­ron con ser su­per­hé­roes. Los que no desis­tie­ron en el afán, pa­sa­ron al­gu­nos años con el idi­lio a cues­tas hasta que, en al­gún exó­ti­co lu­gar del pla­ne­ta, tu­vie­ron la po­si­bi­li­dad de de­mos­trar cuán cer­ca es­ta­ban de emu­lar con Tony Stark, aquel per­so­na­je de Mar­vel que bau­ti­za­do co­mo Iron­man, sal­vó a mu­chos gra­cias a sus po­de­res so­bre­na­tu­ra­les.

Aun sin con­tar con la po­de­ro­sa ar­ma­du­ra de hie­rro, es­tos nue­vos íco­nos desafían en ca­da aven­tu­ra a la na­tu­ra­le­za hu­ma­na. Por­que na­dar 3,86 km, pe­da­lear lue­go otros 180 y ce­rrar con una ca­rre­ra de 42,2 km –to­do en un tiem­po lí­mi­te de 17 ho­ras– pa­re­ce una prue­ba ap­ta so­lo pa­ra los más atléticos dio­ses.

Sin em­bar­go, des­de que se ins­tau­ró la ver­sión más exi­gen­te del triatlón, no son po­cos los que han in­ten­ta­do, al me­nos, completar el re­co­rri­do. Y ca­da año, des­de ha­ce más de dos dé­ca­das, to­das las mi­ra­das se po­san en la exó­ti­ca be­lle­za de los pai­sa­jes de Ko­na, en Ha­wai, don­de des­pués de un ex­te­nuan­te tra­yec­to to­dos los aman­tes de la prue­ba co­no­cen al «hom­bre y mujer de hie­rro», a ese ga­na­dor del Cam­peo­na­to Mun­dial en la es­pe­cia­li­dad.

Pa­ra com­pe­tir en la pa­ra­di­sía­ca is­la del Pa­cí­fi­co –cla­si­fi­car es ca­si una ha­za­ña pa­ra mu­chos prac­ti­can­tes– hay que ha­cer mé­ri­tos en las fa­ses que se or­ga­ni­zan du­ran­te to­do el año en di­ver­sos rin­co­nes del pla­ne­ta, al­gu­nos de los cua­les se lo­ca­li­zan en Cen­troa­mé­ri­ca y el Ca­ri­be.

Des­de ha­ce unos años, Co­zu­mel –el pri­mer pun­to de México don­de sa­le el sol– ha si­do una pla­za ha­bi­tual pa­ra es­tos su­per­do­ta­dos atle­tas, unas ve­ces pa­ra completar el tra­yec­to ofi­cial y en otras pa­ra re­co­rrer un tra­za­do de 1 900 m de na­ta­ción, 90 km de ci­clis­mo y otros 21 de ca­rre­ra. Di­cha prue­ba, con la de­no­mi­na­ción 70,3 fue es­tre­na­da en 2005 por la World Triath­lon Cor­po­ra­tion (WTC), or­ga­nis­mo rec­tor de la exi­gen­te com­pe­ten­cia.

El in­creí­ble en­torno de la lo­ca­ción me­xi­ca­na ha enamo­ra­do a los or­ga­ni­za­do­res del Iron­man. Abun­dan las pla­yas pa­ra que en me­dio de la com­pe­ten­cia los par­ti­ci­pan­tes apre­cien la be­lle­za sub­ma­ri­na del lu­gar y un tra­za­do de ci­clis­mo o ca­rre­ra que tie­ne de fon­do la her­mo­su­ra de los cen­tros tu­rís­ti­cos que pue­blan la lí­nea cos­te­ra. A es­to se su­man las ban­das de mú­si­ca tra­di­cio­nal me­xi­ca­na que, des­de los már­ge­nes del re­co­rri­do, acom­pa­ñan a los co­rre­do­res hasta la me­ta, ubi­ca­da fren­te al Ayun­ta­mien­to del pue­blo de San Mi­guel de Co­zu­mel.

Por atrac­ti­vos atri­bu­tos co­mo es­tos, la exi­gen­te prue­ba ha to­ca­do en más de una oca­sión otras coor­de­na­das de la geo­gra­fía cen­tro­ca­ri­be­ña co­mo la Pla­ya del Co­co, en Cos­ta Ri­ca; la ciu­dad de San Juan, en Puer­to Ri­co y la co­lom­bia­na Car­ta­ge­na de In­dias, don­de el tra­mo de ca­rre­ra re­co­rre to­da la par­te an­ti­gua y amu­ra­lla­da de la ciu­dad, con­si­de­ra­da Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral de la Hu­ma­ni­dad por la Unes­co.

Pa­ra el 2018 la WTC vol­ve­rá a mi­rar ha­cia el Ca­ri­be y re­pe­ti­rá mu­chas de las pa­ra­das que ha­bi­tual­men­te ha­ce en es­ta re­gión del pla­ne­ta. Y de ca­ra al fu­tu­ro no se des­car­ta que se su­men otras pla­zas de be­lle­za ex­tra­or­di­na­ria co­mo Cu­ba, lo que mul­ti­pli­ca­ría la apuesta pa­ra que los ma­ra­vi­llo­sos pai­sa­jes de la re­gión apor­ten un plus a es­ta aven­tu­ra, di­se­ña­da pa­ra de­ve­lar­nos a esos su­per­hé­roes que no na­cie­ron en las pá­gi­nas de un co­mic.

Pa­ra com­pe­tir en la pa­ra­di­sía­ca is­la del Pa­cí­fi­co -cla­si­fi­car es ca­si una ha­za­ña pa­ra mu­chos prac­ti­can­tes- hay que ha­cer mé­ri­tos en las fa­ses que se or­ga­ni­zan du­ran­te to­do el año en di­ver­sos rin­co­nes

del pla­ne­ta, al­gu­nos de los cua­les se lo­ca­li­zan en Cen­troa­mé­ri­ca y el Ca­ri­be

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.