Ru­ta di­rec­ta ha­cia el pa­raí­so

EL SAL­VA­DOR, PAÍS DEL SU­R­OES­TE DE AMÉ­RI­CA CENTRAL, UBI­CA­DO SO­BRE EL LI­TO­RAL DEL OCÉANO PA­CÍ­FI­CO, ES CON­SI­DE­RA­DO CO­MO UNA JO­YA TRO­PI­CAL DE OBLI­GA­DA VI­SI­TA, POR SUS RI­QUE­ZAS NA­TU­RA­LES Y ATRAC­TI­VAS OP­CIO­NES TU­RÍS­TI­CAS

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Especial el Salvador -

Aven­tu­ra. Ese im­pul­so na­tu­ral por ex­plo­rar, des­cu­brir, sen­tir la adre­na­li­na do­mi­nan­do el cuer­po. Ha­za­ña de ex­po­ner­se y apos­tar por el ries­go. Aven­tu­ra de co­no­cer, de enamo­rar­se de un pai­sa­je, de sen­tir los la­ti­dos de la tie­rra… So­bre el li­to­ral del Océano Pa­cí­fi­co, al su­r­oes­te de Amé­ri­ca Central, hay un des­tino que con­gre­ga to­do eso: El Sal­va­dor.

Tres­cien­tos ki­ló­me­tros de pla­yas, in­clui­das dos de las me­jo­res a ni­vel mun­dial pa­ra prac­ti­car surf; zo­nas de man­gla­res pa­ra la pes­ca ar­te­sa­nal y de­por­ti­va, el ski acuá­ti­co y el ka­ya­king; es­ca­la­das a vol­ca­nes, vi­si­tas al bos­que ca­fe­te­ro don­de el agro­tu­ris­mo al­can­za su má­xi­ma ex­pre­sión; y el ac­ce­so a im­por­tan­tes joyas ar­queo­ló­gi­cas que in­clu­yen dos pi­rá­mi­des, son al­gu­nas de las múl­ti­ples ac­ti­vi­da­des que el vi­si­tan­te pue­de en­con­trar en ese país la­ti­noa­me­ri­cano.

La na­ción del sur­fing

Las olas ma­jes­tuo­sas de las pla­yas El Sun­zal y Pun­ta Ro­ca han he­cho de am­bos si­tios dos de los me­jo­res a es­ca­la pla­ne­ta­ria pa­ra prac­ti­car surf.

«Un pa­raí­so de las olas de­re­chas», así han ca­ta­lo­ga­do a esa na­ción al­gu­nos sur­fis­tas de ta­lla in­ter­na­cio­nal, ya que el olea­je flu­ye en esa di­rec­ción.

En­tre los me­ses de mar­zo a oc­tu­bre, las cos­tas sal­va­do­re­ñas se en­ga­la­nan con gol­pes de mar de hasta 12 pies de al­tu­ra que per­mi­ten re­co­rrer dis­tan­cias de 200 m a 600 m, cuan­do se unen las on­das de Pun­ta Ro­ca y Pla­ya La Paz, efec­to que des­en­ca­de­na una tra­ve­sía sin igual.

Por es­tar si­tua­do cer­ca del bor­de de la pla­ca tec­tó­ni­ca con­ti­nen­tal del fa­mo­so cin­tu­rón vol­cá­ni­co, los mo­vi­mien­tos en la mis­ma y las erup­cio­nes de sus múl­ti­ples vol­ca­nes pro­vo­can que las olas ex­pe­ri­men­ten una no­ta­ble ex­plo­sión de ener­gía y fuer­za, par­ti­cu­la­ri­da­des que de­fi­nen la ca­li­dad de la ex­pe­rien­cia.

Des­de prin­ci­pian­tes hasta pro­fe­sio­na­les tie­nen la opor­tu­ni­dad de aca­ri­ciar el mar so­bre sus ta­blas en aguas cá­li­das. Los prin­ci­pa­les lu­ga­res pa­ra es­ta ac­ti­vi­dad son: Aca­jutla, Mi­za­ta, K59, El Zon­te, El Pal­mar­ci­to, El Sun­zal, El Tun­co, La Bo­ca­na, Pun­ta Ro­ca, La Paz, Pun­ta Man­go y Las Flo­res.

Ra­dio­gra­fía de un pai­sa­je

La fas­ci­na­ción de épo­cas pa­sa­das se adue­ña del Si­tio Ar­queo­ló­gi­co El Ta­zu­mal, si­tua­do en la zo­na ur­ba­na de Chal­chua­pa, de­par­ta­men­to de Santa Ana. Allí, el Si­tio Ce­re­mo­nial con­quis­ta al vi­si­tan­te con sus dos pi­rá­mi­des, una de las cua­les es la más al­ta des­cu­bier­ta en El Sal­va­dor con 24 m de al­tu­ra; ex­hi­be ade­más un jue­go de pe­lo­ta y otras es­truc­tu­ras que da­tan apro­xi­ma­da­men­te del 400 d.C. y del 1200 d.C. El par­que tam­bién po­see un mu­seo lla­ma­do Stan­ley H. Boggs, don­de se en­cuen­tra una es­cul­tu­ra de pie­dra de cua­tro ca­ras ha­lla­da en 1942 y que da­ta del año 800 a.C.

Si de tra­di­cio­nes se tra­ta, el pue­blo co­lo­nial Su­chi­to­to, con la sen­ci­llez de sus ca­lles em­pe­dra­das, es un des­tino in­elu­di­ble por su le­ga­do his­tó­ri­co en la ela­bo­ra­ción de añil, pro­duc­to de ma­yor co­mer­cia­li­za­ción en Eu­ro­pa du­ran­te la co­lo­nia y el si­glo XIX.

En los ta­lle­res ar­te­sa­na­les se pue­de apren­der la téc­ni­ca del te­ñi­do con añil. A través de pa­sos sen­ci­llos y con la ayu­da de un ar­te­sano lo­cal, el in­tere­sa­do pue­de crear di­se­ños úni­cos, de­pen­dien­do de la téc­ni­ca de los ama­rres en la pie­za y las ve­ces que es su­mer­gi­da en es­te co­lo­ran­te na­tu­ral, co­no­ci­do an­ces­tral­men­te co­mo la hier­ba azul, el cual era uti­li­za­do an­ti­gua­men­te por los ha­bi­tan­tes de Me­soa­mé­ri­ca pa­ra dar co­lo­res vi­vos a las ves­ti­men­tas de los sa­cer­do­tes y no­bles.

Asi­mis­mo, en la lla­ma­da la Tie­rra de los te­la­res, la re­gión de San Se­bas­tián se su­ma a esos de­rro­te­ros his­tó­ri­cos y la trans­for­man en un en­cla­ve úni­co por la pro­duc­ción de col­chas, ha­ma­cas y mo­rra­les ela­bo­ra­dos de mo­do ar­te­sa­nal.

No pue­den fal­tar en esas be­lle­zas na­ci­das de las ma­nos las fi­gu­ras en mi­nia­tu­ra de ce­rá­mi­ca de­co­ra­ti­va y uti­li­ta­ria con­ce­bi­das con ba­rro ro­jo pro­ve­nien­te de Ilo­bas­co; así co­mo la de­co­ra­ción de ma­de­ra de la lo­ca­li­dad La Pal­ma, re­co­no­ci­da en­tre los si­tios más re­pre­sen­ta­ti­vos en la ac­ti­vi­dad ar­te­sa­nal del país, des­ta­cán­do­se por los di­se­ños ins­pi­ra­dos en el tra­ba­jo del artista na­cio­nal Fer­nan­do Llort, que se han po­si­cio­na­do co­mo una mar­ca dis­tin­ti­va del mu­ni­ci­pio.

El Sal­va­dor mues­tra, ade­más, im­pre­sio­nan­tes edi­fi­ca­cio­nes, tra­di­cio­nes re­li­gio­sas con ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias, pe­ro so­bre­sa­le más el he­cho de ser la cu­na y el lu­gar que res­guar­da la his­to­ria vi­va de un hom­bre de fe re­co­no­ci­do a ni­vel mun­dial: el bea­to Ós­car Ar­nul­fo Ro­me­ro, un sal­va­do­re­ño que trans­mi­tió su men­sa­je de

paz, sen­ci­llez y amor por los más ne­ce­si­ta­dos.

Pa­ra co­no­cer la obra de es­te hom­bre –per­ci­bi­do co­mo el sal­va­do­re­ño más uni­ver­sal y cu­ya va­lio­sa la­bor fue re­co­no­ci­da por las Na­cio­nes Uni­das, al de­cla­rar en su ho­nor el 24 de mar­zo co­mo el Día In­ter­na­cio­nal del De­re­cho a la Ver­dad, fe­cha en la que ade­más en el país se ce­le­bra el Día Na­cio­nal de Mon­se­ñor Ro­me­ro– se ofre­ce un tour que abar­ca lu­ga­res co­mo el cen­tro que lle­va su nom­bre, la Ca­te­dral de San Sal­va­dor, sa­gra­da mo­ra­da de los res­tos del bea­to; el Mu­seo de la Pa­la­bra y la Ima­gen, don­de se ex­hi­ben sus fo­to­gra­fías per­so­na­les; el Hos­pi­tal Di­vi­na Pro­vi­den­cia, la ca­sa en la que vi­vió y la ca­pi­lla don­de ocu­rrió su muer­te.

En­rum­ban­do los pa­sos ha­cia zo­nas más ru­ra­les se lle­ga al fa­mo­so Mirador del Pa­cí­fi­co, don­de se pue­de ad­mi­rar el Vol­cán de Santa Ana, el La­go de Coa­te­pe­que y el Vol­cán de Izal­co, co­no­ci­do tam­bién co­mo el Fa­ro de Amé­ri­ca. Los pai­sa­jes del Par­que Na­cio­nal Ce­rro Ver­de re­ga­lan al ob­ser­va­dor una vis­ta pri­vi­le­gia­da de la zo­na mon­ta­ño­sa, ideal pa­ra prac­ti­car la es­ca­la­da a la cús­pi­de de los vol­ca­nes y rea­li­zar pa­seos al ai­re li­bre.

En tan­to, quie­nes se lle­guen hasta la Bahía de Ji­qui­lis­co –una de las tres re­ser­vas de la biós­fe­ra que exis­ten en el país, lo­ca­li­za­da apro­xi­ma­da­men­te a 110 km de San Sal­va­dor, se to­pa­rán con la ma­ra­vi­lla de una de las áreas más gran­des de man­gla­res y con los inusua­les bos­ques sa­la­dos, re­fu­gio de aves y hábitat de aves exó­ti­cas y rep­ti­les co­mo ser­pien­tes, igua­nas, tor­tu­gas y co­co­dri­los.

Del ca­fé y otras de­li­cias

Ha­blar del cul­ti­vo del ca­fé en El Sal­va­dor es tra­tar con las raí­ces y le­ga­do his­tó­ri­co del país, da­do que el cul­ti­vo de es­te in­va­lua­ble grano fue, es y se­rá sím­bo­lo del comercio de la agri­cul­tu­ra, por el in­va­lua­ble apor­te al for­ta­le­ci­mien­to de la eco­no­mía y cultura de las po­bla­cio­nes.

Los es­pa­cios del bos­que ca­fe­te­ro ofre­cen una va­ria­da ga­ma de op­cio­nes co­mo agro­tu­ris­mo, eco­tu­ris­mo, et­no­tu­ris­mo, tu­ris­mo de aven­tu­ra, de­por­tes ex­tre­mos, tu­ris­mo de es­tu­dios cien­tí­fi­cos, coor­di­na­dos con hos­pe­da­je/ cam­ping, gas­tro­no­mía y guía tu­rís­ti­ca es­pe­cia­li­za­da.

Las fin­cas cuen­tan con es­ce­na­rios pai­sa­jís­ti­cos, di­ver­si­dad bio­ló­gi­ca, ma­ni­fes­ta­cio­nes cul­tu­ra­les y tra­di­cio­nes de ca­da si­tio, que pue­den co­no­cer­se me­dian­te el sen­de­ris­mo pa­ra la ob­ser­va­ción de vi­da sil­ves­tre, bi­ci­mon­ta­ña, ca­bal­ga­tas y otros de­por­tes al ai­re li­bre.

El Sal­va­dor. De­fi­ni­ti­va­men­te ese país no pu­do te­ner me­jor nom­bre: ver­gel pa­ra li­be­rar el al­ma, re­fu­gio na­tu­ral, co­bi­ja pa­ra la be­lle­za… ¿Que­ría co­no­cer el pa­raí­so? Ahí tie­ne us­ted la ru­ta.

La­gu­na de Ale­gría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.