Pa­tri­mo­nio y Sa­lud otra mo­da­li­dad de tu­ris­mo

LA HIS­TO­RIA DE LOS MU­SEOS DE LA FAR­MA­CIA EN CU­BA SE RE­MON­TA A LA SEGUNDA MI­TAD DEL SI­GLO XX Y AC­TUAL­MEN­TE LA CON­FOR­MAN IM­POR­TAN­TES INS­TI­TU­CIO­NES RE­LA­CIO­NA­DAS CON EL TU­RIS­MO DE SA­LUD Y PA­TRI­MO­NIAL CO­MO GA­RAN­TES DEL LE­GA­DO DE LA FAR­MA­CO­PEA CU­BA­NA

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Especial - TEX­TO MARISEL MOREJÓN FO­TOS JU­LIO CÉ­SAR GINARTE / ARCHIVO EX­CE­LEN­CIAS

Du­ran­te si­glos las per­so­nas han via­ja­do ha­cia lu­ga­res con ca­rac­te­rís­ti­cas es­pe­cia­les pa­ra cu­rar afec­cio­nes de la sa­lud o rea­li­zar tra­ta­mien­tos pa­ra me­jo­rar su ca­li­dad de vi­da. Sin em­bar­go, por años ha es­ca­pa­do de la aten­ción pú­bli­ca el am­plio le­ga­do far­ma­céu­ti­co que, con­ver­ti­do en pa­tri­mo­nio in­ma­te­rial de la hu­ma­ni­dad, se res­guar­da en an­ti­guas bo­ti­cas y farmacias al­re­de­dor del mun­do.

Cu­ba, des­de tem­pra­nas épo­cas con­tó con im­por­tan­tes mé­di­cos y far­ma­céu­ti­cos. Sus es­ta­ble­ci­mien­tos al­can­za­ron fama in­ter­na­cio­nal no so­lo por los me­di­ca­men­tos allí ela­bo­ra­dos, sino tam­bién por los ade­lan­tos tec­no­ló­gi­cos em­plea­dos.

Ac­tual­men­te se ha po­pu­la­ri­za­do una nue­va mo­da­li­dad de tu­ris­mo que, aún en pe­que­ña es­ca­la, ga­na ca­da día más adep­tos. Es­ta va­rian­te no es otra que el tu­ris­mo de sa­lud vin­cu­la­do a ins­ta­la­cio­nes pa­tri­mo­nia­les co­mo los mu­seos de la far­ma­cia. Con es­ta op­ción el vi­si­tan­te se nu­tre de

la his­to­ria allí con­ser­va­da, al tiem­po que tie­ne la po­si­bi­li­dad de ad­qui­rir es­pe­cias y ela­bo­ra­cio­nes de la me­di­ci­na na­tu­ral tra­di­cio­nal.

La his­to­ria de los mu­seos de la far­ma­cia en Cu­ba se re­mon­ta a la segunda mi­tad del si­glo XX, cuan­do la re­nom­bra­da bo­ti­ca fran­ce­sa de los doc­to­res Er­nes­to Trio­let y Fer­mín de Fi­gue­roa se con­vir­tió en el Mu­seo Far­ma­céu­ti­co de Ma­tan­zas y con la fun­da­ción del Mu­seo de la Far­ma­cia Ha­ba­ne­ra. Am­bas ins­ti­tu­cio­nes fue­ron des­ti­na­das a la con­ser­va­ción y di­vul­ga­ción del ar­te y la cien­cia de la far­ma­cia en Cu­ba.

La Bo­ti­ca Fran­ce­sa de Trio­let fue fun­da­da el pri­me­ro de enero de 1882, en la an­ti­gua Pla­za de Ar­mas de la ciu­dad de Ma­tan­zas. Trio­let se ca­só con la hi­ja de Fi­gue­roa, do­ña Ma­ría de los Do­lo­res, pri­me­ra mujer cu­ba­na que re­ci­bie­ra el tí­tu­lo de doc­to­ra en Far­ma­cia en 1886. El ne­go­cio lo­cal –con­si­de­ra­do uno de los ex­po­nen­tes de la ar­qui­tec­tu­ra neo­clá­si­ca do­més­ti­ca cu­ba­na de fi­na­les del si­glo XIX– fue na­cio­na­li­za­do el 23 de no­viem­bre de 1963 y con­ti­nuó el tra­ba­jo hasta enero de 1964. El pri­me­ro de ma­yo del mis­mo año re­abre sus puer­tas co­mo mu­seo.

Ac­tual­men­te el Mu­seo Far­ma­céu­ti­co de Ma­tan­zas ex­hi­be más de 5 mi­llo­nes de pie­zas ori­gi­na­les, al­gu­nas im­por­ta­das por sus pri­me­ros due­ños des­de España, Fran­cia, Ale­ma­nia y Es­ta­dos Uni­dos. Tam­bién ex­po­ne eti­que­tas, ins­tru­men­ta­les, me­di­ca­men­tos pre­pa­ra­dos en la bo­ti­ca y los li­bros de asen­ta­mien­to de fór­mu­las, que cons­ti­tu­yen im­por­tan­tes do­cu­men­tos pa­tri­mo­nia­les de la far­ma­céu­ti­ca cu­ba­na.

El Mu­seo Far­ma­cia Ha­ba­ne­ra, des­ti­na­do a mos­trar la his­to­ria de las farmacias en La Ha­ba­na y el de­ve­nir de las cien­cias far­ma­céu­ti­cas en Cu­ba, cuen­ta en­tre sus atrac­ti­vos con evi­den­cias ar­queo­ló­gi­cas en­con­tra­das en ex­ca­va­cio­nes rea­li­za­das en ca­sas ha­ba­ne­ras co­mo al­ba­re­los, fras­cos y al­gu­nos res­tos de me­di­ca­men­tos con los da­tos del co­mer­cia­li­za­dor y la ciu­dad de ori­gen.

En 1853, Jo­sé Sa­rrá y Ca­ta­lá, Jo­sé Sa­rrá y Vall­de­ju­lí y Va­len­tín Ca­ta­lá y Pra­dell, far­ma­céu­ti­cos pro­ce­den­tes de Cataluña, crea­ron la sociedad Ca­ta­lá, Sa­rrá y Com­pa­ñía jun­to al bo­ti­ca­rio An­to­nio Gon­zá­lez López. Pos­te­rior­men­te fun­da­ron un es­ta­ble­ci­mien­to far­ma­céu­ti­co nom­bra­do La Reunión, en el in­mue­ble do­més­ti­co nú­me­ro 22, ac­tual 261, de la ca­lle Te­nien­te Rey, en la ca­pi­tal. Co­mer­cia­li­za­ban allí me­di­ca­men­tos alo­pá­ti­cos y ho­meo­pá­ti­cos.

En 1868 el lu­gar se trans­for­ma en un be­llo es­ta­ble­ci­mien­to con vis­to­sos sa­lo­nes de es­ti­lo neo­gó­ti­co y neo­clá­si­co, se­gún la mo­da fran­ce­sa lle­ga­da a La Ha­ba­na en el úl­ti­mo cuar­to del si­glo XIX. Ya pa­ra 1886 La Reunión era una de las farmacias más dis­tin­gui­das de La Ha­ba­na y a prin­ci­pios del si­glo XX, se con­si­de­ra­ba la segunda en ca­te­go­ría en el mun­do y la pri­me­ra en Cu­ba.

Su an­ti­gua Far­ma­cia-Dro­gue­ría se inau­gu­ró el 30 de ju­lio de 2004 co­mo Mu­seo de la Far­ma­güen­tos, cia Ha­ba­ne­ra. En la otro­ra Far­ma­cia Pro­fe­sio­nal del lo­cal se ven­den ac­tual­men­te me­di­ci­nas de ori­gen na­tu­ral y pro­duc­tos al­ter­na­ti­vos, mien­tras que en el an­ti­guo sa­lón Dro­gue­ría, se ex­pen­den es­pe­cias y plan­tas me­di­ci­na­les se­cas. Sus sa­lo­nes ex­hi­ben el mo­bi­lia­rio ori­gi­nal, al­ba­re­los con el em­ble­ma de La Reunión, la re­bo­ti­ca y dis­pen­sa­rio don­de se pue­den apre­ciar fras­cos de me­di­ca­men­tos, mor­te­ros, pil­do­re­ros, ba­lan­zas, mi­cros­co­pios y li­bros co­pia­do­res de fór­mu­las de gran va­lor en el es­tu­dio de la far­ma­co­pea cu­ba­na. En el mu­seo, el vi­si­tan­te pue­de ob­ser­var el pro­ce­so de ela­bo­ra­ción de fór­mu­las, lo­cio­nes y cre­mas que se rea­li­zan en el dis­pen­sa­rio y el la­bo­ra­to­rio pa­ra su pos­te­rior ven­ta.

La Gran Far­ma­cia John­son, fun­da­da en 1886 en la ca­lle O'Reilly No. 31, fue reabier­ta pa­ra el año 1914 en la cén­tri­ca es­qui­na de Obis­po y Aguiar. La fa­mi­lia John­son co­mer­cia­li­za­ba ja­ra­bes, un- to­do ti­po de re­me­dios, per­fu­mes, in­sec­ti­ci­das y de­sin­fec­tan­tes, ade­más de ejer­cer una im­por­tan­te la­bor do­cen­te co­mo ca­te­drá­ti­cos uni­ver­si­ta­rios.

In­mer­so en los pla­nes de res­tau­ra­ción de la Ofi­ci­na del His­to­ria­dor, el in­mue­ble de la far­ma­cia se res­tau­ró en el año 2000. El edi­fi­cio fue se­ria­men­te afec­ta­do el 14 de mar­zo de 2006 por un in­cen­dio que des­tru­yó gran par­te del pa­tri­mo­nio his­tó­ri­co y ar­tís­ti­co ate­so­ra­do en su in­te­rior. La cen­te­na­ria ins­ti­tu­ción re­abrió sus puer­tas en 2012 co­mo par­te del Mu­seo de la Far­ma­cia Ha­ba­ne­ra. Sus cin­co vi­tri­nas ori­gi­na­les ex­po­nen la ma­yo­ría de las pie­zas au­tén­ti­cas de sus co­lec­cio­nes y so­bre­sa­le por el lo­cal ori­gi­nal del dis­pen­sa­rio, fa­mo­so por las fór­mu­las de los doc­to­res John­son.

La Far­ma­cia Ta­que­chel fue fun­da­da en una an­ti­gua ca­sa de vi­vien­da adap­ta­da en 1898 por el doc­tor Francisco Ta­que­chel Mi­ra­bal pa­ra es­ta­ble­cer una im­por­tan­te bo­ti­ca. En 1996 el edi­fi­cio fue res­tau­ra­do a car­go de la Ofi­ci­na del His­to­ria­dor de la Ciu­dad pa­ra con­ver­tir­se en un pe­cu­liar mu­seo que cuen­ta con una am­plia co­lec­ción de fras­cos de por­ce­la­na fran­ce­sa del si­glo XIX y úti­les de far­ma­cia y la­bo­ra­to­rio.

El es­ta­ble­ci­mien­to, al que ca­da día acu­den más de dos­cien­tas per­so­nas, se de­di­ca a la co­mer­cia­li­za­ción de pro­duc­tos na­tu­ra­les pa­ra fi­nes te­ra­péu­ti­cos y me­di­ca­men­tos ho­meo­pá­ti­cos, a la vez que desa­rro­lla una ac­ti­vi­dad so­cio­cul­tu­ral con la co­mu­ni­dad. Es­pe­cia­li­za­do en ex­po­si­cio­nes tran­si­to­rias re­la­cio­na­das con las cien­cias far­ma­céu­ti­cas, ha pre­sen­ta­do im­por­tan­tes mues­tras de gran éxi­to co­mo la ex­po­si­ción te­má­ti­ca Ar­queo­lo­gía y Far­ma­cia.

Di­chas farmacias-mu­seos son evi­den­cia del in­te­rés pa­tri­mo­nial cu­bano en con­ser­var la his­to­ria far­ma­céu­ti­ca de la Is­la y ac­tual­men­te cons­ti­tu­yen un des­tino de in­te­rés pa­ra los aman­tes de es­ta cien­cia de­ve­ni­da en ar­te e his­to­ria.

Gran Far­ma­cia-Dro­gue­ría John­son, La Ha­ba­na, Cu­ba.

Far­ma­cia Ta­que­chel, La Ha­ba­na, Cu­ba. Mu­seo Far­ma­céu­ti­co de Ma­tan­zas (Bo­ti­ca Fran­ce­sa de Trio­let).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.