Una apues­ta por el fu­tu­ro

PA­RA ATRAER NUE­VAS IN­VER­SIO­NES, PA­NA­MÁ HA IM­PUL­SA­DO UNA ES­TRA­TE­GIA QUE FA­CI­LI­TA LA CREA­CIÓN DE ZO­NAS ECO­NÓ­MI­CAS ES­PE­CIA­LES CON BE­NE­FI­CIOS FIS­CA­LES, MI­GRA­TO­RIOS Y LA­BO­RA­LES

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Lugar Con Encanto - CA­MI­LO EIRANOVA AR­CHI­VO EXCELENCIA­S TEX­TO / FO­TOS /

Tér­mi­nos co­mo «zo­na fran­ca» y «zo­na eco­nó­mi­ca es­pe­cial» han sal­ta­do del len­gua­je es­pe­cia­li­za­do al co­lo­quial y ca­da vez con ma­yor fre­cuen­cia son uti­li­za­dos no úni­ca­men­te por hom­bres de ne­go­cio fa­mi­lia­ri­za­dos con su sig­ni­fi­ca­do, sino tam­bién por quie­nes sue­ñan con te­ner su pro­pia em­pre­sa, o por otros que so­lo pre­ten­den es­tar en sin­to­nía con los tiem­pos que co­rren.

Al­gu­nos es­tu­dio­sos ase­gu­ran que la his­to­ria de las zo­nas fran­cas es de más de 2000 años y se re­mon­ta a la épo­ca del Im­pe­rio Ro­mano. Por su­pues­to, aun cuan­do el con­cep­to siem­pre ha es­ta­do re­la­cio­na­do de al­gu­na for­ma con la su­pre­sión de obs­tácu­los y la con­ce­sión de ga­ran­tías y be­ne­fi­cios pa­ra el desa­rro­llo del co­mer­cio, ha ido evo­lu­cio­nan­do con el tiem­po.

Un hi­to en es­ta evo­lu­ción lo cons­ti­tu­ye el es­ta­ble­ci­mien­to en 1960, en Shan­non, Ir­lan­da, de la pri­me­ra zo­na fran­ca in­dus­trial mo­der­na, con­ce­bi­da con el pro­pó­si­to de ge­ne­rar cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, la cual cons­ti­tu­yó un mo­de­lo pa­ra la crea­ción de mu­chas otras en di­ver­sas par­tes del mun­do que fue­ron adap­tán­do­se, co­mo el pro­pio ar­que­ti­po, a las ne­ce­si­da­des de desa­rro­llo de los di­fe­ren­tes paí­ses en un con­tex­to en per­ma­nen­te trans­for­ma­ción.

Así, hoy, y des­de ha­ce ya al­gu­nos años, se ha­bla de que las zo­nas fran­cas no so­lo de­ben pro­mo­ver el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y la ge­ne­ra­ción de em­pleos y di­vi­sas, sino tam­bién la in­ver­sión y el desa­rro­llo cien­tí­fi­co, tec­no­ló­gi­co, cul­tu­ral, edu­ca­ti­vo y so­cial de los paí­ses.

A es­ta ló­gi­ca no re­sul­ta aje­na Pa­na­má, que pa­ra atraer nue­vas in­ver­sio­nes ha im­pul­sa­do una es­tra­te­gia que fa­ci­li­ta la crea­ción de zo­nas eco­nó­mi­cas es­pe­cia­les con be­ne­fi­cios fis­ca­les, mi­gra­to­rios y la­bo­ra­les, de las que for­man par­te las zo­nas fran­cas, re­gu­la­das por la Ley 32 del 5 de abril de 2011.

En oca­sio­nes se cree, erró­nea­men­te, que en es­tas zo­nas so­lo pue­den es­ta­ble­cer­se gran­des em­pre­sas, aun­que en reali­dad se tra­ta de áreas en las cua­les se desa­rro­llan to­das las in­fra­es­truc­tu­ras, así co­mo la or­ga­ni­za­ción ope­ra­ti­va y la ges­tión ad­mi­nis­tra­ti­va ne­ce­sa­rias pa­ra en­ti­da­des de to­das par­tes del mun­do, sin im­por­tar su di­men­sión.

Las ac­ti­vi­da­des per­mi­ti­das in­clu­yen la pro­duc­ción de bie­nes, en cu­yo ca­so las em­pre­sas de­di­ca­das a la ma­nu­fac­tu­ra, el en­sam­bla­je, y el pro­ce­sa­mien­to de pro­duc­tos ter­mi­na­dos o no, estarán exo­ne­ra­das de im­pues­tos y de­re­chos de im­por­ta­ción so­bre ma­te­rias pri­mas, pro­duc­tos se­mi­ela­bo­ra­dos, com­pra e im­por­ta­ción de equi­pos y ma­te­ria­les de cons­truc­ción, ma­qui­na­rias, re­pues­tos, he­rra­mien­tas, ac­ce­so­rios, in­su­mos, y to­do bien o ser­vi­cio re­que­ri­do pa­ra sus ope­ra­cio­nes

Tam­bién po­drán es­ta­ble­cer­se en las zo­nas fran­cas pa­na­me­ñas em­pre­sas de ser­vi­cios lo­gís­ti­cos, am­bien­ta­les o ge­ne­ra­les; em­pre­sas de al­ta tec­no­lo­gía, cen­tros de in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca, de edu­ca­ción su­pe­rior, o es­pe­cia­li­za­dos en la pres­ta­ción de ser­vi­cios de sa­lud, los cua­les estarán to­tal­men­te exen­tos del im­pues­to so­bre la ren­ta por sus ope­ra­cio­nes ex­te­rio­res y en­tre sí.

Los in­cen­ti­vos fis­ca­les que ofre­ce Pa­na­má en sus zo­nas fran­cas no pue­den en­con­trar­se fá­cil­men­te en mu­chos otros paí­ses, a lo que se su­man re­la­cio­nes la­bo­ra­les más fle­xi­bles que las vi­gen­tes en el res­to del te­rri­to­rio na­cio­nal e in­cen­ti­vos mi­gra­to­rios, en­tre ellos el per­mi­so de re­si­den­te per­ma­nen­te en ca­li­dad de in­ver­sio­nis­ta, y el per­mi­so de re­si­den­te tem­po­ral en ca­li­dad de per­so­nal de con­fian­za, eje­cu­ti­vos, ex­per­tos y/o téc­ni­cos, vá­li­do por el tér­mino del con­tra­to.

En la ac­tua­li­dad exis­ten 19 zo­nas fran­cas re­gis­tra­das en Pa­na­má, de las cua­les 12 se en­cuen­tran ac­ti­vas, con una concentrac­ión en las ciu­da­des de Pa­na­má y Co­lón. En ellas exis­ten re­gis­tra­das 161 em­pre­sas, la ma­yo­ría de­di­ca­das a ac­ti­vi­da­des de ser­vi­cios de co­mer­cio ex­te­rior.

Den­tro de es­te gru­po no se in­clu­ye la muy co­no­ci­da Zo­na Li­bre de Co­lón, crea­da en 1948, con­si­de­ra­da la se­gun­da zo­na fran­ca más gran­de del mun­do y la pri­me­ra en el he­mis­fe­rio oc­ci­den­tal, aun cuan­do téc­ni­ca­men­te sea una zo­na de li­bre co­mer­cio cu­yo ob­je­ti­vo es ser­vir co­mo pla­ta­for­ma pa­ra la re­dis­tri­bu­ción de bie­nes al por ma­yor y li­bres de im­pues­tos de Asia, Eu­ro­pa y Amé­ri­ca del Nor­te ha­cia Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be.

Sin du­das, los be­ne­fi­cios fis­ca­les, la­bo­ra­les y mi­gra­to­rios, uni­dos a la po­si­ción geo­grá­fi­ca del país, el uso del dó­lar co­mo mo­ne­da cir­cu­lan­te, y una in­fra­es­truc­tu­ra desa­rro­lla­da ha­cen de Pa­na­má un cen­tro de atrac­ción pa­ra in­ver­sio­nis­tas y hom­bres de ne­go­cios de to­do el mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.