El mun­do de los em­pre­de­do­res

CON SU VIS­TA PUES­TA PRIN­CI­PAL­MEN­TE EN LOS CLIEN­TES, LAS STAR­TUPS CONS­TI­TU­YEN EM­PRE­SAS IN­NO­VA­DO­RAS QUE DESA­RRO­LLAN PRO­DUC­TOS Y/O SER­VI­CIOS AL­TA­MEN­TE RE­QUE­RI­DOS POR EL MER­CA­DO DEL TU­RIS­MO

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Informatic­a 2018/Techtur -

Sien­do el tu­ris­mo una in­dus­tria en cons­tan­te as­cen­so, el mo­tor po­de­ro­so que pue­de im­pul­sar las so­cie­da­des de mo­do sos­te­ni­ble, no po­día en lo ab­so­lu­to de­jar de pres­tar aten­ción a las star­tups, esas or­ga­ni­za­cio­nes hu­ma­nas al­ta­men­te ca­pa­ci­ta­das pa­ra en­tre­gar, con cos­tos mí­ni­mos, pro­duc­tos y/o ser­vi­cios de gran in­no­va­ción que siem­pre son muy de­man­da­dos por el mer­ca­do. Pa­ra ellas no exis­te na­da más im­por­tan­te que el clien­te, con quien man­tie­nen una co­mu­ni­ca­ción con­ti­nua y abier­ta. Por tal razón orien­tan ha­cia él sus di­se­ños y co­mer­cia­li­za­ción pa­ra así ob­te­ner ele­va­das ven­tas y ga­nan­cias.

En la ac­tua­li­dad, den­tro del mun­do de los em­pren­de­do­res, re­sul­ta cla­ve el con­cep­to de star­tup: una em­pre­sa de nue­va crea­ción que por lo ge­ne­ral em­plea un fuer­te com­po­nen­te tec­no­ló­gi­co y es­tá muy re­la­cio­na­da con el uni­ver­so de In­ter­net y las TICs, lo cual ex­pli­ca que sean sen­si­ble­men­te in­fe­rio­res las ne­ce­si­da­des de fi­nan­cia­ción pa­ra su pues­ta en mar­cha, en com­pa­ra­ción con otro ti­po de aso­cia­cio­nes.

Pa­ra que se en­tien­da me­jor de qué se tra­ta, es su­fi­cien­te de­cir que Goo­gle, Twit­ter, Fa­ce­book, Tuen­ti o Pri­va­lia co­men­za­ron sien­do star­tups, las cua­les, tam­bién hay que de­cir­lo, con el pa­so de los años se han ido con­vir­tien­do en gi­gan­tes em­pre­sa­ria­les con cien­tos de em­plea­dos y un nú­me­ro im­por­tan­te de in­gre­sos y be­ne­fi­cios. Na­cen mo­vi­das por ins­pi­ra­das ideas que so­bre to­do in­ten­tan sim­pli­fi­car pro­ce­sos y tra­ba­jos com­pli­ca­dos.

EJEM­PLOS QUE ILUS­TRAN

Va­rias son las star­tups que se han abier­to pa­so den­tro del sec­tor tu­rís­ti­co, en­fo­ca­das, fun­da­men­tal­men­te, en pro­po­ner­les a sus usua­rios un mo­do de via­jar di­fe­ren­te a co­mo se ha­ce tra­di­cio­nal­men­te, al es­ti­lo de Re­ser­bus,

Bee­trip­per, Last Room, Ai­rHelp, Ad­ven­tu­reLink, Va­ya­ble, Roo­mer y GoCam­bio.

Fun­da­da por el in­glés Ian O’Su­lli­van, GoCam­bio se si­túa co­mo una em­pre­sa que lo­gra que to­dos ga­nen por igual. ¿Có­mo? Si us­ted po­see al­gún co­no­ci­mien­to va­lio­so: do­mi­na al­gu­na len­gua, sa­be co­ci­nar, es un dies­tro bailador, to­ca un ins­tru­men­to..., por un pe­río­do de tiem­po po­dría trans­mi­tir sus ha­bi­li­da­des a quien lo re­ci­ba de ma­ne­ra gra­tui­ta en su ho­gar y le sir­va de guía lo­cal. Una idea sim­ple que mar­cha a las mil ma­ra­vi­llas.

Tam­bién in­gle­sa es Va­ya­ble, una apli­ca­ción sur­gi­da en 2011 pa­ra aque­llos que quie­ren te­ner una vi­ven­cia dis­tin­ta, au­tén­ti­ca, que no pue­dan ol­vi­dar. Los pro­ta­go­nis­tas son los ha­bi­tan­tes del lu­gar ele­gi­do, quie­nes se en­car­gan de brin­dar re­co­rri­dos, cla­ses, ta­lle­res, ac­ti­vi­da­des es­pe­cia­les so­bre di­se­ño, fo­to­gra­fía, ar­te ur­bano, co­ci­na ét­ni­ca... Su prin­ci­pal ob­je­ti­vo es lo­grar que los vi­si­tan­tes que­den pren­da­dos con las ciu­da­des que han de­ter­mi­na­do des­cu­brir a fon­do, des­de la emo­ción.

De ma­nos de dos la­ti­noa­me­ri­ca­nos, el ve­ne­zo­lano An­drés Su­cre y el co­lom­biano Se­bas­tián Gó­mez, lle­gó Re­ser­bus, la cual po­si­bi­li­ta com­prar bo­le­tos de au­to­bús a tra­vés del ce­lu­lar. Es­ta star­tup re­sul­ta ideal pa­ra quie­nes gus­tan de mo­ver­se li­bre­men­te em­plean­do es­te me­dio de trans­por­te, pues pue­den ac­ce­der a él de for­ma rá­pi­da y fá­cil, y así se­lec­cio­nan sus des­ti­nos de pre­fe­ren­cia. Re­ser­bus po­ne a dis­po­si­ción de los que la pre­fie­ren más de 450 ru­tas no so­lo en te­rri­to­rio me­xi­cano sino tam­bién en Es­ta­dos Uni­dos.

Asi­mis­mo, con ayu­da de un te­lé­fono mó­vil y don­de quie­ra que es­té, pue­de ha­llar una ha­bi­ta­ción en los más de 500 000 ho­te­les aso­cia­dos a Last Room, a un ex­ce­len­te pre­cio y en me­nos de 30 se­gun­dos, gra­cias a con­tar con una in­ter­faz bien op­ti­mi­za­da.

Y si el pro­ble­ma es que us­ted tie­ne que can­ce­lar su via­je, pues se­pa que po­dría ven­der su es­pa­cio de ho­tel por me­dio de Roo­mer, la cual tam­bién fa­ci­li­ta ha­cer­se de es­te ti­po de re­ser­va­cio­nes a un me­nor cos­to, de en­con­trar­se en la si­tua­ción con­tra­ria. Su crea­dor, Ben Frou­mi­ne, ase­gu­ra que la pá­gi­na ga­ran­ti­za el pa­go.

En tan­to, no son po­cos quie­nes afir­man que na­da me­jor que Bee­trip­per pa­ra en­con­trar guías no pro­fe­sio­na­les, es­pe­cia­li­za­dos en te­mas es­pe­cí­fi­cos y en cier­tas ru­tas, y ca­pa­ci­ta­dos pa­ra lle­var a re­co­rrer los si­tios más in­creí­bles sin guar­dar­se ni un so­lo se­cre­to re­la­cio­na­dos con los mis­mos.

Ad­ven­tu­reLink, que vio la luz en Es­ta­dos Uni­dos con la im­pron­ta de Kelly Tomp­kins, co­mo su nom­bre lo in­di­ca pro­mue­ve pa­que­tes de tu­ris­mo al­ter­na­ti­vo. Lo más in­tere­san­te es que es­ta ini­cia­ti­va, vin­cu­la­da con mil agen­cias de via­je dis­tri­bui­das en 160 paí­ses, pro­por­cio­na a los in­tere­sa­dos la opor­tu­ni­dad de de­ci­dir­se por la op­ción que más le atrai­ga, por­que le so­bra de dón­de es­co­ger.

Des­de 2013 Ai­rHelp po­si­bi­li­ta ob­te­ner com­pen­sa­cio­nes eco­nó­mi­cas de las ae­ro­lí­neas cuan­do el vue­lo se can­ce­la, se re­tra­sa o es­tá so­bre­ven­di­do. Lo idea­ron Hen­rik Zill­mer, Ni­co­las Mi­chael­sen, Greg Roodt y Mor­ten Lund, quie­nes con su equi­po de abo­ga­dos se en­car­gan de lle­var ade­lan­te las ne­go­cia­cio­nes con la com­pa­ñía aé­rea.

Cla­ro que son es­tos so­lo al­gu­nos ejem­plos de star­tups que fun­cio­nan per­fec­ta­men­te en la in­dus­tria sin hu­mo, pe­ro no los úni­cos. Su éxi­to se sus­ten­ta en la ma­ne­ra co­mo en­tien­den las ne­ce­si­da­des de sus clien­tes, cons­cien­tes de que siem­pre an­dan de­trás de ex­pe­rien­cias que les per­mi­ta que­dar sa­tis­fe­chos de for­ma sim­pli­fi­ca­da y có­mo­da.

Por lo ge­ne­ral son los lo­ca­les los pro­ta­go­nis­tas de es­tas ex­pe­rien­cias, al en­car­gar­se de brin­dar re­co­rri­dos, cla­ses, ta­lle­res, ac­ti­vi­da­des es­pe­cia­les so­bre di­se­ño, fo­to­gra­fía, ar­te ur­bano, co­ci­na ét­ni­ca, etc.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.